Jesús, María y los musulmanes Por Alí Hoseiní Jameneí, Líder Supremo de la República Islámica de Irán | khamenei.ir

Jesús, María y los musulmanes Por Alí Hoseiní Jameneí, Líder Supremo de la República Islámica de Irán | khamenei.ir
Compartir vía:

Con ocasión del aniversario del nacimiento del profeta Jesús (con él la paz), KHAMENEI.IR publica una selección de declaraciones al respecto del Líder de la Revolución Islámica.

«Jesús pasó toda su vida esforzándose por resistir frente a la tiranía y la opresión»

«El profeta Jesús (con él la paz) no tiene en modo alguno una importancia menor a ojos de los musulmanes de la que tiene para los cristianos devotos. Aquel gran mensajero de Dios pasó todo el tiempo en que estuvo entre la gente esforzándose por resistir frente a la tiranía, la opresión, la corrupción, y frente a quienes, mediante la riqueza y el poder, tenían a las naciones encadenadas y las arrastraban hacia el infierno, en este mundo y en el otro. Todos los padecimientos que soportó desde la niñez –porque Dios le encomendó la misión profética cuando era niño– fueron en ese camino».

«No es aceptable que los cristianos consideren solo suyo a Jesús»

«Los musulmanes creen, igual que los cristianos, que Jesús fue un gran mensajero de Dios; e, igual que no es aceptable que los judíos consideren solo suyo a Moisés, y que todos los cristianos del mundo –como todos los musulmanes– admiten a Moisés como profeta, tampoco Jesús pertenece en exclusiva a los cristianos; es también de los musulmanes. La nación musulmana de Irán ama a aquel gran hombre, por el que siente un gran respeto. Los cristianos de Irán –tanto los asirios como los cristianos del norte del país y de Urmía– creen que el origen del cristianismo está aquí; dicen que el origen de Jesús está en estas tierras, desde donde empezó a propagarse el cristianismo. Puede que desde el punto de vista histórico tengan razón».

«Santa María hizo que la luz de su hijo iluminara el oscuro mundo de aquella época»

«Cuando el Generoso Corán quiere poner a alguien como ejemplo para los creyentes, no lo escoge de entre los varones, sino de entre las mujeres. Dios el Altísimo señala a dos mujeres, no sólo como grandes mujeres, sino como ejemplo para todos los grandes devotos. Así que, a la hora de presentar un ejemplo sobresaliente de humanidad y de perfección espiritual, Dios Altísimo no habla de los profetas, de los grandes hombres ni de las personalidades de la ciencia o la religión, sino de dos mujeres: la esposa del Faraón y Santa María, madre de Jesús e hija de Imrán. En su juventud, María resistió como una montaña las calumnias y las sospechas inmundas de todos los habitantes de su ciudad y su región, y abrazó la Palabra de Dios y el Espíritu que Dios Altísimo con Su omnipotencia le había ofrecido, haciendo que la luz de su hijo iluminara el oscuro mundo de aquella época».

«Los musulmanes ven a Santa María como símbolo de pureza y castidad»

«En lo que cuenta el Corán sobre Santa María hay un punto que siempre me ha llamado mucho la atención: los musulmanes ven a Santa María como símbolo de pureza y castidad, una mujer completamente pura. Hablando de Santa María, el sagrado Corán insiste en varias ocasiones en su castidad femenina y su pureza: «Y María, hija de Imrán, quien protegió la castidad de su vientre, así que insuflamos en él de Nuestro Espíritu; confirmó las palabras y Escrituras de su Señor y, y fue de las obedientes» (Corán, 66:12). Se ha planteado la cuestión del cuidado de la castidad y la pureza del cuerpo virginal de María. ¿En qué condiciones se encontraba? Esto me parece muy importante. María era una niña cuando entró en el templo, donde permaneció hasta su pubertad. ¿Cuáles fueron los factores y motivaciones que hicieron que Santa María resistiese las tentaciones con un poder sobrenatural –si no lo fuera, el Corán no insistiría en ello–, conservando su pureza como refiere el sagrado Corán? Es un asunto muy importante, en el que hay una lección para todos. María pudo cambiar el rumbo de la historia en una situación delicada gracias a su pureza y su capacidad de resistencia, igual que el Corán nos presenta como modelo de castidad masculina al profeta José, en otro caso semejante».

¿Por qué los seguidores de Moisés no aceptan las enseñanzas de Jesús?

«A mí, personalmente, me ha dejado una honda impresión, desde mi juventud hasta ahora, cada vez que he leído o escuchado la bendita azora de María del sagrado Corán, porque lo acontecido es un hecho muy excepcional. Si estudiamos la historia del nacimiento de Jesús, considerando las condiciones de aquel período histórico y aquella sociedad, lo que advertimos es una grandeza imposible de expresar, si no es a través del arte. Aquel suceso fue muy sorprendente e inusual por el papel de María y del profeta Zacarías, por la situación social de entonces y por el surgimiento en el cielo de la existencia y de la mente y en la vida humanas del sol radiante que son las enseñanzas de Jesús, de las que debe considerarse que no guardan diferencia con las de Moisés, mensaje que continúan y perfeccionan. De hecho, muchas de las enseñanzas de Jesús son la repetición de las de Moisés, pero cuando Jesús volvió a presentarlas los seguidores de Moisés se habían distanciado tanto de las verdaderas enseñanzas de su profeta mediante tergiversaciones que el mensaje cristiano les pareció una innovación herética. Las enseñanzas de Jesús y de Moisés provienen de la misma fuente, que es la inspiración divina. La historia de todo esto deja al descubierto la verdad sobre los poderes, las tergiversaciones, las tiranías, las perplejidades y los egoísmos».

«Para instaurar un orden mundial correcto, los cristianos deben volverse hacia las enseñanzas de Jesús»

«En una época marcada por el extravío, la ignorancia, la injusticia y el desprecio por los valores del ser humano, aquel Logos divino cargó con el estandarte de la guía divina y la salvación del hombre, se alzó frente a las fuerzas tiránicas del dinero y el poder y se afanó en expandir la justicia, la misericordia y la creencia en la unicidad divina. En la actualidad, para instaurar un orden mundial correcto, los devotos de aquel gran mensajero –es decir, los cristianos y los musulmanes– deben volverse hacia las enseñanzas y el camino trazado por los profetas, y cultivar las virtudes humanas conforme a lo que enseñaron aquellos maestros de la humanidad».

«Los gobiernos que dominan el mundo bajo el disfraz de la cristiandad presionan a los oprimidos»

«Jesús fue enviado con el don del milagro y la llamada a Dios para salvar al hombre de las tinieblas del politeísmo, el descreimiento, la ignorancia y la opresión, y hacerlo llegar a la luz del conocimiento, la justicia y la adoración del Creador. Y mientras estuvo entre los hombres no paró ni un momento de combatir el mal e invitar al bien. Esta es una lección que deben aprender los cristianos y musulmanes que creen en la misión profética de aquel gran enviado. Hoy en día, la humanidad necesita esas enseñanzas mucho más que nunca, y el Islam, que es el perfeccionamiento de la religión de Jesús, pone en primera línea de su proyecto la invitación al bien, la rectitud y la perfección. La responsabilidad de los seguidores de las religiones divinas es aun más importante en la actualidad, ya que, aprovechando conocimientos que Dios le ha proporcionado, el desorientado ser humano se está sirviendo del ilimitado potencial de la naturaleza para avanzar en sentido contrario a los objetivos de los profetas. Las fuerzas y los gobiernos que dominan el mundo bajo el disfraz de la cristiandad mantienen una actitud materialista ajena a las enseñanzas de Jesús, de tal modo cada día presionan más a los oprimidos, haciendo uso de toda clase de tiranías».

«Los seguidores de Jesús padecieron torturas por los opresores que pretendían erradicar las enseñanzas cristianas contrarias al engaño»

«El mensajero elegido por Dios que era Jesús invitaba a la gente al camino divino, que es el camino de la felicidad del hombre, advirtiéndole de las consecuencias de caer en las tentaciones y de perturbar la quietud del espíritu con hechos repugnantes de tiranía y maldad. Los poderes corruptos y opresores, esclavos del dinero y el poder, persiguieron a Jesús y atentaron contra su vida, pero Dios le dio protección y lo mantuvo a salvo. Los apóstoles y otros seguidores de Jesús padecieron terribles torturas durante largos años a manos de opresores que pretendían erradicar las enseñanzas cristianas contrarias a la corrupción, la tiranía, el politeísmo, la lujuria, el belicismo y el engaño. Por ser corruptos, tiranos, lujuriosos, belicistas y demagogos, no podían soportar la religión de Dios, al Profeta de Dios ni a los seguidores del camino de Dios».

¿Por qué es importante el nacimiento de Jesús?

«Desde hace siglos se celebra el nacimiento de Jesús. ¿Por qué es importante y tiene tanto valor ese nacimiento? Porque ocurrió en un momento delicado y determinante de la historia, cuyo rumbo cambió. Dicho en otras palabras, el nacimiento de Jesús fue el punto de partida de una nueva trayectoria histórica.

«Cada año, dirijo un mensaje de felicitación por el aniversario del nacimiento de Jesús a los compatriotas cristianos y a los cristianos del mundo; pero, por respeto a las creencias de los cristianos iraníes –incluidos los armenios–, según las cuales el nacimiento de Jesús no sucedió el 25 de diciembre, sino en los primeros diez días de enero, espero el inicio del mes de enero para enviarlo.

«Dios quiera que el aniversario del nacimiento de Jesús traiga bendiciones a todos los cristianos y todos los musulmanes del mundo. Ojalá que, en estos diez días en que se celebran las fiestas del aniversario del nacimiento de Jesús, todos los musulmanes y cristianos aprendan de la actitud de aquel honorable profeta, lo conozcan bien y lo sigan».

Reconocimiento de la legitimidad de un gobernante cristiano por el Profeta del Islam

«Una tradición sobre la historia del Islam refiere cómo el Profeta se encargó en persona de servir bebida y comida a una delegación llegada a Medina con un mensaje del negus, el rey de Etiopía, quien como muchos otros líderes y dirigentes de la época era cristiano y no musulmán. Los compañeros del Profeta le dijeron que eran ellos quienes tenían que encargarse de esa tarea, pero el Profeta dijo: «Quiero devolver las grandes muestras de respeto que nos dio el negus cuando los musulmanes emigramos a su país». He ahí un ejemplo de gratitud».

«Actos de adoración comunes al Islam y el cristianismo»

«¡Oh, los que creéis! Se os ha ordenado que ayunéis, de la misma manera que fue ordenado a quienes os precedieron» (Sagrado Corán, 2:183). Sabemos que el rezo prescriptivo y el azaque no son actos prescritos en exclusiva a la nación islámica, sino que los profetas anteriores al nuestro también los ponían en cabeza de la lista de los preceptos religiosos.

«Jesús dijo a sus seguidores que Dios le había recordado la importancia del rezo y el azaque. «Y me ha bendecido dondequiera que yo esté, y me ha ordenado la oración y el pago del impuesto religioso mientras viva» (Sagrado Corán, 19:31).

«Hay otras aleyas del Corán, aparte del que acabo de mencionar, que subrayan el hecho de que las religiones compartan parte de sus oraciones. Dios dijo: «El ayuno, como el rezo y el azaque, está entre los preceptos que no son exclusivos de la nación islámica, pues los pueblos de otros profetas también recibieron la orden de ayunar».

«Los cristianos saben que los Evangelios no reúnen la totalidad de lo dicho por Jesús»

«Entre los dichos de los miembros de la Casa Profética, una parte corresponde a las frases de Jesús. El capítulo que le dedican todos los libros de dichos y tradiciones de los musulmanes resalta entre los demás por su elocuencia, su sabiduría y su consistencia. Los cristianos saben que los Evangelios no reúnen la totalidad de lo dicho por Jesús. Los Evangelios existentes eran más de lo que hoy tenemos, y puede que las tradiciones de Jesús que tenemos los musulmanes sean parte de lo que se perdió. Conviene que los cristianos tengan en cuenta las palabras de Jesús referidas por los imames musulmanes como válidas, las estudien y las aprovechen. Uno de los frutos que esto daría sería una aproximación entre los seguidores de las diferentes religiones. Los musulmanes pueden presentar a la humanidad parte del mensaje de Jesús. Las palabras de este que hay entre las tradiciones islámicas están llenas de sabiduría y de un contenido de gran elevación. Hace muchos años, leyendo los cuatro Evangelios de los cristianos encontré una cantidad considerable de frases sabias. Es verdad que, por doctrina, los musulmanes no aceptan el conjunto de las creencias expuestas en los Evangelios canónicos, pero todo ser humano reconoce las palabras sabias».

«Entre el Islam, el cristianismo hay muchas cosas en común que se pueden encontrar en los diálogos»

«La conexión de la religión con la juventud y su influencia en la sociedad son tendencias del todo correctas. La religión es un don divino y toda sociedad debe posibilitar que sus miembros la aprovechen, con lo que se facilita el acceso a muchos bienes. Ciertamente, hablar de religión con los jóvenes es una tarea delicada, pero el objetivo es loable.

«Entre el Islam, el cristianismo y el resto de las religiones divinas hay muchas cosas en común que musulmanes y cristianos pueden buscar –y encontrar– en los diálogos entablados en las conferencias bilaterales y multilaterales. En vez de centrar nuestros esfuerzos en acercar los puntos de vista de estas dos religiones, podemos encontrar los puntos cercanos o comunes. El objetivo de dichas conversaciones no es demostrar la veracidad de una religión o rechazar la otra, sino llegar a un lugar común, teniendo en cuenta que nuestras afinidades incluyen los asuntos más importantes de la vida».

«Tanto el cristianismo como el Islam deben manifestar su postura común de rechazo a los excesos respecto de la verdadera libertad»

«La cuestión de la libertad ha sido una de las preocupaciones constantes del ser humano. ¿Qué es la libertad y cuáles son sus límites? Las religiones tienen mucho que decir en este asunto, que es uno de los que pueden abordar el Islam y el cristianismo. El mundo es hoy presa de exageraciones y negligencias en su relación con la libertad: en un extremo, las dictaduras y las influencias visibles e invisibles la cercenan, mientras en el otro hasta se ha borrado el límite que separa libertad de libertinaje. Desde la perspectiva religiosa, ambos extremos son aberrantes. Tanto el cristianismo como el Islam deben manifestar su postura común de rechazo a los excesos respecto de la verdadera libertad. En la actualidad, uno de los deberes principales de cuantos sienten interés por el destino de la humanidad –y en particular por la nueva generación– es la lucha contra la corrupción y el libertinaje crecientes en el mundo. El propio aparato de la Iglesia –especialmente la católica– se enfrenta a estos fenómenos, que no son nuevos. Si el aparato europeo del cristianismo lucha contra la corrupción, mucha gente de países no europeos les estará agradecida, puesto que así se evitará que ese mal se contagie».

«En la Torá, el Evangelio y el Corán encontramos muchas invitaciones a reclamar la justicia»

«Si la religión sale hoy en defensa de la justicia y de los oprimidos, recuperará gran parte de su atractivo. Por todo el mundo, los jóvenes se alegran al ver un movimiento que busca la justicia. La justicia es parte de las religiones.

«En todo el mundo, los mayores campeones de la lucha por la justicia son religiosos. El profeta Jesús y el Profeta del Islam dedicaron toda su vida a luchar por que reinara la justicia. En los inicios del cristianismo, las grandes personalidades de esa religión hicieron grandes sacrificios en aras de la justicia.

«En los libros religiosos –la Torá, el Evangelio y el Corán–, encontramos muchas invitaciones a reclamar y hacer reinar la justicia que, si se usan como divisa de los religiosos cristianos y musulmanes, será una fuente de atracción. Igualmente son buscadores de la verdad los judíos comprometidos con la Torá –no me refiero a los sionistas, para quienes el compromiso carece de sentido–».

«El ser humano no puede vivir sin comunicarse con Dios»

«El ser humano no puede vivir sin comunicarse con Dios, como vimos en el área comunista. El día en que el sistema marxista y ateísta salió del poder en la extinta Unión Soviética, las iglesias se llenaron. Fiándose de la efectividad de su propaganda antirreligiosa, que duró setenta años, los marxistas pensaron que la gente no acudiría a las iglesias ni aunque se eliminara la represión, pero se equivocaron. Si viajan ustedes a Rusia o a los países del este de Europa en la actualidad, encontrarán las iglesias atestadas de gente. En realidad, el levantamiento popular de Polonia contra los marxistas fue cristiano y religioso».

¿Qué une el Islam al cristianismo?

«Por encima de sus divergencias, las religiones divinas tienen una serie de afinidades entre las que destaca la atención a la espiritualidad, que es su mensaje primordial para el hombre. Las religiones llamaron la atención de los seres humanos para que no se limitasen al marco conformado por los fenómenos perceptibles con los cinco sentidos, porque existe una verdad mucho mayor que cuanto se puede ver y tocar.

«En la actualidad, la presencia de la espiritualidad es perceptible en todo el mundo, pero la corriente dominante es contraria a la espiritualidad. Si los seguidores de las religiones pueden acabar con esa ignorancia, aunque sea de manera parcial, habrán hecho un gran servicio a la humanidad, y eso es lo que une el Islam al cristianismo. Esta es la cuestión en que se centra principalmente el diálogo entre los religiosos de diferentes fes. Las verdaderas religiones no rechazan el esfuerzo por las cosas de este mundo; lo que intentan es orientar dicho afán hacia la consecución de un grado espiritual llamando la atención de la humanidad hacia una verdad luminosa. La ignorancia de esa verdad produce al ser humano un daño de una gravedad incomparable a la de cualquier otro perjuicio. El ser humano sufre esa ignorancia en la actualidad, pues el gran movimiento del mundo material lo ha desorientado por completo».

¿Hay oposición entre el cristianismo y el Islam?

«Entre el cristianismo y el Islam ni ha existido ni va a existir oposición. Si por oposición entre el Islam y el cristianismo se entiende la oposición entre Gobiernos de naciones musulmanas y Gobiernos de naciones cristianas, debemos decir que no es mayor que la existente entre los Gobiernos cristianos. Está claro que, lamentablemente, en el mundo hay impulsos hacia la guerra. En los últimos setenta años, en el mundo cristiano se han producido dos guerras cuyas consecuencias han afectado también a los musulmanes.

«El sistema islámico de Irán llama a los musulmanes a la unidad, pero esta unidad no se dirige contra los cristianos ni contra las demás religiones y naciones, sino que es para plantar cara a los agresores, invasores y patrocinadores de guerras, y al mismo tiempo defender la moral, la espiritualidad, la justicia islámica, el desarrollo científico y económico, la reorientación de la racionalidad y la recuperación del poder islámico. El sistema islámico de Irán recuerda a la comunidad mundial que cuando la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) estaba bajo dominio soberano musulmán, con gobernantes musulmanes, los cristianos y los judíos disfrutaban de paz y tranquilidad plenas, mientras que ahora, bajo el dominio sionista, estos cruzados declaran lícito el asesinato de musulmanes».

«Cuando los musulmanes dominaron regiones no musulmanas, los judíos y cristianos lo agradecieron»

«El Islam no está en contra de las demás religiones. Cuando los musulmanes dominaron regiones no musulmanas, los seguidores de otras religiones lo agradecieron, porque eran más benévolos que los gobernantes anteriores. En la región conocida históricamente como Sham (nombre de la Siria histórica o Levante mediterráneo, región que comprendía la Siria actual, el Líbano, Jordania y Palestina ocupada), la actitud de los conquistadores musulmanes fue tal que los habitantes judíos y cristianos reconocieron su bondad. El Islam es la religión de la bondad y la misericordia con todo el mundo. El Islam dice, dirigiéndose al cristianismo: «Di: “¡Oh, gente de la Escritura! Convengamos en una fórmula aceptable para vosotros y para nosotros”» (Sagrado Corán, 3:64). De esta manera, demuestra que lo que le interesa son las afinidades. El Islam no está en contra de otras naciones o religiones, sino de la tiranía, del imperialismo y de la subyugación. Los tiranos y los imperialistas aparentan que es al revés. Empleando los numerosos medios de que disponen, desde Hollywood y los aparatos mediáticos hasta las armas y la fuerza militar, quieren cambiar esa realidad a ojos de la opinión pública mundial».

«Si Jesucristo estuviera hoy entre nosotros, no dejaría ni por un minuto de combatir a los líderes de la tiranía»

«Si Jesucristo estuviera hoy entre nosotros, no dejaría ni por un minuto de combatir a los líderes de la tiranía y el imperialismo mundial. No aguantaría el hambre ni el desamparo de miles de millones de seres humanos absorbidos por un sistema en que los grandes poderes los empujan hacia la guerra y la corrupción».

Una vía para la penetración del colonialismo

«Uno de los empeños más relevantes del colonialismo, el imperialismo y sus agentes ha sido el de intentar eliminar del corazón de la gente la creencia en la lucha y en los frutos que esta da. Han intentado sin cesar apagar esa luz de esperanza, pero no han sido capaces. Sus esfuerzos en ese sentido han sido abrumadores, sobre todo en Irán y en todo el mundo islámico. En un informe muy significativo elaborado hace años –no es nuevo– se ha reflejado el esfuerzo de los misioneros cristianos enviados al norte de África desde Europa para facilitar la entrada de los colonizadores en ese continente. Los curas misioneros permanecieron años en África, hasta en las regiones más retiradas, para cristianizar a las tribus. No es ningún secreto para nadie que en realidad iban preparando el terreno para el sometimiento de la región al colonialismo. Los mismos curas eran conscientes de los fines coloniales de su misión y, para llevarla a cabo, tuvieron que soportar condiciones extremas. Lo que sufrieron en sus misiones no es recompensable con dinero. Por ejemplo, uno de ellos vivió siete años en una región colindante con tribus caníbales. Sobre dichas misiones se han hecho libros, reportajes, películas y novelas de los que he obtenido mi información, por lo que conozco lo que pasó en todos esos años de colonización.

«Una de las preocupaciones de los devotos de las distintas religiones del mundo es la instrumentalización del proselitismo eclesiástico, por los poderosos que dominan los países cristianos, para mover la maquinaria de la colonización, siendo los misioneros quienes tuvieron que abrir el camino a los colonizadores. Los supuestos misioneros del cristianismo fueron enviados a todos los rincones del mundo para preparar el terreno para la misión principal, que era la colonización, y lamentablemente en muchas ocasiones tuvieron éxito. Fue así como diferentes países europeos entraron en los territorios islámicos y se hicieron con el poder político en ellos».

«El conocimiento religioso del ámbito cristiano era supersticioso, dogmático y completamente anticientífico»

«En la Europa cristiana, el comienzo del conocimiento científico coincidió con el final del conocimiento religioso o, más bien, en el inicio del renacimiento científico se vio el fin de la época del conocimiento religioso. Quizás fuera una consideración correcta, pues el conocimiento religioso del ámbito cristiano era supersticioso, dogmático y completamente anticientífico. En la Europa medieval, los científicos sufrían persecución eclesiástica por sus descubrimientos. Durante varios siglos quemaron en la hoguera a los científicos acusándolos de actos de brujería, hecho que viene reflejado en las obras literarias y en la historia de las ciencias de Occidente. Está claro que, en aquellas condiciones sociales, el desarrollo de las ciencias exigía acabar con la sabiduría religiosa.

«Naturalmente, los europeos ilustrados se opusieron a una religión carente de los méritos necesarios para administrar la vida humana, y tan saturada de supersticiones que llegó a condenar a muerte a grandes científicos y torturó a otros muchos por sus descubrimientos. Aquello no era el cristianismo auténtico, sino una versión tergiversada de esa religión, por lo que no nos oponemos al abandono de aquella religión que se produjo, sino a la separación de la espiritualidad y la moral de las ciencias, la política y el sistema de vida y de relaciones sociales».

«Los actuales enemigos del Islam no creen en Jesús y en las enseñanzas del cristianismo»

«Actualmente, nadie debe poner en duda que la política de las potencias occidentales está marcada en gran parte o en su totalidad por motivaciones como las de las Cruzadas, por más que se use el disfraz de la defensa de la democracia y los derechos humanos. Hay que ser muy superficial para pensar que las hostilidades de Bosnia –me refiero a las crueldades cometidas contra los musulmanes de ese país por los paramilitares cristianos de Serbia– y de otras partes del mundo tienen su origen en la fe cristiana. Los actuales enemigos del Islam, que se enfrentan con fanatismo a cualquier signo de vitalidad de los musulmanes, tampoco creen en Jesús y en las enseñanzas del cristianismo. En lo único que creen es en su potencia desmesurada, sus intereses, sus caprichos y su profunda hostilidad contra todo lo que se oponga a su poder tiránico. No creen en nada ni nadie más. Con sus manos manchadas de sangre, han alineado al cristianismo contra el Islam y han izado la bandera de la enemistad contra el Islam como religión, creencia y fe».

La estrategia errónea de una Iglesia para atraer a los jóvenes

«El sistema de la República Islámica de Irán se estableció en un mundo con esas características, materialista y refractario a la espiritualidad, sobre la base de esta última. Eso es lo importante. La importancia de que un sistema como este sea islámico o cristiano es incluso de segundo orden. Lo importante es que se elimine el principio del descreimiento y la oposición a la espiritualidad. En el mundo, hasta los clérigos estaban inclinados a renegar de la religión.

«Es difícil imaginar que, para atraer a la juventud, una iglesia llegue a construir una discoteca al lado de su templo, dependiente de ella. A un cristiano ni se le ocurre que los responsables de una iglesia hayan cometido tal acto. Un autor célebre del mundo árabe escribió: «He visto con mis propios ojos que una noche, en una discoteca dependiente de la Iglesia, apareció el cura de la parroquia colindante mientras las parejas jóvenes bailaban. Quería comprobar que todo estuviera en regla. Debió de parecerle que había demasiada luz, porque arregló la iluminación para que el local quedase más oscuro, y luego recordó al portero de la iglesia que cerrara las puertas cuando todos se hubieran ido. Después se fue a su dormitorio a descansar». El escritor árabe continúa así: «Al día siguiente (o dos días después), fui a visitar al cura y le dije: “¡Padre! Parece que las cosas ya no son como antes”. Me contestó diciendo que no, que la Iglesia había recurrido adoptado esa estrategia en su administración para atraer a los jóvenes». Este es un ejemplo de la tendencia al alejamiento de la espiritualidad en el mundo clerical. Ejemplos parecidos al del cura de esta historia los hay además entre los clérigos musulmanes, tanto chiíes como sunníes.

«En un momento histórico con dichas características, el establecimiento de un sistema basado en la espiritualidad fue todo un gran acontecimiento. Este sistema ha puesto la espiritualidad en el centro de la vida. Las decisiones sobre asuntos de gobierno, incluidos la guerra y los presupuestos, se basan en la espiritualidad. Quizás se pueda decir que la llegada al poder de un sistema como este es algo sin precedentes en el mundo, excepto por períodos cortos. El sistema de gobierno islámico de Irán es diferente a los gobiernos religiosos que ha habido siempre en ciertas partes del mundo –sobre todo en el mundo cristiano–, en los cuales el gobierno es dirigido por religiosos y clérigos, pero no conforme a los valores religiosos y espirituales».

La indiferencia de la Iglesia y el papa ante la injusticia

«En la actualidad, el sistema del cristianismo es indiferente ante los asuntos más importantes de la humanidad. El cristianismo no está actuando frente a las injusticias que hay en el mundo. Se limita a hablar de paz y hacer proclamas pacifistas, que está muy bien, pero es insuficiente. Las reivindicaciones de paz deben ir acompañadas de reivindicaciones de justicia. Hoy en día, la humanidad es presa de la injusticia, porque las grandes potencias oprimen a las naciones y a la mayoría de la humanidad.

«Los europeos que causaron las guerras mundiales lanzan proclamas de paz. Han pasado varias décadas de aquellas guerras, pero siguen usando las mismas proclamas. Lo que necesita el ser humano de hoy es justicia, pero los grandes poderes no lo plantean, y el sistema del cristianismo y el papa presencian esta situación sin reacción alguna. El sistema de Irán no admite en modo alguno la postura de los dirigentes de las iglesias respecto a Occidente y el imperialismo occidental; cree que tienen una responsabilidad mucho más importante que cumplir. En el mensaje que he mandado al papa, le recuerdo la importancia de la justicia. Hoy el mensaje y la consigna de las religiones es el establecimiento de la justicia, pues ese fue el mensaje principal de Moisés, de Jesús y del Profeta del Islam ».

«La Primera y la Segunda Guerra Mundial son las consecuencias de alejarse de Jesús»

«Los europeos menos, pero los estadounidenses tienen una tendencia notable hacia la religión, la Iglesia, las apariencias, los nombres y las experiencias espirituales, si bien mantienen una concepción y una actitud completamente vulgar, superficial y unidimensional respecto a lo religioso. No ven ninguna contradicción entre invocar a Jesús o a Santa María para pedir el cumplimiento de un deseo y cometer decenas de pecados según la religión cristiana. Además, sus invocaciones y rezos no obedecen ningún tipo de lógica. La base del cristianismo –la más conocida– es el amor y la paz, pero como ustedes ven Occidente es el centro del mayor número de guerras, desapegos, inquietudes, traiciones, asesinatos y crímenes. Se ve que la civilización occidental parte de la separación de la religión. Según datos publicados por los mismos occidentales, la juventud se hace adicta a la droga a una edad cada vez menor –antes la edad media eran los dieciocho años, más tarde los quince y ahora los trece– y en la misma escala va aumentando la criminalidad y la falta de atención a la familia, los padres y las tradiciones, todo ello a consecuencia de la separación y el abandono de la religión. La humanidad podría no dar ningún uso destructivo y letal a la gran fuerza de la energía nuclear. Si quienes poseen dicha ciencia tuvieran principios morales y religiosos y fueran creyentes, las naciones no habrían pasado por lo que pasaron. Cincuenta años después del descubrimiento y el uso de la bomba nuclear, la gente consciente sigue teniendo miedo a que se vuelvan a usar. Es un miedo que va creciendo, no decreciendo. Hace tiempo, un centro mundial del cristianismo publicó estadísticas según las cuales el número de cristianos asesinados en el último siglo supera el de toda la historia del cristianismo. A quien ha publicado esas estadísticas, yo quisiera preguntarle por la religión de los asesinos de esos cristianos. ¿Eran musulmanes, budistas… o cristianos? ¿Quiénes mataron europeos en la Primera y la Segunda Guerra Mundial? Los mismos cristianos se mataron entre ellos. Los mismos europeos y los mismos occidentales cristianos mataron a los suyos y a muchos no cristianos y no europeos.

«Ese es el precio que paga la humanidad por el vacío espiritual que se ha creado. El sistema islámico de Irán quiere presentar al mundo una generación ejemplar, que demuestre en la práctica que se pueden desarrollar las ciencias aprovechando de modo óptimo las bendiciones que Dios ha creado en el universo y en el ser humano, a la vez que se está comprometido con los valores morales y espirituales».

«Los poderosos hablan de cristianismo pero ignoran el significado del cristianismo»

«Hoy, muchos de los que se presentan como seguidores de Jesús van por un camino diferente al de ese mensajero de Dios. El camino de Jesús, hijo de María, es el de la adoración de Dios y la oposición a las actitudes faraónicas y al descarrío moral. Hoy la gente que se jacta de ser seguidora de aquel gran mensajero divino es igual que los faraones y los tagut (en la aleya 256 de la azora “La Vaca” del Sagrado Corán, el término tagut alude a los ídolos, los demonios y, en general, todo lo que se adora aparte de Dios) contra quienes luchaba Jesús.

«Los poderosos hablan de cristianismo y se dicen seguidores de esa religión, pero ignoran el significado del cristianismo como religión y moral divina en el manejo del aparato político que domina el mundo imperialista –el mundo de la tiranía, el mundo del imperialismo en el verdadero sentido de la palabra, el mundo de la violación de los derechos humanos que aprovecha las ciencias al máximo para cometer crímenes sin fin–. En la actualidad, las ciencias están a la disposición de gente que no tiene ni idea de lo que es la humanidad. Las ciencias y la tecnología están al servicio de fines que causan un perjuicio total a la sociedad humana y benefician a los capitalistas y los poderosos».

«La influencia de la Revolución Islámica de Irán en el mundo cristiano»

«Nuestra revolución, además de hacer que los musulmanes volviesen a pensar en el Islam, tuvo beneficios para el cristianismo. Países que durante muchos años vivieron alejados de su fe cristiana volvieron a hacia la espiritualidad y la religión, fenómeno que dio lugar al derrumbe del Bloque del Este y al gobierno marxista a nivel mundial. Este acontecimiento es de amplias dimensiones y resulta sumamente impresionante.

«La situación de la República Islámica de Irán es extraordinaria, porque ha hecho acto de presencia en un mundo en el que el poder está principalmente en manos de materialistas que no creen en ninguna realidad moral, espiritual o religiosa».

La convivencia pacífica de los judíos, los cristianos y los zoroastrianos en Irán

«Afortunadamente, el sistema de la República Islámica de Irán ha tenido éxito en el mantenimiento de la convivencia pacífica entre diferentes religiones. Los judíos, los cristianos y los zoroastrianos viven junto a los musulmanes bajo el sistema islámico y mantienen con el Gobierno una relación de colaboración mutua. Ciertamente, tanto los ciudadanos como el Gobierno tienen una serie de responsabilidades que deben cumplir. El sistema islámico no tiene queja alguna de los ciudadanos pertenecientes a minorías religiosas. Cuando las campañas de propaganda de los enemigos contra la República Islámica llegan a cierto punto de maldad, los judíos de Irán publican comunicados desmintiendo lo que se dice sobre su situación. En otras ocasiones, son los armenios iraníes u otros grupos cristianos los que han emitido comunicados para defender a la República Islámica, lo que es un honor para este sistema».

«La República Islámica quiere que los cristianos y judíos sientan que tienen seguridad, paz y derechos de ciudadanía»

Declaraciones del imam Jameneí en un encuentro con el obispo y los representantes de los armenios en la Asamblea Consultiva Islámica de la República Islámica de Irán

«Me alegra sobremanera que nuestros compatriotas cristianos se sientan en paz, estén satisfechos y alegres y trabajen junto a sus compatriotas. Esto es lo que nosotros queremos: que las minorías religiosas de nuestro país, cristianos, judíos y zoroastrianos, sientan que tienen seguridad, paz y derechos de ciudadanía, y esto es lo que gracias a Dios se ha logrado, como ustedes observan.

«Les expreso asimismo mi reconocimiento por sus muestras de dolor ante el terremoto de la ciudad de Bam. Son algo natural. Durante los ocho años de la Sagrada Defensa, los armenios de Irán desempeñaron un papel muy importante en la logística técnica gracias a la maestría profesional de los armenios de Teherán y de otros lugares en trabajos técnicos. Yo ya la conocía desde antes de la Revolución, porque había tratado de cerca a los especialistas armenios en automóviles y recambios. Durante la guerra me comunicaron su disposición para trabajar. En el año 59 o 60 (1359 a 1360 de la hégira solar: entre 1980 y 1982 a. C.) levantaron un campamento en la ciudad de Ahvaz que más tarde visité. En otra ocasión, iba de Teherán a Ahvaz cuando un centenar de armenios declararon su voluntad de luchar en el frente. Ordené que los subieran a un avión y los llevaran. Así pues, ahora no me extrañan las muestras de dolor de los armenios por el desastre de Bam. Tengo relaciones de amistad con familias armenias y asirias cuyos hijos han caído mártires en el frente; voy a sus casas y conozco la gran humanidad de sus sentimientos.

«Ojalá Dios nos ayude, a ustedes y a nosotros, a avanzar por el camino correcto. Que Dios nos ofrezca su bendición, su orientación y sus favores. Les pido que hagan llegar a los amigos armenios mis felicitaciones de Año Nuevo y por el aniversario del nacimiento de Jesús. Les deseo éxito».

«Los cristianos ayudaron a la Revolución Islámica en los frentes de guerra»

«Siento gran afecto y amistad por los armenios de Irán. Quiero a los cristianos. A lo largo de la Revolución y de la guerra, los armenios nos han ayudado mucho. Seguramente ustedes lo hayan oído decir, pero yo lo he visto con mis propios ojos. He visto a muchos armenios ayudarnos honesta y fielmente en los frentes de guerra bajo las bombas y el fuego de artillería. He conocido a armenios que se habían presentado como voluntarios en el frente, sin ser soldados. Nuestro trato y nuestra amistad con las minorías religiosas son iguales a los que tenemos con nuestros hermanos. Ni nos acordamos de que uno tiene otra religión diferente a la nuestra, y eso es lo que quiere el Islam.

«Vamos a casa de gente que pertenece a las minorías. Desde hace muchos años, por el Año Nuevo cristiano voy a casa de los mártires cristianos, ya sean asirios o armenios. Voy a sus casas, nos sentamos juntos con sus familiares –la mujer, los hijos pequeños y los jóvenes–, charlamos y comemos fruta y dulces».

«Esperamos verdaderamente de la Iglesia cristiana católica es que proteste por los crímenes de los sionistas»

«Uno de los grandes males que han aquejado a la humanidad a lo largo de la historia es la injusticia, y tanto el profeta Jesucristo como el gran Profeta del Islam y los demás profetas dedicaron sus vidas a la instauración de la justicia. En la actualidad, Palestina ocupada es el escenario de la injusticia y la gran opresión cometidas por los sionistas contra los musulmanes y los cristianos, que han motivado incluso las protestas de los judíos devotos. Lo que nosotros esperamos verdaderamente de la Iglesia cristiana católica es que proteste seriamente por los crímenes de los sionistas en Palestina».

«Pero los Evangelios actuales son tradición, y no aquello que descendió del cielo»

«Los Evangelios actuales son de modo general tradiciones, no palabra revelada. Por supuesto, Juan, Lucas, Pedro, etc., fueron grandes hombres de la cristiandad, siendo además algunos de ellos mártires. Fueron ellos quienes llevaron el cristianismo a Irán o Persia, a Roma, etc. De no haber sido por eso, el cristianismo era y es para Oriente. Entre ellos hubo además profetas y vicarios de profetas. Los Apóstoles fueron grandes hombres de religión. En el Islam, quien niegue el carácter inmaculado del Cristo y de María se sitúa fuera del Islam. Tal es nuestro respeto al cristianismo. Y el Evangelio procede del cielo, al igual que el Corán y la Torá. Pero los Evangelios actuales –los que yo he leído– son tradición, y no aquello que descendió del cielo. Si pudiéramos conseguir los otros, les profesaríamos el máximo respeto».

 

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *