Ucrania y las Islas Salomón: choque de paradigmas mundiales Por Nebojsa Malic | Katehon

Ucrania y las Islas Salomón: choque de paradigmas mundiales Por Nebojsa Malic | Katehon
Compartir vía:

En el período previo al actual conflicto en Ucrania, Estados Unidos y sus aliados insistieron en el “principio” de que los países soberanos eran libres de entrar en cualquier alianza militar de su elección, y que sus vecinos no tendrían poder de veto sobre ella. Como muy pronto quedó claro, esto no era un principio en absoluto, sino algo que se inventaron para adaptarse a las circunstancias del momento. Así lo acaban de demostrar irrefutablemente Estados Unidos y sus aliados –en este caso Australia– en el caso de las Islas Salomón.

Mientras que Ucrania está literalmente en la frontera con Rusia, las Islas Salomón son una cadena de islas a unos 1.800 kilómetros al noreste de Australia. Sin embargo, la reacción de Canberra y Washington a que el gobierno de Honiara considere un pacto de seguridad con China ha sido mucho más histérica que todo lo que ha salido del Kremlin en relación con Kiev, al menos hasta el 24 de febrero.

Según los documentos que se han “filtrado” a través de los servicios de inteligencia australianos, Pekín podrá enviar policías e incluso tropas a la nación insular “para ayudar a mantener el orden público” y los buques de guerra de la Armada Popular de Liberación china podrían atracar en los puertos locales, algo que Canberra teme que dé lugar a que China construya allí una base militar permanente.

Amenazas y prepotencia

“No permitiremos que haya bases navales chinas en nuestra región, a nuestras puertas”, dijo el primer ministro australiano, Scott Morrison, calificando esa situación de “línea roja” tanto para su gobierno como para Washington. El enviado estadounidense, que visitó recientemente la capital de las Islas Salomón, Honiara, dijo que su gobierno tendría “importantes preocupaciones y respondería en consecuencia” a cualquier “presencia militar permanente, capacidad de fuerza o instalación militar” de China.

David Llewellyn-Smith, un influyente político australiano, fue aún más lejos, pidiendo a Canberra que “bombardeara Honiara”. Afirmando que una base militar china en las Islas Salomón sería un “peligro claro y presente para la soberanía y la libertad de Australia”, Llewellyn-Smith dijo que Australia debería “emprender la desestabilización política de las islas utilizando cualquier medio necesario, o bombardear abiertamente Honiara hasta la sumisión”.

“Un cráter humeante en el norte de Australia no es lo que nadie quiere, pero es claramente preferible a un sátrapa chino armado que prácticamente acabará con la libertad de Australia”, dijo Llewellyn-Smith.

En ningún momento Llewellyn-Smith, Morrison o cualquier otro ha explicado exactamente cómo una hipotética base militar china en las Islas Salomón amenazaría la libertad de Australia. Al fin y al cabo, en los últimos años, Canberra ha demostrado que es perfectamente libre de aislarse del mundo exterior y expulsar a cualquiera que “pueda provocar” un sentimiento disidente –como el campeón de tenis serbio Novak Djokovic–: al diablo con sus propias leyes y reglamentos. ¿Es este el tipo de “libertad” que pretende imponer por la fuerza a las Islas Salomón?

En realidad, las tropas australianas pasaron 10 años en las Islas Salomón como parte de una misión de mantenimiento de la paz, concebida originalmente como un acuerdo policial con los separatistas de Malaita. La Misión Regional de Asistencia a las Islas Salomón (RAMSI) comenzó en 2003 y terminó oficialmente hasta 2017, aunque las últimas tropas australianas se fueron oficialmente en 2013.

Las Islas Salomón establecieron relaciones diplomáticas con China en 2019. El periodista independiente Ben Norton argumentó que los disturbios ocurridos en Honiara en noviembre de 2021, que afectaron a un barrio chino de la ciudad, fueron un intento de cambio de régimen por parte de Estados Unidos y Australia.

Quizás la verdadera razón por la que el pacto de seguridad de Salomón preocupa a Washington es que pretende “contrarrestar la estrategia de disuasión de Estados Unidos en el Indo-Pacífico”, según Anne-Marie Brady, investigadora sobre China de la Universidad de Canterbury de Nueva Zelanda, que habló con NBC News. Esta contención se dirige, por supuesto, contra China. Obsérvese la presunción implícita de que Estados Unidos tiene todo el derecho a “contener” a cualquiera, mientras que los países objetivo no tienen ningún derecho a intentar siquiera oponerse.

La importancia de las islas

Es cierto que las Islas Salomón están cerca de las principales rutas marítimas que conectan con Estados Unidos y Australia, y más allá con Asia. Por la misma razón, las islas atrajeron la atención durante la Segunda Guerra Mundial, cuando miles de soldados estadounidenses murieron luchando contra el Japón Imperial en Guadalcanal. La misma explicación geopolítica puede aplicarse a Ucrania, que fue escenario de muchas batallas encarnizadas entre la Unión Soviética y los invasores dirigidos por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Por no mencionar el hecho de que Ucrania formó parte de la URSS hasta 1991, mientras que las Salomón no se independizaron de Gran Bretaña hasta 1978.

A pesar de ello, los mismos que insisten en que Honiara no tiene derecho a pactar con Pekín sostienen despreocupadamente que la pertenencia de Ucrania a la OTAN no supone ninguna amenaza para Moscú. Rusia, dicen, no tiene derecho a oponerse a tener en su frontera terrestre la misma alianza “defensiva” que fue responsable de bombardear Yugoslavia en 1999 y Libia en 2011. Al mismo tiempo, ¿Australia y Estados Unidos –situados a miles de kilómetros– deberían invadir las Islas Salomón por un pacto con China?

No se trata de hipocresía, el proverbial halago que el vicio hace a la virtud, sino de jerarquía. En el llamado “orden internacional basado en reglas” impulsado por Washington y sus clientes, ellos tienen soberanía y derechos y nadie más. En su reino de relativismo moral, las Islas Salomón, que son efectivamente un protectorado de Australia, son una libertad y la firma de Honiara de un pacto de seguridad con Pekín compromete de alguna manera la soberanía de Canberra. Un Occidente soberano puede cuestionar la integridad territorial de China, pero prohíbe lo mismo cuando se trata de Ucrania.

Además, Estados Unidos y sus aliados –Australia, Nueva Zelanda, Japón, Corea del Sur y la OTAN– tienen incluso la audacia de llamarse a sí mismos “el mundo” o “la comunidad internacional” y amenazar al resto del planeta si no se une a sus sanciones impuestas unilateralmente contra Rusia.

Mientras tanto, Pekín y Moscú son llamadas potencias “revisionistas” porque insisten en respetar el derecho internacional tal y como está escrito y que se aplique a todos por igual. No hace falta ser un erudito o un experto para entender que aquí hay un choque fundamental de dos paradigmas, y que el mundo no puede avanzar hasta que esto se resuelva.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.