Hora de poner fin a las represalias contra Nicaragua, Cuba y Venezuela Por Ken Livingstone | The Morning Star, Reino Unido

Hora de poner fin a las represalias contra Nicaragua, Cuba y Venezuela Por Ken Livingstone | The Morning Star, Reino Unido
Compartir vía:

Estados Unidos tiene un extenso programa de sanciones que afecta a dos docenas de países en todo el mundo, y tres de los estados a los que se aplican estas coercitivas están en América Latina: Cuba, Nicaragua y Venezuela.

El costo para esas tres naciones de las sanciones impuestas por Estados Unidos supuestamente “para contrarrestar las amenazas a la seguridad nacional” es asombrosamente severo y debe detenerse.

Sanciones ilegales

Estas sanciones unilaterales no solo causan un daño inmenso a los habitantes de cada país, sino que también son ilegales según los estatutos tanto de la ONU como de la Organización de Estados Americanos.

En los últimos cuatro años bajo la administración Trump, los tres estados han experimentado una alarmante extensión en la amplitud y severidad de las sanciones impuestas en su contra.

Durante el período de abril de 2019 a marzo de 2020, por ejemplo, EE. UU. Introdujo 90 nuevas acciones y medidas económicas contra Cuba, alcanzando niveles de hostilidad sin precedentes.

Tampoco son las sanciones, mortales como son, la única forma de agresión que Estados Unidos ha estado empleando contra estos tres países.

Todos han sido objeto de desestabilización interna a través, por ejemplo, de la financiación estadounidense de grupos de oposición de derecha (y a menudo violentos) y de estrategias de desinformación con el objetivo de desacreditarlos y aislarlos internacionalmente.

El propósito final de Estados Unidos es siempre el mismo: lograr un cambio de gobierno en el país y permitir que Estados Unidos asegure su dominio económico y político en la región.

El daño que las sanciones estadounidenses han impuesto a Cuba, Venezuela y Nicaragua es enorme.

En el caso de Cuba, se estima que el bloqueo de seis décadas ha causado pérdidas a su economía de más de $ 144 mil millones (£ 105 mil millones).

En esencia, la Ley de Asistencia Exterior de 1961 autoriza al presidente de los Estados Unidos a establecer y mantener un embargo total sobre el comercio con Cuba y prohíbe la autorización de cualquier ayuda al gobierno cubano.

Con el tiempo, el embargo se ha convertido en un bloqueo de múltiples niveles que no solo restringe el comercio, especialmente a través de disposiciones para aplicarlo extraterritorialmente a empresas no estadounidenses, sino que también ha congelado y confiscado activos cubanos, limitado o prohibido el turismo, cortado vuelos a Cuba e impuesto otras medidas penales diseñadas para estrangular la economía de Cuba y hacer que la vida cotidiana de los cubanos sea lo más incómoda posible.

El caso de Nicaragua

Para Nicaragua, el principal vehículo de Estados Unidos para aplicar presión económica para desestabilizar el gobierno y la economía del país es la “Nica Act” (Ley de Condicionalidad de Inversiones de Nicaragua), introducida por Trump en diciembre de 2018.

Esto siguió al fracaso de las fuerzas de oposición financiadas por Estados Unidos para asegurar el cambio de régimen a través de un intento de golpe violento en la primavera de 2018 que provocó 200 muertes y un daño económico incalculable.

El objetivo de la Nica Act es cortar a Nicaragua de los préstamos y la asistencia financiera o técnica por parte de instituciones de préstamos multilaterales como el Banco Mundial y el FMI.

La Ley también otorga al presidente poderes para bloquear y prohibir transacciones financieras y de otros activos, y sanciona a los funcionarios gubernamentales.

Junto con estas sanciones, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) comprometió en 2018 otros $1,5 millones en asistencia “para continuar apoyando la libertad y la democracia en Nicaragua”.

USAID tiene una reputación infame por financiar a grupos de la “sociedad civil” y partidos de oposición de derecha para socavar y derrocar a gobiernos electos que se consideran perjudiciales para los intereses estadounidenses.

Anticipándose a la probabilidad de que el presidente Daniel Ortega y el partido FSLN ganen las elecciones presidenciales programadas para noviembre de 2021, USAID también contrató en secreto a un contratista para trabajar en sus planes, con nombre en código Responsive Assistance in Nicaragua (Rain), para desestabilizar y reemplazar al gobierno electo de Nicaragua.

Las tácticas agresivas de Estados Unidos contra Venezuela se han basado en su profunda experiencia de desestabilizar y sancionar tanto a Cuba como a Nicaragua en la búsqueda de un cambio de régimen.

Y el premio por asegurar tal cambio en Venezuela podría decirse que sería incalculablemente mayor: las mayores reservas de petróleo del mundo, así como una gran riqueza mineral, en particular oro y bauxita.

La serie de sanciones aplicadas a Venezuela desde una Orden Ejecutiva en 2015 que declara a Venezuela una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos ahora equivale a un bloqueo virtualmente indistinguible del impuesto a Cuba.

Los efectos han sido igualmente de gran alcance, con el Centro de Investigación Económica y Política con sede en Washington calculando que las sanciones de Estados Unidos provocaron más de 40.000 muertes solo en 2017-18.

Desde que golpeó la pandemia de Covid-19, estas sanciones han tenido un efecto aún mayor al restringir la capacidad de los tres países para comprar medicamentos y equipos para hacer frente a la actual emergencia sanitaria.

Oposición de una variedad de voces

En marzo de 2020, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió la exención de las sanciones y dijo: “Este es el momento de la solidaridad, no de la exclusión”.

El Papa también ha pedido el fin de las sanciones que impiden que los países “brinden un apoyo adecuado a sus ciudadanos”.

Y en un movimiento inesperado que puede indicar un posible deshielo de la política estadounidense, el senador demócrata estadounidense Ron Wyden, que preside el comité de finanzas del Senado, presentó un proyecto de ley para poner fin al bloqueo de Cuba y establecer relaciones comerciales normales con Estados Unidos.

Un cambio de presidente ofrece potencialmente una oportunidad para un compromiso y un diálogo constructivo con Biden.

Pero dada su trayectoria y posición hasta la fecha, no se puede asegurar un diálogo que beneficie a los tres países.

Ahora más que nunca es vital redoblar nuestras expresiones de solidaridad internacional con Cuba, Nicaragua y Venezuela en defensa de su soberanía nacional y dejar claro que las sanciones no solo son ilegales sino también inaceptables e injustificables.

Enlace al artículo original en inglés: Trump has gone – time to end US sanctions on Cuba, Nicaragua and Venezuela

Compartir vía:

Un comentario en «Hora de poner fin a las represalias contra Nicaragua, Cuba y Venezuela Por Ken Livingstone | The Morning Star, Reino Unido»

  1. Desde nuestra independencia de la colonia española, siempre han querido que seamos sus sirvientes pero se han estrellado con un pueblo que tiene dignidad valentia y un gran amor por nuestra tierra, Sandino nuestro gran General de Hombres Libres ley dio su leeción, tenia que ser un vende patria el que al servicio del imperio el que lo asesinara, nunca nos han dejado trabajar en PAZ por eso nos bloquean haciendo uso del abuso de su superioridad militar y economica, nunca nos rendiremos por la sangre de Sandino, Carlos y todos nuestros heroes y martires caidos en esta larga lucha por tener un futuro mejor para nuestros hijos. PATRIA Y LIBERTAD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *