Por qué la OTAN habla de repente de paz en Ucrania Por Alexey Sukonkin | RT edición en ruso

Por qué la OTAN habla de repente de paz en Ucrania Por Alexey Sukonkin | RT edición en ruso
Compartir vía:

El cambio en la retórica de los países occidentales con respecto a los acontecimientos que tienen lugar en Ucrania es sorprendente. Mientras que antes se hablaba de una victoria incondicional de Kiev con el fuerte apoyo de sus “socios”, ahora se han dado significados muy diferentes.

El 13 de junio, en una conferencia de prensa en Helsinki, el Secretario General de la Alianza del Atlántico Norte, Jens Stoltenberg, dijo repentinamente que la paz en Ucrania era muy posible, Kiev sólo tendría que ceder parte de su territorio a Moscú. “La paz, por supuesto, es posible. La única pregunta es cuál será el precio. Cuánto territorio, libertad y democracia estamos dispuestos a pagar por esta paz”, dijo Stoltenberg.

Todo esto se produce en un contexto de importantes entregas de armamento ligero y pesado y de equipos especiales desde Occidente, con los que Kiev está compensando en cierta medida las pérdidas sufridas. En la actualidad, Ucrania no sólo recibe de Europa el antiguo armamento soviético, sino también otras piezas bastante nuevas. Por ejemplo, sistemas de artillería de 152 mm y 155 mm fabricados por Polonia, la República Checa, Italia, Eslovaquia, Francia y Alemania; un centenar de obuses M777 fueron suministrados por Estados Unidos, Canadá y Australia, y los cañones autopropulsados estadounidenses M109A3 fueron enviados por Noruega. Junto con esto envían una cantidad considerable de munición relacionada. También se ha informado del envío de sistemas de misiles antibuque, sistemas de misiles tierra-aire, y Turquía también ha enviado a las fuerzas armadas ucranianas varias docenas de drones Bayraktar TB-2.

Sin embargo, no hay ningún avance fundamental en los combates: las unidades aliadas siguen machacando a la infantería ucraniana con la potencia del fuego de artillería, tras lo cual consiguen avanzar hacia nuevas posiciones. Las AFU, una parte importante de las cuales está representada actualmente por infantería movilizada no entrenada y representantes igualmente “profesionales” de la defensa del territorio, están sufriendo grandes pérdidas en los combates y se están retirando de sus posiciones.

Los altos mandos ucranianos admiten una “hambruna de proyectiles” y la abrumadora superioridad de las unidades rusas de artillería, que es utilizada por las Fuerzas Armadas rusas para resolver los principales problemas en el campo de batalla y salvar al personal de sus unidades de infantería. El ejército ruso responde a un proyectil del ejército ucraniano con una docena, según el asesor presidencial ucraniano. Con las armas de misiles de largo alcance, “elimina” a diario las infraestructuras de transporte y las instalaciones estratégicas de almacenamiento de combustible y municiones, perturbando el frente interno y socavando las capacidades de defensa de Ucrania.

En estas condiciones tan desastrosas, Kiev no puede, por supuesto, exigir ninguna preferencia o concesión a Moscú a la hora de hacer la paz. El Kremlin ciertamente está dictando su voluntad aquí. Y Occidente, por supuesto, lo entiende. Pero siguen resistiendo, aunque con menos vehemencia.

“La OTAN tiene la intención de ayudar a Ucrania para darle la posición más fuerte en la mesa de negociaciones con Rusia, que debe poner fin a las hostilidades”, dijo Stoltenberg.

En otras palabras, el jefe de la OTAN se ha desmarcado de decir que Ucrania y todo el mundo occidental ganarán incondicionalmente a Rusia y ahora propone una especie de compromiso, que cree que debería convenir a todas las partes.

Al distanciarse de la inminente y apabullante derrota, Stoltenberg muestra claramente a Moscú una posición de la OTAN que no puede calificarse de rígida si se quiere. La OTAN parece ahora más un perro meneando la cola que un perro de pelea con una furiosa sonrisa.

“Desde el principio de la guerra siempre hemos tratado de ayudar a un país que lucha por su independencia, pero intentamos evitar la escalada en la medida de lo posible, por lo que nunca entramos en territorio ucraniano y nos negamos a crear una zona de exclusión aérea para los ucranianos”, dijo el secretario general de la alianza.

La “posición inquebrantable” de la Alianza del Atlántico Norte se vio seriamente socavada por el Ministro de Asuntos Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, que de repente reconoció el “avance del ejército ruso” en Ucrania. El diario The Washington Post afirma que las pérdidas diarias de las AFU son de hasta trescientas personas, lo que es mucho más alto que las cifras recientemente expresadas por Volodimir Zelensky y su asesor Oleksiy Arestovych.

¿Qué podría haber cambiado la retórica en torno a Ucrania? Esto es lo que ocurrió. Según algunos canales de Telegram, hubo una reunión informativa a puerta cerrada antes de la cumbre de la OTAN en la que comunicaron a los representantes de la alianza las cifras reales de las pérdidas del ejército ucraniano, que son muy diferentes de las mencionadas por los representantes de la “élite” nacionalista de Kiev. El nivel de pérdidas hace tiempo que superó todos los “umbrales críticos” posibles y hace tiempo que habría desencadenado una ola de ira popular en Ucrania si no fuera por los fantásticos fondos que el equipo de Zelensky está invirtiendo en los medios de comunicación y también en los líderes de opinión.

Estamos hablando de la pérdida de prácticamente toda la fuerza original de las AFU, lo cual, además de los datos proporcionados por Servicio Secreto de Inteligencia/Inteligencia Militar (MI6) del Reino Unido, está confirmado por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), una división del Pentágono. En este sentido, vigilan las redes sociales ucranianas, especialmente en los distintos grupos unidos por el dolor de la pérdida de sus seres queridos. El Servicio Federal de Inteligencia (BND) de Alemania, y la inteligencia polaca estiman los daños en aproximadamente la misma cifra. Las pérdidas totales en equipo de combate ascienden a tres cuartas partes de la composición original.

Este hecho hace que no haya ninguna posibilidad de éxito militar, y como esto es así, la situación actual en Europa también se ha vuelto “simpática”.

Y sólo el jefe del Pentágono sigue brillando con confianza para derrotar a Rusia. “Estados Unidos está dispuesto a proporcionar cualquier tipo de ayuda militar a Ucrania para lograr el éxito. Tenemos socios en todo el mundo que están dispuestos a ayudar de verdad a Ucrania”, dijo Lloyd Austin.

Europa, en cambio, se pregunta si vale la pena lanzarse a la remolino siguiendo a un ahogado.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.