Rusia solo depende de sí misma Por Rostislav Ishchenko | Ukraina.ru, Rusia

Rusia solo depende de sí misma Por Rostislav Ishchenko | Ukraina.ru, Rusia
Compartir vía:

Muchos de nuestros hurras-patriotas, que llaman “no a morderse los mocos” sino a golpear inmediatamente los centros de decisión, precisando que tales centros no están en Kiev sino en Washington y Londres y que el golpe debe ser nuclear, dan por hecho que EEUU ni por asomo podrá resistir mucho tiempo.

China no desaprovechará esa oportunidad para recuperar Taiwán y, en ese caso, ni Washington ni toda la OTAN podrán resistir a dos potencias nucleares a la vez.

Para empezar, el escenario descrito anteriormente es extremadamente sencillo, el más simple de todos los posibles. Se asume tan lineal y sin alternativa como la trifulca de la caja de arena en la que pasa menos de un minuto entre el “¿cómo te llamas?” y ser golpeado en la cabeza con una espátula.

Dos-tres-cuatro jugadas

Vale la pena admitir que la mayoría de las personas en su desarrollo (que no debe confundirse con las habilidades laborales adquiridas) no se han alejado mucho de aquella edad feliz, en la que un golpe con una espátula de plástico era un arma terrible en manos de un “estratega” del arenero. En la política y en los asuntos militares de diferentes países también se pueden encontrar estas personas, pero en un número drásticamente inferior a la media social: la selección profesional funciona.

Por eso los políticos, por regla general, calculan otras variantes, que tampoco son muy complicadas y por eso son fácilmente realizables. Dos o tres movimientos en política son mucho más frecuentes que uno y muchos movimientos. Las combinaciones de una sola jugada son demasiado fáciles de calcular y, por tanto, fácilmente rebatidas por el adversario, y al calcular las de varias jugadas es imposible tener plenamente en cuenta la interacción de todos los factores que cambian constantemente: por tanto, el cálculo inicial requiere constantes ajustes de acuerdo con el cambio de situación y la operación sigue convirtiéndose en una serie de dos-tres-cuatro jugadas.

En el actual enfrentamiento entre Rusia y Estados Unidos, China opera como un miembro desconocido de la ecuación. Pekín mantiene una alianza legal no documentada con Rusia. Hemos escrito en repetidas ocasiones que la legalización de las alianzas carece de sentido hoy en día, porque cada parte del tratado seguirá actuando basándose no en la letra y el espíritu de sus obligaciones en el tratado, sino en su comprensión de los intereses nacionales a corto y largo plazo de su potencia. Así lo demuestra la “eficacia” de la OTAN, cuyos miembros subalternos son muy conscientes de que sus superiores no siempre darán la cara por ellos, aunque se enfrenten a un problema mientras ejecutan la voluntad política de sus superiores. Si han actuado por su cuenta y riesgo, con mayor razón, no pueden esperar ningún apoyo.

Rusia y China son totalmente independientes, por lo que sus políticas, con toda la coordinación y cooperación que han establecido, son totalmente soberanas. Es decir, ni Moscú pregunta a Pekín, ni Pekín a Moscú, lo que deben hacer en cada caso crítico individual. La decisión se toma a nivel nacional, mientras que el aliado es informado, en el mejor de los casos, poco antes de que se aplique la decisión. Esperar que en el caso concreto del enfrentamiento entre Estados Unidos y Rusia Pekín actúe de forma beneficiosa para Moscú sería una tontería. Pekín actuará de forma beneficiosa para China.

Aliados y competidores

A China le conviene mantenerse al margen de la contienda el mayor tiempo posible. Sin duda, Pekín prestará toda la ayuda posible a Rusia para evitar que Estados Unidos gane esta confrontación. Pero China no iniciará un conflicto (y mucho menos un conflicto militar) con Estados Unidos para hacer que algunas de sus fuerzas retrocedan y permitir que Moscú gane en el oeste sin problemas.

Actuaríamos de la misma manera. No debemos olvidar que el aliado de hoy, mañana no es necesariamente un adversario, sino inevitablemente un competidor. Cuanto más se debilite frente a un poderoso enemigo común, menos ambición tendrá para construir un nuevo y hermoso mundo de posguerra. Quien conserve más fuerza al final de la crisis cosechará más dividendos al final de la misma.

En este momento, Rusia y Occidente están librando una guerra de desgaste en Ucrania. Las economías occidentales, tras los últimos paquetes de sanciones contra Rusia, han entrado en un estado de gran turbulencia y están cerca del colapso. Así que Rusia tiene todas las posibilidades de ganar, lo que está bien para China.

Pero la victoria no será fácil. La fuerza de Occidente debería durar al menos otros dos o tres años. Y esos serán los años de un último y brutal “ataque bonzai” a Rusia (método de combate utilizado por el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial; el ataque era acompañado por fuertes gritos de batalla de “¡Banzai!” y tenía como objetivo destruir al enemigo con un ataque sorpresa; un rasgo característico de estas acciones era que los japoneses solían marchar con espadas y puñales en las manos contra el enemigo armado con fusiles y ametralladoras). Con los ojos bien abiertos y gritando, Occidente se precipita con la bayoneta a las ametralladoras, como los japoneses en la Segunda Guerra Mundial, tratando de suprimir mentalmente la voluntad de resistir al enemigo ya casi derrotado.

En cinco años, Occidente capitula

La experiencia de los ataques Banzai demuestra que, por lo general, no es posible disparar a todos los atacantes a larga distancia, y se convierten en feroces combates cuerpo a cuerpo, en los que ambos bandos sufren graves bajas. Vemos que Occidente trata de imponernos ese “cuerpo a cuerpo” ampliando el espacio bélico en Ucrania (empujando literalmente a Europa del Este hacia el territorio de la guerra) y buscando también infligirnos graves daños económicos, incluso a costa de destruir nuestras propias economías.

Nosotros lo vemos, y China lo ve. Pekín sabe contar y entiende que en tres o cinco años Occidente se verá obligado a capitular, pero Rusia tampoco saldrá de esta lucha sin pérdidas. Todo lo que pierdan Rusia y Occidente, China tratará de recuperarlo y, al hacerlo, se fortalecerá aún más. Lo único que Pekín aún no puede hacer es superar a Rusia y Estados Unidos en el volumen de sus arsenales nucleares. Sin embargo, una derrota en la Tercera Guerra Proxy Mundial podría privar a EEUU de su arsenal nuclear, colocando a China en el segundo lugar del mundo en ese indicador.

Sin embargo, cada día oímos a los más altos cargos de la dirección rusa advertir a Occidente contra cualquier nueva escalada, señalando que una confrontación nuclear está ya más cerca que durante la crisis de los misiles de Cuba. Occidente no está reaccionando a estas advertencias, y ahora los diplomáticos rusos están empezando a discutir públicamente la opción de romper las relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Todavía no es la guerra, pero tampoco es la paz.

Si Occidente empuja al mundo a una confrontación nuclear, la posición de China será única. Por un lado, Estados Unidos ha declarado a Pekín, junto con Moscú, su enemigo. Por otra parte, Washington no dispone de un número suficiente de armas nucleares (e incluso de fuerzas convencionales) para esperar ganar la guerra en dos frentes (contra Pekín y Moscú). En caso de que se produzca una crisis militar a gran escala entre Estados Unidos y Rusia, que implique todo el potencial nuclear de ambos países, a China no le importaría quién ganaría. Si no es atacada, no se verá arrastrada al conflicto.

El potencial militar, demográfico y económico del vencedor no dejará mucho más que el del vencido. El verdadero ganador de esta picadora de carne sería una China ausente, que mantendría intactos su arsenal nuclear y su capacidad militar y utilizaría su economía para reconstruir el mundo destrozado. Además, China seguirá siendo la única autoridad mundial. Rusia y Occidente serán vistos como las potencias que llevaron al mundo a la catástrofe nuclear con una política irresponsable y egoísta, y Pekín como la única potencia responsable capaz de afrontar las consecuencias de la catástrofe y salvar a la humanidad.

Explícame (al menos en tres intentos) por qué China atacaría a Taiwán, que ya obtendría como resultado de la confrontación entre Estados Unidos y Rusia (no importa cómo termine). ¿Por qué iba a exponerse China a un ataque estadounidense, aunque debilitado por el desvío de la mayor parte de sus capacidades a Rusia, si gana permaneciendo formalmente neutral?

De nuevo, esto no es un reproche a China. Hace bastante con apoyar a Rusia en su enfrentamiento con Estados Unidos. Pero no debe ir en contra de sus propios intereses. Nosotros haríamos lo mismo en una situación similar.

Así pues, aquellos a los que les gusta “hacer polvo el mundo entero” deberían confiar únicamente en su propia fuerza, y comprender que cuando agotemos nuestro potencial durante el “golpe” nos quedaremos desnudos, descalzos e indefensos (si es que lo hacemos) en el valiente nuevo mundo. Y el hermoso mundo nuevo no será más amable que el viejo, sólo será diferente, con diferentes líderes. Y deberíamos calcular nuestra fuerza (la nuestra, no la de China) para poder entrar en este nuevo mundo como líderes, no como pobres mendigos con un rico bagaje militar.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.