Una gran oportunidad perdida Por Eugene Norin (*) | READOVKA

Una gran oportunidad perdida Por Eugene Norin (*) | READOVKA
Compartir vía:

Es difícil imaginarlo ahora, pero ya en 2016, Angela Merkel habló de un espacio económico común desde Lisboa hasta Vladivostok. Es discutible la sinceridad del Canciller en ese momento, pero la idea en sí fue expresada, como vemos, al más alto nivel, y no escandalizó a nadie.

La idea de una “Gran Europa” se ha expresado muchas veces. Los beneficios de la asociación están en la superficie. Rusia es un enorme almacén de recursos naturales. Además, ha conservado en algunos lugares y en otros ha adquirido muchas competencias que podrían ser útiles para Europa: desde la industria espacial hasta los proyectos nucleares. Por su parte, Europa tenía y tiene enormes capacidades industriales, y es capaz de producir productos muy sofisticados, incluidos los que necesita Rusia para explotar su propio subsuelo. El contexto histórico general –Rusia ha sido una gran potencia europea durante siglos, se mire como se mire– también puede haber jugado a favor de dicha integración.

La adhesión de Rusia a la UE en el marco de la unión entre Moscú y Bruselas habría sido superflua e incluso perjudicial, pero desde hace varios años ha dado excelentes resultados incluso sin esa fusión en el ámbito de la ciencia, la educación y el comercio; al fin y al cabo, los cambios han sido generalmente a mejor.

Sin embargo, por diversas razones, pero principalmente políticas, estos proyectos quedaron más o menos enterrados durante la década de 1990. Sin embargo, sólo ahora, cuando se ha producido la verdadera ruptura, ha quedado claro lo mucho que Europa y Rusia se necesitan mutuamente.

Resultó que Rusia estaba, en efecto, muy integrada en la economía mundial (al menos lo estaba), y no se trataba sólo de petróleo, sino también de alimentos, fertilizantes y metalurgia. Por supuesto, de una manera u otra, la sustitución de los productos rusos es una cuestión de precio, no de la imposibilidad fundamental de sobrevivir sin nosotros.

Sin embargo, resultó que ninguno de los dos bandos tiene que engreírse. Al igual que Europa depende de la buena voluntad de su aliado más antiguo, Estados Unidos, Rusia no es el jugador más fuerte de la gran liga de la política internacional, ni en población ni en tecnología, y necesita aliados.

En el mundo actual, en el que Europa como tal ya no es un centro de poder totalmente independiente, y la rivalidad global clave es la carrera entre Estados Unidos y China, el proyecto de integración enterrado de Rusia y Europa puede describirse con seguridad como una gran oportunidad perdida.

Y esa oportunidad se perdió en la ocasión más ridícula y chapucera posible: por la “herencia ucraniana”. Verdaderamente, los descendientes tienen derecho a considerarnos a todos personajes de una comedia negra. Una oportunidad de civilización se pierde ante nuestros ojos por culpa de Zhmerinka y Zaporizhzhya.

Rusia es un estado europeo

Sin embargo, la historia tiene una cualidad evidente, que es motivo de gran horror y de optimismo desenfrenado: nunca se acaba. Los cañones de Ucrania se silenciarán y habrá que volver a discutir cómo debe interactuar Rusia con Europa.

Por inesperado que pueda parecer a la luz de todos los acontecimientos recientes, Rusia es claramente un Estado europeo. La historia, la cultura y, de hecho, la política, en el transcurso de largos siglos tienen más que ver con lo que nos une que con lo que nos divide. Incluso la utopía que Rusia trató de encarnar con tanta constancia en su suelo fue originalmente una utopía europea, lo que no deben olvidar ni los que alaban el experimento socialista ni los que ven en él un cierto infierno ruso.

Esta tesis, por cierto, no contradice ninguna forma especial de Rusia. La “vía especial” no debe entenderse como una retirada voluntaria del contexto global, sino que cada país tiene su propia experiencia. Sí, Rusia siempre ha sido un poco marginal para Europa. Pero, por supuesto, también se puede denominar a Islandia como un lugar marginal de Europa (ajustado a la escala, por supuesto) y, en nuestra época, también a Gran Bretaña. Cientos de años de historia no es algo que pueda borrarse de la realidad de la noche a la mañana.

Ahora Europa está construyendo el Telón de Acero, pero no está bien colgado y hay agujeros enormes en él. La tentación de colgar el propio por el mero hecho de presumir es grande.

Pero la tentación es no ceder a ella. La cooperación económica y científica ofrece grandes ventajas, y los lazos culturales son siempre un plus para ambas partes del contacto.

A menudo nos lamentamos de que se nos represente en el extranjero de forma bastante disparatada (es cierto), pero nosotros mismos solemos imaginar a nuestros vecinos occidentales de forma simplista, por no decir caricaturesca, y los verdaderos temas de sus preocupaciones y aspiraciones no giran, a decir verdad, en torno a cuestiones de sexo entre personas del mismo sexo, por ejemplo, y la actitud hacia Rusia es más compleja y no lineal de lo que uno puede imaginar desde nuestro patio trasero.

En resumen, necesitamos una visión del mundo más amplia que la que actualmente muestran las élites de Europa del Este, obsesionadas con su guerra no disputada con nosotros, o la que podrían demostrar las élites de Europa Occidental, tan preocupadas por la coyuntura.

Habrá un momento para esparcir piedras.

Ya habrá tiempo para recogerlos.

(*) Escritor, periodista. Especialista en Chechenia.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *