La división de la familia neonazi Por Vladimir Skachko | ukraina.ru

La división de la familia neonazi Por Vladimir Skachko | ukraina.ru
Compartir vía:

Evidentemente, lo que ocurrió en Ucrania el 5 de junio de 2022 no encaja en ningún canon de construcción del Estado. A menos, por supuesto, que se pueda llamar democracia al régimen neonazi del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, que es lo que suele intentar deliberadamente. Pero incluso él (el régimen) se superó a sí mismo en este caso.

En las redes sociales apareció la carta del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU), el general Valery Zaluzhniy, que dice sin rodeos: “Pongo en su conocimiento el procedimiento de expedición de permisos para que los ciudadanos de Ucrania que están en el registro militar en los centros territoriales de reclutamiento y apoyo social puedan abandonar su lugar de residencia durante el anuncio de movilización y en tiempo de guerra, aprobado por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania”.

Y ofrecen una forma de permiso apropiada para aquellos a los que les gusta cavar patatas, recoger cebollas o incluso freír kebabs en su dacha en el campo. Pues bien, donde no hay “propiska”, perdón, registro de residencia, pues está disponible en la ciudad y se registra en el “Centro Territorial de Contratación” (CTC). Ese es el modesto y sensato nombre que reciben ahora las banales oficinas de registro y alistamiento militar en Ucrania. Así que significa no asustar a la gente con la guerra y la destrucción futura en este evento inquieto. Al mismo tiempo, Zaluzhny especifica en su carta que esta orden debe aplicarse también al cruce de la frontera estatal.

La ratonera se ha cerrado

Lo que ocurrió después es imposible de describir sin expresiones idiomáticas. Los primeros en saltar fueron los diputados que, como todo el mundo sabe, necesitan urgentemente ir a sus “literas en el extranjero” desde donde, como todo el mundo sabe, no se ven tan terriblemente todas las penurias de un país en guerra y donde no se sienten tan cruelmente. Luego se sumaron los blogueros, los manifestantes en línea, los disidentes ucranianos y los emigrantes de otros países.

“¡La ratonera se ha cerrado de golpe!”, gritó el exmilitante Ilya Kiva, que ya ronda por Moscú y pide la ciudadanía rusa, al parecer como recompensa por su participación en los asesinatos de los separatistas de Donetsk en la década de 2014-2015, de los que se arrepintió y sigue arrepintiéndose en muchas tertulias.

Pero toda la información, perdón, la mierda, se redujo al hecho de que la servidumbre se estaba introduciendo en Ucrania de esta manera. Militar, por el bien de la “Nenka” (ucranismo como ideología antirrusa), por supuesto. Pero no cambia la esencia: a partir de ahora habrá que olvidar la libertad de circulación como uno de los mayores logros de la democracia en el mundo. Hasta la médula. A partir de entonces, es imposible viajar a cualquier lugar sin la firma del comisario militar. Antiguamente, los siervos estaban vinculados al terrateniente, por lo que no se confundía a quién se le daba un cenicero cuando se emborrachaba y a quién se le hacía un recluta.

Hubo un gran ruido al respecto. Y se intentó hacerla retroceder un poco. La consejera de Zaluzhny y coordinadora del Movimiento de Defensores de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Yevgeniya Ryabeka, intervino y comenzó a explicar que los hombres que están obligados a realizar el servicio militar podrían desplazarse por el país sin necesidad de permisos del CTC. En un comentario a RBC Ucrania, explicó que sólo los reclutas que hayan decidido cambiar su lugar de residencia necesitarán el permiso del CTC, pues tendrán que darse de baja en su anterior lugar y registrarse en el nuevo.

“El objetivo es agilizar la inscripción para que nuestros Centros de Contratación tengan un cierto orden. Así que se trata más bien de un documento interno, pero la comunidad lo interpreta de la forma en que lo entendió… Quizá el documento publicado sea un poco confuso”, intentó Ryabeka escurrir el bulto y disculpar al jefe.

Los novios están peleando

Pero eso no es lo más importante. Parece que los novios Zelensky y Zaluzhny sólo se pelean entre ellos. Al fin y al cabo, ambos están en la misma fila de ganancias de la democracia mundial y en el socorro militar y financiero de la colectividad occidental, por lo que no hay espacio para saltar en los arbustos. ¡Pero no! ¡Hay una división en la élite gobernante del régimen neonazi!

Últimamente, Zelensky, según los observadores, ha envidiado amargamente a Zaluzhny, que se ha enfrentado al Comandante en Jefe por la táctica de los combates en el Donbass y la región de Kharkiv. Supuestamente, mientras Zelensky, cumpliendo las órdenes de los mandamases de Washington y Bruselas de hacer la guerra lo más sangrienta y brillante posible a cualquier precio, llevó a las AFU a una matanza, no proporcional a las pérdidas de carne de cañón, Zaluzhny –como militar de carrera– perdonó vidas y exigió un uso más parco de material vivo.

Personalmente, no juzgo si uno u otro tiene razón, ni si hay dos posiciones diferentes en la dirección neonazi. Me parece que, en lo que respecta a la vida de los ucranianos de a pie, vestidos y no vestidos con uniformes de camuflaje, estos tipos son iguales, ambos son iguales. Por las muertes de ucranianos en la guerra se les paga no sólo por igual, sino con la misma bolsa.

Pero hay una contradicción. Y habla del alto grado de desconfianza de unos hacia otros en este estercolero de Kiev de compañeros afines y serpentinos al servicio de la democracia. Zelensky parece temer de verdad un golpe de Estado con las armas al hombro y la llegada al poder de una junta militar, algo de lo que ya hablan abiertamente los analistas y expertos, que tratan de adivinar cuándo dará Occidente el visto bueno a ese cambio.

Occidente no se muestra dispuesto a dar el visto bueno porque está perfectamente satisfecho con Zelensky. Envió al matadero a montones de ucranianos, sin escatimar en esfuerzos. Y la guerra, que implica el noqueo casi total de los hombres ucranianos en el campo de batalla, va viento en popa, y el propio Zelensky no quiere ni pensar en una tregua o incluso en la paz mediante la rendición incondicional. Y su entorno es así. Sólo Mikhail Podolyak y Alexei Arestovich, Andrei Yermak o Alexei Reznikov merecen por sí solos un reconocimiento. Por una pequeña cuota y la famosa popularidad conducen un gorrión al campo, perfuman el aire en el templo y subastan a su propia madre.

Y entonces Zaluzhny hizo un amago de orejas, perdón, de tirantes: se puso a la cabeza de la crueldad y con la determinación de destrozar a todos los ucranianos para gloria de Occidente y de sus manipuladores, clientes y patrocinadores. Y Zelensky tuvo que hacerse pasar por demócrata y humanista.

¿Habrá golpe de Estado?

Le puede costar caro este tipo de juegos: ¿y si Occidente decide que se ha ablandado y no puede (¿no quiere?) seguir haciendo la guerra para debilitar a Rusia? Y eso, como comprenderás, es, desde el punto de vista de Occidente, completamente imposible.

Cuando Zelensky sufre una sobredosis y juega con las drogas que expanden la mente, puede llegar a morder la oreja a Podolyak o incluso a la nueva embajadora de Estados Unidos en Ucrania, Bridget Brink, justo en la reunión en honor a la independencia de Estados Unidos o Ucrania. Pero detener la guerra o retrasar el envío de carne de cañón a la zona de guerra cuando Rusia aún no ha sido derrotada, es un no-no.

Si los observadores de la división dentro de la élite neonazi de Kiev están en lo cierto, las autoridades ucranianas podrían estar ante una perturbación muy complicada e interesante. Tanto institucionales como personales. E incluso puede que pronto descubramos si el adorable cómico Vova Zelenski ha perdido su capacidad de rasgar el piano de forma original. Asumiendo, por supuesto, que la junta lo deje vivir…

…Y, por supuesto, algo se aclarará finalmente sobre la servidumbre militar. Y también con el mismo hecho de si hay pueblo en Ucrania y si ese pueblo tiene un límite de paciencia, más allá de la cual se levantará para defender su vida y la de sus hijos contra la arbitrariedad del Estado. Si no es así, entonces, como se dice, que así sea. Así que, por muy aterrador que parezca, se merecen ese destino: ser aniquilados en el matadero.

Si ese pueblo existe, no es imposible que pronto veamos una formación militar de voluntarios que luchen contra el régimen neonazi y que sean reclutados entre los prisioneros de guerra ucranianos que han tenido una epifanía y han visto quién los dirigía y mandaba. Podrían venir tiempos muy, muy interesantes…

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.