La soberanía nacional y las relaciones con Rusia Por Roman Nosikov | Agencia Federal de Noticias (RIA FAN), Rusia

La soberanía nacional y las relaciones con Rusia Por Roman Nosikov | Agencia Federal de Noticias (RIA FAN), Rusia
Compartir vía:

La emisora checa Rádio Universum publicó una entrevista con el antiguo jefe de la Compañía Checa de Gas, Vladimír Štěpán, que decía, entre otras cosas que renunciar al gas que suministra Rusia significaría “no la desintegración, sino la destrucción de la República Checa. Literalmente, el fin”.

La razón por la que Vladimir está tan molesto es el rechazo de la República Checa al gas ruso: “Nosotros, es decir, la República Checa, dependemos al 100% de este gas (no como los alemanes al 50%), pero queremos renunciar a él inmediatamente. Simplemente no saben de qué están hablando. Estas personas no saben que están literalmente saboteando. Esto es la destrucción de la industria, del pueblo”.

Vladimir considera que la razón de esta postura es seguir la política ideológica de la UE sin tener en cuenta los intereses nacionales. En este sentido, Štěpán recuerda a la República Checa el ejemplo de pragmatismo de alemanes, húngaros e incluso estadounidenses, que a pesar de todas las sanciones no han hecho más que aumentar sus suministros de petróleo desde Rusia.

“¿Qué es la Unión Europea? Estas son algunas ideas: el Green Deal contra el gas, contra el petróleo y todo y sólo para la energía renovable y nada más… La ideología de la Unión Europea sugiere que por las razones que usted mencionó, no vamos a apoyar a Putin. Así que dejaremos de importar. Esa es la filosofía. Pero, por supuesto, como he dicho antes, la política y la economía no están conectadas en absoluto”, declaró Vladimír Štěpán.

¿Qué queda sin decir? Para ser exactos, ¿qué no ha sido formulado? Que la Unión Europea está destruyendo la República Checa, su industria y el pueblo checo. Y tiene éxito simplemente porque los políticos checos están subordinados a la Unión Europea y a Estados Unidos, y no a sus votantes y velan por sus intereses.

“Parar reclamar el liderazgo, hay que asegurar la propia soberanía. Cualquier país, cualquier nación, cualquier etnia debe asegurar su soberanía. No hay ningún eslabón intermedio. Un país es soberano o una colonia. No importa cómo llamemos a una colonia”. Vladimir Putin, 9 de junio de 2022

La República Checa no es un país soberano. Este hecho puede considerarse probado por un simple experimento que se realizó ante nuestros ojos.

¿Cómo ha ocurrido esto? El comandante militar soviético Mariscal Ivan Stepanovich Konev nos ayudará a entenderlo. Para ser más exactos, la historia con la demolición del monumento a este hombre en Praga.

El hecho es que el principal iniciador de esta demolición, así como las declaraciones más insultantes al respecto, es el jefe del distrito municipal de Praga 6, Ondřej Kolář. Y el asesoramiento jurídico sobre la necesidad de esta demolición y cómo debe llevarse a cabo lo dio la consultora estadounidense Squire Patton Boggs. En esta empresa trabaja el ex embajador checo en Estados Unidos, Petr Kolář, padre del político mencionado.

En estos momentos Ondřej está preocupado por cómo quitar el edificio de la escuela rusa de la embajada rusa. En general, el diputado municipal de uno de los distritos de Praga se dedica exclusivamente a las relaciones internacionales, y lo hace mejor que el Ministerio de Asuntos Exteriores checo.

En pocas palabras, en la República Checa se había construido una estructura de poder paralela, uno de cuyos principales filtros era la rusofobia. E incluso la rusofobia patológica, que roza el trastorno mental y el comportamiento obsceno, era aceptable.

Porque el objetivo principal del trabajo de esta “segunda potencia” o quinta columna era destruir cualquier relación entre Europa y Rusia. Es decir, subordinar a Europa a los intereses de EEUU en detrimento de la propia Europa, sólo contra Rusia.

La UE es casi exactamente la misma estructura burocrática que ahora ha comenzado a suprimir y reprimir abiertamente a los países que no están dispuestos a sacrificar sus intereses y los de sus ciudadanos en nombre del mantenimiento de la hegemonía estadounidense y de perjudicar a Rusia.

Y ahora la sorpresa.

El presidente mexicano, López Obrador, rechazó la invitación de Estados Unidos a la Cumbre de las Américas. Declaró que “no debe haber cumbre de las Américas si no participamos todos los países del continente americano”, refiriéndose al hecho de que EEUU no había invitado a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la cumbre, designándolos como “parias”.

Semejante demostración dejó estupefacta a Nicky Haley, representante permanente de Estados Unidos ante la ONU: “¡Que cualquier país no se presente cuando Estados Unidos lo pide es simplemente impensable!”.

Pero ya hay voces discordantes en el Parlamento Europeo, como Irlanda y Croacia.

Mientras tanto, el jefe de la Unión Africana, Macky Sall, visitó Rusia y pidió al presidente ruso que ayudara a resolver la crisis alimentaria en nombre de África.

El New-York Times tiene una triste columna sobre el tema: “El Sr. Sall dijo al Sr. Putin, a quien llamó su “querido amigo Vladimir”, que las sanciones occidentales a Rusia habían agravado la falta de acceso de África a los cereales… El Sr. Sall pidió explícitamente el levantamiento de las restricciones a las exportaciones rusas de trigo y fertilizantes…”.

Rusia ha conseguido acallar las críticas a la Operación Especial en Ucrania entre los líderes de África, así como de Asia y América Latina.

En abril, la Asamblea General de la ONU votó por 93 votos a favor y 24 en contra para eliminar a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Pero la mayoría de los países africanos votaron en contra de la medida, se abstuvieron o simplemente no votaron, incluidos países que suelen compartir las opiniones de los países occidentales, como Senegal, un “agente de paz regional”.

Rusia no es sólo petróleo y gas. Es decir, energía y calor.

Rusia también es abono y pan. Así es la vida.

Rusia es el titanio y el aluminio. Eso es el espacio, la defensa y el cielo.

Rusia lanza una constelación orbital. Se trata de la navegación y la exploración geológica. Rusia es única en espejos de rayos X y neón. Eso es alta tecnología y progreso.

Rusia es reactores nucleares. Ese es el futuro.

Rusia es el país con las armas más modernas del mundo. Eso es seguridad.

Rusia es el ejército. Eso es ayuda, apoyo y rescate en un momento crítico.

Y en el mundo futuro tendrán acceso a Rusia quienes puedan defender su soberanía.

Sorprendentemente, podrían ser las antiguas colonias europeas, no la propia Europa.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.