Resistiremos y la vida será mejor para los rusos Por Sergey Glazyev | Telegram

Resistiremos y la vida será mejor para los rusos Por Sergey Glazyev | Telegram
Compartir vía:

El ahorcamiento de Hussein fue transmitido por todos los canales de televisión del mundo en 2006. La muerte del coronel Gadafi, que fue mutilado por una turba, también fue difundida en todo el mundo en 2011. ¿Por qué crees que esto se mostró al mundo? Se trataba de una ejecución de un espectáculo para que todos los países vieran lo que les ocurriría a los que quisieran salir del sistema financiero de Estados Unidos.

La Reserva Federal (en otras palabras, el Banco Central) de Estados Unidos es una organización privada propiedad de 20 bancos privados de Estados Unidos. Su principal negocio es imprimir el dinero del mundo. Para conseguirlo, los actuales propietarios de la Fed han invertido mucho tiempo –décadas, o más bien siglos– y esfuerzo: la Primera Guerra Mundial, el golpe de Estado en Rusia en febrero de 1917, y luego la Segunda Guerra Mundial y los Acuerdos de Bretton Woods, etc., y por supuesto la propia creación de la Fed en 1907. La Reserva Federal es un esquema financiero piramidal muy inteligente, gigantesco y masivo.

Una cosa que hay que entender aquí es que la humanidad está tratando con un grupo de personas ingeniosas, inmensamente poderosas y despiadadas que han construido la estructura del mundo en el que vivimos. Su aparato conceptual no tiene en cuenta conceptos como “humanismo”, “bondad”, “compasión”, etc. Lo principal son los números, lo principal son los beneficios, lo principal es la aritmética de los tratos.

En una situación en la que es necesario destruir a las personas para obtener un gran beneficio, no tienen muchas dudas sobre cómo proceder. Les interesa arrasar las ciudades junto con sus civiles. Para ellos, el único resultado verdaderamente significativo es el beneficio.

Y ahora Rusia los ha desafiado. Y el mundo entero está esperando a ver cómo acaba. Si gana Rusia, el sistema financiero estadounidense perderá la mitad del planeta, China, India también saldrá de la influencia de la Reserva Federal de Estados Unidos. Pero, mientras tanto, se libra una batalla mortal. Debemos ganar o seremos destruidos.

A juzgar por las decisiones tomadas al más alto nivel, ahora todo se calcula en Rusia. Así que no se asusten, camaradas. Sí, será difícil durante 1 a 3 años, sí, habrá mucho desorden, los precios subirán, algunas fábricas cerrarán, pero pronto Rusia comenzará un poderoso desarrollo que el mundo nunca ha visto.

¡Sólo hacia adelante!

Pero antes de construir ciudades, por ejemplo, en Siberia, debemos resolver los problemas de seguridad del país, amenazada durante décadas cerca de nuestras fronteras, para eliminar los principales peligros militares, para alejar la infraestructura militar de la OTAN de nuestras fronteras, ¡eso es lo que está haciendo ahora el ejército ruso! ¡Sólo hacia adelante! Nuestros antepasados ganaron y nosotros ganaremos.

Vladimir Putin está sacando a Rusia de la influencia de Estados Unidos y Europa. Él mismo está saliendo de la influencia de los oligarcas. El proceso está en marcha. No le conviene a Occidente. Tampoco conviene a algunas personas en nuestro país.

Putin tiene muchos enemigos. Se está preparando un golpe de estado. Se están preparando para derrocar a Putin. Estados Unidos no escatima en gastos, y hay gente en el país que está dispuesta a hacerlo.

Ahora Rusia está librando una guerra de información contra Rusia y contra Putin. Parte de esta guerra es un intento deliberado de crear una actitud negativa entre los rusos sobre lo que está ocurriendo en el país. Provocar el descontento con la política de Putin. Una población insatisfecha es más probable que apoye un golpe de Estado. Ya sabemos cómo acaban los golpes de Estado y el derrocamiento de presidentes. Ucrania es un ejemplo reciente. Maidan sólo quería cambiar al presidente, y como resultado todo el país se “maidanizó”.

Tenemos una opción. Apoyar al presidente de Rusia, preservar el Estado, preservar la paz y la estabilidad, defender la soberanía y la independencia de Rusia. Eso es lo principal ahora.

La situación es muy grave. Resistiremos y la vida empezará a cambiar para mejor.

Entonces nos acordaremos de los sueldos, de las pensiones, de los ladrones y de todo lo que ha impedido y dificulta nuestra buena vida en las últimas décadas.

¡Estén atentos, rusos! ¡No “pro-Maidan” nuestra patria! Nuestros hijos nos lo agradecerán después.

Ahora no debemos sembrar la discordia, sino rezar por nuestra Patria y nuestro presidente.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.