La operación de Rusia reescribe los libros de texto militares Por Kirill Solok | READOVKA

La operación de Rusia reescribe los libros de texto militares Por Kirill Solok | READOVKA
Compartir vía:

Los combates que están teniendo lugar en Ucrania no tienen parangón en la historia moderna del mundo. Desde 1945, Europa no se había enfrentado a una confrontación de esta magnitud. Dos grandes ejércitos europeos modernos se enfrentan. Además, cada uno de ellos contaba con el respaldo de un poderoso legado militar soviético.

Los que pensaban que una operación especial rusa sería un paseo como la “Primavera de Crimea” de 2014 estaban muy equivocados; la acción con gorra no es la mejor historia de la guerra. Pero tampoco debemos bailar al son de la propaganda ucraniana, sucumbiendo a la leyenda de ese bando sobre un ejército de orcos sucio, sin formación y atrasado.

Lo que está ocurriendo ahora es una guerra moderna de muy alta tecnología en la que participan mucho más que dos países. Y tal vez no hay mejor manera de decir sobre estos eventos que el blogger de aviación fighterbomber dijo:

“No sé cómo están las cosas en la infantería, pero desde mi sillón puedo decir con seguridad que nada ha sido tan intenso, intenso y complejo en la historia del planeta Tierra desde 1945. Las tácticas y técnicas de Afganistán, Chechenia, Siria, Irak y Vietnam pasaron por el culo desde el primer día. Ahora las tácticas de aviación están naciendo de nuevo. Desde cero. En el fuego. Los académicos y profesores de esta guerra están ahora sentados en aviones de combate, a menudo con los tirantes de los suboficiales.

Se escribirán un millón de libros, canciones y películas sobre esta guerra. El inocente será castigado y el inocente será recompensado. Se sacarán conclusiones, se realizarán los análisis necesarios, se diseñarán tácticas y estrategias, y se elaborarán planes y calendarios. Y el primer día de la nueva guerra también irán todos a la mierda. Pero la victoria en la nueva guerra también será nuestra. Ese es el camino”.

Este artículo es sólo un tímido intento de describir parte del moderno armamento ruso utilizado en la operación especial, cuya información es de dominio público. Y empezaremos esta historia con la aviación.

Su-30SM de la Armada rusa

La aviación

No ha habido un solo conflicto armado en el siglo XXI en el que un atacante haya tenido que luchar con un sistema de defensa aérea centralizado serio. Ucrania heredó de la Unión Soviética los sistemas S-300, Buk, Osa y Tor, que aún hoy son armas muy formidables. Las pruebas sugieren que la parte ucraniana está empleando activamente tácticas que han demostrado su eficacia desde el bombardeo de Serbia en 1999: los sistemas móviles de defensa aérea cambian constantemente de posición, encendiendo las estaciones de radar sólo durante un ataque, y luego se retiran rápidamente y cambian de posición. Esperar que un sistema de defensa aérea de este tipo pueda ser eliminado por unos pocos ataques a bocajarro en los primeros segundos de la operación especial, es un error evidente.

El peso de la lucha contra los sistemas dados ha recaído en la aviación de primera línea representada en este conflicto principalmente por las máquinas de la llamada generación “4++”, es decir, los cazas multifuncionales Su-35S y Su-30SM y los cazabombarderos Su-34.

El esquema clásico de utilización de la aviación para suprimir la defensa aérea consiste en volar a altitudes extremadamente bajas para ser lo más invisible posible a los radares. Sin embargo, en este caso los ucranianos contaron con la ayuda de sus “socios occidentales”, que se limitaron a inundar el territorio de operaciones militares con sistemas de misiles antiaéreos portátiles, lo que les permitió emboscar a objetivos que volaban a baja altura con fuego de daga.

En este entorno de combate nada confortable, las fuerzas aéreas rusas comenzaron a utilizar por primera vez todo el arsenal de armas modernas de alta precisión disponibles. Esta fue una gran diferencia con respecto a la campaña en Siria, donde prácticamente no había defensa aérea y el arma principal eran las bombas de caída libre, denominadas en los círculos de la aviación como “hierro fundido”.

Modernos misiles

Por primera vez, la aviación de primera línea en condiciones de combate comenzó a utilizar modernos misiles antirradar de la familia X-31, y se han convertido en el principal calibre para la derrota de las defensas aéreas enemigas. Incluyendo la modificación más moderna de este misil – Kh-31PD. El misil se dirige a un objetivo que emite un haz de radar, y se utiliza según el principio de “set – forget”, que permite a la tripulación, inmediatamente después del lanzamiento del misil, iniciar la maniobra para salir de la zona de muerte. El alcance máximo de este misil es de 250 km, y su suministro activo a las fuerzas armadas comenzó hace bastante tiempo.

Los desarrolladores de los famosos cazas de la Oficina de Diseño de Sukhoi en los años 80, apenas podían imaginar que en 2022 sus máquinas participarían en los combates aéreos sobre el territorio de la antigua URSS, y que lucharían entre sí. Sin embargo, así fue, y en los primeros días de la operación especial se produjeron varios combates aéreos entre los Su-27 ucranianos y los Su-35S rusos, que son una evolución del mismo Su-27.

Los cazas rusos ganaron todas las batallas aéreas, a lo que contribuyó no sólo la mayor profesionalidad de nuestros pilotos, sino también el uso del moderno misil aire-aire RVV-SD. Dispone de un radar activo, por lo que también se utiliza según el principio de “disparar y olvidar”; su alcance máximo de lanzamiento es de 110 km y no deja ninguna oportunidad a los MiG-29 y Su-27 ucranianos equipados con los obsoletos misiles R-27. Pero no se lo digas a los adeptos al “Fantasma de Kiev”.

No sólo los misiles, sino también los sistemas de guerra electrónica ayudan a nuestros pilotos a resistir la defensa aérea enemiga. Aquí cabe mencionar que todos los aviones modernos de la aviación de primera línea rusa están equipados con los contenedores de guerra electrónica Khibiny, además, algunos cazabombarderos Su-34 llevan contenedores de protección del grupo Tarantula. Los sistemas mencionados son modernos y eficaces, la fuerza aérea ucraniana no dispone de tales herramientas de EW.

El eficaz trabajo de los sistemas REB de Vitebsk instalados en los helicópteros Mi-8 y Ka-52 pudo ser visto por todo el mundo al ver el vídeo del ya legendario aterrizaje en Gostomel. Este sistema permite dirigir los misiles disparados desde sistemas portátiles como el Stinger lejos del helicóptero, lo que es claramente visible en esos vídeos. Un sistema similar se utiliza en el avión de ataque Su-25SM3 mejorado, que también ha sido muy utilizado en el conflicto. A pesar de parecer similar al clásico avión de ataque Su-25 conocido en la época de Afganistán, esta modificación es en realidad un nuevo avión con nuevos sistemas de armas y aviónica.

La necesidad de los drones

Los pilotos de helicópteros y aviones de ataque son hombres con “pelotas de acero”; se les ha encomendado la misión más difícil: trabajar en la “línea del frente”. En estas condiciones, es muy importante garantizar la cooperación efectiva de la tripulación y el rescate en caso de situaciones de emergencia. El Ka-52 “Alligator”, el único helicóptero del mundo equipado con un sistema de eyección de la tripulación, y también el único helicóptero de combate nacional con una disposición “hombro a hombro” en la cabina, ha demostrado ser el mejor en este sentido. Anteriormente, algunos expertos habían expresado sus dudas sobre la pertinencia de los conceptos elegidos en el diseño de este helicóptero, pero las operaciones de combate reales pusieron fin a estas disputas.

El conflicto de Ucrania resolvió finalmente otra disputa sobre si el ejército moderno necesita drones. La respuesta es inequívoca: sí. Y cuanto más, mejor. Hoy en día, los drones tienen una gama muy amplia de aplicaciones: desde correcciones de tiro y ataques al enemigo hasta el reconocimiento de posiciones enemigas y la retransmisión de señales.

En este conflicto, Rusia está utilizando tanto los drones ligeros de reconocimiento Orlan, cuya facilidad de operación y reparación es su principal ventaja, como los drones de ataque de reconocimiento más pesados, los Orion y Forpost. Sin embargo, desgraciadamente se ha infravalorado mucho el papel de este tipo de aviación en nuestro país, pero cabe esperar que la experiencia de este conflicto obligue a los responsables a reconsiderar sus puntos de vista al respecto.

Además de la aviación militar y de primera línea, que a menudo son captadas por las cámaras, la aviación de largo alcance también se utiliza en operaciones especiales. El hecho de que uno de los legendarios regimientos de aviación de largo alcance haya recibido recientemente el título de Regimiento de Guardias dice mucho de ello.

Los aviones modernizados Tu-95MS y Tu-160 portadores de misiles atacan los objetivos estratégicos del enemigo con los modernos misiles de crucero Kh-101 fabricados con tecnología furtiva. Sin embargo, la apariencia de estos misiles en los objetivos de las cámaras y los resultados de sus ataques puntuales se atribuyen a menudo a los misiles Kalibr, que se parecen mucho al Kh-101.

Pero el “estreno” más destacado de este conflicto fue el uso con éxito de los últimos misiles hipersónicos Kinnzhal desde aviones MiG-31K de gran altura y velocidad, sobre los que Occidente ha dicho que “son falsos” y “caricaturas de Putin”. Sin embargo, existen y son prácticamente invulnerables incluso a los sistemas de defensa aérea más avanzados.

En conclusión, me gustaría recordar una vez más que hoy Rusia está en guerra con un enemigo fuerte y bien entrenado que recibe un enorme apoyo de Occidente, no sólo en forma de instructores e inteligencia, sino también en forma de armamento serio. En vano alguien esperaba que fuera fácil y rápido, pero a pesar de todos los gritos de los escépticos, incluso un análisis superficial de la situación deja claro que el ejército ruso dispone de armamento moderno y lo utiliza activamente y con éxito.

Pero toda la tecnología moderna no es nada sin pilotos y navegantes profesionales, valientes y expertos, de los que hay muchos en nuestro país.

Misiles balísticos Iskander-M

Los temidos complejos artilleros

El curso de la operación especial en Ucrania está dictado en gran medida por el concepto nacional denominado “Guerra de Nueva Generación”. Uno de sus principios fundamentales es el uso de armas de alta precisión para causar un daño mínimo a la infraestructura civil y a los civiles, al tiempo que se ataca únicamente a los objetivos militares.

Durante mucho tiempo se pensó que Rusia no poseía suficientes armas de alta precisión, pero no es así. El ejército ruso cuenta con sistemas modernos y de alta tecnología que cumplen con todos los requisitos y tendencias actuales. Estamos hablando de armas tierra-tierra.

Los complejos Iskander se han convertido casi en el arma más comentada de este conflicto (después de los misiles Kalibr, por supuesto). Este complejo es realmente único porque puede utilizar simultáneamente dos tipos de misiles fundamentalmente diferentes: misiles de crucero y misiles balísticos. La diferencia es que el primero viaja a lo largo de una trayectoria balística de gran altitud y la sustentación es generada únicamente por el motor. A menudo estos misiles alcanzan velocidades hipersónicas. Un misil de crucero vuela por elevación aerodinámica de forma “fly-by-wire”, casi siempre a altitudes extremadamente bajas que están fuera del alcance de un sistema de defensa aérea.

El arsenal del sistema básico de misiles Iskander adoptado en 2007 incluye dos misiles cuasi-balísticos 9M723 que, a diferencia de los misiles balísticos convencionales, son capaces de ejecutar maniobras imprevisibles para confundir a las defensas aéreas enemigas. El alcance del 9M723 es de unos 500 km. Este misil es la base del famoso sistema de aviones hipersónicos KINZHAL.

El misil de crucero R-500 como medio de destrucción adicional fue incluido en el complejo Iskander-M. El sistema se adoptó para el servicio en 2013 e inmediatamente provocó un escándalo internacional. El Pentágono creía que el alcance declarado de 400 km era ficticiamente bajo, mientras que el misil puede alcanzar realmente entre 2,000 y 2,500 km, lo que supone una violación del Tratado sobre la Eliminación de los Misiles de Alcance Intermedio y de Menor Alcance. Esto no es sorprendente, porque según muchos expertos, el R-500 no es más que una versión terrestre del misil Kalibr.

Este tratado, firmado por Gorbachov y Reagan, entró en vigor en 1988. Las partes acordaron eliminar todos los sistemas de misiles balísticos y de crucero terrestres de alcance medio (1,000-5,500 km) y menor (500-1,000 km), y no producir, probar o desplegar tales misiles en el futuro. El 2 de agosto de 2019, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso anunció oficialmente la finalización del Tratado. Anteriormente, Estados Unidos había manifestado en repetidas ocasiones su deseo de retirarse de este “acuerdo” desde 2014.

Lanzamiento de un misil de crucero antibuque Onyx del complejo Bastion

Misiles supersónicos

Los complejos Iskander se han utilizado en operaciones especiales en Ucrania para atacar instalaciones estratégicas, puestos de mando, sistemas de defensa aérea y otros objetivos bien protegidos.

Sin embargo, no fue el Iskander el primero en superar el tratado de misiles de medio alcance, sino el misil Onyx del complejo Bastion, que fue desarrollado originalmente para tareas completamente diferentes.

El Bastion es un sistema antibuque costero que está en servicio en la Armada rusa desde 2010. El misil supersónico de crucero P-800 “Yakhont” tiene un alcance de unos 600 km y una velocidad de unos 2.500 km/h.

En el transcurso de la operación especial, se comprobó, de forma inesperada para muchos, que los Bastiones pueden operar con bastante seguridad contra objetivos terrestres y que ya no son sistemas exclusivamente antibuque.

En particular, fueron los misiles Onyx los que realizaron ataques puntuales contra el aeródromo de Odessa el 30 de abril, destruyendo arsenales con armas llegadas de países de la OTAN. Además, según declaraciones oficiales del Ministerio de Defensa ruso, Onyx había destruido anteriormente centros de reconocimiento de radio, también situados cerca de Odessa. Lo más probable es que los misiles hayan sido lanzados desde el territorio de la península de Crimea.

A partir de 2022, los Bastiones iban a ser reequipados con el misil hipersónico Cicron con un alcance de hasta 1500 km, por lo que es posible otra noticia de estos sistemas durante las Fuerzas Especiales, que sorprenderá a nuestros “socios occidentales”.

Los Bastiones no sólo han dejado de ser sistemas exclusivamente antibuque durante la operación especial, sino que también los complejos Bal, de menor alcance, han demostrado que pueden alcanzar objetivos terrestres. Los “Bals” están equipados con misiles de crucero subsónicos de baja altitud X-35 con un alcance de hasta 260 km. Al mismo tiempo, si el Bastion lleva dos misiles en un solo lanzador, el sistema Bal Bal lleva ocho a la vez. Este complejo fue adoptado para el servicio en 2008 y en la operación especial golpeó los “objetivos designados en el territorio de Ucrania” el 20 de abril de 2022.

Merece la pena hablar en detalle de los misiles Kh-35 utilizados en el complejo de Bal. Sus primeras modificaciones con un alcance de 130 km se desarrollaron en la Unión Soviética a finales de los años 80. Las empresas de defensa ucranianas participaron activamente en su desarrollo, donde después del colapso de la URSS todavía se disponía de modelos y documentación totalmente funcionales para ellos.

Más tarde, el Kh-35 fue la base del misil Neptun, que hoy el Kiev oficial califica de desarrollo propio e incluso afirma que fue el misil que impactó en el crucero de misiles Moskva. Sin embargo, como en muchos aspectos, Ucrania sigue explotando su legado soviético, del que tanto se esfuerza por deshacerse de palabra.

Paraguas protector

Los sistemas de misiles tierra-aire Bastion y Bal y S-400 son los principales medios para proteger la península de Crimea de cualquier ataque desde el exterior. El “paraguas protector” que crean junto con el Iskander se denomina en los países de la OTAN zona de antiacceso/denegación de área (A2/AD), lo que significa que las tropas de la OTAN no pueden permanecer o moverse dentro del alcance de estos sistemas sin arriesgarse a sufrir daños inaceptables.

Al hablar de armas de alta precisión, además de los sistemas de misiles, es imposible no mencionar los proyectiles “inteligentes” utilizados por la artillería, que son tan precisos como los sistemas de misiles más avanzados. El misil guiado Krasnopol se puso oficialmente en servicio en 1995, pero aún hoy es uno de los mejores ejemplos de esta clase de armas. Este tipo de arma guiada se utiliza en operaciones especiales con unidades de artillería autopropulsada “Msta-S” y obuses remolcados “Msta-B”.

Aunque la munición Krasnopol tiene las dimensiones y características de masa de un proyectil convencional no guiado, es intrínsecamente un arma guiada de alta precisión. Se apunta con un rayo láser y los planos aerodinámicos que se despliegan durante el vuelo modifican su trayectoria para dar con el objetivo exacto. Además, el proyectil es de chorro activo, es decir, equipado con motor. La orientación también puede ser proporcionada por vehículos aéreos no tripulados. Este esquema se está utilizando activamente en una operación especial en Ucrania.

En la siguiente parte de esta investigación, Readovka hablará del armamento naval y, por supuesto, de los legendarios misiles Kalibr.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.