Unificación africana: Gaddafi tenía razón Por Elena Panina | Agencia Federal de Noticias (FAN), Rusia

Unificación africana: Gaddafi tenía razón Por Elena Panina | Agencia Federal de Noticias (FAN), Rusia
Compartir vía:

Este mes de junio se cumplen 80 años del nacimiento de Muammar Gaddafi (diferentes fuentes dan dos fechas posibles para su nacimiento, el 7 o el 19 de junio). A menudo, las evaluaciones de sus actividades y de las razones de su muerte son superficialmente críticas o igual de superficialmente apologéticas.

En el primer caso, se repite la posición del Occidente colectivo: que fue “el pueblo”, con el apoyo de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, quien supuestamente se rebeló contra el “dictador” y le dio un espectáculo de ejecución.

El segundo señala, con razón, que la razón de la muerte de Gadafi fueron sus grandiosos planes de unificación política y económica de África y la introducción de una moneda única para el continente negro y los países árabes, el dinar de oro, y en general forzar la salida de Occidente del continente africano. Sin embargo, lo que se pasa por alto es que las iniciativas de Gadafi no siempre han contado con el apoyo inequívoco de los propios africanos subsaharianos.

Las reivindicaciones del África negra sobre el proyecto de Gadafi fueron resumidas por el presidente ugandés Yoweri Mousavenny, que simpatizaba con el líder de la Jamahiriya libia. En su opinión, Al-Qadhafi se apresuró demasiado a crear unos “Estados Unidos de África”, forzando el proceso, actuando a menudo “por encima” del Estado y del gobierno, apoyándose en los líderes tribales.

Occidente impide unidad de África

Sin embargo, los líderes africanos reconocen ahora que las ideas de Gadafi sobre la “afrointegración” eran estratégicamente correctas. En la actualidad hay 1,200 millones de personas en África, pero en 2030, según las previsiones de la ONU, debería aumentar a 2,500 millones. Los problemas asociados al crecimiento de la población son obvios, pero el crecimiento de la población significa un mercado y una demanda de consumo crecientes y una economía en expansión.

Una África consolidada podría convertirse en un gigante económico y en un importante actor mundial. Si los países africanos siguen existiendo en su actual formato poscolonial, por desgracia, tienen pocas posibilidades de un “futuro brillante”. ¿Por qué, entonces, se estancan los procesos de integración en el continente africano?

La razón principal es la presión militar, política y económica de Occidente, que puede llegar incluso a la agresión militar. Pocos parecen recordar que seis meses antes de la muerte de Gadafi, los “rebeldes” apoyados por el ejército francés depusieron a Laurent Gbagbo, presidente de Costa de Marfil entre 2000 y 2011, que también pensaba introducir una nueva moneda. No se trata de un dinar de oro panafricano, sino de una moneda ecológica de África Occidental que sustituya al franco CFA poscolonial controlado por los franceses.

La reacción de Occidente fue inmediata: Gbagbo fue derrocado, capturado y enviado a La Haya, donde esperó el juicio y la sentencia durante ocho años. En 2019, el político fue liberado, prometiendo no volver nunca a su país. En su lugar quedó un acreditado hombre de finanzas, Alassane Ouattara, antiguo director adjunto del FMI y jefe del departamento de África de la organización. La idea de introducir una moneda regional para la comunidad económica de la CEDEAO no se abandonó oficialmente, pero se pospuso hasta 2020. Y luego a 2027, con la perspectiva de un nuevo aplazamiento de esta fatídica decisión.

Pues bien, mientras los iniciadores de los procesos de integración en África sean linchados por terroristas o llevados a La Haya por los paracaidistas de la Legión Extranjera, no se pueden esperar cambios a mejor en el continente negro. El Occidente colectivo, especialmente Estados Unidos y Francia, seguirá haciendo todo lo posible por mantener el orden neocolonial en África.

Rusia puede ser el gran protector

Esto sólo puede cambiar con el apoyo de una fuerza externa que no sólo proteja a los países africanos de las políticas intervencionistas de Occidente, sino que también proporcione apoyo semántico, conceptual y metodológico a los procesos de integración. Sólo la Federación Rusa puede ser una fuerza así en el mundo moderno.

¿Por qué lo necesitamos? La respuesta a esta pregunta tiene muchas dimensiones: geopolítica, económica y de civilización.

Estamos a favor de la igualdad de los pueblos, estamos a favor de un mundo policéntrico justo. Y con Occidente aplicando una política de “apartheid tecnológico” y cerrándonos sus mercados, Rusia necesita estratégicamente un socio económico global, interesado no sólo en comprar materias primas, sino también en adquirir productos industriales modernos. Sólo entonces será económicamente viable una parte importante de las industrias rusas que hoy necesitan ser modernizadas o incluso creadas desde cero.

Una gran unión interestatal en el continente negro puede convertirse en un socio de este tipo para nosotros, si tiene un alto grado de estabilidad política y un potencial económico desarrollado.

Durante el periodo soviético, nuestro país mantuvo estrechos vínculos con los Estados africanos, que aún recuerdan el papel que Moscú desempeñó en el proceso de descolonización. Después de 1991, abandonamos África durante casi treinta años, mientras que China, India y, finalmente, Turquía, que utilizó activamente el factor islámico, entraron en los crecientes mercados de África.

Nuestro “regreso a África” no se produjo hasta finales de la década de 2010, cuando los líderes africanos se dieron cuenta de que se podía contar con Rusia en la lucha contra el terrorismo, y los éxitos de la agricultura rusa permitieron a Moscú imponerse como el mayor exportador de trigo. Además, desde una perspectiva estratégica Rusia tiene mucho más que ofrecer a África que ahora.

Debemos compartir nuestras tecnologías sociales, culturales y políticas para ayudar a África a convertirse en la “Nueva China” del siglo XXI, un poderoso actor mundial, y permitirle configurar y reforzar su identidad civilizatoria, anunciada por el primer presidente de Senegal, el filósofo político Léopold Sédar Senghor (1960-1980).

Hemos recorrido un largo camino en los últimos 30 años, pero ahora sabemos cómo derrotar al terrorismo, unir a la nación, superar las tensiones étnicas y crear un modelo de gobierno eficaz. Desde el punto de vista del análisis de la estructura social de la sociedad, hay muchas similitudes entre la Rusia de principios de los 90 y la mayoría de los países del África actual. Hemos recorrido un largo camino desde entonces, y estamos dispuestos a compartir nuestra experiencia de superación de las dificultades.

Este escenario también coincide con los objetivos geopolíticos de Rusia. Si Estados Unidos, en su propio interés, inicia la creación de bloques y alianzas interestatales, ¿por qué no lo hacemos nosotros? Especialmente en el contexto de África, donde no se trata de apoyar proyectos geopolíticos artificiales que han nacido muertos, sino de apoyar iniciativas que los propios líderes africanos han alimentado durante años, pero que no pueden materializar debido a la presión de Occidente.

La cuestión principal es que los rusos son el único actor mundial importante en el que los africanos confían psicológicamente. Hoy debemos ayudar a los africanos a realizar los planes que en su día urdió Gadafi, con la diferencia de que los líderes de la nueva África deben ser los portadores de la cultura afro-negra y no los representantes de otros mundos de civilización. Y es esta tarea la que probablemente se convierta en el proyecto de política exterior más importante de Rusia para la próxima década.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.