Los desafíos de Rusia para reorientar su economía Por Yaroslav Kabakov (*) | Experto, Rusia.

Los desafíos de Rusia para reorientar su economía Por Yaroslav Kabakov (*) | Experto, Rusia.
Compartir vía:

Los economistas en el Foro de San Petersburgo, celebrado la semana pasada, esbozaron los contornos de un reinicio del ciclo de inversión. Uno de los temas clave fue la crisis existencial del capitalismo a escala mundial y la búsqueda de un nuevo modelo económico para Rusia. El debate sobre los costes del modelo capitalista tradicional, que encontró un nuevo impulso con la publicación del bestseller de Piketty El capitalismo en el siglo XXI, se refrescó con el telón de fondo de la pandemia, la guerra de las sanciones y la desglobalización de la economía mundial.

A pesar de la abundancia de oferta en el mercado laboral, el crecimiento económico en las economías desarrolladas y emergentes es muy limitado, y la desigualdad se encuentra en máximos históricos. Los analistas de Londres estiman que la economía mundial tiene un 50% de posibilidades de recesión.

La posición de Putin

Esta situación se ha visto agravada por la presión de las sanciones a Rusia: se han cortado las cadenas de producción y los vínculos logísticos, y se ha puesto en duda la fiabilidad de la acumulación de reservas en las monedas mundiales. “Además, conceptos clave para los negocios como la reputación empresarial, la integridad de la propiedad y la confianza en las monedas globales han sido minados a fondo, minados, por desgracia, por nuestros socios en Occidente”, dijo el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, en la sesión plenaria.

Putin agregó que “los negocios son mucho más que obtener beneficios, y cambiar vidas a tu alrededor, contribuir al desarrollo de tu ciudad, región y país en su conjunto es algo extremadamente importante para la realización personal; servir a la gente y a la sociedad no puede ser sustituido por nada. Ese es el sentido de la vida, el sentido del trabajo. […] Nuestro país tiene un enorme potencial, y no faltan tareas por hacer. Invierta aquí, invierta en nuevas empresas y puestos de trabajo, desarrolle las infraestructuras turísticas, apoye las escuelas, las universidades, la sanidad y el ámbito social, la cultura y el deporte”.

Los cambios en la economía mundial están animando a los principales actores de la actividad económica, especialmente a los gobiernos y a las empresas, a replantearse la ideología económica y la fijación de objetivos.

Según Igor Shuvalov, director de VEB, es necesario dar una nueva mirada al concepto mismo de negocio. “El modelo ‘paga tus impuestos y vive en paz’ es probablemente un modelo del pasado. Es necesario, por supuesto, ganar capital. Para ello, el empresario lleva a cabo sus actividades. Pero con ese capital crea una mejor calidad de vida para las personas que participan directamente en la producción y en la ciudad en la que viven”, subrayó Shuvalov en la sesión “Nuevo crecimiento” organizada por VEB en el foro.

No hay recetas universales listas para cambiar la estructura de la economía redefiniendo el papel de los empresarios en ella. Por lo tanto, es probable que el camino de Rusia sea único, dada su historia, su estructura económica y sus limitaciones. Los expertos creen que el proceso será probablemente evolutivo, y se trata más bien de redefinir el bien público que crea el empresario, y por tanto el papel de la empresa en la vida pública.

Los economistas también hablan del equilibrio entre el bien público y las ganancias. Por ejemplo, el profesor Evgeny Kogan, de la Escuela Superior de Economía, cree que son las empresas las que deben convertirse en el motor del nuevo crecimiento económico en Rusia, pero para ello será necesario cambiar el enfoque de los propios empresarios: “Ahora hay muchas declaraciones: vamos a confiscar algo a los que han salido de Rusia. Esto no ayuda a la gente a crear un negocio. En los años 90 fueron los negocios y la oportunidad de trabajar los que sacaron adelante al país. La empresa privada tirará del país incluso ahora”.

¿Grandes o pequeñas empresas?

Otro tema de debate, del que depende entre otras cosas la orientación de las medidas de apoyo, es qué empresa será hoy el motor del crecimiento: la pequeña o la grande. La práctica de las crisis anteriores sugiere que las autoridades veían a las grandes empresas como motores de la recuperación económica, ejerciendo una influencia masiva en el empleo, la economía de las ciudades y las industrias, incluso a través del sistema de contratistas.

Según Oleg Shibanov, director del Centro Financiero Skolkovo NES, la economía rusa sigue estando sólidamente conformada por grandes empresas. Pero también hay un importante estímulo para el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas. Según algunas estimaciones, hasta el 40% del empleo lo proporcionan los empresarios individuales y los autónomos.

“Tenemos un mercado laboral que cambia gradualmente. La gente se está alejando del empleo corporativo para ir a un sector más informal. La cuestión es cómo -mediante algún tipo de preferencias fiscales- se puede facilitar la gestión de las pequeñas empresas. Eso será clave para aumentar la prosperidad”, cree Shibanov.

Las pequeñas y medianas empresas se convertirían en el principal motor del nuevo crecimiento económico, aseguró el experto. Las medidas de apoyo adicionales, junto con la eliminación de algunas restricciones para las PYME, pueden tener un efecto significativo en la diversificación de la economía y, en consecuencia, en la construcción de su nuevo modelo.

Sin embargo, Shibanov señala ciertas limitaciones internas de las PYME en Rusia: “Las pequeñas y medianas empresas son extremadamente específicas. Destaca sobre todo en el comercio. Tenemos que pensar en cómo el capital humano puede realizarse no sólo en el nivel de compra y venta, cómo las personas pueden realizarse en el negocio de la fabricación”.

Alexander Isakov, economista jefe para Rusia de la corporación financiera VTB, señaló la necesidad de desarrollar el potencial tecnológico de las PYMES: “En educación, en general, estamos a un buen nivel, pero hay un ajuste flojo con los conocimientos científicos. Los estamos dando más tarde. Las habilidades técnicas deberían enseñarse mucho más seriamente y más temprano”. El experto propuso cambios en la situación lo suficientemente drásticos: “La fórmula del capital humano Python debería convertirse en la primera lengua extranjera para la mayoría de nuestros ciudadanos”.

La mejora de la calidad del capital humano y el aumento de las cualificaciones profesionales de los participantes en el mercado laboral deben desempeñar un papel fundamental para superar el retraso tecnológico que se ha visto agravado por las sanciones. La apuesta por el desarrollo tecnológico es uno de los ejes de la nueva política económica del país.

“La sustitución de importaciones no es una panacea, no es una solución cardinal”, dijo Vladimir Putin en el foro. “Si nos limitamos a repetir lo de los demás, a intentar sustituir los productos ajenos, aunque sea con copias de la máxima calidad, corremos el riesgo de quedarnos en una posición de permanente puesta al día, mientras que es necesario ir un paso por delante, crear nuestras propias tecnologías, productos y servicios competitivos que puedan convertirse en nuevos estándares mundiales”.

Competencia y beneficio social

“Para garantizar la formación de un nuevo modelo, tenemos que considerar de forma diferente, sobre todo en los primeros años, la distribución de riesgos entre los empresarios, el sector bancario y el Estado”, afirma Shuvalov. Por otro lado, el empresario debe entender que con esa distribución de riesgos, tiene una mayor responsabilidad, por el impacto social de los proyectos.

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que no se debe sacrificar la competencia en la búsqueda de objetivos de sustitución de importaciones, en particular, tratando de crear “campeones nacionales” para ciertas tecnologías y productos de alta tecnología. “La idea que subyace a la creación de grandes holdings estatales en Rusia es que puedan competir a nivel mundial. Pero, en general, esto no ha funcionado. La competencia nacional entre unos pocos productores es razonable. La competencia entre proveedores aumentaría la eficiencia”, dijo Marcel Salikhov, presidente del Instituto de Energía y Finanzas.

Estar marginado del mercado mundial crea el riesgo de quedarse atrás, afirmó Sofia Donets, economista jefe para Rusia y la CEI de Renaissance Capital: «El retraso de la tecnología y de la base de capital reduce la competitividad y puede provocar grandes pérdidas cuando la economía se abra: el riesgo de que el capital “decaiga” provocando la pérdida de mercados, empleos y riqueza financiera. Este es el momento en que podemos “volver a los 90”, es decir, no ahora. Reducir el riesgo significa evitar que se fuerce la sustitución de importaciones, la financiación de proyectos no competitivos y el “plan estatal”».

Igor Shuvalov también considera que la competencia es la base del nuevo curso económico. En su opinión, no sólo creará productos de mayor calidad, sino que sentará las bases para el futuro: “Al desarrollar nuevas tecnologías y producciones hay que pensar en mercados competitivos. Mientras se proporciona lo que se necesita hoy –a cualquier precio, en cualquier tema– hay que pensar en cómo no quedar atrapado. En el momento de la contracción económica, cuando desaparecen las limitaciones externas desfavorables, los bienes pueden no tener demanda en los mercados mundiales. Esto no debería permitirse. A pesar de la complejidad de las relaciones con Occidente, también hay que pensar en trabajar en otros mercados”.

La principal conclusión de los expertos es que existen oportunidades para acelerar la modernización de la economía rusa. Y, sobre todo, es necesario involucrar a la empresa privada de la forma más activa posible, asegurando la distribución del riesgo (gobierno/instituciones de desarrollo/bancos/participación privada-pública a nivel federal-regional-municipal), así como incentivos adicionales para el capital privado (no sólo hablamos de incentivos legislativos y financieros, sino también de un cambio de actitud hacia los empresarios como clase).

Ahora, cualquier movimiento a contracorriente puede ser mutuamente beneficioso tanto para las empresas como para la sociedad. No se trata sólo de incentivos legislativos y financieros, sino también de un cambio de actitud hacia los empresarios como clase, dijo Shuvalov. El resultado final de las acciones emprendidas por el gobierno, las empresas y las instituciones de desarrollo para reiniciar el ciclo de inversión debe ser un aumento de la calidad de vida y la prosperidad de los rusos.

(*) Director de Estrategia de la entidad financiera FINAM

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.