La crisis del sistema en EEUU Por Dmitry Lekukh | RT edición en ruso

La crisis del sistema en EEUU Por Dmitry Lekukh | RT edición en ruso
Compartir vía:

Bueno, parece que por fin empieza la parte divertida de la Ciudadela de la Democracia: está claro que el “siniestro Putin” por sí solo no es suficiente para explicar todos los problemas estadounidenses, que cada vez son más.

Vamos a intentar explicarlo.

Al hablar el pasado sábado ante un selecto grupo de periodistas (no puede haber otros, no se trata de un mísero asunto presidencial actual, hay elecciones al Congreso en el horizonte) en el puerto de Los Ángeles, California, el actual presidente de los Estados Unidos, Joseph Robinette Biden, Jr. en todo el sentido de la palabra, cumplió por fin una larga predicción.

Y añadió un enemigo interno al externo, culpando de la actual crisis energética, económica (Dios sabe qué más) pero sobre todo, de la crisis del “combustible”, la más sensible para el votante medio estadounidense, no sólo a los todavía siniestros pero en cierto modo lejanos rusos, sino también a sus propias compañías petroleras. Les pide que empiecen a aumentar inmediatamente su producción, y amenaza con imponer un impuesto de recompra de acciones, algo especialmente desagradable y sensible para la industria petrolera estadounidense, más bien conservadora. Curiosamente, fue ExxonMobil la empresa a la que Biden sacó más partido: “Exxon ganó más dinero que Dios este año”, dijo exactamente. Y aquí el autor se sorprende no sólo de cuánto dinero ganó Exxon en cifras absolutas, sino que después de todo, Washington parece haber enviado a sus inspectores fiscales a la cancillería celestial.

Lo que se puede decir aquí: esto no nos incumbe en absoluto, por supuesto, sino que es un puro dolor de cabeza personal para los Estados Unidos y para Joseph Robinette Biden, Jr., pero las acusaciones son bastante delirantes. Y para ser muy sinceros, hay que admitir que, en general, pocos han hecho tanto por normalizar la situación en los mercados estadounidenses como los productores de petróleo de Estados Unidos, desprovistos, por cierto, del tipo de apoyo gubernamental del que disfrutaban bajo la anterior administración de Donald Trump. Consiguen que incluso el petróleo ruso “sancionado” llegue “a través de las mezclas” a los mercados estadounidenses. De lo contrario, sería todo un infierno el coste de un galón de gasolina, tan importante para el actual presidente de Estados Unidos a nivel puramente político, y para el resto de Estados Unidos a nivel de supervivencia.

De hecho, esa es toda la clave.

Los empresarios petroleros estadounidenses han cooperado tradicionalmente con los republicanos; los demócratas no son especialmente queridos en ese sector. Y cuando Biden acusa a las compañías petroleras estadounidenses de obtener superbeneficios a costa de los ciudadanos de Estados Unidos, que se ven obligados a pagar precios récord por la gasolina, no está tratando de utilizar la “fuerza de la crítica” para sacar a la economía estadounidense de la crisis: simplemente intenta trasladar la responsabilidad de las consecuencias de sus malas políticas no sólo a los rusos, sino también a los republicanos. Bueno, en realidad, ¿por qué no?

Tampoco sería raro que la política interior estadounidense adoptara formas aún más extrañas si cabe. Si no fuera por un pequeño detalle: el mismo día en que el demócrata Biden brillaba con elocuencia en el puerto marítimo de Los Ángeles (California), el coste del galón de gasolina regular batió un triste récord y subió, según la Asociación Americana del Automóvil, que controla los precios en más de 60,000 gasolineras del país, a un promedio de 5.004 dólares en Estados Unidos.

Hay que recordar que en la primera semana después de la toma de posesión de Joe Biden como presidente de EEUU, a finales de enero de 2021, se podía comprar exactamente el mismo galón de regular por casi la mitad de precio, por 2.39 dólares en promedio.

Los resultados, en general, son muy claros y bastante impresionantes, coincidirán conmigo. Y especialmente, por cierto, en California, donde Biden estaba hablando y donde la gasolina estadounidense es tradicionalmente la más cara. Los automovilistas pagan ahora una media de 6.42 dólares por galón.

Que quede claro: la gasolina es la savia del verdadero EEUU, no se esconde detrás de filas de números en los monitores. Y ni siquiera es que cualquier familia estadounidense que se respete deba, al menos una vez al año, meter a un par de niños y perros en su gran vagón y atravesar el continente para pasar unas “vacaciones” en algún lugar de la costa opuesta.

Y no es eso de que “el tamaño no importa” lo que todos los automovilistas estadounidenses desprecian. Históricamente, es en el transporte por carretera –y las distancias allí son enormes y en algún lugar bastante comparables a nuestras extensiones rusas– donde se construye prácticamente toda la logística estadounidense.

Esto incluye, disculpen, a la industria alimentaria. Y los precios de la gasolina se incorporarán –esto es sólo un ejemplo– al precio de los alimentos en cada etapa de su producción, almacenamiento y traslado al comercio minorista. Por eso el coste del galón es obsesivo para los estadounidenses, que son absolutamente conscientes en este aspecto. Y por eso un aumento tan pronunciado de su precio para el estadounidense medio es el desastre definitivo.

“Ahora déjanos tener el control total del país… o tú eres racista”.

Sólo un recordatorio: EEUU es un estado complejo, donde cualquier desequilibrio puede tener las más imprevisibles consecuencias. Y Estados Unidos no sabe cómo salir de una crisis similar a la Gran Depresión, sin incitar a otra guerra mundial.

Y cuando en una situación tan “difícil”, por decirlo suavemente, la gente en lugar de intentar hacer algo –incluso de manera torcida, oblicua y hasta autocomplaciente, como hizo Trump, por ejemplo– para resolver el problema empieza a desplazar la responsabilidad y, por desgracia, se empiezan a enfrentar los diferentes grupos sociales entre sí, eso sólo significa una cosa: la crisis económica sistémica está entrando en su siguiente fase y se está convirtiendo en una crisis sistémica. Económica, política, social. De cualquier sistema. Y, sobre todo, de su sistema de gobernanza: ha dejado de responder con firmeza incluso a los retos más urgentes. Y ninguna situación preelectoral complicada puede explicar esa crisis.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.