Líneas rojas finas en una guerra en la periferia Por Gevorg Mirzayan (*) | RT edición en ruso

Líneas rojas finas en una guerra en la periferia Por Gevorg Mirzayan (*) | RT edición en ruso
Compartir vía:

“Sacaremos las conclusiones oportunas y utilizaremos nuestros medios de destrucción, que tenemos de sobra para golpear los objetivos que aún no golpeamos”, así comentó Vladímir Putin las perspectivas de la situación si EEUU entrega a Ucrania misiles de largo alcance para los lanzadores de misiles HIMARS que ya prometió entregar el Pentágono. Esos misiles permitirían a Ucrania atacar ciudades de la Federación Rusa y eso es visto por Rusia como el cruce de una línea roja.

El hecho es que la Operación Especial rusa en Ucrania es, en su mayor parte, una clásica guerra ruso-estadounidense en la periferia. Un formato común durante la primera Guerra Fría, cuando Rusia y Estados Unidos, no preparados para un enfrentamiento militar directo entre ellos (debido a la reticencia a una guerra nuclear), llevaron a cabo conflictos en el territorio de terceros países.

Sin embargo, para evitar que este conflicto desembocara en un enfrentamiento militar directo, ambas superpotencias comprendieron la necesidad de observar una serie de reglas: líneas rojas convencionales que no podían cruzarse bajo la amenaza de respuestas duras del bando contrario y la aparición de una espiral de escalada. Es decir, por decirlo de forma sencilla, los conflictos de Vietnam o Afganistán se desbordarían en una Tercera Guerra Mundial en toda regla.

En el actual conflicto de Ucrania, existen convencionalmente dos conjuntos de líneas rojas. La primera ha sido fijada unilateralmente por la Federación Rusa para Kiev. Moscú ha declarado claramente que no está librando una guerra, sino una Operación Militar Especial limitada a la ejecución de tareas claras y que no implica, por ejemplo, daños críticos a la infraestructura del enemigo ni la inutilización de sus puntos de decisión (lo que es obligatorio en una guerra clásica).

Por eso, la Federación Rusa, entre otras cosas, aún no ha bombardeado los edificios de la administración presidencial ucraniana, la Rada Suprema y el Estado Mayor de las AFU. Sin embargo, si Kiev viola las normas de la Operación Militar Especial –por ejemplo, intentando invadir los propios territorios de Rusia en las regiones de Belgorod, Kursk o Bryansk– entonces Rusia introducirá elementos de guerra en la Operación Especial. Como lo haría si Ucrania intentara bombardear ciudades rusas con armas de largo alcance y/o atacar Transnistria.

En general, Volodímir Zelensky, que grita en cada esquina sobre la protección contra la “agresión rusa”, respeta las reglas que se le entregan. Sí, intenta morderlos en las esquinas de alguna manera, para poner a prueba la determinación rusa en caso de pequeñas violaciones (por ejemplo, cuando la artillería ucraniana ataca a los pueblos rusos), pero los observa igualmente. No porque quiera jugar con las reglas, sino porque entiende que no vale la pena entrar en el fuego cruzado con Biden.

Hasta hace poco, Estados Unidos –que es en muchos sentidos los ojos de los dirigentes ucranianos– respetaba las líneas rojas como debería hacerlo una gran potencia durante una guerra en la periferia. En particular, los estadounidenses no dieron a Ucrania los tipos de armas que podrían alterar el curso de las hostilidades, dañar críticamente a las fuerzas rusas o golpear profundamente en territorio ruso. Y, por supuesto, no enviaron tropas estadounidenses al frente ucraniano.

Ahora sin embargo el enfoque ha empezado a cambiar. El Pentágono se ha dado cuenta: están perdiendo la guerra. Gracias a la táctica correctamente elegida de triturar las reservas ucranianas y privar a Kiev de la capacidad de realizar operaciones de combate, Moscú ha conseguido privar a las AFU de una parte importante de su potencial militar. Tanto es así que Kiev ha empezado a tapar agujeros en los frentes a costa de una Volkssturm (así llamaba Hitler a la milicia) sin formación y no especialmente motivada (que, en la mejor tradición ucraniana, ha empezado a escribir vídeos lacrimógenos desde el frente, matando la ya baja moral de otros posibles combatientes).

Así que el plan de Estados Unidos de retrasar la Operación Especial lo máximo posible (para desgastar a la sociedad y a la economía rusas) estaba en peligro. Y entonces las élites estadounidenses demostraron la misma irresponsabilidad que les distingue de los políticos de épocas anteriores: decidieron violar las líneas rojas. En particular, comenzaron a entregar a Kiev la artillería de cohetes MLRS, que pueden ser utilizados para atacar a una distancia de cientos de kilómetros.

Sí, hasta ahora sólo MLRS sin misiles especiales de largo alcance. Pero pueden ser suministrados por otros países a los que EEUU ha dado estos misiles. Y en esta situación, la frase “¡No tenemos nada que ver!” no salvará a los estadounidenses de la escalada.

Por supuesto, Washington promete que no se cruzarán líneas rojas. Que las autoridades ucranianas han prometido no atacar las ciudades rusas.

Sin embargo, aquí los estadounidenses deben tomar el ejemplo de Alemania. Según la publicación alemana Der Spiegel, Berlín retrasa la entrega de tanques a Kiev porque no confía en la voluntad del presidente Zelensky de respetar las líneas rojas. En este caso, sencillamente, no utilizar estos tanques para invadir alguna región fronteriza de la Federación Rusa.

La decisión alemana se debe a que Berlín no se guía por las palabras, ni siquiera por las garantías escritas, y más aún si se trata de Ucrania, que en los últimos ocho años se ha convertido en un experto en no cumplir sus compromisos, incluso los sancionados por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Berlín se centra en la oportunidad que da o no da a Kiev. Una oportunidad por la que responderá (y no sólo Zelensky, que ha decidido golpear y cruzar la línea roja) a Vladimir Putin.

Aquí, por supuesto, el punto clave es la naturaleza de la respuesta en sí. Las líneas rojas no se basan en la palabra de nadie, sino en el principio del daño garantizado. El infractor potencial debe ser capaz de imaginar claramente las consecuencias de una infracción, y para ello a veces hay que mostrarle las consecuencias. Como, por ejemplo, hizo una vez Moscú, cuando atacó el campo de tiro de Yavorivskoye con mercenarios.

Y Vladimir Putin dice ahora que seguramente Rusia responderá al suministro de misiles de largo alcance (con capacidad para alcanzar ciudades rusas). El Presidente ruso, en su forma habitual, no especificó a qué instalaciones se refería. Tampoco en el territorio de qué país.

(*) Analista político, periodista, profesor asociado del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Financiera del gobierno ruso

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *