Una advertencia oportuna a Japón Por Anatoly Koshkin | Agencia REGNUM, Rusia

Una advertencia oportuna a Japón Por Anatoly Koshkin | Agencia REGNUM, Rusia
Compartir vía:

Los medios de comunicación rusos informaron de un discurso del Secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolai Patrushev, quien dijo, entre otras cosas, que Japón estaba intensificando sus ambiciones revanchistas con respecto a las islas Kuriles, de propiedad rusa.

“La situación fronteriza en el Distrito del Lejano Oriente está tomando forma en el contexto de un refuerzo militar de Estados Unidos y sus aliados en las regiones del Ártico y Asia-Pacífico, así como la activación de las aspiraciones revanchistas de Japón respecto a las islas Kuriles, y la creación de nuevos bloques militares”, dijo Patrushev en Jabarovsk (una ciudad situada a 25 km de la frontera con China, entre los ríos Amur y Ussuri, la segunda más poblada del Extremo Oriente ruso después de Vladivostok) en una reunión sobre cuestiones de seguridad nacional en el Distrito Federal del Lejano Oriente.

Según el Secretario del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa, la protección de los intereses nacionales en la zona fronteriza se garantiza actualmente mediante el desarrollo de sistemas de protección y vigilancia de la frontera estatal y la introducción de nuevas formas y métodos de actividades fronterizas.

“Se han creado sistemas de ingeniería y de control técnico automatizado que permiten proteger de forma fiable la frontera estatal. Se han tomado medidas para aumentar las capacidades de los sistemas de iluminación de superficie y submarinos en las fronteras marítimas”, dijo Patrushev.

“Es necesario garantizar la independencia de las importaciones en las áreas críticas del sector de los combustibles y la energía, y asegurar el desarrollo y la aplicación de los programas informáticos y los componentes electrónicos rusos en poco tiempo”, y limitar la participación extranjera en la realización de proyectos importantes para el sector energético ruso, explicó.

No se puede creer en Japón pacifista

Las evaluaciones de las aspiraciones militares del Japón “pacifista”, incluso con respecto a nuestro país, son equilibradas y reflejan la doctrina y la estrategia militar de Tokio, que se están revisando actualmente y que están cada vez más vinculadas con el programa de hegemonía militar y política de Estados Unidos, el soberano de Japón, en la región de Asia-Pacífico (APAC) y en el mundo en general.

Sólo los ingenuos e irresponsables pueden dejar de ver cómo se está formando en la APAC un nuevo bloque de Estados liderado por Estados Unidos, diseñado para oponerse militarmente a China y Rusia. En cuanto a Rusia, una de las tareas de dicho bloque es crear una especie de “segundo frente” en sus fronteras orientales, que debería disuadir a Moscú de utilizar una agrupación de tropas rusas del lejano oriente en la parte europea del país, en particular para la Operación Militar Especial en Ucrania.

Al mismo tiempo, Moscú entiende sin duda que Japón, por muy fuerte que sea militarmente, difícilmente podrá enfrentarse a las fuerzas armadas rusas en un futuro próximo. Pero se habla de una coalición con Estados Unidos, que pretende ser la potencia militar más poderosa del mundo.

EEUU no está planeando una guerra nuclear con Rusia por las reclamaciones de Japón sobre las islas Kuriles. Es una situación diferente. Según su lógica, debilitada por una larga guerra en la parte europea, esencialmente con el bloque de la OTAN, Rusia no podrá poner fuerzas suficientes en el Extremo Oriente contra el bloque japonés-americano. Y como resultado se verá obligado a ceder parte de su territorio para evitar una guerra en dos frentes lejanos.

En este sentido, llamó la atención la entrevista a Oleg Kazakov, investigador principal del Instituto del Lejano Oriente de la Academia Rusa de Ciencias, quien, tras el discurso de Patrushev, “desautorizó” las declaraciones de este sobre las ambiciones militares de Tokio, presentando a Japón como un “Estado pacifista” todavía.

“En primer lugar, como saben, después de la Segunda Guerra Mundial Japón adoptó una llamada constitución de paz. En 1947 fue impuesta a los japoneses por Estados Unidos. Desde entonces, Tokio no tiene un ejército completo, sino una fuerza de autodefensa limitada. Por ello, los japoneses nunca han participado plenamente en operaciones militares y no tienen experiencia en operaciones de combate. Militarmente, los japoneses no tienen ninguna posibilidad de resolver la cuestión de los “territorios del norte” por la fuerza”, declaró Oleg Kazakov a PolitRossiya.

Japón está bien armado

Entonces, sobre las “fuerzas de autodefensa limitadas”. Incluso fuentes occidentales estiman que las fuerzas armadas de Japón se encuentran entre las 10 mejores del mundo en cuanto a su equipamiento y entrenamiento de combate. Su gasto militar es comparable o incluso superior al de potencias nucleares como Gran Bretaña, Francia e incluso Rusia.

La previsión de Japón de duplicar el gasto militar el año que viene hasta el 2% del PIB, así como un plan quinquenal para construir rápidamente su ejército, aviación, marina, fuerzas espaciales, cibernética y otras nuevas capacidades militares avanzadas, combinadas con su fuerza financiera y su capacidad científica y tecnológica, pondrán a la “fuerza de autodefensa” a la altura de los principales ejércitos del mundo. Cada vez más, no se descartan las armas nucleares en el País del Sol Naciente, incluso a nivel gubernamental. En cuanto a la falta de experiencia militar, se está adquiriendo a través de numerosos ejercicios militares con el ejército y la armada de Estados Unidos y otros países de la OTAN.

Kazakov afirma que el gobierno japonés ha considerado las relaciones con la URSS, ahora Rusia, como meras negociaciones diplomáticas. “Y esto se puede ver tanto en las relaciones soviético-japonesas como en las ruso-japonesas, cuando todas las disputas se resolvían mediante el diálogo. Esto se llama ahora poder blando. Y Tokio no está en absoluto dispuesto a cambiar esta política por otra más rígida”, afirma un académico japonés.

Sí, así era cuando la Unión Soviética era la segunda potencia militar mundial, e ir a la guerra con ella era impensable para Japón, incluso con el apoyo de Estados Unidos. Pero los tiempos han cambiado.

Ahora, en las evaluaciones de los japoneses, e incluso de nuestros expertos militares, se puede escuchar que la Flota rusa del Pacífico ya es inferior a la flota japonesa más reciente, y que la agrupación de fuerzas armadas rusas del Lejano Oriente está lejos de ser tan poderosa como lo era en la época soviética.

Los estrategas y planificadores militares japoneses y estadounidenses tienen en cuenta todo esto. Y la desenfrenada política hostil de Tokio hacia Rusia demuestra que el gobierno japonés pretende resolver sus problemas con Rusia no mediante el “poder blando”, sino mediante la presión y el chantaje descarados. También recurren al ruido de las armas, amenazando con “ataques preventivos”, algo de lo que ya han hablado abiertamente los dirigentes japoneses.

Simpatizante de los japoneses y aparentemente deseoso de no ver su hostilidad hacia Rusia y los rusos, Kazakov convence al lector del carácter temporal de la situación actual, del supuesto deseo de Tokio de buena vecindad y cooperación.

Asimismo, Oleg Kazakov expresó su “confianza en que, a pesar de la actual anulación de las relaciones entre Rusia y Japón, Moscú y Tokio reanudarán pronto el diálogo. No puede haber una escalada y un enfrentamiento militar por las islas Kuriles en un futuro próximo”, concluye PolitRussia en una entrevista con un académico que intenta rebatir las conclusiones y valoraciones del secretario del Consejo de Seguridad ruso.

Para concluir, me gustaría expresar la esperanza de que haya otros especialistas en Japón en el Instituto Académico de Extremo Oriente, que analicen de forma sobria y objetiva la política y la estrategia actuales de nuestro vecino de Extremo Oriente y no se dediquen a formular deseos en sus análisis.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *