Filipinas entierra las revoluciones de colores Por Dmitry Kosyrev | RIA Novosti, Rusia

Filipinas entierra las revoluciones de colores Por Dmitry Kosyrev | RIA Novosti, Rusia
Compartir vía:

Algo bueno ocurrió en las lejanas Filipinas. No es que un candidato pro-ruso haya ganado las elecciones presidenciales, sino que un candidato claramente pro-americano haya perdido. En cuanto a las posiciones de los dos principales contendientes en la furiosa batalla electoral actual, el ganador, Ferdinand Marcos, es partidario de una política equilibrada y generalmente amistosa hacia China, y sólo en ese sentido es indirectamente “nuestro”. Pero la activista de los derechos humanos Leni Robredo, que perdió ante él, es tan “chica americana” que podría arrastrar a su país a cualquier tipo de alianza con EE.UU. y cambiar con ello el equilibrio de poder en toda la región.

La política exterior, sin embargo, no figuró en absoluto en la campaña. Había algo más importante, y de importancia mundial. Se trata de un caso único en el que un hombre es nombrado presidente por su nombre, o más bien por el nombre de su padre, el también presidente de Filipinas Ferdinand Marcos, de 1965 a 1986.

Hace tiempo que se ha observado que el actual Marcos, de 64 años, no es el mejor orador del mundo y sus mítines no han sido tan espectaculares. Es cierto que su equipo ha construido una campaña inteligente, apoyándose en las redes sociales.

Leni Robredo, en cambio, fue un fuego de artificio de la tecnología electoral, construyendo muchas redes de voluntarios y sacando a cientos de miles de personas a la calle. Un clásico americano moderno, y sin embargo el país en su conjunto no apoyó a Leni.

Justicia reparadora

La biografía política de Ferdinand II no es grandiosa: bueno, fue senador. ¿Encantó al país con hermosas promesas? No. Los programas electorales de los dos candidatos no diferían mucho: ambos defendían todo lo bueno. Es muy filipino en general, cuando los partidos y movimientos no se construyen en torno a una ideología distinta, sino alrededor de personalidades, en torno a su estilo de comportamiento. Luego, los respectivos partidos se fusionan, se desbordan, desaparecen… en función de los zigzags políticos de sus líderes.

En definitiva, se trata, repito, casi únicamente del nombre de su padre. Y aquí empieza lo más interesante. Si se consulta cualquier medio de comunicación occidental, como éste, se lee el veredicto deprimente habitual: el presidente Ferdinand Marcos fue un dictador corrupto que gobernó mediante la ley marcial y diezmó a sus opositores, saqueó el país y lo sumió en una crisis total antes de ser derrocado en 1986 por el pueblo indignado, que escribió una página brillante en los libros de historia de Filipinas.

Esta creencia ha sido inculcada a los propios filipinos desde aquel luminoso año de 1986, casi desde el jardín de infancia. Pero a medida que uno se va convirtiendo en un miembro más de la sociedad filipina, se asombra al ver que cada vez más gente le susurra en confianza: “aquella fue una época dorada. Si el país vivió bien y logró algo decente, fue precisamente bajo Marcos y gracias a Marcos”.

Al parecer, una generación tras otra, al ver algo que no les gustaba en su tierra natal, murmuraban en voz baja: “Marcos no está en ti”. Y ahora ha sucedido: “Filipinas se ha vuelto loca” y ha elegido a un segundo Marcos, como una cuestión de justicia reparadora.

Y esto, si no hablamos de la historia filipina, sino de la mundial, es un gran acontecimiento de importancia global, del que en Rusia no podemos sino alegrarnos.

Veamos lo que sucedió: el pueblo de un país bastante grande, a pesar de la larga y masiva presión sobre sus cerebros, expulsó al resto de la ideología de las revoluciones de colores. Además, esta ideología ha reventado donde empezó.

Los expertos dicen que ha habido ensayos en algún lugar de América Latina, pero en general la primera revolución de color poderosa y efectiva es de ese año 1986 y de Filipinas. Por cierto, se llaman de colores porque los revoltosos utilizan algún color para movilizar a sus filas y efectos visuales en las concentraciones de masas. En las Filipinas era amarillo.

Las principales avenidas de la capital se tiñeron de amarillo ese año, con cientos de miles de manifestantes que salieron a declarar que las elecciones presidenciales que acababan de celebrarse habían sido robadas al pueblo. Y muy poca gente susurró entonces, que el país volvió a votar a Marcos pero fue la capital la que se rebeló -tecnología típica de todas las revoluciones que siguieron. Pero, ¿qué se puede decir contra este río amarillo? Por cierto, ahora Leni Robredo intentó una vez más utilizar la tecnología del color, sólo que su color era el rosa. Pero el país volvió a votar a Marcos.

Veredicto: ya no hay idiotas

Allí, en Filipinas, y luego en 1986, se desarrolló una ideología llamada “dictador sangriento”. Hubo docenas de dictadores de este tipo en todo el mundo, pero Marcos fue votado como el número uno. Hoy en un país normal y en una sociedad normal todo es risible: se aferra al poder durante demasiado tiempo, está fuera de sí y aislado del país por un estrecho círculo de villanos, aplasta a sus oponentes… Pero lo más importante y obligatorio es que roba. En el mismo lugar y en la misma época nació la idea del “capitalismo de amiguetes”, robando al país, pero el propio dictador tenía que llevar el dinero en miles de millones para él personalmente. Bueno, los brillantes y encantadores Estados Unidos siguen liderando la cruzada contra los corruptos (extranjeros, por supuesto).

Los economistas se dieron cuenta hace tiempo de que la crisis financiera que atravesó Filipinas en 1985-1986 no fue en absoluto culpa de Marcos, sino que vino de fuera, debido a la situación financiera. Pero, de una forma u otra, la deuda nacional de diez mil millones de dólares fue un desastre en su momento, y esa es la cantidad robada que se atribuyó a Marcos personalmente.

Ni que decir tiene que, tras la revuelta, él y sus herederos no tenían diez mil millones. No es que Marcos fuera un ángel, que no reprimiera a nadie ni malversara nada (todavía hay debates sobre este tema), pero la burbuja “anticorrupción” era fea y estaba diseñada para mentes muy simples.

Por cierto, el actual ganador de las elecciones no puede entrar en EEUU porque él y su familia siguen en los tribunales disputando la legalidad de la confiscación de sus bienes. Esta parece ser la segunda vez en la historia reciente que una nación elige a un líder bajo sanciones de Estados Unidos. El primero es el caso del primer ministro indio, Narendra Modi, que, a pesar de las sanciones, ya ha estado en EEUU en su actual cargo, provocando los elogios de la comunidad india en ese país.

Volviendo a la ideología de las “revoluciones” de colores: se desarrolló para las sociedades del tercer mundo y adolecía de carácter primitivo, cuando no de idiotez. Pero funcionó durante mucho tiempo. Sólo que hoy en día habría que ser una nación completamente jodida para creerse estas cosas viejas. En cualquier caso, hay justicia histórica en el hecho de que fue el pueblo filipino el que sometió a esta ideología a una ejecución masiva.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.