Soy sandinista del montón con orgullo

Soy sandinista del montón con orgullo
Compartir vía:

Hace un par de días denuncié la acción delictiva de un camionero que un día después de terminado el muro de retención que la Alcaldía Municipal hizo, se vino a robar todas la piedras para venderlas. Al día siguiente el río terminó de destruir todo y la Alcaldía tuvo que reiniciar trabajos lo que significa más gastos de lo previsto.

Ante mi denuncia una hija suya –del que se llevó las piedras–puso en Facebook el siguiente comentario:

“… hay personas q se prestan a desprestigiar el trabajo de otros sin conocer la verdad, ojalá esa ley cibernética funcione con este tipo de publicación que dañan a las personas. Pues esa persona q señalan de ladrón es un hombre q ha trabajado toda una vida conocido por mucha matagalpinos sandinista de familia de años no del montón de hoy, su trabajo es ese comprar material a otro q su trabajo también es ese sacar material y venderlo para mantener a su familia, no daña nada con eso (…) lastimosamente hay personas q hablan y no conocen la situación”.

Conozco perfectamente la situación porque el hecho delictivo ocurrió propiamente frente a la entrada de mi casa y he sido perjudicada personal y directamente, como también lo fueron las personas humildes de la comunidad que viajan a pie a Matagalpa.

Puedo ser sandinista del montón pero no soy mentirosa y soy honrada. Velo por mi comunidad y me he ganado la vida trabajando siempre sin perjudicar a terceros.

Puedo ser sandinista del montón –de ese montón que se moviliza masivamente siempre a defender el proyecto y que no tienen ni nunca han tenido cargos en el Estado ni reciben ninguna prebenda–, pero soy.

Soy sandinista y si soy del montón mucho mejor: significa que no pertenezco a ninguna élite.

Como sandinista estoy en contra de los que abusan del pueblo y de la comunidad –sean quienes sean– de los que destruyen la propiedad pública; de los corruptos, de los que atentan contra el medio ambiente ya sea con sus actividades de contaminación acústica, como contra los que vienen todos los días a extraer material del río, actividad prohibida por la Ley General del Medio Ambiente, o los camioneros que vienen todos los días a lavar sus vehículos al río contaminándolo con la basura que le tiran y con los desechos de combustibles y aceites que depositan en el Río y que va a parar a los océanos. Todo lo anterior son delitos tipificados en la Ley General del Medio Ambiente y atentan seriamente contra la supervivencia del planeta.

Soy sandinista del montón por eso no tengo miedo de las consecuencias que mis denuncias me pueden acarrear. Y denuncio todo lo que a mí me consta, no de oídas. Así como denuncié y respaldé a Gladys Hernández cuando el hijo del director de servicios municipales de aquella época le violó a su hija. Solamente Alexa Lugo Guevara y yo la acompañamos en el proceso.

Me han amenazado por Messenger, me han calumniado como cuando con un anónimo en Facebook dijeron que estábamos represando el río en la parte norte para poner un negocio; me mandaron a desaparecer un perro; me capturaron una vaca una vez y tuve que pagar mil córdobas para que me la devolvieran los que por más de diez años me han mantenido bajo tortura acústica y hasta alguna autoridad local me bloqueó en el celular para no recibir mis denuncias.

Nada de eso me importa. Solo me preocupa que mi mamá me pregunte frecuentemente si no tengo miedo que me manden a matar los de por aquí cerca. Siempre le digo que no.

En el caso del robo de las piedras puse las fotos correspondientes donde queda la evidencia. No he mentido. Abilio (mi compañero) fue a hablar con el dueño del camión para decirle que no se llevara las piedras del muro de retención porque la Alcaldía las había puesto el día anterior para proteger a la comunidad y su repuesta fue que no era su problema, que él se las estaba comprando al pedrero.

Así que pregunto, si no fue robo ni atentado contra la propiedad pública ¿qué fue?

¿Es trabajo honrado destruir, para llevarse las piedras, un muro de retención que está construyendo la Alcaldía Municipal con tanto esfuerzo y en condiciones tan difíciles porque el río está crecido y todos los días se sale de su cauce?

Por muchas razones me apena haber compartido el mensaje de esta persona y no precisamente porque me haya llamado sandinista del montón. Eso me llena de orgullo.

(Estas son las imágenes que prueban el robo de la propiedad municipal por parte del camionero)

Compartir vía:

Un comentario en «Soy sandinista del montón con orgullo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *