Mi homenaje personal a Ramsey Clark Por Camilo Ernesto Mejía (*) | Tortilla con Sal

Mi homenaje personal a Ramsey Clark Por Camilo Ernesto Mejía (*) | Tortilla con Sal
Compartir vía:

Ramsey Clark deja tras de sí un inspirador legado de compromiso y dedicación a la paz y la justicia en todo el mundo. Sin duda muchos homenajes abarcarán un relato mucho más completo de su trabajo y su legado que lo que yo pueda escribir. Pero tengo el privilegio de decir que formó parte de mi equipo de defensa legal contra el Ejército de los Estados Unidos tras mi negativa pública a volver a la guerra de Irak; creo que un breve relato de las dos veces que me reuní con él ayudará a quienes no lo conocieron a comprender el tipo de ser humano que era, y por qué tanta gente, yo incluido, llora su muerte y celebra su vida y su legado.

Nuestro primer encuentro tuvo lugar el primer día de mi juicio militar, en mayo de 2004. El destino quiso que mientras yo fuera juzgado por deserción en una base militar estadounidense en Georgia, uno de los soldados implicados en los actos de tortura cometidos en la prisión de Abu Ghraib también fuera juzgado en una base militar estadounidense en Irak. Como parte de mi equipo de defensa, el señor Clark se refirió a los relatos de tortura que escribí en mi declaración de objeción de conciencia para establecer paralelismos entre los dos casos.

He aquí un resumen de su argumento ante el juez militar y el panel de oficiales y suboficiales de alto rango que presidían el proceso:

Los periódicos de Nueva York describían los consejos de guerra que están comenzando en Irak en este momento. El primero de ellos, hoy, como (…) los consejos de guerra más importantes de la historia del derecho militar estadounidense. Todos podemos tener nuestras opiniones al respecto, pero no creo que nadie esté en desacuerdo con que son de enorme importancia. Y tienen que ver directamente con la propuesta que escucho hoy de la fiscalía de que de una u otra manera los militares no están sujetos a las leyes en algunos aspectos, al menos. Que el Congreso tiene sus deberes y el Presidente y el Ejecutivo tienen sus deberes, pero particularmente en el área militar, hay algún nivel en el que parece estar por encima de la ley, al menos y en la medida en que los tribunales pueden abordarlo y controlarlo. Y creo que ese es el peor mensaje que Estados Unidos podría enviar al mundo y no lo creo ni por un minuto.

Y existe esta ironía de que los casos en Irak son importantes, porque son trágicamente el enjuiciamiento de los jóvenes estadounidenses, y nos duele a todos, porque supuestamente al menos, las acusaciones son, de los abusos escandalosos de la persona y la dignidad y los derechos de los prisioneros iraquíes o detenidos. Aquí está la cuestión… de si un soldado podría ser procesado por negarse a obedecer una orden de cometer tales crímenes. Y quizás, lo primero que la mayoría de nosotros pensamos cuando pensamos en Nuremberg y en la Carta de la ONU, que es un tratado, que es vinculante para los Estados Unidos, es que la obediencia a la orden de un superior no es una defensa en la comisión de un crimen. Creo que todos tendríamos que desear que eso fuera cierto, porque la conducta criminal será irreprimible si la obediencia a una orden es una justificación. Tenemos una Constitución. [Y] nuestro ejército, que proporciona la máxima defensa de la seguridad, es una criatura de esa Constitución.

Aquí tenemos a este joven soldado metido en esa situación y de repente con órdenes, se le dice que continúe la privación del sueño de los prisioneros que ya han sido sometidos a ese tipo de tratamiento. Y es hipotético en el sentido de que no hay pruebas directamente ante el tribunal en este momento, pero si sobre la base de la hipótesis de su declaración de objeción de conciencia, podemos ver que a su escuadrón se le ordenó, directamente, violar el Manual de Campo (…) que prohíbe la tortura …, el trato inhumano o causar deliberadamente grandes sufrimientos o lesiones graves para el cuerpo o la salud.

Ahora bien, aquí tenemos esta increíble situación en la que Estados Unidos pretende condenar a soldados en (…) [Irak] por supuestas violaciones de los derechos de los prisioneros y, al mismo tiempo, procesar a un joven soldado al otro lado del mundo porque hizo lo que estaba autorizado a hacer en virtud del Derecho Internacional, lo que tenía el deber de hacer en virtud del Derecho Internacional, y es negarse a volver a un deber que le implicaría inmediatamente, si fuera el mismo deber o cercano o similar al que tenía antes, en crímenes de guerra.

Lo que más hay que esperar es que el mensaje sea que [el] ejército de Estados Unidos tiene la intención de cumplir plenamente con los requisitos del Derecho Internacional, que se acepta como su propia ley. Y eso incluye no dar órdenes a la gente para que vaya a cometer esas ofensas o para colocarla en circunstancias en las que se verá obligada a cometerlas (…). Así que les ruego que consideren plenamente todos los hechos implicados y que no prejuzguen el asunto prematuramente mediante una moción (…) que sacaría el fondo del procedimiento y lo reduciría a una simple cuestión de hecho, o dos, que no tendría nada que ver, en realidad, con si el ejército de los Estados Unidos pretende vivir de acuerdo con el Derecho Internacional (…). Gracias.

Las personas familiarizadas con mi caso ya saben que el juez y un jurado de mis pares fallaron en mi contra y me condenaron a doce meses de encarcelamiento, pero se equivocarían si creyeran que el argumento del señor Clark no tuvo un profundo impacto en todos los que estaban allí ese día. A pesar del compromiso de su vida con causas y valores que se oponían directamente al militarismo y la agresión de Estados Unidos, las palabras del señor Clark fueron recibidas con el mayor respeto y reverencia que jamás he presenciado en un juicio militar.

Cinco años más tarde tuve el privilegio de volver a ver al señor Clark exponer sus argumentos en mi defensa, esta vez ante el Tribunal de Apelación de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Washington D.C. Por segunda vez en mi vida, pude ser testigo de una sala repleta de oficiales militares que observaban y escuchaban, con el máximo respeto y reverencia, cómo el señor Clark, que ya tenía más de 80 años, pronunciaba la acusación más elegante y a la vez más mordaz contra la invasión y ocupación de Irak por parte de Estados Unidos que jamás había tenido el honor de presenciar. No importaba si aquellos jóvenes oficiales, muy probablemente abogados militares, estaban a favor o en contra de la guerra, asistir a la audiencia era una rara oportunidad de aprender de uno de los abogados más brillantes y legendarios de la historia del gobierno de Estados Unidos.

El Tribunal de Apelación de las Fuerzas Armadas se negó a anular mi condena, pero las palabras del señor Clark no dejaron de dejar una profunda impresión en aquellos jóvenes oficiales, que esperaron pacientemente hasta el final de la audiencia para formar una fila y poder, uno por uno, estrechar la mano del señor Clark y expresarle su admiración. A lo largo de los años pude cruzarme con el señor Clark en varias ocasiones: en marchas, mítines, conferencias y otros actos en los que siempre dejaba una profunda impresión en quienes tenían el honor y el privilegio de ser testigos del amor y la pasión que impulsaban su trabajo por la paz y la justicia para todos los ciudadanos del mundo, pero siempre llegaba un momento tarde y nunca pude volver a verle. Hoy, mientras lloro su muerte y celebro su vida, considero un gran honor añadir mi propio homenaje a la huella indeleble que dejó para todos nosotros.

Ramsey Clark, ¡presente!

(*) Camilo Ernesto Mejía. (n. 1975) Es un nicaragüense que abandonó el ejército de Estados Unidos durante la guerra de Irak por motivos de objeción de conciencia. Fue condenado por deserción y pasó a convertirse en un activista contra la guerra.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *