¿Hay solución para la inflación mundial? Por Peter Haisenko | Otro Mundo en Línea anderweltonline.com, Alemania

¿Hay solución para la inflación mundial? Por Peter Haisenko | Otro Mundo en Línea anderweltonline.com, Alemania
Compartir vía:

La inflación en los países occidentales se eleva a dos dígitos. Los bancos centrales se ven impotentes ante ella porque esta inflación va al revés.

El curso clásico de la inflación suele comenzar con una guerra. El Estado en guerra necesitaba dinero y simplemente se imprimía. Esto puso en circulación más dinero que la producción actual. La demanda supera a la oferta y los precios suben… y suben y se imprime más dinero, culminando en la hiperinflación y la desmonetización total. Recuerde los “billetes de mil millones de dólares” de los años 20 en el Reich alemán. Una vez que se empieza a imprimir dinero, se pone en marcha un círculo vicioso que, en su mayoría, ya no se puede detener. Una reforma monetaria se hace inevitable.

Estados Unidos metió la pata con la guerra de Vietnam, porque fue la primera guerra del siglo XX en la que Estados Unidos no ganó mucho dinero, sino que sólo sufrió amargas pérdidas. Comenzó la impresión de dinero y, en 1971, el presidente Nixon tuvo que retirar la vinculación al oro del dólar estadounidense. Ahora bien, un descenso drástico del valor del dólar habría sido realmente lógico, pero se produjo sólo con cautela.

Estados Unidos ha conseguido que su moneda sea indispensable al establecer el “petrodólar”. Desde entonces, el mundo sigue aceptando el dólar estadounidense, aunque Estados Unidos se endeuda cada vez más y está realmente en quiebra. Por supuesto, esto sólo es posible porque EEUU obliga a todo el mundo a seguir el proceso con un ejército prepotente. Ya se plantea la cuestión de qué ocurrirá cuando el poder militar de Estados Unidos se desvanezca.

La inflación comenzó con el Covid-19

Ahora tenemos que observar el aumento de la inflación en Europa y Estados Unidos. Esto ya era evidente en el otoño de 2021 y está procediendo de forma atípica, casi al revés. Con la moda del Covid-19, las cadenas de suministro se paralizaron y hay escasez de productos, aunque la demanda o la cantidad de dinero en circulación no han aumentado.

Sin embargo, lo que sí ha subido es el precio de los fletes, y lo ha hecho de forma espectacular. De hecho, no hay ninguna razón de peso para ello. Es el sistema que, según los principios del mercado, permite obtener mayores beneficios cuando hay escasez. Por lo tanto, el aumento de los fletes no se debe al incremento de la demanda, como ocurriría con la inflación clásica, sino a la reducción de la oferta.

Luego está el mercado de futuro de las materias primas. Con el argumento de una esperada escasez, se apuesta por el aumento de los precios. Esto hace que los precios suban aunque no haya una escasez real. De este modo, los jugadores de las bolsas de futuro de materias primas provocan el aumento de los precios, es decir, la inflación, que no existiría sin el juego en las bolsas. Precisamente porque la escasez real aún no existe, pero de este modo ya se están produciendo “precios de escasez”.

Veamos los precios de la energía. La demanda mundial de energía es constante, al igual que la producción. Por tanto, en un sistema razonable, no hay razón para que los precios de la energía fluctúen. También es un hecho que Rusia sigue vendiendo su gas al mismo precio que hace años. Sólo los intermediarios hacen subir los precios y, por tanto, sus beneficios. Lo justifican con una escasez previsible. El cliente final tiene que pagar ahora hasta siete veces más por el gas que los comerciantes por su compra. Esto afecta a los precios de otros productores, que dependen del precio del gas. Hasta los precios de los alimentos, que dependen del precio de los fertilizantes y también del gas. La cuestión es que ningún banco central puede influir en esto con su política de tipos de interés.

Inflación percibida = inflación de precios

Así que el ciudadano está experimentando la inflación. De hecho, no es la inflación, sino la hinchazón. Los bienes se encarecen sin el mecanismo del aumento de la oferta o la demanda de dinero. Las consecuencias de la inflación son una avalancha.

Ahora hay que aumentar los salarios para que los consumidores puedan seguir consumiendo. En consecuencia, el sindicato Metall en Alemania ya ha exigido un aumento salarial del 8%. Pronto habrá que rescindir todos los convenios colectivos actuales, porque no se puede esperar otro año o más para recibir un salario que sea suficiente para vivir.

Pero la cosa continúa. Los que han asegurado su pensión de jubilación con un piso de alquiler deben ahora también aumentar sus rentas para asegurar su nivel de vida. Los gigantes del sector inmobiliario ya están deseando que llegue el momento. Así que nos encontramos con un círculo vicioso difícil de romper. El peligro es que una reforma monetaria sea inevitable.

Todo el proceso es casero. Comenzó con las sanciones contra Rusia hace ocho años. Luego se añadió el Covid-19 y se abusó de la pandemia para desencadenar grandes trastornos en el comercio y el empleo. Una de las consecuencias son los problemas actuales en el transporte aéreo y la gastronomía y la muerte masiva de pequeñas empresas. La clase media está siendo desmantelada.

Sin embargo, de forma prolongada, es decir, desde hace unos treinta años, ya se han sentado las bases de los problemas actuales. La burocracia, en constante expansión, ha conseguido que cada vez más personas capacitadas se ocupen de actividades sin sentido que no sólo son improductivas, sino que incluso obstaculizan cualquier desarrollo económico.

Mientras tanto, más de 20,000 normas de construcción dificultan y encarecen la edificación y la vivienda. También en este ámbito llevamos mucho tiempo con una inflación apenas soportable. No, tampoco se trata de una inflación en el sentido clásico, porque los aumentos de los alquileres se deben principalmente al aumento de los precios de la construcción y del suelo. En ningún caso se debe a que los inquilinos tengan más dinero y por tanto pujen más que los demás en los alquileres.

Inflación clásica: salarios y precios

Hasta ahora, la tasa de inflación podía controlarse. Fueron los sindicatos los que, en connivencia con el gobierno y la industria, mantuvieron bajas sus exigencias. De este modo, se aseguraban de que los consumidores no tuvieran más dinero a su disposición, lo que podría haber disparado la inflación. Ahora, sin embargo, la causa se ha invertido. La inflación está aquí y por eso los sindicatos tienen que exigir unos salarios que deberían compensar a medias la inflación.

Como he dicho, en comparación con la inflación “clásica”, ésta va al revés. Eso significa que no hay mecanismos de regulación que puedan detenerlo. A menos, por supuesto, que se levanten inmediatamente todas las sanciones contra Rusia y que no haya más hostilidad hacia China. O, en otras palabras, el bloque anglosajón, la OTAN, tendría que renunciar a su objetivo de dominar todo el mundo e imponer sus “reglas” en él.

Conseguirlo es el objetivo declarado de Rusia y China. Para ello, todo el mundo debería preguntarse si hay algo que objetar. La cuestión es que el propio EEUU sólo respeta sus propias reglas mientras le convenga. Esto a su vez significa que todo el mundo occidental se encuentra en un estado de anarquía, porque nadie sabe qué “ley” declara Estados Unidos como válida.

En este sentido, la ONU, con todas sus suborganizaciones, también debe ser completamente reformada. Considere que es un anacronismo que Inglaterra, de entre todos los países, siga siendo una de las “potencias de veto”, aunque esté tan quebrada como Estados Unidos.

Un orden mundial completamente nuevo

Sí, el mundo está en un punto de inflexión. Las viejas reglas de la economía financiera ya no funcionan, no lo han hecho durante mucho tiempo, y con la inflación actual todo el sistema está al borde del colapso. La unidad del mundo occidental, que tanto se manifiesta en todos los bandos, se convertirá en una lucha y un combate, bajo el lema “Sálvese quien pueda”. En las actuales circunstancias, no temo que esto acabe en una guerra mundial real. Como puede verse, la OTAN lo está intentando todo para evitar una guerra directa con Rusia. También porque entonces China podría tener la tentación de expulsar a Estados Unidos del Pacífico Occidental.

El punto vital es que EEUU sólo puede dominar países indefensos con sus flotas de portaaviones. Pero en cuanto va contra Rusia o China, no funciona. EEUU tiene que transportar su poder militar a través de grandes océanos y tanto Rusia como China tienen la capacidad de hundir cualquier barco, realmente cualquier barco con soldados y material de guerra antes de que pueda llegar a su destino.

La escalada nuclear es improbable porque es Rusia la que tiene misiles nucleares y convencionales que Estados Unidos no puede interceptar y tampoco han logrado producir sus propias armas con estas capacidades. Por ejemplo, los misiles hipersónicos o el terrible “Sarmat”, que puede golpear cualquier lugar de la tierra con diez ojivas y frente al cual ninguna defensa es posible.

Ya con la locura del Covid-19, nuestro sistema financiero se ha reducido al absurdo. Las personas que no podían trabajar simplemente recibían dinero de los impuestos. Ahora, con la inflación, se utiliza el mismo método. Pero debe quedar claro para todos que el dinero de los impuestos no proviene de una maquinita.

Así, la deuda nacional aumenta desmesuradamente y basta una pequeña chispa, una “pequeña” quiebra de un banco, para que todo arda en llamas. Pero tampoco hay que temer eso, porque aunque todo el dinero se desvanezca en el aire, no desaparecerá nada más que el dinero. Todo lo demás, las fábricas, la mano de obra, los alimentos y los edificios no dependen de la existencia del dinero para existir.

Pero entonces habrá que acordar rápidamente, muy rápidamente, un nuevo comienzo. La gran pregunta será entonces si se quiere seguir por el camino antiguo con un sistema que tarde o temprano debe llevar a la misma condición que estamos viviendo actualmente en su decadencia final.

«La economía humana de mercado»

Entonces, ¿hay alternativas? ¿Es concebible un sistema que se gestione sin inflación, que trate decentemente a todos los habitantes de la tierra por igual? ¿Un sistema que tiene como máxima el bien común, para todos? ¿Un sistema que ya no promueva la codicia, sino el uso reflexivo de lo que nos da la tierra?

Hemos pensado en ello y hemos desarrollado un sistema que incluso prescinde del impuesto sobre la renta y nos libera de los temores sobre el futuro. Hemos dedicado este sistema al humanismo y, en consecuencia, lo hemos bautizado como “La economía humana de mercado”.

Digo aquí con descaro que estoy convencido de que este sistema solucionará todos, sí todos los problemas que padecemos desde hace décadas. Tengo curiosidad por saber si estará de acuerdo con esto cuando lo haya investigado. Te sorprenderá lo fácil que podría ser si le quitas el poder a los poderes financieros, y ese es precisamente el objetivo. Imagínense que viviéramos en un sistema que hiciera imposible la inflación y la acumulación insana de capital. ¿No sería un bonito gol? Y es posible, como ya lo hemos demostrado con ese sistema.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.