La «Gran Divergencia» ha comenzado en EEUU Por Victoria Nikiforova | RIA Novosti, Rusia

La «Gran Divergencia» ha comenzado en EEUU Por Victoria Nikiforova | RIA Novosti, Rusia
Compartir vía:

La bomba de relojería colocada por Donald Trump cuando era presidente de Estados Unidos ha estallado. El Tribunal Supremo, que él mismo conformó con sus nombramientos, anuló la norma constitucional sobre el derecho de las mujeres al aborto. Ahora cada estado aplica sus propias leyes en este delicado ámbito.

Esto, por supuesto, parece totalmente extraño. No hay ninguna federación en el mundo en la que una cuestión tan complicada se resuelva, como se dice, a nivel local. En el Brasil federado, por ejemplo, el aborto está prohibido en todo el país (salvo que la vida de la madre esté en peligro o la concepción sea fruto de una violación). También en la India federada, Canadá y Rusia están permitidos en todo el territorio del país. Imaginemos que en nuestras regiones caucásicas se prohíbe de repente el aborto y en San Petersburgo se permite de repente el aborto a cualquier término. ¿Cómo es posible?

En Estados Unidos esto es exactamente lo que está ocurriendo hoy. “Los estados rojos (republicanos) arrancan con fuerza preparándose para prohibir el aborto. Los estados “azules” (democráticos), en cambio, llaman a las mujeres y les prometen abortos sin ningún tipo de certificado o examen tonto, sólo por demanda.

Gobierno federal y gobiernos estatales

La inesperada decisión del Tribunal Supremo creó un vacío en el que las leyes estatales prevalecen sobre las federales. Millones de estadounidenses conservadores se emocionaron con este hecho. De repente sintieron su libertad del centro federal con su narrativa liberal. El aborto se parece al primer trago. Y entonces el conservador Tribunal Supremo podría muy bien reconsiderar sus propias decisiones sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y los derechos LGBT. Y luego hubo decisiones sobre la segregación racial, y esas también podían ser anuladas. Y ahí vamos.

“El gobierno estatal debe tener prioridad sobre el gobierno federal”, dice el politólogo conservador James Pinkerton, uno de los padres fundadores, cuarto presidente de Estados Unidos, que pide “el fin del imperialismo legal de los liberales”. Expresa la opinión de millones de estadounidenses que creen que algunos asuntos –como las declaraciones de guerra– pueden seguir dejándose en manos de la Casa Blanca, pero que los ciudadanos de cada estado deben elaborar la mayoría de las leyes por sí mismos.

Ante nuestros ojos, los Estados Unidos se están convirtiendo en dos Estados. El problema, sin embargo, es que estos estados “rojos” y “azules” son directamente opuestos en sus actitudes. Están en conflicto literalmente en todos los parámetros. Tanto los programas liberales como los conservadores se han radicalizado hasta el extremo.

Los estados rojos prohíben el aborto, la reasignación de sexo y la propaganda LGBT en las escuelas. En los estados “azules” “pasean” a las personas transgénero y acosan a los cristianos. En los “rojos” se está introduciendo algún tipo de clases de educación patriótica. En las escuelas “azules” se está imponiendo la “teoría racial crítica”, una auténtica burla a la historia de EEUU. Los azules miman a los inmigrantes ilegales, los rojos los derriban. En los rojos aman a Trump y llevan gorras MAGA (Make America Great Again, Haz grande a América otra vez), en los azules pueden ser castigados en forma gratuita por dicha gorra. Es así con todo.

Mike Podhorzer, un destacado agente político de Washington, dice: “Nunca hemos sido realmente una nación. Somos como una federación de dos naciones, una nación roja y otra azul. No es una metáfora, es una realidad geográfica e histórica”.

Es interesante que se trate del mismo Podhorzer, que por todos los medios legales e ilegales empujó a Joe Biden a la Casa Blanca. Se publicó toda una investigación de la revista Time sobre sus métodos para amañar las elecciones y se describió la estafa como una “conspiración para salvar la democracia”.

Sin embargo, desde que Podhorzer “salvó la democracia” con la ayuda de los líderes de Bigtech (las grande empresas tecnológicas), el enfrentamiento entre liberales y conservadores en Estados Unidos no ha hecho más que ganar fuerza. Las decenas de millones de estadounidenses que votaron a Trump no han ido a ninguna parte. Además, están enfadados, unidos, impulsando a sus candidatos a los congresos estatales y con el claro objetivo de ganar las elecciones de mitad de mandato en noviembre. Los estados republicanos aprovechan cualquier oportunidad para afirmar su independencia de Washington y del Partido Demócrata en el poder.

Curiosamente, la línea divisoria entre los estados “rojos” y “azules” está más o menos donde estaba justo antes de la Guerra Civil. La esclavitud fue entonces la causa de un conflicto que se cobró más de un millón de vidas. Hoy en día, una cuestión similar puede ser el derecho al aborto. En el ámbito de la información, estos dos temas se han mezclado durante mucho tiempo.

“Las mujeres que no pueden tomar sus propias decisiones sobre si tener o no bebés están esclavizadas porque el Estado reclama la propiedad de sus cuerpos y el derecho a dictar el uso que debe darse a sus cuerpos”, acaba de responder la autora canadiense de bestsellers Margaret Atwood a la decisión del Tribunal Supremo. “Pero dudo que el Estado esté dispuesto a ir tan lejos como para proporcionar los recursos necesarios. En su lugar, sólo quiere reforzar el truco barato de siempre: obligar a las mujeres a tener bebés, y luego hacerlas pagar. Y pagar. Y pagar. Como he dicho, la esclavitud”.

Réditos electorales para ambos partidos

Los activistas del Partido Demócrata ya están calculando que las principales víctimas de la abolición del aborto en los estados conservadores serán las mujeres pobres de la minoría negra. La banda afiliada al Partido Demócrata está atacando las clínicas de embarazo, y los activistas escriben en una de ellas: “Si los abortos están en riesgo, tú también”.

Los “pro-vida” responden con concentraciones masivas. Las concentraciones se convierten en disturbios, refriegas y agresiones multitudinarias callejeras. En ambos frentes, el tema se está avivando con toda su fuerza. Aunque si nos fijamos en la realidad, la situación de los abortos en EEUU no es en absoluto crítica. El número de abortos disminuye cada año. Unos 625,000 procedimientos en 2021 es un nivel respetable para un país desarrollado. No es exactamente un problema para un país de 335 millones de habitantes.

Pero los demócratas están haciendo rabietas, y Biden acusa trágicamente al Tribunal Supremo de derogar un derecho constitucional del pueblo estadounidense, como si olvidara que en 1982 votó en contra del derecho constitucional al aborto para las mujeres estadounidenses como senador, y sugirió que el tema se dejara en manos de los estados. (Sin embargo, tal vez lo haya olvidado, ¿qué puede hacer un anciano?)

Trump, por su parte, felicita a sus compatriotas y enfrenta a los “antiabortistas” con los “proabortistas”. Multitudes de personas corren por las calles peleando entre sí por esta cuestión, generalmente sin importancia.

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿no tienen cosas mejores que hacer? La inflación es galopante, millones de estadounidenses ya están desnutridos, ¿y qué pasará en otoño? Pero la clase política prefiere insistir en el tema del aborto, haciendo oídos sordos a problemas muy reales y aterradores.

Es como si las élites americanas estuvieran deslizando al electorado varios falsos irritantes para que la gente se desahogue. Sin embargo, en un contexto de empobrecimiento masivo, esta técnica funciona cada vez peor. Cualquier conflicto se convierte en una excusa para un nuevo enfrentamiento callejero entre los “rojos” y los “azules”. Las dos naciones estadounidenses están abiertamente en guerra entre sí. El proceso de la “Gran Divergencia”, como lo llaman patológicamente los autores estadounidenses, está en pleno desarrollo.

Los analistas ya están calculando cómo serán las dos naciones. Veinticinco estados “rojos” encabezados por Texas se convertirán, según los cálculos de The Atlantic, en la tercera economía del mundo después de China y de los diecisiete estados “azules” encabezados por California, que serán los segundos. Los ocho estados “morados” indecisos tendrán que elegir a quién unirse. Pero en definitiva, todo será un Estado, sugiere el autor del artículo, desarrollando creativamente el concepto de “dos naciones” de Podhorzer.

Es interesante la rapidez con la que los analistas estadounidenses han llegado a la fase de “aceptación”. Hasta hace unos años, hablar de secesión se consideraba algo indecoroso. Fue una “negación”. Durante la pandemia, el tema de la guerra civil y la casi desintegración de EEUU fue ampliamente publicitado en los medios de comunicación, pero el mensaje general consistía en que era demasiado malo. Y hoy la publicación intelectual más influyente del país escribe sobre el colapso de Estados Unidos como algo completamente real e inevitable, y calcula apasionadamente los pros y los contras.

Al final se reconcilian. Sólo que se inventó un término más bonito, porque la secesión no sonaba bien, y el separatismo no tiene nada que ver con los estadounidenses, sólo se da en el tercer mundo. “Gran Divergencia” –¡cómo suena! Al fin y al cabo, los estadounidenses son muy buenos a la hora de lanzar todos sus fracasos. La devastación de 1929 es “La Gran Depresión”, el empobrecimiento de 2007 es “La Gran Recesión”. La hambruna de los años 30 es el “New Deal”, y la hambruna que viene este otoño es el “Green Deal”. Bien hecho, qué puedo decir.

En realidad, Mike Podhorzer no tiene nada de especial. El texto sobre las dos naciones es un extracto de su informe estratégico enviado a algún lugar de los emporios del poder político.  Su repentina publicación en The Atlantic parece un globo sonda lanzado por el establishment estadounidense: si no se puede detener la ruptura del país, ¿se puede organizar?

Todo es posible, por supuesto. Pero los mitos sobre la segunda y tercera economía del mundo deben ser olvidados por los socios. El colapso de las cadenas de producción y tecnología, el inevitable declive del dólar, el hambre y la pobreza, que en comparación harán que nuestros años 90 parezcan un sanatorio, es todo lo que la “Gran Divergencia” traerá a los estadounidenses. Pero el título es hermoso, por supuesto. ¡Una ovación de pie!

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.