Renovada alianza con China descolmilla las tácticas de «cambio de régimen» de EEUU en Nicaragua Por Ben Gutman (*), desde Washington D.C.

Renovada alianza con China descolmilla las tácticas de «cambio de régimen» de EEUU en Nicaragua Por Ben Gutman (*), desde Washington D.C.
Compartir vía:

En una decisión audaz e impactante con implicaciones geopolíticas ondulantes, Nicaragua reconoció el “Principio de Una Sola China” y reanudó las relaciones diplomáticas con la República Popular China (RPC) por primera vez desde el comienzo del período neoliberal en 1990.  Esto se anunció el 9 de diciembre de 2021 poco después de una reunión del Foro China-CELAC en la que los 32 estados miembros latinoamericanos de la CELAC  acordaron adoptar un Plan de Acción Conjunta China-CELAC para la Cooperación. El fortalecimiento de los lazos chinos con los socios del Hemisferio Occidental, en un foro sin la presencia de los EEUU, se presenta como una bandera roja para la hegemonía y el control de los EEUU sobre su propio “patio trasero”, que, desde la Doctrina Monroe de 1823, ha sido firmemente cercado de otros Actores globales “externos” que buscan influencia en la región. Sin embargo, a diferencia de los dos últimos siglos del imperialismo estadounidense, China ofrece un enfoque que respeta el estado de derecho y la soberanía nacional.

El pasado 16 de enero, el reemplazo de la inversión taiwanesa con el modelo de desarrollo socioeconómico sostenible de la “Iniciativa de la Franja y la Ruta” de la República Popular China en Nicaragua, es una amenaza particular para el dominio económico regional de Estados Unidos. En 2014, Nicaragua se asoció con una empresa china para iniciar la construcción de una segunda ruta de navegación que conecta los océanos Atlántico y Pacífico, además del actual Canal de Panamá dominado por Estados Unidos.  El partido de oposición antisandinista Unamos (anteriormente conocido como Movimiento de Renovación Sandinista o MRS), cuyos líderes se reunían con frecuencia y proporcionaban información a la embajada de EEUU, ayudó a organizar un pseudo-movimiento diseñado por NED en oposición al proyecto, que finalmente se detuvo durante la violencia política de 2018.  El posible relanzamiento del proyecto del canal de Nicaragua podría convertirse en un punto fundamental en la Nueva Guerra Fría de los EEUU y en su intento por seguir siendo la única superpotencia mundial.

Nicaragua sale de la OEA

El 19 de noviembre, luego de la reelección del presidente Daniel Ortega, el gobierno de Nicaragua anunció su retiro de la Organización de los Estados Americanos (OEA), dominada por Estados Unidos, uniéndose a Venezuela y Cuba en lo que el expresidente boliviano Evo Morales llamó “un acto de dignidad.”  En una carta oficial al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, el Canciller de Nicaragua, Denis Moncada, reiteró la condena anterior a la OEA como un “instrumento de injerencia e intervención” con la “misión de facilitar la hegemonía de Estados Unidos con su intervencionismo contra los países de América Latina y el Caribe”.

Como informó John Perry para COHA, la OEA produjo un informe de 16 páginas dentro de las 48 horas posteriores a las supuestas “elecciones ilegítimas” que no contenía ninguna evidencia de fraude el día de las elecciones. En paralelo con la afirmación perversa y ridícula de la Casa Blanca de apoyar el “derecho inalienable a la autodeterminación democrática del pueblo nicaragüense”, la falsa narrativa de fraude de Almagro que fomenta el golpe, salió directamente del libro de jugadas de EEUU/OEA utilizado durante su facilitación del golpe de Estado de 2019 contra el partido MAS de Morales en Bolivia.  Construida por EEUU como una alianza antisocialista de regímenes de derecha al comienzo de la Primera Guerra Fría, la OEA y su deslegitimación de las elecciones de 2021 en Nicaragua, reflejan la continuidad de su papel como “Ministerio de Colonias” de Estados Unidos, como se refirió a ésta Fidel Castro.

El retiro de Nicaragua de la OEA y el restablecimiento de relaciones con la República Popular China, son decisiones audaces que refuerzan la soberanía nicaragüense y comunican a los países en desarrollo que un camino de resistencia contra la coerción occidental conduce a la independencia, el desarrollo inclusivo y nuevas oportunidades prometedoras. La derrota del Frente Sandinista de una operación de cambio de régimen estadounidense de tres años de duración, que culminó con la inauguración del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el 10 de enero de 2022, ha traducido los sacrificios realizados por el pueblo nicaragüense en un plan concreto para promover los principios igualitarios de la Revolución Sandinista.

Contra un modelo militarizado y neoliberal

Con el apoyo de la economía de más rápido crecimiento en el mundo con una población de 1.4 mil millones, además de una serie de otros gobiernos y movimientos de solidaridad, Nicaragua se ha ganado la capacidad de liderar una carga más agresiva contra la seguridad militarizada propuesta por Washington y el modelo de desarrollo neoliberal para Centroamérica.  Tal modelo que apunta a enriquecer a las corporaciones a través de la inversión privada y la austeridad en detrimento de los pobres y la clase trabajadora, sigue siendo la antítesis de las revoluciones china y sandinista. Durante su discurso de toma de posesión, el presidente Ortega elucidó este punto clave, afirmando que “la revolución china y la revolución sandinista [tienen] el mismo norte, el mismo camino, el mismo destino, que es acabar con la pobreza.”

Como el proceso de alivio de la pobreza va en contra de los objetivos explotadores de los imperialistas occidentales, EEUU y la UE impusieron medidas coercitivas unilaterales coordinadas contra los funcionarios nicaragüenses el día de la inauguración del presidente Ortega.  Sin embargo, la estrategia de guerra híbrida implacable utilizada para aislar y castigar a “estados enemigos” como Nicaragua, ha perdido parte de su impacto. “El mundo unipolar se acabó. Es un mundo multipolar”, dijo Margaret Kimberley de Black Alliance for Peace en la inauguración. La derrota del pueblo nicaragüense de los intentos de cambio de régimen de Estados Unidos en los últimos tres años, es un logro notable que ayudó al cambio de paradigma hacia un mundo multipolar. Sin embargo, es importante reconocer los sacrificios inevitables que conlleva la resistencia, diseccionar las estrategias de desestabilización imperial y reflexionar sobre las políticas fabricadas que nos han llevado a donde estamos hoy.

Revisando abril 2018

En la investigación del periodista nicaragüense Ben Norton titulada “Cómo USAID creó el aparato mediático antisandinista de Nicaragua, ahora bajo investigación de lavado de dinero”, Norton presenta evidencia documentada de que la Fundación Violeta Barrios de Chamorro recibió más de $7 millones de los $10 millones canalizados a los medios de oposición de Nicaragua, del brazo del poder blando de EEUU, la Agencia de los EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID), entre 2014 y 2021.  La mayor parte de este financiamiento se distribuyó entre unas 25 publicaciones, incluidos las plataformas propiedad de la Fundación Chamorro que son ampliamente citadas por la prensa internacional y grupos de expertos estadounidenses de elite como la Open Society Foundation, que caracterizó El Nuevo Diario, Confidencial y La Prensa (todos propiedad de Chamorro) como “los proveedores de noticias en línea más importantes” en Nicaragua.  Como informó Norton, la financiación extranjera y el cultivo de estos grupos de oposición y mediáticos llevaron a arrestos bajo la ley 1055 de Nicaragua, que luego fue enmarcada por los medios corporativos como una represión autoritaria contra los líderes de la oposición.

Muchos medios de comunicación corporativos internacionales como la BBC presentaron el “empeoramiento de la crisis de Nicaragua” en 2018 como algo “inesperado” y como resultado de movimientos de base que protestaban pacíficamente contra una dictadura corrupta.  Esta narrativa falsa fue expuesta por John Perry en un informe para The Grayzone, titulado “Una respuesta a la desinformación sobre Nicaragua: fue un golpe, no una ‘masacre’.” En primer lugar, Perry señala que incluso los principales académicos contrarios a Ortega habían admitido que instituciones estadounidenses como USAID y NED estaban “sentando las bases para la insurrección”, desacreditando la narrativa de que las protestas fueron orgánicas y fortuitas.  En segundo lugar, Perry deja en claro que en un intento de facilitar la narrativa establecida de “manifestantes pacíficos” mediante la violencia de encubrimiento perpetrada por golpistas, académicos y medios corporativos se involucraron en la omisión sistemática de hechos inconvenientes, incluido el asesinato de 22 policías y la tortura de civiles sandinistas. El colectivo antiimperialista Tortilla con Sal, con sede en Nicaragua, publicó el análisis en profundidad del investigador independiente Enrique Hendrix sobre este boceto de mala fe, así como evidencia adicional que respalda las denuncias de tortura utilizadas contra los sandinistas.

Al igual que los medios corporativos y las fundaciones financiadas por multimillonarios, una industria de derechos humanos nicaragüense intrincadamente conectada y financiada por los gobiernos de EEUU y Europa, impulsó la propaganda, incluida la descontextualización de las muertes y las cifras defectuosas del recuento de muertes, para cubrir los objetivos de cambio de régimen de EEUU disfrazados de represión gubernamental no provocado.  En el artículo “El ascenso y la caída de las organizaciones de ‘derechos humanos’ de Nicaragua” publicado en NicaNotes de Alliance for Global Justice, John Perry relata cómo tres grupos de derechos humanos abiertamente antisandinistas ejercieron una influencia desproporcionada sobre las narrativas presentadas en organismos internacionales como Amnistía Internacional y la Comisión de Derechos Humanos de la ONU (UNCHR). Por ejemplo, en el informe de la ACNUR de 2018 sobre Nicaragua se incluyeron referencias detalladas a la Asociación Nicaragüense de Derechos Humanos (ANPDH), que fue creada por la administración Reagan para encubrir las atrocidades de la Contra y recibió $88,000 de la NED y $348,000 de otras fuentes estadounidenses en 2018.

En junio de 2019, para consternación de muchos sandinistas cuyos familiares fueron asesinados durante el intento de golpe, el gobierno de Nicaragua aprobó una Ley de Amnistía que indultaba y borraba los antecedentes de los involucrados en actos violentos y de traición como parte de un diálogo nacional con la oposición. Esta clemencia se produjo incluso después de que la oposición se negara a pedir a los Estados Unidos que pusiera fin a las medidas coercitivas unilaterales ilegales empaquetadas como la NICA ACT (aprobada en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos sin oposición por un margen de 435-0), que los mismos activistas de la oposición habían solicitado en 2015. Durante la cobertura del proceso de paz y reconciliación y en una continuación de la campaña de guerra de desinformación de 2018, los medios de comunicación corporativos como Reuters adoptaron un enfoque bastante unilateral, destacando “la protección que la ley daba a la policía y otros que participaron en una represión violenta contra los manifestantes antigubernamentales”, pero no mencionó los actos violentos cometidos contra la policía por parte de estos llamados manifestantes antigubernamentales.

Revisión de la guerra híbrida de EEUU en 2021

En los meses previos a las elecciones del 7 de noviembre, el gobierno de EEUU y su ecosistema afiliado de obedientes medios corporativos, redes sociales y grupos de expertos de línea dura, apuntaron contra Nicaragua en un esfuerzo por aislar aún más a la nación, con el objetivo final de un cambio de régimen a un Liderazgo neoliberal más favorable a las empresas.

Un documento de cambio de régimen de USAID filtrado al periodista independiente nicaragüense William Grigsby en julio de 2020 y analizado en “The US Contracts Out its Regime Change Operation in Nicaragua” de John Perry proporciona información útil sobre los planes de desestabilización de EEUU Este documento RAIN o Respuesta Asistida en Nicaragua, proporciona los Términos de Referencia de un convenio para contratar a una empresa para supervisar la “transición a la democracia” en Nicaragua. La palabra “transición”, un eufemismo obvio para cambio de régimen, se usa más de 60 veces a lo largo del documento para describir diferentes escenarios postelectorales. En el caso de una “transición retrasada” o victoria sandinista, la empresa contratada proporcionaría “investigación y planificación para USAID y para el liderazgo de la sociedad civil con asistencia técnica discreta.” En otras palabras, la empresa continuaría con el trabajo de USAID de subvertir el proceso democrático de Nicaragua mediante el financiamiento, capacitación y dirección de grupos de oposición y medios hostiles al FSLN.

Sin embargo, a pesar de la clara evidencia de que EEUU participó en una campaña de desestabilización multidimensional antes, durante y después del intento de golpe de Estado de 2018, incluso las publicaciones progresistas como NACLA, no informaron con precisión sobre los eventos en Nicaragua. En el artículo “¿Cómo pueden algunos progresistas obtener información básica sobre Nicaragua tan equivocada?”, John Perry y Rick Stirling desmantelan una narrativa popular del Departamento de Estado promovida por NACLA de que las elecciones del 7 de noviembre fueron manipuladas porque se impidió que siete posibles candidatos se postularan a la presidencia, al exponer los delitos reales de los que están acusados y lo dudoso de sus candidaturas. Si bien los medios corporativos impulsaron esta narrativa hasta la saciedad con respecto a Nicaragua, estuvo casi completamente ausente antes de las elecciones presidenciales de Ecuador de 2021, durante las cuales el presidente neoliberal Lenin Moreno encarceló, exilió y prohibió a los Correístas presentarse a las elecciones.

Además de la propaganda de los medios de comunicación, una extraña campaña de censura lanzada por el monopolio de las redes sociales Facebook, en los días previos a las elecciones del 7 de noviembre, silenció alrededor de 1,300 cuentas en Nicaragua administradas por medios de comunicación, periodistas y activistas prosandinistas en Facebook e Instagram que también es propiedad de Facebook, según informa por Ben Norton de The Grayzone.  Facebook justificó esta acción alegando que las cuentas censuradas eran parte de una “granja de trolls dirigida por el gobierno de Nicaragua y el partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).”  En el artículo  de John Perry en COHA titulado “Facebook Hace el Trabajo de Censura del gobierno de los EE.UU en Nicaragua”, Perry sostiene que “muchos comentaristas han sufrido de doble censura: bloqueados al ser acusados falsamente de ser bots, y luego al impedirles demostrar que las acusaciones eran falsas cuando publicaron videos de ellos mismos como personas reales”. Facebook y otros gigantes tecnológicos como Google y Microsoft tienen un extenso historial de colaboración con el estado de seguridad de EEUU, disfrutando a menudo de lucrativos contratos del Departamento de Defensa de EEUU y se sabe que tienen una puerta giratoria con el sector público.  Norton muestra esta conexión al exponer al jefe de política de seguridad de Facebook, Nathaniel Gleicher, como el ex director de política de seguridad cibernética en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, quien también había trabajado en el Departamento de Justicia de EEUU.

A pesar de la intensa y continua guerra híbrida que atacó la integridad de las elecciones presidenciales de Nicaragua de 2021, el 65% de los 4.4 millones de nicaragüenses elegibles votaron y el 75 % de esos votantes optaron por reelegir al Comandante Daniel Ortega del Frente Sandinista. Si bien el gobierno de Nicaragua impidió que la OEA enviara observadores debido a su papel en el golpe de estado de Bolivia de 2019, el 7 de noviembre había 165 observadores electorales y 67 periodistas de 27 países presentes.  Miembros de las delegaciones de EEUU y Canadá, incluida Jill Clark-Gollub de COHA, quien observó las elecciones, realizó una conferencia de prensa durante la cual caracterizó el proceso electoral como “eficiente, transparente, con amplia participación ciudadana y representación de los partidos de oposición”.  En el informe de COHA “a pesar de la campaña sucia liderada por EEUU, los nicaragüenses salieron con fuerza en apoyo del FSLN”, Clark-Gollub expresó su sorpresa de que los medios corporativos y la administración Biden habían declarado la votación un fraude con tan solo 20% del electorado habiendo acudido a votar. “Esto va en contra de mi propia experiencia”, dijo Clark-Gollub .  Sin embargo, a pesar del rechazo de Estados Unidos y la OTAN a los resultados electorales, 153 naciones soberanas de todo el mundo apoyaron la democracia nicaragüense al reconocer los resultados electorales en las Naciones Unidas.

Conclusión: ¿un futuro más brillante?

Después de más de un siglo de agresión estadounidense, incluidas tres décadas de control hegemónico global, el “giro” de Obama hacia Asia en 2016 marcó un cambio de paradigma y el comienzo de una Nueva Guerra Fría contra China. El crecimiento económico sin precedentes de la República Popular China y su afán por usar sus profundas arcas para impulsar proyectos de desarrollo económico en el “tercer mundo” es una amenaza directa a la hegemonía capitalista neoliberal, ya que China ofrece a las naciones en desarrollo una alternativa a las trampas depredadoras de la deuda lanzadas por las instituciones crediticias de Occidente como el Banco Mundial y el FMI.

Pocas semanas después de la reanudación de las relaciones diplomáticas de Nicaragua con la República Popular China, el representante del gobierno chino, Yu Bo, invitó a Nicaragua a unirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta durante la ceremonia de izamiento de la bandera de la recién establecida Embajada China en Managua. El Canciller de Nicaragua, Denis Moncada, respondió a la invitación con aprobación expresando, “estamos seguros que seguiremos trabajando juntos, fortaleciendo cada día los lazos fraternos de amistad, cooperación, inversión, [y] ampliando los canales de comunicación con la Franja y la Ruta…”.

Esta alianza económica bilateral trae un potencial andamiaje con el que el “pueblo presidente” puede “empezar desde cero” y retomar el camino de los avances previos a abril de 2018. En palabras del Comandante Ortega, esto significa “construir paz para combatir la pobreza…para que haya caminos y oportunidades…para que las familias se sientan seguras; sus hijos pueden sentirse seguros en su trabajo; [y así] se sienten seguros de tener una vida digna.” Los nicaragüenses también pueden confiar en que el desarrollo económico en alianza con los chinos no vendrá con la renuncia a la soberanía nacional mediante programas de ajuste estructural neoliberales bajo la coerción o el gangsterismo de la trampa de la deuda.

Si el gobierno sandinista decide rechazar futuras propuestas de desarrollo presentadas por China a través de la Franja y la Ruta, puede esperar una negociación de buena fe sin el tipo de amenaza de una guerra híbrida violenta favorecida por EEUU y la OTAN. En una entrevista de 2019, el rapero jamaiquino-británico Akala explica esta diferencia clave en el contexto de la participación de Jamaica en la Iniciativa de la Franja y la Ruta: “hay varios proyectos que los chinos han propuesto en Jamaica a los que el pueblo jamaicano dijo ‘no’ y [por ello] el gobierno de Jamaica tuvo que decir ‘no’… ¿cuál fue la respuesta china? ¿Fue enviar a la CIA? ¿Fue derrocar la democracia jamaicana? ¿Fue cortar la ayuda a Jamaica? No. Dijeron ok, propusimos un proyecto de negocio y dijeron que no. Aquí les presentamos otro más”.

(*) Ben Gutman es un escritor, investigador y organizador independiente que está cursando una maestría en Comunicación Global de la Universidad George Washington. Actualmente está trabajando en su proyecto final de investigación y medios digitales sobre la externalización de la militarización fronteriza de EE. UU. a Guatemala en colaboración con el Proyecto de Solidaridad con Guatemala y los Promotores de Liberación de Migrantes. Jill-Clark Gollub , Editora Asistente de COHA , y Patricio Zamorano , Director de COHA, contribuyeron como editores de este ensayo.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.