La prosperidad occidental se basa en el robo Por Anna Shafran | RT edición en ruso

La prosperidad occidental se basa en el robo Por Anna Shafran | RT edición en ruso
Compartir vía:

El ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, ha calificado de “robo” la idea de transferir a Ucrania los fondos rusos congelados en Occidente. En realidad, no es la primera vez que los estadounidenses lo hacen: antes de eso tomaron el dinero del Banco Central de Afganistán y lo usaron para ayudar a las familias de las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Y esto a pesar del hecho de que ni uno solo de los terroristas era ciudadano de Afganistán ni habitante de ese país, pues la abrumadora mayoría de ellos eran saudíes. Pero los estadounidenses tenían miedo de quitarle el dinero a Arabia Saudí, porque podían quedarse sin aliados en Oriente Medio, y también sin petróleo.

Hay muchas versiones científicas y semi-científicas de por qué la civilización europea occidental ha conseguido ser la más rica y próspera de la tierra. Se habla de una ética protestante especial que estimula la laboriosidad y la empresa, se habla de un “espíritu de libertad” que, según dicen, estimula el pensamiento científico y creativo, etc.

Y la razón principal es extremadamente sencilla, y se puede formular en una sola palabra, la misma que utilizó Sergei Lavrov: “robo”. Primero saquearon Bizancio y Oriente Medio, bajo la apariencia de cruzadas. Luego comenzaron a saquear América, India y China. En el camino, no se privaron de robarse unos a otros y a su propia gente. Si alguien ha olvidado o ignora la expulsión de los judíos de Inglaterra o España, le recomiendo que lo recuerde o se informe. O el tristemente célebre “cerco” inglés que privó de su sustento a cientos de miles de campesinos irlandeses que murieron de hambre. A mediados del siglo XIX se produjo la enorme hambruna en la Irlanda ocupada por los británicos, que provocó la muerte de más de un millón de personas, y aproximadamente el mismo número de personas se convirtieron en refugiados. Hubo las más brutales masacres de indios rebeldes. “Las guerras del opio en China”: los europeos ilustrados exigieron la libre venta de drogas en China.

Y, por supuesto, no hay que olvidar los corsarios europeos (bandoleros de alta mar autorizados por sus gobiernos), la piratería legalizada, el robo totalmente descarado de barcos civiles durante la guerra.

Fueron y son gánsteres

Así que no cabe la menor duda de que la base del bienestar europeo era y es el robo y el hurto banales. Pero Rusia se comportó exactamente al revés. Como dicen, “los bárbaros rusos irrumpieron en las aldeas y los campamentos de nómadas, dejando atrás sólo bibliotecas, teatros y museos”. Es sorprendente que los habitantes de la misma Ucrania o de los países bálticos no vean que bajo la “responsable” dirección occidental, se degrada y destruye todo su potencial industrial, creado por el Imperio Ruso y la Unión Soviética, y que sus hijos se ven obligados a ir a la Unión Europea a trabajar como obreros, porque en su país no hay trabajo ni se les espera. Aunque, por supuesto, si lo ven, nada pueden hacer.

Estoy segura de que Europa no abandonará sus intentos de robar nuestro dinero. En principio, incluso la congelación actual de los fondos rusos es una razón para a cambio congelar todos los activos occidentales en nuestro país, y luego dejar que los inversores privados traten ellos mismos con sus gobiernos sobre la compensación. Sin embargo, parece que, al igual que en el pasado, nos empeñamos en seguir las reglas hasta el final, que ni siquiera las sigue quien las inventó.

¿Por qué Occidente se permite hacer esto a Rusia? Tal vez porque se salió con la suya en el anterior robo a gran escala de nuestro país. El oro del Imperio ruso, las numerosas propiedades del Estado y de la familia imperial, así como de los miembros de la élite política y financiera que no pudieron escapar del país sumido en la revolución, ¿dónde están? Todavía no hay una respuesta clara.

En Europa del Este y en el Báltico se han producido restituciones a los herederos de los propietarios o han recibido sus indemnizaciones, pero Rusia no ha recibido nada desde el colapso de la URSS. Dijeron que fue hace mucho tiempo, así que para qué molestarse.

Occidente cuenta ahora exactamente con lo mismo: «¡Moscú no irá a la guerra por dinero!». Y entonces, ya ves, habrá nuevos problemas, nuevas cuestiones, y el robo se olvidará.

Por lo tanto, ahora debemos utilizar todos los medios disponibles para buscar la devolución no sólo del dinero recién robado, sino también de esos capitales zaristas. Por supuesto, con todos los intereses que se han acumulado durante más de 100 años. Y ya es hora de que los Estados bálticos, que, como los ratones, aceptan las delirantes declaraciones sobre el reconocimiento de Rusia como “Estado terrorista”, rindan cuentas de toda la infraestructura creada durante su vida en el Estado común. También con intereses, por supuesto.

No es el primer año que Occidente se dirige a Rusia en el lenguaje del ultimátum. Por lo tanto, es hora de que empecemos a hablarle en el mismo idioma, ya que no entiende ningún otro.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.