Macron paga por su arrogancia y narcisismo Por Anastasia Popova (*) | RT edición en ruso

Macron paga por su arrogancia y narcisismo Por Anastasia Popova (*) | RT edición en ruso
Compartir vía:

Oh, ¡cómo se desploma el presidente francés en los periódicos europeos! Todo el mundo parece estar tan harto de su arrogancia y narcisismo que ahora tienen la oportunidad de decirlo abiertamente y con honestidad, y escupir su bilis sin miedo a ser juzgados. “Bofetada”, “terremoto político”, “choque”, “derrota humillante”, “manotazo”, “amargo rechazo”. Qué titulares no se han inventado para el sorprendente, pero en muchos sentidos lógico, resultado de las elecciones parlamentarias. Emanuel Macron ha perdido la mayoría: en lugar de 345 escaños en la última convocatoria, ahora sólo tiene 245. Varios de sus ministros en el nuevo gabinete también perdieron, tendrán que dimitir.

Pálidos, deprimidos, derrotados

En definitiva, para Macron, por supuesto, esto es un fracaso. De ahí el silencio en las ondas por su parte durante toda la noche. No le gusta perder, su entorno lo sabe muy bien. Los franceses bromearon durante la noche diciendo que el presidente estaba callado porque había pedido a los consultores estadounidenses de McKinsey que le ayudaran a encontrar las palabras por un par de miles de euros. Pero al final fue la Primera Ministra Elizabeth Born quien tuvo que encontrar las palabras. El resultado fue un discurso seco y discreto, con un toque de amargura y un intento de reconciliación con sus rivales, diciendo que ahora podemos trabajar juntos.

Sin embargo, el primer debate conjunto de los representantes de los partidos sobre los resultados de las elecciones parlamentarias en las principales cadenas de televisión del país demostró hasta qué punto se trata de una causa perdida. De hecho, la conversación no funcionó. Fue un torrente de reclamaciones mutuas, acusaciones, ruido, clamor y disputas.

Los representantes del movimiento de Macron parecían pálidos y deprimidos, y la oposición se burló abiertamente y se mofó de la serie de errores que llevaron a Macron a este resultado. El problema es que en ausencia de una mayoría absoluta le será difícil aprobar sus reformas. Es posible, por supuesto, aplicar un artículo especial de la Constitución que permite aprobar una ley sin ningún tipo de discusión, saltándose la cámara baja. Pero todo uso de esa palanca está cargado de malestar social. Y Macron no tiene con quien negociar.

El segundo bloque más importante es NUPES, de Izquierda Unida, dirigido por Jean-Luc Mélenchon. El equipo de Macron lo ha atacado durante la última semana como ha podido. Los ha llamado extremistas, escandalosos, enemigos de la policía y de los valores republicanos, opositores a los tratados europeos y complacientes con Moscú. Personas que en una sociedad democrática decente nunca serían bienvenidas. Y luego ¡bang! Es el principal bloque de la oposición –131 escaños– y hay que ir a ellos con la mano tendida en busca de apoyo.

Jean-Luc Mélenchon

Un buen orador, Jean-Luc Mélenchon, de 70 años, se emocionó tanto al hablar el domingo tras el anuncio de los resultados preliminares, que casi se le va la voz de la emoción. Y habló tan mordazmente que lo citaré diciendo: “Esto es una derrota total para el partido presidencial, y no tiene mayoría. Lo hemos conseguido, hemos logrado los objetivos políticos que nos propusimos: en menos de un mes deshacernos de alguien que estaba lleno de arrogancia, que tenía todo el país en sus manos, para poder vencer sin hacernos comprender por qué era necesario”.

Ahí fue donde muchos vieron el principal error de Macron. No participó en absoluto en la campaña, como si el trabajo ya estuviera hecho o se fuera a hacer solo. Hizo relaciones públicas no tanto con su programa como con su propia imagen de Júpiter, de la que muchos ciudadanos de a pie estaban ya muy hartos. Su arrogancia y excepcionalismo son legendarios.

Básicamente, su apuesta de campaña consistió en desviar la atención de las cuestiones internas a las externas, donde el Presidente aparece como un gran actor internacional que toma medidas, duerme en una tienda de campaña junto a los militares franceses (a la manera de Napoleón), emprende viajes “arriesgados” que absorben toda la cobertura televisiva, hace declaraciones en nombre de toda Europa; en resumen, vive en las nubes de la Unión Europea.

El pueblo está harto

¿Y qué pasa con Francia? No ha conseguido intimidar a los franceses con los temas ucranianos una vez más, como hizo con éxito antes de las elecciones presidenciales.

Ya están hartos de historias de miedo. La gente ya está cansada de oír hablar de la guerra ALLÁ, cuando los precios de los alimentos, el combustible y los servicios públicos están subiendo AQUÍ y no tienen nada que ver con la operación especial. Y Macron no ha ofrecido a los franceses más que ayuda a Ucrania y seguir llenándola de armas en la última semana antes de la votación.

Marine Le Pen, por el contrario, se dedicó al bienestar del pueblo. Acudió sistemáticamente al pueblo, apoyó a sus candidatos, y el resultado: en lugar de seis escaños en la última convocatoria, 89 en la nueva. Su cuartel general esperaba conseguir al menos 40. Así que los resultados también se consideraron una victoria completa e indudable.

Marina Le Pen

Le Pen ha superado algunos obstáculos importantes. Ahora dirigirá el tercer grupo parlamentario más importante, obtendrá financiación pública y solucionará sus deudas. Además, cuenta con suficientes diputados para aprobar una moción de censura contra el Gobierno. Y tiene el número necesario de personas para enviar en solitario los proyectos de ley de Macron al Consejo Constitucional. En resumen, para frustrar al presidente en todo momento. No es por gusto que los partidarios de Macron temen que el trabajo de la Asamblea Nacional se paralice, pues podrían encontrarse atados de pies y manos. Gobernar en una configuración así es difícil, pero pedirle una mano a Le Pen está fuera de su alcance.

Así que sólo queda la derecha moderada –los republicanos y los demócratas– para construir la coalición. Los demócratas le guardan rencor a Macron desde los tiempos de François Fillon, diezmado en las últimas elecciones por una investigación penal realizada poco antes de la primera votación. Christian Jacob, jefe del Partido Republicano, ha dicho ahora que estaba y está en la oposición y que no busca una alianza con Macron. Y así el Presidente se queda solo. Por supuesto, tendrá que esforzarse por encontrar a los conflictivos entre sus oponentes, pero hay demasiados para tentarlos.

En estas condiciones es difícil imaginar cómo se aprobará, por ejemplo, la reforma de las pensiones, cuyo autor, por cierto, perdió en su distrito electoral. La supresión de más de 40 categorías de prestaciones, el aumento de la edad de jubilación… aquí es donde Mélenchon y Le Pen presentarán un frente unido contra Macron, de modo que él mismo se encontrará ahora detrás de la barrera política que antes reclamaba contra los rivales de izquierda y derecha.

El boomerang tarde o temprano vuelve y la popularidad tiende a desvanecerse con los años, sobre todo si no está respaldada por una acción real.

Macron pensó que después de las elecciones presidenciales estaba en la bolsa, que las tácticas probadas funcionarían, pero las realidades están cambiando rápidamente. No será lo mismo que antes. La sociedad se divide en al menos tres partes. Aquellos que no han tenido tiempo de darse cuenta de ello se enfrentan ahora, esencialmente, a su segundo mandato de cinco años, que corre el riesgo de convertirse en una sucesión de crisis sociales con el potencial de disolver el parlamento.

(*) Jefa de la Oficina Europea de la Compañía Estatal de Radio y Televisión de Rusia (VGTRK)

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *