Los frutos evidencian la verdad que las palabras pretenden ocultar Por Alfonsa Goicoechea

Los frutos evidencian la verdad que las palabras pretenden ocultar Por Alfonsa Goicoechea
Compartir vía:

Por sus frutos los conoceréis
Mateo 7: 16 y 20

Al General Benjamín Zeledón, ¡honor y gloria!

Ciertamente a mí me interesa la paz, opino porque todos debiéramos hacer todos los esfuerzos posibles por mantener la concordia, la comprensión, el bienestar y la paz en todas las manifestaciones que las cultiven y las garanticen, pero eso no es posible por muchas razones que no viene al caso dilucidar.

Me preocupan las recriminaciones que veo todos los días en los medios de comunicación de nuestro país y en las redes sociales de parte de las personas que han tomado opción por uno de los bandos en contienda. Incluso escuché a un señor nicaragüense decir que no desea recibir “propagandas políticas y noticias falsas o distorsionadas porque tienen el objetivo de desacreditar o crear odio contra Estados Unidos”. Me puse a cavilar sobre ese reclamo para encontrar la clave, un resquicio para dilucidar el enigma de dónde está la verdad, entonces recordé las palabras que uso como título en este escrito. Encuentro que la Biblia tiene un gran valor para orientarnos en nuestro paso por la vida, y quiero resaltar el significado a la luz de esas enseñanzas: los frutos evidencian la verdad que las palabras pretenden ocultar.

Hechos criminales de EEUU

El rechazo a las acciones de Estados Unidos: eso es algo que los sucesivos gobiernos de ese país han cultivado y han ganado desde siempre en todo el mundo con sus actuaciones y actividades que irrespetan y violan la soberanía, la independencia y las vidas mancilladas y perdidas de millones de personas en muchísimos países que no han provocado a los gringos para que envíen sus tropas a destruir lo que encuentran a su paso.

La historia mundial es bien conocida en ese aspecto, no la repetiré, solamente menciono el brutal y criminal bloqueo que con el pretexto de terrorismo y otros argumentos trasnochados y falsos, el gobierno yanqui mantiene oprobiosamente durante 60 años contra el noble pueblo cubano, lo cual le dificulta incluso producir sus propios alimentos. Pero el pueblo cubano responde con bálsamo para las heridas de todo el mundo al enviar brigadas médicas que atienden múltiples padecimientos, y actualmente la terrible pandemia que todos sufrimos.

Nunca he visto que Cuba sea merecedora de los embates de la mayor potencia militar mundial, impuestos durante tanto tiempo, o que ande por el mundo agrediendo a otras naciones, mucho menos creo que sea una amenaza, tal como se dice, cosa que su agresor si demuestra con sus actos. Nadie que se diga creyente en un Dios que todo lo ve, cristiano o no cristiano, puede estar de acuerdo con esa conducta propia una de dictadura militar que oprime, depreda, saquea y destruye a lo largo y ancho de todo el mundo.

En Nicaragua desde 1823 también hemos padecido y conocemos muy bien esas intervenciones que han querido justificar con la aberrante Doctrina Monroe y otras ideas abusivas y violatorias del Derecho Internacional, tenemos muchísimos ejemplos de ello. Mencionaré unos cuantos nada más:

► En 1855 mandaron a William Walker quien se apropió de la presidencia de la república sin elecciones, en las que no hubiera podido ser candidato porque no era nicaragüense, impuso la esclavitud y su idioma como el oficial y mandó a quemar la ciudad de Granada. Los filibusteros cazaban a los nicaragüenses como si fueran patos y venados en el monte, humillaban, confiscaban y destruían a diestra y siniestra.

► En 1909 el gobierno de los Estados Unidos derrocó al presidente Zelaya porque obstaculizaba sus voraces intereses canaleros en nuestro territorio.

► En 1912 en el Coyotepe el invasor yanqui sitió a un grupo de patriotas al mando del General Benjamín Zeledón y los asesinaron vilmente por defender su Patria ante una infamante invasión gringa. En estos días conmemoramos el 108 aniversario de su inmolación. El adolescente Augusto Calderón Sandino vio las atrocidades y dignamente recogió la estafeta de manos del héroe jinotegano en Catarina.

► En 1927 la aviación estadounidense por primera vez en la historia de la humanidad bombardeó una población civil indefensa; eso ocurrió en Las Segovias de Nicaragua contra Sandino. ¡Santo Dios!, ¿con qué derecho provocan tanto dolor y muerte?

El terrorismo contra Nicaragua

En los años 80 el gobierno de Nicaragua ganó una demanda contra Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya, después que quedó demostrado que el gobierno de EEUU durante años organizó, equipó, financió y dirigió una guerra injusta en contra de nuestro país, causando decenas de miles de muertos y cuantiosos daños materiales. ¿Cuál era el objetivo de esa guerra? derrocar al gobierno de una nación independiente y soberana.

La condena que la Corte impuso al país del Norte fue pagar una indemnización de 17 mil millones de dólares, suma que ningún gobierno estadounidense ha querido cumplir, aunque vociferan a través de los siglos que respetan las leyes y la democracia. Mejor no discutamos sobre dictaduras militares, de injurias, calumnias y de honor. Los nicaragüenses no estamos cultivando odio en contra de nadie, muchos ciudadanos gringos viven tranquilos y a sus anchas en Nicaragua. Nosotros estamos en nuestro país y no queremos amenazar, invadir ni atacar a nadie, nunca lo hemos hecho en toda nuestra historia.

Con relación a lo que sucede en Nicaragua desde 2018, nosotros sí somos víctimas de ataques terroristas, de una fuerte campaña de propaganda política negativa, y de noticias falsas y distorsionadas de factura estadounidense.

Pasadas las incidencias de 2018, el debate sobre el tema es necesario y saludable para poder restituir la paz, siempre y cuando se mantenga el respeto y se manejen los hechos reales. La verdad no es propiedad ni potestad exclusiva de una sola persona ni de un solo bando. Cada quien la valora desde su ángulo de acuerdo con múltiples factores. Por ejemplo, ¿cuál puede ser la justificación para que un opositor del actual gobierno y solo porque una persona o grupo de personas les caen mal por sus creencias políticas. le quemen la casa, el negocio, el carro y si es posible con la familia adentro? ¿Por qué tienen destruir el país entero y las magníficas obras que tanto han costado en beneficio de todos los nicaragüenses?

Con el objetivo de derrocar al gobierno legítimo los opositores asumieron ese comportamiento durante meses en muchos lugares de Nicaragua, y se ufanaron y se alegraron de sus actos criminales. Se perdieron más de 100 mil empleos, 210 km de calles y carreteras fueron destruidos, muchos vehículos y ambulancias fueron destrozados por los vándalos, incendiaron oficinas de varias alcaldías con toda la documentación de los registros civiles y de la propiedad. Y en el caso de Granada, destruyeron un edificio de más de 200 años de antigüedad. El mercado de las artesanías de Masaya lo quemaron y saquearon completo. ¿El fantasma de William Walker arrasa otra vez?

Daños incontables

Los que ahora reclaman libre tránsito y libertad de movilización esgrimiendo la Constitución Política, pusieron obstáculos en todas las carreteras de acceso a todas las ciudades y causaron desabastecimiento de alimentos, medicinas, combustible, entre otros; torturaron y mataron gente indefensa, etc. Durante tres meses se les pidió que pararan bajo la advertencia de los daños que estaban causando a la economía, pero arreciaron en un infierno nunca antes visto.

En esos tranques murieron varias mujeres embarazadas y sus hijos no nacidos porque les impidieron el paso a las ambulancias hacia el hospital. A un policía de 23 añitos lo secuestraron un día en Masaya cuando iba de pase a su casa a ver a su familia, lo torturaron, lo arrastraron amarrado a un carro, lo mataron y luego quemaron su cuerpo. Lo mismo hicieron en Managua con otro sandinista cuando intentaba quitar las piedras en la calle frente a su casa y luego incendiaron el cuerpo entre carcajadas diabólicas y gritos salvajes.

En cualquier país todo lo enumerado es gravísimo, peor en uno tan pequeño y empobrecido como el nuestro. Los daños son numerosos. Esas acciones no son propias de una oposición pacífica, patriótica y legal, como se hacen pasar. El Lobo de Gubbia diría otra vez muy adolorido: “Son incontables sus muertes y daños”. ¿Cómo se conocen sus hechos delictivos? porque ellos mismos grabaron los videos y los publicaron en Internet, no lo pueden negar.

Esos horrores nunca los han cometido los sandinistas ni en los más duros episodios de la lucha contra Somoza ni en la guerra de los 80. Muchos de los comandantes de la llamada contrarrevolución que combatieron a los sandinistas en los años 80 ahora son sus aliados porque vieron la buena voluntad y el deseo real de paz y progreso para todos.

En 2018 el gobierno aprobó la ley de amnistía para alcanzar la paz y que todos recomencemos, pero los opositores la rechazan por sus perversos intereses y manipulaciones porque como método de presión quieren continuar con las destrucciones que significaron tantas pérdidas para la sociedad y para las familias.

Los homicidios, la destrucción, las pérdidas personales y materiales no se deben tolerar. Es función y tarea de ley de la policía en todos los países del mundo asegurar la paz y la tranquilidad de la sociedad. Nadie les niega el derecho a oponerse y manifestarse, pero deben que llenar requisitos y procedimientos de ley para salir a las calles, manteniendo el respeto al derecho de la colectividad y el orden público. Mienten y sin sonrojarse sueltan afirmaciones sin sentido y sin base real ni jurídica, las cuales ofenden la inteligencia de la gente de bien. Sus voceros alegan que los controles del gobierno son ilegales e inconstitucionales.

A cada rato vemos los videos que muestran la brutalidad y excesos de la policía gringa en contra de indefensos transeúntes. En cambio, en Nicaragua critican supuestas violaciones cuando la Policía cumple su deber deteniendo a asesinos confesos, autores de delitos atroces.

Los nicaragüenses estamos construyendo puentes, no tapias divisorias, cultivamos fértiles campos de arroz y frijoles, igual que la conciencia, pero repudiamos la cizaña. Vamos a mantener nuestra independencia y respeto para ocuparnos en paz de nuestros asuntos, sin la intervención extranjera que los apátridas, traidores y entreguistas con los mismos apellidos y sus cómplices siguen implorando de rodillas desde hace 164 años.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *