Occidente ha expuesto su naturaleza nazi Por Natalia Osipova | RIA Novosti

Occidente ha expuesto su naturaleza nazi Por Natalia Osipova | RIA Novosti
Compartir vía:

Occidente está destruyendo los monumentos al soldado soviético. Lo ha hecho durante mucho tiempo, de forma constante, tratando de borrar la memoria de él, un héroe y defensor del mundo contra el nazismo. Pero sólo ahora, en esta fría primavera de 2022, Occidente se siente aliviado: ahora no es tímido.

La destrucción de los monumentos a todo lo soviético (y lo soviético en Europa es, ante todo, la gloria militar y el valor) es una acción indigna, marginal, avalada por la ultraderecha, los nacionalistas, los descendientes de los nazis. De una acción que empezó como por presión de algún público: para las elecciones, a petición de los municipios, la voluntad de los malos políticos individuales, se ha convertido en una política oficial.

Como admitió francamente el Primer Ministro polaco Mateusz Morawiecki: “Lo que antes se llamaba rusofobia es ahora la corriente principal, ya se acepta como la obviedad en la que nos desenvolvemos”. No en vano, en su país, según las estadísticas citadas por la portavoz oficial del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, Maria Zakharova, de los quinientos lugares conmemorativos incluidos en la lista común de lugares conmemorativos a los defensores de la Patria con Rusia, quedan menos de cien.

Uno de los monumentos que han sido “asesinados” por las autoridades polacas estaba dedicado a los soldados del Ejército Rojo en la ciudad de Cracovia. Se erigió en 1949 en el lugar donde murieron más de 600 soldados del Ejército Rojo del 1er Frente Ucraniano (con el que mi abuelo Khudyakov Sergey Tikhonovich pasó por el campo de batalla). Esta vez el monumento no fue simplemente desmantelado. Polonia inventó un nuevo tipo de ejecución: demoler el monumento en vivo, con discursos burlones sobre los “derrotados”. Colocaron un lazo amarillo y azul alrededor del cuello del monumento y tiraron de él con un tractor. Cuando la estela se derrumbó, Karol Navrocki, director del Instituto del Recuerdo Nacional de Polonia, presente en el acto, aplaudió con sus colegas. Y declaró satisfecho: “No hay lugar para una estrella roja en el espacio público de una Polonia libre, independiente y democrática. No hay lugar para las estrellas rojas en el espacio público de una Europa libre”.

Es, sin duda, un manifiesto.

En Polonia y el Báltico se ensayaron durante muchos años las prácticas y los significados neonazis que ahora se están convirtiendo en la norma paneuropea en relación con la hazaña del soldado soviético, el resultado de la Segunda Guerra Mundial, el papel de Hitler, el nazismo alemán y el etno–nazismo ucraniano. Lo que parecía una blasfemia inaudita hace sólo 30 años, se ha convertido en cultura cotidiana en esos países y luego se ha abierto paso silenciosamente por toda Europa.

Baile sobre los huesos de los héroes

Y ahora asistimos a algo nuevo, a otra innovación polaca: ya no es sólo vandalismo, a lo que estamos acostumbrados, por terrible que parezca. Es, por un lado, un planteamiento institucional, una elección de Estado, y por otro, un deleite en el vandalismo, un baile sobre los huesos, una celebración sobre las ruinas. Aquí la vergüenza y la euforia se unen con la mano de hierro de la violencia sistémica legítima. Y aquí entendemos de qué se trata. Cuando el entusiasmo y la alegría de cometer actos violentos se funden con la voluntad del Estado, surge el nazismo. Exactamente lo que ocurrió en Alemania en los años 30. “Nunca más” fue el lema que los reestructuradores de la historia lanzaron el 9 de mayo, insatisfechos con la victoria de la URSS. Y ahora, una y otra vez.

Y luego tenemos que resolver el problema de ampliar la tecnología al máximo. Y ahora se está extendiendo por toda Europa como un reguero de pólvora.

✔️ La Presidenta de Moldavia, Maia Sandu, declara con tranquilidad que “el lugar de la cinta de San Jorge está en el basurero de la historia”.

✔️ En Letonia, está prohibido celebrar el 9 de mayo: cualquier actividad festiva en este día será perseguida.

✔️ En Alemania, en Baja Sajonia, están prohibidas las banderas soviéticas y las cintas de San Jorge.

✔️ El parlamentario berlinés Stefan Verster sugiere que se elimine de la lista de ciudadanos honorarios de Berlín el nombre del primer comandante soviético de la ciudad, Nikolai Bersarin, que en realidad salvó a miles de residentes del hambre, la enfermedad y la devastación.

Pero no importa, los políticos compiten en su odio al soldado soviético y en la rapidez con la que quieren anular cualquier mención a él, ya sea un desfile, la procesión del Regimiento Inmortal o el espectáculo de fuegos artificiales.

Todas estas antis–acciones se llevan a cabo con la voluptuosidad de un rompedor de juramentos. Con gusto, con la audacia de un hooligan que confía en su impunidad. Por fin, la clase política occidental se ha desprendido de las máscaras que se ha visto obligada a llevar desde 1945, firmemente sujetas por las decisiones de los juicios de Nuremberg de 1946. Entonces fue posible poner un estricto collar a los revanchistas.

A Europa no le pesan sus crímenes

Parecía que sólo los nazis, que eran la maldita excepción a la norma paneuropea, lo necesitaban. Europa parecía avergonzarse de lo ocurrido en los años 30 y 40, cuando perdió su rostro humano y se degradó hasta las cámaras de gas y los colchones rellenos de pelo humano. Y nadie podía interrumpir este acto de autodestrucción de la humanidad, excepto el soldado soviético.

Pero ahora resulta que no todo fue así. Fuimos engañados. Queríamos creer en cosas mejores. Pero a Europa no le pesan sus crímenes, no se siente culpable y no se considera responsable de las atrocidades. Por el contrario, durante muchos años trató de echar la culpa de la tragedia de la guerra a los rusos, a la URSS.

Durante todos estos años, Europa ha luchado por tolerar estos monumentos en su cuerpo, que la protegen y nos protegen de la repetición del pasado. Como la cera que se derrite ante el fuego, así los demonios del nazismo perecieron ante la mera proximidad de una estela de combatientes soviéticos caídos.

Y en efecto: fue precisamente a partir de la demolición de los monumentos cuando comenzó el proceso de revanchismo: los neonazis volvieron a la arena política y al poder, justificando a los verdugos de Hitler. Comenzó en el Báltico, donde los veteranos de las SS se convirtieron en héroes nacionales y los soldados de bronce de la URSS fueron insultados y humillados, acusados de “millones de alemanes violados” y de la “ocupación soviética”.

Pero la guerra contra los monumentos es mucho más amplia, como resultado de la conciencia neonazi del Báltico. Es una queja colectiva de Occidente hacia nosotros los rusos: son culpables porque quieren comer. Pushkin, Gorki, Suvorov… todos pasaron por el bisturí.

Ahora mismo las autoridades de Kiev han demolido el monumento a los trabajadores rusos y ucranianos. Comiendo con placer, arrancaron la cabeza de una de las figuras y filmaron con deleite cómo rodaba por la plaza. Es decir, unos días después Kiev repitió lo que hizo Polonia: ejecutó públicamente el monumento. Cortó la cabeza de la figura que siempre se había considerado una representación del trabajador ruso.

“¿A qué te recuerda?”, me quedé pensando, viendo las escenas de demolición y profanación de monumentos de soldados en Polonia, Ucrania y Alemania.

Por lo tanto, ¡esto es tortura de prisioneros de guerra! Por supuesto que sí. Así es como humillan al enemigo capturado en Ucrania. Profanan, mutilan, desfiguran. A un soldado soviético que también es un soldado ruso. Aunque personas de diferentes nacionalidades lucharon contra Hitler, para Europa cada georgiano, ucraniano, ruso, judío, kazajo, osetio en el ejército soviético es un soldado ruso. Aunque sea un ucraniano étnico al cien por cien. Este soldado ruso es el principal enemigo de Europa, sea cual sea su nacionalidad. ¿Cómo no matar los monumentos en su memoria? ¿Cómo no intentar matarlo a él mismo? Dos líneas de lucha: con una piedra y con un cuerpo vivo. Y hasta tres: luchar contra la gloria póstuma del soldado heroico y al mismo tiempo intentar destruir la reputación y la dignidad del soldado del ejército ruso.

Y en cuanto al soldado ruso y sus hazañas es fácil saber quién está enfrente.

El nazismo nunca murió

Ya no es una revisión del resultado de la Segunda Guerra Mundial. Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que ha sido anulado. Por delante tenemos un cambio de actitud hacia Hitler (a Bandera ya lo ha cambiado hasta tal punto que el canto de los nazis: “¡Gloria a Ucrania! ¡gloria a los héroes!”, es repetido por los representantes de la clase política occidental con toda legalidad, públicamente y también con arrebato). Y el rechazo a los resultados del proceso de Nuremberg. Un intento de sustituir sus conclusiones y de sentar en el banquillo a héroes y no a los criminales. Todavía veremos esto, por desgracia. Ya lo estamos viendo.

Japón retiró el batallón Azov (contra cuyos combatientes se iniciaron procedimientos penales en Rusia) del registro de organizaciones nazis prohibidas y pidió disculpas a los militantes por haberlos incluido en la lista. Así que es cuestión de tiempo que se pida perdón a Hitler.

Hay que reconocer que 77 años después de la Victoria, el nazismo ha vuelto.

El consenso de los aliados –ya frágil– se había ido adelgazando todos estos años y finalmente ha desaparecido, ya no existe. Ya estaba a punto de estallar: primero se tenía que reconocer el “enorme” papel del lend-lease (préstamo-alquiler) estadounidense, sin el cual “no habría habido victoria” (y justo en estos días los estadounidenses están volviendo con el programa de lend-lease, pero ya en el otro lado del frente, en Ucrania), luego hay que discutir el tema del “saqueo y la violación” (como vemos, el mismo escenario es utilizado por la propaganda contra nuestros soldados ahora), pronto hay que mover la fecha de las celebraciones, luego ya no hay que alegrarse por la Victoria sobre Hitler, sino empezar a llorar.

Y simplemente les resultaba difícil, insoportable que por gratitud y de corazón, se reconociera la gran hazaña y primacía del soldado soviético en la salvación del mundo. Refunfuñaron, pero arrastraron la correa.

La gran pregunta es: ¿agradecieron la salvación y el regreso del Estado nacional? ¿Realmente los pueblos de Europa necesitaban su libertad? ¿Era cierto que habían sido esclavizados por Hitler? Si están dispuestos a acoger y apoyar a cualquier pequeño Führer con tanto entusiasmo, ¿acaso querían ser nazis? ¿Experimentar ese mismo arrebato de decadencia, de bajeza, de escarnio, apoyado por un sistema estatal de violencia? ¿Será que Hitler fue su verdadero liberador, permitiéndoles rendirse al instinto de muerte y autodestrucción?

Siempre contra los rusos

A juzgar por la intensidad del odio sincero y no político, parece que estamos asistiendo a la encarnación de ese viejo plan de “nuestros socios occidentales”, concebido ya en 1945. Estamos hablando de la Operación Impensable, ideada por el Estado Mayor Conjunto del Gabinete de Guerra británico: atacar y derrotar a la URSS inmediatamente después del final de la guerra con el Reich. Parecía que el momento era el adecuado: el país se había desangrado tras la guerra y era posible intentar acabar con él. Pero al reflexionar, Estados Unidos y Gran Bretaña decidieron que no podían hacerle frente. Por cierto, para estos efectos el Ejército Rojo se llamaba Ejército Ruso. Así que no se haga ilusiones: Europa no luchó contra los rojos, Europa siempre ha luchado contra los rusos.

Evidentemente, Occidente llevaba mucho tiempo queriendo volver a la Segunda Guerra Mundial y cambiar el mapa de Europa. Pudo hacerlo de forma pacífica sacando a muchos países de la influencia de la URSS y organizando en Europa exactamente lo que siempre había querido: un sistema de regímenes títeres proamericanos y el desmantelamiento de grandes estados independientes (Yugoslavia). Al final de la Guerra Fría y en 1991, Occidente pudo poner en práctica casi todo este plan: tomar el control del continente europeo. Sólo quedaba Rusia.

“Podemos repetirlo” no se refiere a la agresiva Rusia revanchista, sino al Reich europeo, que quería repetir la marcha hacia el este, obtener recursos para sus necesidades y deshacerse de paso de los eslavos.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, fue muy franco: “Esta guerra debe ganarse en el campo de batalla”. El jefe de la diplomacia, esto es importante. Es decir, la victoria en 1945 sobre toda la maquinaria europea les ha herido y asustado tan dolorosamente que es necesaria la venganza. (Los aliados se unieron al final, en 1944, cuando el resultado de la batalla estaba claro, y antes de eso convencieron a Gran Bretaña y a Estados Unidos para que abrieran un segundo frente, por cierto, también con los votos de la intelectualidad patriótica de la URSS, que estaba de moda entonces). Es necesario superar al ruso “Iván El Terrible”. Para lograrlo, un rusófobo de Kiev se ha convertido en un nazi, que ahora debe ganar esta batalla con el Este para el Oeste.

Ese es el sofisticado plan.

Y esto no quiere decir que sea mal plan. Los rusos no pueden ser derrotados en el campo de batalla, pero pueden ser engañados. Diciéndoles que hay que derribar el Muro de Berlín, que hay que disolver la URSS o que los rusos son ucranianos que necesitan bragas de encaje y un visado libre. Occidente ha aprendido de los errores del pasado.

Mientras tanto, hay una cosa particularmente importante sobre lo que está sucediendo. Los soldados rusos aparecen en las ciudades liberadas, y lo primero que hacen es encender la llama eterna, para mantener el monumento abandonado a los soldados soviéticos y revivir el recuerdo de la victoria.

Este es un momento clave de la confrontación, en el recuerdo de la victoria de 1945 está la clave del momento actual. Si los antepasados de nuestros chicos fueron capaces de derrotar al nazismo, entonces, en principio, está en manos del ser humano. Es una gran arma de justicia y memoria histórica.

Y la memoria resulta ser longeva, tanto para nosotros como para nuestros enemigos.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.