Triple crisis energética simultánea en EEUU Por Evgeny Ogorodnikov | Revista Expert, Rusia

Triple crisis energética simultánea en EEUU Por Evgeny Ogorodnikov | Revista Expert, Rusia
Compartir vía:

Un país exporta petróleo, pero le falta combustible en el mercado nacional; suministra gas a los mercados extranjeros, pero se enfrenta a cortes de electricidad. Esta forma de Estado solía llamarse “república bananera”. Hoy en día, estos problemas son típicos de la economía más avanzada del mundo, la estadounidense.

La semana pasada, el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró el estado de emergencia debido a los problemas de producción de electricidad y a la posible falta de potencia. Así, a la crisis de los combustibles en Estados Unidos se une oficialmente una crisis de la electricidad. La parte central del país corre un riesgo alto de sufrir un apagón y la parte occidental un riesgo medio. El Este, donde se concentra la principal provincia gasística estadounidense, Marcelous, según los cálculos de los especialistas en energía, pasa la próxima crisis sin problemas. (El gigante EQT Corp., con sede en Pittsburgh, se ha convertido en el mayor productor de gas natural de Estados Unidos desde su bastión en el esquisto Marcellus de Pensilvania y Virginia Occidental).

Mientras tanto, se está gestando otra crisis en el Este de Estados Unidos: una aguda escasez de diésel, cuyas existencias en los depósitos de petróleo se están agotando y se encuentran en mínimos históricos. La situación se ve agravada por el hecho de que la temporada alta de automóviles en EEUU acaba de empezar. Normalmente, los productores de petróleo abastecen sus almacenes antes de la temporada alta. El problema es especialmente grave para el estado de Nueva York, que cuenta con veinte millones de habitantes.

Odiamos nuestros precios también, reza el rótulo de una estación de combustible en California

Ganancias fabulosas de las petroleras

Las refinerías locales están funcionando a una capacidad récord, posponiendo el mantenimiento programado. Y deberían hacerlo, porque la rentabilidad del refinado de petróleo en Estados Unidos ha alcanzado niveles fantásticos. En la actualidad, la participación de las refinerías en el precio de la gasolina es del 17%, mientras que en el del gasóleo es del 28%. La norma histórica es del 5-10%.

Estados Unidos ya ha empezado a importar combustible de la India, pero de momento no está sirviendo de mucho. Los precios del diésel y de la gasolina actualizan cada semana sus máximos históricos en todos los estados, y hay una prima significativa sobre los precios medios en el Este.

El principal problema es que una de cada ocho refinerías de Estados Unidos ha cerrado en los últimos años. Y la demanda de combustible ha empezado a alcanzar los niveles anteriores a la crisis. “No hemos construido una refinería en Estados Unidos desde la década de 1970”, dijo el director ejecutivo de Chevron, Mike Wirth, a Bloomberg. Y añadió: “Mi opinión personal es que nunca más se construirá una nueva refinería en Estados Unidos”.

La “agenda verde” en Estados Unidos durante la última década ha “empantanado” tanto a la industria del petróleo y del gas, que los productores de petróleo tienen miedo de invertir, incluso cuando ven enormes beneficios según los estándares históricos. Esto ha afectado tanto al refinado de petróleo como al sector de la extracción, que también ha dejado de crecer en los últimos años. Los productores de petróleo prefieren la inversión de capital al reembolso de las deudas y el pago de dividendos a los accionistas.

El problema del combustible lleva años gestándose y, tarde o temprano, iba a afectar a Estados Unidos. El embargo sobre el petróleo pesado ruso (y antes venezolano e iraní), cuyo rendimiento de diésel es mayor, no ha hecho más que destrozar la industria, debilitada por años de producción y refinado de petróleo. Como resultado, en los próximos dos o tres meses Estados Unidos podría sufrir una escasez física de combustible en algunos estados.

Errores sistémicos y avaricia

Además, una serie de errores sistemáticos llevaron al país al borde del colapso eléctrico. En la actualidad, Washington atribuye la situación actual, entre otras cosas, a la escasez de nieve del invierno y a la caída de las reservas en los embalses. Lo cierto es que no es el primer invierno con poca nieve, pero hasta ahora el sistema eléctrico del país ha resistido.

El problema del mercado energético, al igual que el de los combustibles, es sistémico. En los últimos años, con “bandera verde”, Estados Unidos ha desmantelado centrales nucleares y centrales de carbón. El número de centrales de carbón se ha reducido a la mitad. Estas capacidades se sustituyeron por las novedosas y costosas energías renovables, que, a su vez, requerían reserva y equilibrio. La reserva y el equilibrio fueron las centrales térmicas móviles de gas de vapor. En cinco años se construyeron unas cinco docenas de ellas en Estados Unidos. Pero por muy nuevas y eficientes que sean las centrales de gas, necesitan gas. Este año, Estados Unidos ha alcanzado un nuevo máximo histórico de consumo de gas natural.

Y en general, habría estado bien. Con el agotamiento de los pozos de esquisto, están empezando a producir más gas y menos petróleo, por lo que los balances de gas han convergido. Sin embargo, aparte del consumo doméstico, aprovechando el entorno de precios elevados, Estados Unidos decidió hacerse con el mercado europeo, sustituyendo a Gazprom. En el momento álgido del suministro de “moléculas de la libertad” al mercado mundial, Estados Unidos se convirtió en el mayor exportador de Gas Licuado (GNL), superando a Qatar y Australia.

Las hazañas innovadoras, más aún en nombre de la codicia, suelen requerir sacrificios. Las reservas de gas de las centrales térmicas estadounidenses han caído a su nivel más bajo de los últimos cinco años en vísperas del caluroso verano, cuando el consumo eléctrico del país alcanza su punto máximo y las habitaciones requieren aire acondicionado. En previsión de la escasez, los precios de la gasolina ya han empezado a subir en el mercado nacional estadounidense.

Pero incluso ante el aumento de la producción, las cosas no van bien para la industria gasística estadounidense: su gas está bloqueado en los yacimientos. Los oleoductos desde la producción hasta el consumo ya están funcionando al máximo de su capacidad y no es posible resolver este problema (al igual que el de la refinería) en unas pocas semanas o meses. La construcción requerirá años de inversión.

Ambos problemas –escasez de electricidad y combustible con un exceso de recursos primarios– tienen un origen común: el cansancio y el déficit de infraestructuras básicas en Estados Unidos.

Las autoridades financieras del país han impreso ocho billones de dólares de dinero nuevo en los últimos 14 años y la mayor parte de este dinero se ha quedado en el circuito financiero. Han ido a sostener el mercado de valores, a inflar el valor de los inmuebles, los dividendos y la recompra de acciones. La inversión en negocios reales ha disminuido año tras año. En otras palabras, no ha surgido una economía brillante y nueva, ni siquiera con el excedente y el abaratamiento de los fondos.

La industria del petróleo y el gas sigue siendo el corazón de la economía estadounidense. El petróleo es la columna vertebral de la prosperidad del país, la fuente de la acumulación inicial de capital. Estados Unidos y el petróleo son una pareja inseparable.

Si, con márgenes de tres dígitos y crédito gratuito, los petroleros no están dispuestos a invertir en activos reales, significa que algo se ha roto finalmente en esta economía. Y EEUU ni siquiera puede convertirse en un “país petrolero” normal.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.