Por qué Occidente se siente ofendido por Rusia Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)

Por qué Occidente se siente ofendido por Rusia Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)
Compartir vía:

En toda la retórica de Occidente hacia Rusia hay un claro resentimiento. Hay demasiada emoción y reacción personal por parte de los líderes occidentales en su valoración de lo que está ocurriendo en Ucrania. Y no se trata del miedo de la OTAN a la guerra en Europa; Occidente miente cuando plantea el tema.

En Bruselas se entiende bien que no existe ninguna amenaza militar por parte de Rusia. En cualquier caso, en la fase actual del conflicto, Rusia no tiene ni la fuerza ni la voluntad para atacar a Polonia, el Báltico o Gran Bretaña. Por lo tanto, no se trata de miedo sino de un profundo resentimiento.

Occidente se resiente de la decisión de Rusia de reclamar los territorios históricos perdidos como consecuencia del colapso de la URSS. Occidente había llegado a un consenso con las antiguas élites políticas rusas (Gorbachov y Yeltsin) para aceptar el resultado de la Guerra Fría. La euforia de la victoria se convirtió en una “fiesta de la victoria” sobre Rusia, pero la “discoteca” pronto dejó de funcionar.

Los primeros problemas empezaron bajo Yeltsin (Zbigniew Brzezinski, el ideólogo atlantista, escribió sobre ello), cuando algunas de las élites rusas a finales de los 90 pretendían restaurar el dominio de Rusia en el espacio postsoviético.

Brzezinski se lamentaba: incluso una parte importante de la élite rusa prooccidental de los años noventa mantenía la creencia de que Ucrania acabaría reintegrándose, a lo que Estados Unidos se opuso categóricamente, “Una Rusia imperial (es decir, con Ucrania como parte de un Estado común) no puede ser democrática”, es decir, reconocida por Occidente como legítima. Traducido de la jerga política estadounidense, debe entenderse así: “Con Ucrania como parte de un Estado común, Rusia no podrá estar bajo el dominio externo estadounidense”.

Con respecto a la URSS y Rusia, Brzezinski tenía razón: la pérdida de Ucrania fue el acontecimiento geopolítico central que provocó el debilitamiento de Rusia y el correspondiente fortalecimiento de Occidente, es decir, de Estados Unidos. Occidente exigió que Rusia accediera a ello, y este acuerdo se obtuvo del gobierno de Yeltsin.

El fenómeno Putin

Pero el gobierno de Yeltsin no era idéntico a toda la clase política de Rusia en ese momento. Había una opinión diferente en la dirección política y militar, en la comunidad de expertos y de inteligencia. Sus portavoces eran Dmitriy Rurikov, asesor de Yeltsin y Evgueni Primakov, de los círculos del aparato estatal soviético, que se unieron al equipo de Yeltsin como opositores a los “demócratas”.

Así que Putin como sucesor no surgió de la nada. Su llegada fue la reacción del Estado ruso profundo a la opción geoestratégica impuesta a Rusia en su momento como única: una posición de vasallo en la UE, que es vasalla de EEUU y sólo parcialmente integrada en la UE después de un nuevo colapso territorial bajo la bandera de la “verdadera democracia”. El fenómeno Putin fue preparado por muchos procesos internos en Rusia, y el núcleo de estos procesos fue el desacuerdo con el resultado del colapso de la URSS.

Occidente tenía una visión arrogante de Rusia como un “Alto Volta con misiles”, un país débil cuya única fuerza residía en su posesión de armas nucleares. Fue el temor a que una mayor desintegración de Rusia quedara fuera del control de Estados Unidos, y a que surgieran territorios incontrolados con armas nucleares y un posible riesgo de que China ejerciera soberanía sobre Siberia y el Lejano Oriente, lo que generó un debate en el establishment estadounidense sobre la conveniencia de fomentar una mayor desintegración de Rusia.

La opinión predominante era que resultaba más fácil dejar una Rusia coherente bajo el control de Estados Unidos que enfrentarse a los resultados poco evidentes de la desintegración territorial incontrolada de Rusia. Washington confiaba en poder mantener la hegemonía en Eurasia y mantener a China y Rusia bajo su control.

Hay que decir que hasta 2007 Estados Unidos no tenía motivos para dudar de la corrección de sus supuestos. Los problemas comenzaron tras el discurso de Putin en Múnich en 2007.

Occidente no se tomó en serio las palabras de Putin en Múnich. Supuso que los rusos iban de farol y que sólo querían negociar.

Las palabras de Putin, en opinión de Occidente, eran las quejas de un perdedor porque Rusia está estrechamente integrada en las estructuras occidentales, depende de las importaciones y del suministro de energía en el mercado mundial. Las ambiciones de la élite rusa, que se cree con derecho a una opinión discrepante, pueden ser frenadas por la diplomacia y la retórica mediática, pensaban.

Ucrania, la pieza clave

Pero desde 2007 hasta 2014, Occidente vio con creciente irritación que los rusos, a pesar de la total infiltración de las élites en las instituciones occidentales, no estaban dispuestos a abandonar seriamente la idea de hacer frente a Occidente. Tras evaluar la situación como peligrosa, Occidente decidió forzar la influencia de Ucrania sobre Rusia, principalmente derribando el gobierno de Yanukovich. Esto se hizo para eliminar rápidamente a todos los que no eran radicales del gobierno ucraniano.

El objetivo era la resolución inmediata de la cuestión de la base naval de la Flota del Mar Negro rusa en Sebastopol. Poroshenko resolvió esta cuestión rompiendo de antemano todos los acuerdos con Moscú y decidiendo establecer allí una base de la OTAN.

La creciente crisis no permitió a Estados Unidos esperar mucho tiempo: el creciente poder de China amenazaba con debilitar el mundo unipolar. La resolución de la cuestión china fue precedida por la resolución de la cuestión rusa. Crimea y Sebastopol fueron los primeros y decisivos eslabones de esta cadena.

Cuando Putin le quitó repentinamente a Estados Unidos la moneda de cambio de Crimea, se produjo una conmoción mayor que la que se produjo después de que Yeltsin llamara a Clinton con la noticia de la disolución de la URSS. Antes de que el champán se secara en las copas con las que se celebró la destrucción de la URSS, Putin anunció el regreso de la Unión. Y el primer golpe se dio en Ucrania.

Al igual que la pérdida de Ucrania por parte de Rusia fue el acontecimiento geopolítico central que provocó su debilitamiento, ahora la misma pérdida de Ucrania por parte de Occidente es el acontecimiento geopolítico central que provoca el debilitamiento de Occidente y el fortalecimiento de Rusia.

Además, Rusia sigue siendo militar, económica y políticamente más débil que incluso la extinta URSS, pero a pesar de todos sus problemas ha conseguido enfrentarse a Occidente en su territorio, en Ucrania y en la economía. Desde el punto de vista de Occidente, Rusia ha anulado todas sus bazas: ha aceptado sanciones sectoriales, la desconexión del SWIFT, la retirada de las instituciones internacionales, una completa guerra de información e incluso la incautación de sus reservas de divisas.

Lo que le queda a Occidente son las armas nucleares, que no puede utilizar. Al mismo tiempo, Occidente ha revelado su gran dependencia de los alimentos, del combustible y de toda una serie de bienes estratégicos rusos. Ha comenzado una grave crisis en la economía de Occidente, que amenaza con arrastrar a las élites políticas europeas y estadounidenses una vez pasada la temporada de calefacción invernal. Sin embargo, el daño a Rusia sigue siendo hipotético y se prevé que llegue mucho más tarde.

Es decir, Occidente ha descubierto su propia incapacidad para mantener el equilibrio geopolítico a su favor. Paradójicamente, una economía global que dista mucho de ser la más fuerte, y que sigue dependiendo de Occidente en áreas clave, está destruyendo el dominio occidental liderado por EEUU que, por casualidad, junto con la crisis también consiguió un conflicto interno permanente no resuelto por las instituciones estadounidenses existentes.

Destierro en el paraíso

Como resultado, Gran Bretaña, que no tiene la capacidad militar y económica necesaria para hacerlo, ha asumido la tarea de preservar el statu quo. La UE es descaradamente impotente para influir en la situación de alguna manera. Las amenazas a las que se ha enfrentado a largo plazo no permiten que se convierta en un tema de política futura. Al mismo tiempo, Rusia apenas se ha comprometido seriamente con el mecanismo de las contrasanciones.

El sentimiento de destierro del paraíso para Occidente se combina con un sentimiento de resentimiento contra Rusia, que le ha hecho perder su zona de confort psicológico. Europa está empezando a lavar menos, a comer menos, a calentar menos y a viajar menos.

Si Rusia deja de ver a Europa como un socio comercial rentable, Moscú no dudaría en bajar la cortina de granos sobre el mundo durante un año y entonces Europa se enfrentaría a una crisis migratoria incomparable con todo lo anterior. La condición de Estado de la UE está en manos de Moscú, no de Washington ni de Bruselas, y la comprensión de este hecho está haciendo que las élites europeas se sientan profundamente ofendidas por Rusia y Putin.

Washington también está resentido con Rusia porque ella ha mostrado al mundo los límites de lo que puede hacer Estados Unidos. Este es un agravio personal para todas las élites estadounidenses.

En cuanto a Gran Bretaña, desempeña el papel de organizador de la movilización en Europa, consciente de que solo dispone de recursos para el corto plazo. Gran Bretaña no puede destruir o detener a Rusia, ni puede castigarla.

Si Rusia demuestra al mundo que Occidente no puede retener los frutos de su “victoria” en la Guerra Fría, la UE y Gran Bretaña se enfrentarán a la amenaza de desintegración territorial en una cascada de crisis. La UE se arriesga a no retener a los euroescépticos y Gran Bretaña a no retener a Irlanda y Escocia.

La constatación de que Putin es el culpable de todo esto explica la fuerte reacción emocional de las élites occidentales. La agresividad es la inversa del miedo, y el miedo inhibe el pensamiento, reduciéndolo a reacciones previsiblemente simples.

Rusia está volviendo a sus antiguas fronteras, es un colapso de los escenarios estratégicos occidentales, pone al descubierto una desorientación que resulta inaceptable para un hegemón, y Occidente no puede perdonar a Putin por esto.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.