Nicaragua al centro de una tormenta de «fake news» Por Romain Migus | Fundación Centro de Estudios Estratégicos (CESE)

Nicaragua al centro de una tormenta de «fake news» Por Romain Migus | Fundación Centro de Estudios Estratégicos (CESE)
Compartir vía:

Romain Migus es escritor e investigador francés residenciado en América Latina desde el año 2005. Durante los años 2006-2007 fue investigador del Centro Internacional Miranda. Con Eva Golinger, es cofundador y Director de Comunicación de la Fundación Centro de Estudios Estratégicos (CESE).

Romain Migus: Es un verdadero huracán mediático el que está rompiendo sobre Nicaragua. Todos los medios de comunicación, no importa en qué parte del mundo te encuentres, denuncian una feroz dictadura en la que se encarcela a los opositores. A Ortega lo retratan como un feroz dictador. El 7 de noviembre hay elecciones en Nicaragua; para hablar de ello, estamos con Maurice Lemoine, periodista especializado en América Latina, ex director de Le Monde Diplomatique. Acabas de escribir un artículo que se llama “Vuelan los hipócritas sobre Nicaragua” donde explicas un poco el contexto de lo que pasa en Nicaragua, es un artículo muy denso con muchas referencias, que apareció en el sitio web Mémoire des luttes. Intentaremos explicar a la gente que no conoce Nicaragua, lo que está pasando en ese país, y cuál es el contexto político que ha favorecido esta campaña mediática.

Maurice Lemoine: Hay que volver a lo básico, que es la relación de Nicaragua con Estados Unidos, recordemos que el Frente Sandinista de Liberación Nacional en 1979 derrocó a la dictadura de Somoza, que fue apoyada por Estados Unidos, y durante una docena de años sufrió una guerra feroz dirigida por Estados Unidos, que financió, organizó y entrenó a lo que llamamos la contra. Cuando en 1990 los sandinistas perdieron el poder y lo devolvieron democráticamente a la derecha en la persona de Violeta de Chamorro y luego en 2007 volvió al poder Daniel Ortega, que está en el poder desde entonces y como usted dijo habrá elecciones en noviembre próximo.

Los sandinistas siempre han sido vistos muy negativamente por Washington, recordemos que durante el gobierno de Trump, John Bolton, el Asesor de Seguridad Nacional definió la troika de la tiranía que era Cuba, Venezuela Nicaragua, así que Estados Unidos ya sea bajo Reagan, bajo Bush, bajo todos los presidentes que hemos visto que se suceden, y ahora Trump y Biden hacen una guerra digamos no convencional contra Nicaragua y Venezuela.

Así que esta guerra no convencional es menos espectacular y menos visible, recordamos lo que ocurrió en los años 80 cuando había bandas armadas que atacaban a Nicaragua desde las fronteras de Honduras y Costa Rica; ahora está ocurriendo a través de otros medios, en particular, a través de la financiación de la oposición nicaragüense, a través de sus fundaciones, a través de las ONG, a través de sus medios de comunicación Los principales actores de esta guerra no convencional son la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, conocida como USAID, la Fundación Nueva Democracia, la NED, que fue creada en 1983 por Ronald Reagan para sustituir a la CIA en la organización de acciones no armadas, es decir, por agresión; luego están el Instituto Nacional Demócrata y el Instituto Republicano Internacional, que dependen del Congreso de Estados Unidos, y luego toda una serie de organizaciones de think tanks, etc, como la Freedom House y la Open Society de George Soros, etc.

¿Cuál es su objetivo?  Es crear, es financiar, es formar y es controlar e instrumentalizar las instituciones de algo que ahora se ha convertido en mítico, que es la sociedad civil, es decir, los sindicatos, los partidos, las instituciones académicas o profesionales y, sobre todo, la prensa y las ONG.

Eso significa, por ejemplo, que en Nicaragua, entre 2010 y 2020, la USAID tenía previsto transferir a la derecha la asombrosa suma de 68 millones de dólares, si se considera el pequeño país de Nicaragua, para desacreditar al gobierno, tanto en el interior como en el exterior. Todo el tiempo nos encontramos con mecanismos que conocemos bien, cuando trabajamos en Venezuela, lo conoces tan bien como yo, o en Ecuador o en Bolivia, el objetivo es desprestigiar al gobierno, formar nuevos líderes, y luego crear una masa crítica de opositores y luego se encuentran completamente por casualidad,en 2018,  hubo una crisis muy grave en Nicaragua, con varios meses de enfrentamientos que mataron a 220 personas, y así completamente por casualidad, dos años antes del levantamiento espontáneo de 2018, la USAID añadió ocho millones de dólares, por lo que la contribución total de la USAID a la desestabilización de Nicaragua fue de 76 millones de dólares, y así termino con este pequeño capítulo.

En el centro de la trama se encuentra una fundación llamada Violeta Barrios de Chamorro, ex presidenta de la derecha nicaragüense, que dirige su hija Cristiana Chamorro y que sirvió de eje para la redistribución de este dinero. La fundación ha sido utilizada para redistribuir más de 14 millones de dólares, por lo que si se observa en qué se han utilizado esos dólares desde 2009, la USAID ha dado unos 10 millones a los medios de comunicación de la oposición.

Imaginemos lo que pasaría en nuestro país si de repente descubriéramos que Le Monde Diplomatique está siendo financiado subrepticiamente bajo la mesa por Rusia, Irán o Corea del Norte. Sabiendo, además, que no sólo es Estados Unidos, ya que la Fundación Violeta Barrios de Chamorro también se beneficia de la colaboración de, por ejemplo, la Cooperación Española, la fundación recibió más de 800 mil euros, es decir, más de un millón de dólares de la agencia de cooperación española, así que con eso quiero decir que se financió un cierto número de medios que nombraré rápidamente, ya que en Francia no los conocemos: La Prensa es el buque insignia de la derecha nicaragüense desde hace mucho tiempo, y vuelvo al mundo financiado por las potencias extranjeras, y luego Radio Corporación, Voz con Café, las plataformas digitales, 100% Noticias, Artículo 76, Nicaragua Investiga, es decir, un montón de organizaciones.

Romain Migus: La Asamblea nicaragüense aprobó varias leyes: la ley 1040 sobre agentes extranjeros, la ley 1042 sobre el cíber-odio y la ley 1055 sobre la Soberanía de Nicaragua. Así que estas leyes han sido muy controvertidas, ha habido consecuencias, sobre todo judiciales, y esto ha sido la punta de lanza de toda esta campaña mediática que podemos ver hoy en los medios de comunicación europeos, en los medios de comunicación franceses, en los medios de comunicación occidentales en general, salvo que nadie nos dice que hay en estas leyes…

Maurice Lemoine: Estas leyes son la consecuencia de lo que acabo de decir hace un momento, es decir, después de la crisis de 2018 que fue devastadora para Nicaragua, incluyendo las consecuencias económicas, el gobierno sandinista tomó una serie de medidas, que pasaron por la Asamblea Nacional, donde la mayoría la tiene el partido sandinista.. Así, de hecho, el 15 de octubre de 2020, la Asamblea aprobó la ley 1040, conocida como la “ley de regulación de agentes extranjeros”, esta ley no prohíbe a las ONG, pero las obliga a rendir cuentas de todo el financiamiento extranjero especificando la identidad del autorizador, el monto de los fondos recibidos, el propósito de las donaciones y una descripción de cómo se gastó el dinero, información que obviamente debe corresponder con los estados contables y financieros. Por eso, con esta ley se quiere saber quién financia qué y para qué.

Estamos en un país soberano, estamos en un país que se protege a sí mismo. La Ley 1042 de ciberdelincuencia, quiero decir que es un clásico, incluso por las polémicas que puede desencadenar, porque incluso en nuestro país, permite perseguir y castigar la difamación, las amenazas, los atentados a la integridad física de niños y mujeres, la usurpación de identidad, la piratería informática, el espionaje informático, y también a los que difunden información falsa, robo de identidad, hacking, espionaje informático, y también los que difunden información falsa, por lo que incluso en nuestro país hay grandes debates sobre hasta dónde llega el control de internet, en qué punto quiero decir que tenemos una ley liberticida que prohibiría la información. Así que aquí estamos en un mundo clásico, pero al mismo tiempo es difícil reprochar a Nicaragua que persiga y castigue la difamación, las amenazas de agresión, la integración física, etc.

Y luego, el 21 de diciembre de 2020, la Asamblea también aprobó la Ley 1055, y cito su título exacto: “Defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y la autodeterminación para la paz”, y esta ley, por supuesto, hay que recordar lo que dije al principio, establece que “no podrá presentarse a las elecciones generales quien pida apoyo y se acoja a la imposición de sanciones al Estado de Nicaragua”, También queda excluido de las elecciones generales quien fomente o financie un golpe de Estado, quien atente contra el orden constitucional, quien incite a la injerencia extranjera, o participe con financiación externa en actos de terrorismo y desestabilización”, es el tema del escándalo internacional que pone a Nicaragua en el banquillo de los acusados.

Romain Migus:¿Son estas leyes la especificidad de una dictadura o se encuentran en otros países?

Maurice Lemoine: Es una buena pregunta. Le agradezco que me haya hecho esta pregunta. No es complicado y ni siquiera hace falta ser periodista. Sólo hay que investigar un poco en internet, sobre todo en la legislación de Estados Unidos. En Estados Unidos, en contra de lo que se cree, hay muchas ONG nacionales y extranjeras, y a veces son financiadas sin límites ni restricciones por gobiernos y partidos políticos extranjeros, y aquí es donde salimos del estereotipo de que Estados Unidos prohíbe, no, no, sino con una condición, que esas ONG nacionales o extranjeras se registren como agentes extranjeros.

Tiene exactamente la misma redacción que la ley que se acaba de aprobar en Nicaragua. Estas ONG, pueden registrarse en el Ministerio de Justicia, tienen que presentar declaraciones de impuestos, y tienen que cumplir con la legislación en virtud de lo que se llama la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA), y FARA requiere que las personas que actúan como agentes extranjeros o principales, y “periódicamente revelar al público su relación con el principal extranjero, así como las actividades de los ingresos, los desembolsos de dichas actividades” es el objetivo principal de la ley FARA, y promover la transparencia con respecto a la influencia extranjera en Estados Unidos, es permitir que el público estadounidense y sus legisladores conozcan la fuente de cierta información destinada a influir en la opinión pública, la política y las leyes de Estados Unidos, facilitando así una evaluación informada de esa información por parte del gobierno y el pueblo estadounidense, es decir, en efecto, estamos exactamente en la misma configuración que la ley nicaragüense.

Romain Migus: Entonces vemos una hipocresía, ya que todos los medios de comunicación deberían atacar normalmente a Estados Unidos ya que tienen la misma ley.

Maurice Lemoine: Obviamente, especialmente desde que Estados Unidos está imponiendo sanciones a Nicaragua; y la oposición de derecha nicaragüense, que en realidad son alrededor de veinte personas últimamente arrestadas, de esto hablaré más tarde, son personas que están pidiendo la intervención estadounidense incluyendo militares, que están pidiendo sanciones, y si nos fijamos en la ley FARA, en Estados Unidos, hay dentro de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia, la unidad FARA que es responsable de la administración, y de la aplicación, y para ello identifican las violaciones, por lo que supervisan, revisan los registros buscando deficiencias e inspeccionan los libros, y los registros de los declarantes y el incumplimiento intencional de la FARA, da lugar a una pena de prisión de hasta 5 años de prisión y luego una multa de hasta 250 mil dólares o ambos.

Romain Migus: La Ley 1055 se inspira de hecho en una ley que se votó bajo el mandato de Violeta Chamorro, así que bajo la musa de la derecha nicaragüense, es un poco paradójico ¿no?

Maurice Lemoine: Y es curioso si obviamente no tuvo consecuencias gravísimas, ya que hubo una guerra no convencional contra Nicaragua pero efectivamente la ley votada en los 80 bajo la presidencia del estado de Chamorro, dice exactamente lo mismo, así que no es nuevo; incluso los que hoy en Nicaragua denuncian la ley votada por los sandinistas son los que votaron la de Chamorro que es la misma. Pero incluso en nuestro país y en la Unión Europea, estamos preocupados por los mismos asuntos, en Francia hay una secretaría general de la defensa y seguridad nacional SGDSN y su Director Stéphane Bouillon anunció en junio de 2021 que se creará a principios de septiembre, dentro de dos meses, un servicio con competencia nacional encargado de rastrear la injerencia extranjera en el ámbito de la información que es exactamente lo que ocurre en Nicaragua, a nivel del parlamento europeo se creará una comisión especial sobre la injerencia extranjera. El título exacto, que es un poco exagerado, es Comité Especial sobre la injerencia extranjera en todos los procesos democráticos de la Unión Europea, incluida la desinformación.

El objetivo de esta comisión es evaluar el nivel de las amenazas, ya sean campañas de desinformación, financiación de partidos políticos o campañas o injerencias del Estado. Estamos realmente en el caso de lo que está sucediendo en Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Ecuador, casi en todas partes en América Latina y esta comisión, por lo que tomó las formulaciones de la Unión Europea, tendrá que examinar la transparencia de la financiación de los partidos y las campañas, verificar las acciones y las normas nacionales. Y también influencias externas a través de empresas, ONG o tecnologías. Así que, en realidad, lo que estamos denunciando en Nicaragua son leyes que se consideran bastante normales en otros lugares, aunque pueda haber discusiones sobre los límites del control de la ciberseguridad.

Romain Migus: Maurice, ¿por qué hubo detenciones? ¿Y los detenidos son realmente todos candidatos contra Daniel Ortega en las próximas elecciones de noviembre?

Maurice Lemoine: No, por supuesto que no, así que las personas que fueron detenidas, sólo puedo dar algunos nombres. Obviamente, si quienes nos escuchan no son especialistas en política nicaragüense, no les dirá mucho. Está Cristiana Chamorro, a quien presentamos como la principal rival de Daniel Ortega, por lo que se declaró candidata a la presidencia, pero aún no estamos ahí porque la derecha sigue imaginando primarias, es como en Francia. Hay que precisar además que la derecha nicaragüense está completamente dividida. Es un bazar imposible. Es una de las razones por las que es incapaz de enfrentarse a los sandinistas. Y que las encuestas, que miramos con cautela, dan todas como ganador a Daniel Ortega  el próximo 7 de noviembre.

Romain Migus: En su mayoría sí

Maurice Lemoine: Efectivamente, en las personas que han sido detenidas, específico que no son arrojadas a la fosa. Están bajo arresto domiciliario o bajo detención preventiva durante el tiempo que dure la investigación y, sobre todo, para evitar una huida al extranjero. Pero luego tenemos a Cristiana Chamorro, a Juan Sebastián Chamorro, tenemos a Pedro Joaquín Chamorro, es toda la familia Chamorro, es la oligarquía nicaragüense que ha tenido varios presidentes conservadores en el pasado al frente de Nicaragua y que consideran que Nicaragua es básicamente su propiedad privada.

Ahí está Miguel Mora, un tipo que dirigía el canal de televisión 100% Noticias, que pidió públicamente una intervención militar como en 1989 en Panamá, cuando Estados Unidos secuestró a Manuel Noriega. Los detenidos son verdaderamente candidatos a la presidencia.

Así que se les investiga porque han pedido públicamente medidas coercitivas contra la economía nicaragüense, como sanciones económicas por decirlo de forma más sencilla. Porque el gobierno sandinista considera que en 2018 conspiraron para cometer actos terroristas y que han creado una estructura fraudulenta de ONG para el blanqueo de fondos multimillonarios procedentes del extranjero, lo que constituye una intervención política.

Hay que decir que cuando presenté lo de la transferencia de dinero de USAID, la NED, etc., parte del dinero obviamente se evaporó y fue a parar a cuentas personales. Así que el gobierno sandinista simplemente está investigando todo esto.

Romain Migus : También hay acusaciones de blanqueo de dinero.

Maurice Lemoine: Así es, se trata de una situación de blanqueo de dinero.

Por ejemplo, cuando se aprobó la ley de ONG, Cristiana Chamorro cerró inmediatamente su fundación. Inmediatamente significa no tener que responder ante la ley.

También es una de las razones por las que está bajo arresto domiciliario. Se negó a someterse a la ley, fue citada, se negó a responder a las preguntas, y cerró su fundación.

Los nicaragüenses también son capaces de investigar como cualquier otro país del mundo. Descubrimos, por ejemplo, y estoy usando el sentido condicional aquí porque no tengo acceso al archivo, así que tendremos cuidado. Pero en el momento en que cerró su fundación, había 7 millones de dólares en sus cuentas, lo que no está mal para una fundación. Y una vez que cerró esas cuentas, encontramos 17 millones de dólares en tres de sus cuentas personales. Efectivamente, hay una especie de vasos comunicantes que, desde el punto de vista de la justicia nicaragüense, merecen ser aclarados.

Romain Migus: Maurice, estás describiendo un mundo mafioso, ¿no es así? ¿Por qué una parte de la izquierda europea defiende con tanto ahínco a esta banda de sinvergüenzas?

Maurice Lemoine: Ah! Esto es una larga, larga historia, me dijiste que querías que hiciéramos algo corto. Es porque ni siquiera es un conflicto entre la derecha y la izquierda. La derecha es la derecha, así que por definición, el gobierno sandinista pertenece a la izquierda latinoamericana.

Se ha convertido en un conflicto dentro de las izquierdas que están en plena descomposición por el simple hecho de que entre sus oponentes a Daniel Ortega hay antiguos sandinistas. Es decir, el frente sandinista, después de perder las elecciones en 1990, hubo un gran debate ideológico dentro del frente sandinista.

Fue un período donde hubo la caída del Muro de Berlín, hubo un colapso del comunismo, así que hubo todo un contexto, el fin de las guerras y guerrillas en Centroamérica que terminaron con acuerdos de paz.

Hay una facción del Frente Sandinista de entonces, con antiguos comandantes, guerrilleros gloriosos, gente que fue valiente, que fueron verdaderos héroes, que de repente quieren que el frente sandinista se convierta en un partido socialdemócrata europeo.

Y por eso son sistemáticamente marginados. Entonces pasan a la oposición a Ortega, y esta oposición es, como en todas las historias de familia, se convierte en odio, se ha convertido en un odio para que poco a poco se vayan sobre una base socialdemócrata, y luego apoyaron a la derecha, y ahora prácticamente están apoyando a la extrema derecha.

Romain Migus: Así que los miembros del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) ahora, finalmente transformados en UNAMOS, y en Florida donde se reunieron con lo peor de la administración Trump.

Maurice Lemoine: Y algunos de ellos fueron arrestados. Entonces, el fenómeno en relación con la pregunta que hiciste sobre la izquierda europea es que en los años gloriosos de la revolución, pero los años duros, hubo brigadas civiles de jóvenes europeos que fueron a Nicaragua en solidaridad, la izquierda radical, la izquierda revolucionaria. Y luego volvieron a Europa, retomaron sus vidas profesionales. Nicaragua se cuidó sola después de estos años de régimen neoliberal feroz que no vivieron estos jóvenes europeos.

El Frente Sandinista tiene la culpa aquí porque ha perdido el contacto. En cuanto a la comunicación, no ha podido mantener sus contactos con la Unión Europea. Y por otro lado, todos estos opositores sandinistas se han reciclado en las ONG y han mantenido una relación privilegiada con las ONG europeas, con las universidades europeas, y con los antiguos brigadistas.

Como resultado, ahora hay una batalla muy reñida, como he dicho, es un asunto de familia. Gente que se conocía bien, gente que era amiga, se está matando. Algunos en nombre del sandinismo, que dejaron hace tiempo, acusando a Daniel Ortega de dictador. Y luego los demás, de los que formó parte, pero no es por un sesgo ideológico, es simplemente por observar la situación.

No, Nicaragua no es una dictadura. No cuando se mira a Nicaragua en el contexto centroamericano. Es el país que mejor lo está haciendo.  No hay que olvidar que está junto a Honduras, junto a El Salvador y junto a Guatemala. El Salvador y Honduras son las Maras, con una inseguridad y un narcotráfico endémicos. Nicaragua está a salvo de todo eso, pero no vamos a entrar en un análisis socioeconómico de Nicaragua. No es extraordinario, no, es un gobierno revolucionario, pero en términos del contexto regional, lo está haciendo mucho mejor que sus vecinos.

Si hablamos del conflicto de 2018, están las llamadas ONG de derechos humanos. Una de ellas, la ANPDH, financiada por la USAID y la NED, ha anunciado cifras absolutamente delirantes de muertos, 530 muertos, y esto ha sido recogido por La Croix, por Le Point y por todo el mundo.

Romain Migus: ¿Incluyendo en una petición firmada por algunos representantes de la izquierda?

Maurice Lemoine: Por gente que conocemos bien, desde el NPA hasta el Partido de la Izquierda pasando por la izquierda clásica y tradicional. Así que hay gente que no puede evitar firmar una petición para ser tentada. Eso lo hace importante. Pero no lo comprobarán, no mirarán más allá. Les gusta denunciar la terrible dictadura de Daniel Ortega, que recuerda las horas más oscuras de América Latina. Todo es falso, todo es falso.

Hubo 220 muertes, eso es suficiente.

Romain Migus: ¿Por qué es falso? Ha habido revelaciones, ¿verdad?

Maurice Lemoine: Hubo revelaciones precisamente porque la oficina de la ANPDH, en 2019, dio una conferencia de prensa en Managua, la pueden encontrar en Facebook, no es algo que me esté inventando. Dio una rueda de prensa para denunciar a su jefe, su director, Leiva. Se fue a Costa Rica, donde, por cierto, creó una ONG de derechos humanos que está operando ahora mismo. Se fue con 500 mil dólares, 100 mil de los cuales provenían de la NED, la Fundación Nueva Democracia, la cosa creada por Reagan. Y claro, dijeron todo, dijeron que en 2018 inflaron los números a propósito para conseguir más subvenciones de EEUU.

Romain Migus: Puedes ver este vídeo, está disponible en YouTube, es completamente sorprendente. Los chicos realmente muestran pruebas del dinero que recibieron y las instrucciones que recibieron.

Maurice Lemoine: Y entonces el problema no es decir que Daniel Ortega es perfecto. En el pasado ha hecho alianzas un poco extrañas con la iglesia y con los empresarios. Era un pragmático. Pero al mismo tiempo el resultado no es tan catastrófico. Hizo lo mismo que Lula. A menudo olvidamos que Lula es el mismo. En Brasil, Lula no se fue directamente en contra de los sectores económicos y los empresarios. Negoció con ellos, discutió. Les dijo ‘escuchen, les dejaremos en paz, pero redistribuiremos, etc…

Romain Migus: Maurice, dijimos que la haríamos corta, obviamente no podemos hacerlo pero nos concentraremos. Una última pregunta: ¿por qué esta campaña mediática en este momento?

Maurice Lemoine: Así que dos preguntas. Estoy haciendo una respuesta a una pregunta que no has hecho pero, rápidamente, ¿por qué la “ola de represión” en este momento?

Simplemente porque hubo una amnistía en 2019. Y varias de las personas que hoy están encarceladas de nuevo fueron amnistiadas. Podemos hacer la pregunta pero por qué estamos amnistiados. Así que simplemente no es porque sea retroactivo, es porque desde la amnistía se esperaba que no volvieran a hacer lo mismo. Que no se pongan a pedir sanciones, a gastar su tiempo en ir a Washington a exigir una intervención militar, etc., etc.

Resulta que, dado que todo el mundo es consciente de que hay muchas posibilidades de que Daniel Ortega gane las elecciones en 2021, Estados Unidos ya ha hecho gestiones. Y ha puesto en marcha un programa llamado “Asistencia Responsable en Nicaragua” (RAIN). Es un programa que contempla, desde el 11 de agosto de 2020 hasta el 10 de febrero de 2022, la asignación de dos millones de dólares para llevar a cabo, ellos mismos, una transición ordenada del gobierno de Ortega a un gobierno que se comprometa a respetar el estado de derecho, etc.

Y el documento ni siquiera intenta ocultar su estrategia, ya que utiliza la expresión “régimen de transición” 102 veces. Esto es algo que hemos conocido y conocemos en Venezuela. Había una organización, una oficina de transición.

Y el gobierno nicaragüense ha aprobado las leyes y está persiguiendo a las personas que colaboran en esta nueva agresión prevista para Nicaragua antes, durante o después de las elecciones de noviembre. Porque sabemos, ya lo sabemos, lo hemos adivinado, que Estados Unidos no reconocerá los resultados de las elecciones de noviembre. Así que estas son las razones de lo que está sucediendo ahora.

Y la segunda pregunta, estabas ampliando el tema. Simplemente porque uno, la administración Biden no ha cambiado mucho en comparación a la era de Trump. Y sobre todo porque Estados Unidos, e incluso la derecha continental, está al límite. Porque en algunos aspectos no van bien. Muchos han anunciado un fin de ciclo. Ya no estamos ahí, ya no estamos ahí. México y Argentina están en el centro-izquierda. También son muy cautelosos con Nicaragua. La izquierda latinoamericana apoya a Nicaragua en general. ALBA, el Foro de San Pablo, Puebla, Manuel Zelaya, el presidente derrocado de Honduras. Así que México, Argentina, perdidos. Nicaragua, Venezuela, Cuba, resisten.

Y luego hay elecciones en Colombia muy pronto.  Colombia, como sabemos, tiene una crisis terrible. Hay una gran posibilidad de que la derecha sea derrotada dada la forma en que han reprimido el movimiento social.

Así que hay una gran preocupación de que la derecha pueda perder el poder en Colombia. Está Brasil, con Lula que se perfila como candidato y, por tanto, como probable ganador frente a Bolsonaro. Ahí está Perú, donde Pedro Castillo es el líder.

Romain Migus: Debería ser nombrado la próxima semana.

Maurice Lemoine: Sobre todo porque si se mira toda América Latina, hay incluso incluyendo en El Salvador, Bukele, que está haciendo como un Macron salvadoreño que así ahora es el presidente y es más autoritario. Está en proceso de cabrear a Estados Unidos, y les dijo que se ocuparan de sus propios asuntos.

Así que de aquí a final de año habrá una ofensiva por parte de Estados Unidos, como podemos ver con las visitas del jefe del Comando Sur (el Comando Militar Sur de Estados Unidos) a Colombia. Lo podemos ver con el jefe de la CIA viniendo a Colombia y viniendo a Brasil. No es para hablar del cultivo de fresas en Brasil.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *