Policía Nacional, fuerza del amor Por Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua (*)

Policía Nacional, fuerza del amor Por Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua (*)
Compartir vía:

hemos recibido una inmensa demostración de cariño, porque ese es este desfile, el cariño de nuestra Policía Nacional, que cuida con amor, la tranquilidad, la paz, que las familias nicaragüenses queremos y valoramos sobre todas las cosas, porque nos permite trabajar, tranquilos, seguros, trasladarnos de un lugar a otro. Eso nos impedían los tóxicos, los envenenados, los que desgraciadamente tenían, y tienen, odio en sus almas.

Ahora vivimos en paz, gracias a Dios, y esta demostración de cariño –algunos dirán de fuerza, fuerza de pueblo que vence– es para las familias nicaragüenses una certeza de que vivimos seguros, resguardados, protegidos. Y estoy segura que, al mismo tiempo, aquí está también la fuerza del amor de las familias nicaragüenses y del reconocimiento a nuestras instituciones, que nos resguardan, que nos cuidan. Nuestro Ejército, seguridad soberana, nuestra Policía Nacional, tranquilidad en la comunidad, seguridad ciudadana, tranquilidad para las familias; nuestro Ministerio de Gobernación.

Y cuando uno escucha esos cantos, porque son cantos, esa poesía que brota del pecho orgulloso de todos estos compañeros y compañeras –y cuántas compañeras en nuestra Policía– uno sabe que ahí hay una fuerza porque está, además, la fuerza del compromiso y el amor a la Patria, y la fuerza de los héroes.

Cada uno de esos destacamentos lleva el nombre de una heroína, de un héroe, y eso es tan importante, porque es sentir en todo momento, que estamos iluminados por ese sol que no declina, y que forja, va forjando las nuevas victorias. Ese sol en nuestras almas, en nuestros corazones, en nuestra fortaleza de pueblo, en este caso pueblo en nuestra Policía, y pueblo en las casas, en los hogares, donde nos sentimos más tranquilos porque hay una Policía que acude al llamado, que nos cuida, y cada vez con más técnica, cada vez más calificados.

Es admirable la pericia de cada uno de estos compañeros y compañeras que representan, son una parte pequeña de cuerpos especializados de nuestra Policía. Es admirable cómo la Policía Nacional ha crecido en ciencia, ha crecido en técnicas, en tecnologías, ha crecido en una cantidad de fortalezas que juntas son seguridad ciudadana.

Fuerza de juventud

Y quiero saludar a todos los compañeros y compañeras que han pasado ensayando para darnos este espectáculo hermoso de pueblo, de pueblo que sabe luchar, de pueblo que siente orgullo, un orgullo grande, de nuestras instituciones.

Uno está ahí viendo pasar a esos muchachos y muchachas, y uno dice: ¡cuánto debemos agradecerle a Dios por todo lo vivido!

Aquí hace 42 Años triunfó la democracia, la libertad, la revolución, la liberación, y éramos un montón de chavalos, y triunfamos, y triunfó el pueblo con esa chavalada, y hoy más y más chavalos y chavalas incorporados a todas las tareas de la patria buena, a todos aquellos emprendimientos, porque son emprendimientos. Trabajar por la patria solidariamente, ese es un emprendimiento.

Emprendemos la solidaridad, con alegría, con amor y con tanto respeto a las familias que visitamos. Es decir, hay una fuerza de juventud, de chavalos y chavalos que vienen intercambiándose, reponiéndose. Y no decimos reponiéndose en el sentido de que sustituimos, unos a otros. ¡No! Es sencillamente el fluido de la vida, es el movimiento, es el cambio, porque no podemos estar haciendo lo mismo toda la vida.

Por ejemplo, hoy veía unos extraordinarios trabajos artísticos de muchachos y muchachas de 14, de 15, de 16 años, de Estelí. Pero, qué arte, qué capacidad, qué talento descubría yo en esas obras de arte, ahí están en la galería “los muchachos” de la juventud. Y esos muchachos, probablemente, en los próximos años van a ser profesionales porque están estudiando, o van a ser artistas profesionales.

Decía, no podemos aspirar a repetirnos incansablemente, o indefinidamente; vamos haciendo otras cosas, vamos aprendiendo otras cosas, y sobre todo, vamos creciendo en amor a la Patria!

Lucha contra la pandemia

Este día, las informaciones que dio nuestro Comandante Daniel y las que dimos a mediodía, llevan ya millones de nicaragüenses que se han interesado por saber cómo es que seguimos trabajando contra la pandemia, como seguimos trabajando contra la pobreza. Y a nosotros nos anima, de verdad nos hace sentirnos reconocidos en el buen sentido de la palabra, porque servimos a nuestro pueblo con amor y nuestro pueblo lo reconoce, y esa es la mejor recompensa, la condecoración más grande, el reconocimiento de nuestro pueblo.

Así que ahí estamos, preparándonos para trabajar toda la semana en todos los ámbitos, en salud particularmente, y en todos los ámbitos de la producción, entre el período de vacaciones de las familias, que también disfrutan de sus familiares porque se juntan. Y luego prepararnos para el día 20 iniciar esta otra etapa de vacunación, siempre voluntaria, el que quiera… Y nosotros decimos, queramos todos, porque es una protección indudablemente, y cuidémonos en todo lo demás.

Iniciamos el 20 de septiembre en todo el país, 400,000 dosis en esa etapa, y concluimos el 9. Y esperamos, Dios mediante, que el 9 de octubre ya hayamos alcanzado el 32% de nuestra población, protegida, vacunada, y seguimos cuidándonos, porque esa es la parte más importante. Esto es algo que no se sabe todavía, este es un virus que poco se ha estudiado también, todavía.

Entonces, nos sentimos agradecidos a Dios por todo lo que nos permite hacer con la energía buena de nuestros corazones, nicaragüenses por gracia de Dios! Pensando siempre en nuestro pueblo, en las familias, y desconociendo a los egoístas, a los ambiciosos, a los codiciosos, a los que nunca han querido a Nicaragua, nunca han amado a Nicaragua,

Nunca han amado, nunca se han comprometido con la lucha contra la pobreza; desoyendo las pocas voces de los “puchos” que ahí vociferan, disminuidísimos, Gracias a Dios, porque la gente en general, aun una gran parte de ellos, ya no quiere atrasar los procesos de trabajo, de paz, de salud, de desarrollo, que nos estamos proponiendo todos juntos.

Así es que, compañeros, ¡bendecidos, bendecidos! Dios se manifiesta en toda nuestra sagrada geografía, en todas las formas de trabajo, seguridad, alegría, familia, que la familia es tan importante, y paz. Y ahí vamos.

Y si nos llegan todas las dosis de vacunas que están comprometidas a través del mecanismo COVAX, hemos dicho que estamos esperando millón y medio en los próximos días, daremos inmediatamente continuidad a una Campaña todavía mayor, en el sentido de proponernos llegar a más y más personas desde los 30, o incluso, teniendo las vacunas, un poco antes todavía, para estar protegidos y avanzar.

Días de Patria, días de amor, días de libertad, días de dignidad, y días para celebrar en esta patria que ha sido agredida a lo largo de la historia y quiso ser destruida por el odio y la criminalidad. ¡Pero ni pudieron, ni podrán!

El mismo egoísmo, el mismo odio, crímenes de odio se cometieron aquí. ¿Y cuál es la respuesta? Justicia, paz, y promover amor, entendimiento, comprensión, una cultura de encuentro en toda nuestra Nicaragua bendita, esa cultura de encuentro es la que nos reúne y la que nos permite decir: todos juntos, ¡vamos adelante! Siempre contentos de trabajar, para servir a las mamás, a los hijos, a los padres, a los abuelitos, a todos los que somos la gran familia nicaragüense. Y orgullosos de ese privilegio que el pueblo nicaragüense nos da de servirle, y hacerlo cada día mejor y con infinito amor. Gracias, compañeros.

(*) Declaraciones de Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua, después del Desfile Policial “Centinelas de la Paz”, 10 de Septiembre del 2021

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *