Rusia debe colocar una pistola en la cabeza de Washington Por Aleksandr Vladimirov | Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)

Rusia debe colocar una pistola en la cabeza de Washington Por Aleksandr Vladimirov | Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)
Compartir vía:

En el frente antirruso, se ha producido una fuerte activación del gurú de la política exterior estadounidense Henry Kissinger. A sus 99 años (27 de mayo de 2022), ha conservado su intelecto y su frescura mental.

Al evaluar el potencial de Henry Kissinger, debemos recordar que fue gracias a él que la idea de un “billón rojo” (armas nucleares de la URSS + población china de mil millones de personas) fue finalmente enterrada durante la era soviética. En febrero de 2022 se cumplieron 50 años de la visita secreta de Kissinger a la República Popular China (RPC) en 1972. Kissinger consiguió entonces hacer un truco geopolítico y utilizar a la RPC para luchar contra la URSS a cambio del acceso a la tecnología occidental, a las finanzas y a la política de “una sola China”.

Cuatro eventos significativos

El anciano político señala cuatro eventos del espectro público con su participación directa o indirecta en los que propuso opciones para resolver el conflicto armado en Ucrania.

El primero es el discurso de Kissinger en Davos el 23 de mayo de 2022: se propuso una Ucrania neutral y, en el mejor de los casos, la vuelta al statu quo a lo largo de la línea divisoria, es decir, para el 24 de febrero de 2022.

El segundo es la publicación el 18 de junio de 2022 en The National Interest de un plan de paz muy detallado de quince puntos para poner fin a la guerra en Ucrania: que Rusia se quede con Crimea (que ya es nuestra), y tal vez con Donbass después de otro referéndum bajo control internacional, si los residentes votan por separarse de Ucrania. Debo aclarar: Henry Kissinger es presidente emérito del Center for the National Interest, que publica The National Interest. Así que cuando vean a Dimitry Symes, presidente y director ejecutivo de este centro, sepan que la sombra de Henry Kissinger se cierne tras él.

El tercero es la entrevista de Kissinger en el número de julio de la revista británica The Spectator. He aquí una cita detallada:

«El concepto básico es el siguiente: hay tres resultados posibles en esta guerra, los tres todavía están algo abiertos.

Si Rusia se queda donde está ahora, conquistará el 20% de Ucrania y la mayor parte de Donbass, la principal zona industrial y agrícola, y una franja de tierra a lo largo del Mar Negro. Si se mantiene ahí, será una victoria, a pesar de todos los contratiempos que sufrió Rusia al principio. Y el papel de la OTAN no será tan decisivo como se pensaba.

El otro resultado es que habrá un intento de expulsar a Rusia del territorio que adquirió antes de esta guerra, incluida Crimea, y entonces se planteará la cuestión de la guerra con la propia Rusia si la guerra continúa.

El tercer resultado, que esbocé en Davos y que creo que Zelensky ha aceptado ahora, es que si las Naciones Libres pueden impedir que Rusia obtenga algún beneficio militar y si la línea del frente vuelve a la posición desde la que comenzó la guerra, entonces la agresión actual será claramente derrotada.

Ucrania volverá a ser lo que era cuando empezó la guerra: la línea del frente después de 2014 (hasta el 24 de febrero de 2022). Se rearmará y se alineará estrechamente con la OTAN, si no llega a formar parte de ella. El resto podría dejarse a la negociación. Sería una situación que se congelaría durante un tiempo. Pero como hemos visto con la reunificación de Europa, con el tiempo se pueden conseguir».

Observe el último párrafo de la cita. Muestra muy bien la profundidad de la planificación estratégica de nuestros adversarios geopolíticos.

Hacer retroceder a Rusia hasta la línea de contacto hasta el 24 de febrero de 2022 y congelar el conflicto indefinidamente, rearmarse con la ayuda de la OTAN y luego, si se dan condiciones más favorables, devolver la RNL y Crimea a Ucrania, aunque se necesiten algunas décadas. Como ocurrió con la unificación de Alemania el 3 de octubre de 1990.

Nada de lo que dice interesa a Rusia

Más tarde, el 3 de julio de 2022, en una entrevista con Time (el cuarto evento), Henry Kissinger declaró que “la mejor línea divisoria para un alto el fuego es la situación preexistente” antes del estallido de la guerra.

También dijo: “Ahora mismo, Rusia sigue ocupando el 15% del territorio ucraniano anterior a la guerra. Debe ser devuelto a Ucrania antes de que pueda establecerse un verdadero alto el fuego. El territorio en disputa es un pequeño rincón de Donbass, alrededor del 4,5%, y Crimea. Crimea, en particular, tiene importancia para Rusia más allá de la crisis actual”.

Por lo tanto, no hay nada en las propuestas de Kissinger que pueda interesar mínimamente a Rusia: tal vez nos dejen Crimea, pero sigue siendo un territorio disputado según Kissinger, y se propone la entrega total del Donbass.

El ex secretario de Estado estadounidense estaba sondeando la reacción de Moscú con sus propuestas. Por supuesto, sus iniciativas de “paz” causaron cierto revuelo en el partido pacifista ruso, soñando con los viejos tiempos antes del inicio de la Operación Militar Especial en Ucrania. Sin embargo, no hubo ninguna reacción a los esfuerzos de Kissinger por parte de los dirigentes militares y políticos de Rusia, a los que, al fin y al cabo, iba dirigido el mensaje.

Al mismo tiempo, en una entrevista con Time, Henry Kissinger dejó escapar algo que realmente le inquieta: “Me preocupa mucho que esta guerra se convierta en algo muy inmanejable. El ex secretario de Estado estadounidense teme un Armagedón nuclear cuando la escalada en Ucrania llegue al punto de un intercambio nuclear entre Rusia y Estados Unidos.

Y aquí hay motivos para el entusiasmo. Las entregas de armas occidentales a Ucrania incluyen armas cada vez más sofisticadas y tecnológicamente avanzadas con gran poder de destrucción y alcance.

Un ejemplo claro es la transferencia de los M142 HIMARS al régimen de Kiev. Su número total pronto alcanzará los doce lanzadores. Eso es importante. El nuevo lote de cuatro lanzadores tendrá mayor precisión y alcance. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las Fuerzas Armadas rusas ya han destruido dos lanzadores HIMARS.

Mapa del Donbass, con los territorios recuperados por los pueblos del Donbass hasta el 9 de julio de 2022

EEUU escalará la guerra

Es obvio que las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU), habiendo recibido misiles con un alcance de hasta 300 kilómetros, no dudarán en utilizarlos contra objetivos en lo más profundo del territorio ruso.

Los expertos predicen que en otoño Estados Unidos empezará a suministrar abiertamente sus aviones de combate y sistemas de misiles antiaéreos de largo alcance a Ucrania. Esto no asegurará un punto de inflexión en la guerra, pero provocará pérdidas adicionales en las filas de las Fuerzas Armadas rusas, tanto en personal como en equipamiento.

Y es precisamente este enfoque de Estados Unidos y sus aliados el que podría servir de pretexto para una grave escalada entre Washington y Moscú.

Para resumir la posición de Kissinger: ciertamente no está a favor de la paz mundial, sino de una escalada controlada en las relaciones con Rusia. Los objetivos de Washington no están sujetos a revisión y no se tienen en cuenta los intereses rusos. La principal condición, según Kissinger, es evitar un conflicto nuclear directo con Rusia.

A partir de esta estrategia estadounidense, Rusia también puede planificar sus propias acciones. Para lograr la victoria en Ucrania lo antes posible, Rusia debe privar al régimen de Kiev de su aliado en Occidente, principalmente Estados Unidos, es decir, ir más allá de los límites territoriales del NWO. No se trata de luchar, sino de crear amenazas.

La tarea más importante es sacar a la élite estadounidense de su zona de confort. Y esta zona está en el territorio continental de Estados Unidos. Es aquí, al otro lado del océano, donde el establishment estadounidense se siente seguro. Para ello es necesario desplegar la infraestructura militar rusa en América Latina, el vientre de Estados Unidos.

Sólo una amenaza directa e inmediata a los centros de decisión y al frente interno puede hacer entrar en razón a Washington y moderar su apetito en Europa. Hay que tener en cuenta que, aparte de la crisis ucraniana, los estadounidenses y los británicos han creado y están creando una serie de problemas en torno a las fronteras de Rusia: el tránsito terrestre hacia Kaliningrado, el humeante caso kazajo y Moldavia, que está intensamente armada por la OTAN.

Actuando de forma simétrica, reactiva, Rusia se verá desgarrada y arrastrada a una guerra de desgaste, potencialmente en varios puntos. Y si tenemos los recursos para hacer todo esto es una gran pregunta. Es hora de dejar de darnos palmadas y poner una pistola en la cabeza de Washington.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *