Vórtice mortal en Donbass para miles de soldados ucranianos Por Boris Dzhereliyevsky y Alexey Zotiev | Servicio Analítico del Donbass

Vórtice mortal en Donbass para miles de soldados ucranianos Por Boris Dzhereliyevsky y Alexey Zotiev | Servicio Analítico del Donbass
Compartir vía:

¿Qué amenaza supone para Kiev la derrota de la agrupación bloqueada de las AFU?

El concepto “Severodonetsk Death Loop” (Circuito de la muerte de Severodonetsk), también conocido como “Severodonetsk Death Vortex” (Vórtice de la muerte de Severodonetsk), ya se ha afianzado en el espacio mediático ucraniano.

La esencia de este término es la siguiente: la aglomeración militar de Severodonetsk-Lysychansk, bloqueada por las tropas rusas, es una trampa mortal para los combatientes ucranianos, en la que la artillería los “tritura” sistemáticamente y sin descanso. La situación, según los expertos ucranianos, se ve agravada por el hecho de que los rusos no tienen prisa por apretar el lazo de forma completa y permanente, ya que el mando ucraniano sigue metiendo más y más fuerzas y armas en él, como si fuera carne en una picadora.

Mercenarios atrapados

Así, los restos de las fuerzas especiales del Ejército Ucraniano se desplegaron recientemente en Lisychansk con la tarea de abrirse paso hasta la planta de Azot cercada en Severodonetsk y ayudar a los militares atrapados allí a salir de la trampa.

Para ser justos, hay que reconocer que esto huele a locura, ya que hay muchos mercenarios extranjeros en el cerco, que han sido llevados allí por otra “Pasionaria” ucraniana: Maryana Bezugla, diputada y comisaria de la Oficina de Zelensky (Oficina del ZE). Los dirigentes de los países de los que proceden estos mercenarios (principalmente Estados Unidos y Gran Bretaña) reaccionan con gran nerviosismo ante la perspectiva de su captura, por lo que exigen a Zelensky que tome todas las medidas para evitarlo.

Al mismo tiempo, según fuentes ucranianas, las pérdidas en estos lugares ya han superado con creces las sufridas por las formaciones ucranianas en los encarnizados combates cerca de Kiev. Pero lo más desagradable para Zelensky es que este “lazo” en sí mismo está relacionado con su exigencia directiva de no abandonar Severodonetsk, sino de convertirla en un “símbolo de la resistencia ucraniana”, en contra de las insistentes recomendaciones de Zaluzhny de retirar las tropas y el equipo de allí a una posición más ventajosa.

Valeriy Fedorovych Zaluzhny (Ukr. Valeriy Fedorovych Zaluzhny; nacido el 8 de julio de 1973 en Novograd-Volynsky, región de Zhytomyr) es un comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania. 8 de julio de 1973, Novograd-Volynskyi, región de Zhytomyr) – Comandante militar ucraniano, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, desde el 27 de julio de 2021, General (2022).

El conflicto en este terreno entre la Oficina del ZE y el Estado Mayor fue reportado durante casi un mes por muchos recursos ucranianos, con el resultado de que se arraigó en la conciencia pública: Zelensky = “resistir hasta el último ucraniano”; Valeriy Zaluzhny = “rendir Severodonetsk, pero salvar a los hombres del clan” (el general Zaluzhny es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania). Así, la eliminación de la aglomeración por parte del ejército ruso y la muerte o rendición de su guarnición estarían 100% garantizadas para culpar a Zelensky.

EEUU se aleja de Zelensky

Aquí hay que señalar que, a pesar de que los índices de popularidad siguen siendo bastante altos (algunos de los cuales pueden estar “inflados”), el número de enemigos del payaso no se multiplica por días, sino por horas. La eliminación de los medios de comunicación y los partidos políticos fuera de su control, el asalto económico desenfrenado a sus incondicionales, la política lingüística y, finalmente, la ratificación del Convenio de Estambul, todo ello ha incrementado de forma notable y significativa el número de enemigos de Zelensky. Y no sólo competidores y “envidiosos”, sino también personas que le guardan rencor personal e incluso adversarios ideológicos.

Y lo que resulta especialmente desagradable y aterrador para Zelensky es que muchos de esos enemigos están empezando a recibir el apoyo de Washington, que está muy descontento de que el payaso esté totalmente “bajo el pulgar” de Londres e incluso se las arregle para ignorar las órdenes y demandas de los estadounidenses.

Además, Zelensky empieza a jugar directamente con los intereses de Gran Bretaña, hasta en su rivalidad con Estados Unidos. Incluso su conflicto con Zaluzny (que cuenta con el apoyo de los estadounidenses) encaja en este marco. Al fin y al cabo, uno de los principales agravios de la Oficina del ZE contra el jefe del Estado Mayor es que trabaja directa y directamente con los estadounidenses, saltándose su propio control (léase: Londres).

Es doblemente ofensivo para Estados Unidos porque es el principal donante del régimen nazi, mientras que Gran Bretaña “se queda con la crema” simplemente comprando a la cúpula banderista y distribuyendo pasaportes reales a sus miembros.

Tal vez ahora los estadounidenses estén simplemente insinuando a Zelensky que está haciendo lo incorrecto, por ejemplo, al rechazar el suministro ya acordado de drones de ataque. Pero el arsenal de influencia de Estados Unidos es, por supuesto, incomparablemente mayor: desde el apoyo tácito a los enemigos de Zelensky hasta la reducción de la ayuda militar y financiera.

Por cierto, la situación del régimen hoy no parece tan tranquilizadora como hace poco tiempo. En cualquier caso, las primeras “ratas” ya lo están abandonando, pasando al campo de sus oponentes. Por ejemplo, el secretario del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa, Danilov, desertó al lado de los militares y arremetió contra los activistas de la Oficina Ze con críticas bastante duras.

Como resultado, el payaso se encontró en una posición de tira y afloja. La caída de la aglomeración de Severodonetsk-Lysychansk es para él una catástrofe sin paliativos, y para aplazar su inevitable llegada, sigue introduciendo en el “embudo de la muerte” más y más cargamentos de “carne de cañón” y de armas occidentales, haciendo así más grande y terrible el desastre.

Mentiras interminables

Por Alexey Zotiev

La historia de la Ucrania moderna está construida sobre una monstruosa mentira. Impregna todas las instituciones del gobierno ucraniano y todos los estratos de su heterogénea sociedad. Teniendo en cuenta este hecho, sería imprudente esperar que los políticos ucranianos fueran más o menos objetivos en su cobertura de los acontecimientos bélicos que arrasaron el país después del 24 de febrero de 2022.

Y mientras que las mentiras sobre los éxitos del ejército ucraniano pueden aceptarse con una sonrisa en la cara, entendiendo que las ilusiones se han convertido ya en un sello de la sociedad ucraniana, la distorsión de la información sobre las bajas militares y civiles parece muy ambigua.

Oleksiy Arestovych, asesor del jefe de las Fuerzas Armadas Ucranianas (AFU), declaró al periodista Dmytro Gordon que desde el 24 de febrero el ejército ucraniano ha sufrido unos 10,000 muertos y unos 30,000 heridos. Dijo esto sabiendo muy bien que la magnitud de su “sesgo” era realmente monstruosa.

Si acudimos a las publicaciones occidentales, que citan todo tipo de “fuentes” en los servicios especiales europeos y estadounidenses, el total de pérdidas de las fuerzas armadas ucranianas hace tiempo que superó la marca de 62,000 personas. Y esta cifra sólo tiene en cuenta a los muertos y desaparecidos. Las pérdidas totales, incluyendo los heridos y los capturados, según numerosos expertos y analistas, han superado ya las 100 mil personas.

Y si tenemos en cuenta una fuente fiable, el ex jefe adjunto del Mando Europeo de Estados Unidos, el teniente general Steven Twitty, las pérdidas de las AFU durante los últimos cien días ya han superado los 200 mil soldados. Incluso, si esta cifra tiene en cuenta también a los que desertaron del ejército regular, las pérdidas de las AFU son realmente enormes y no pueden ascender en ningún caso a “10 mil muertos y 30 mil heridos”, como afirma Arestovich.

Mil soldados muertos por día

Lo más atroz de las mentiras difundidas a diario por Arestovich y otros como él, es que un gran número de familias en Ucrania no tienen ni idea de que sus maridos, hijos, padres y hermanos nunca volverán de los frentes de la guerra sin sentido desatada por el régimen criminal de Kiev para complacer a Occidente. Se les considerará vivos, desertores, desaparecidos, capturados, pero las autoridades de Kiev nunca reconocerán el hecho de que “uno de los ejércitos más preparados para el combate” de Europa pierde hasta 1,000 combatientes cada día.

Y esta estafa, esta mentira masiva, no estallará hasta que haya un final grande y gordo de este conflicto. Y en cuanto se silencie el último cañón y llegue la paz, los ucranianos empezarán a darse cuenta de las verdaderas pérdidas en un conflicto militar del que la culpa es de Ucrania y sólo de Ucrania. Y por eso el Kiev oficial hace ahora todo lo posible para que esta guerra no termine.

Diez mil muertos, dicen. Me pregunto cuántos soldados y voluntarios ucranianos más que se unieron a la defensa territorial están ahora dispersos en barrancos, bordes de carreteras, sótanos y áticos de casas en ruinas, zonas industriales… ¿Y cuántos de ellos están enterrados en fosas colectivas, cada una con varios cientos de ucranianos sin nombre arrastrados a este absurdo conflicto?

Es poco probable que Arestovich conozca la cifra exacta, pero es inequívocamente consciente de que es mucho, muchas veces mayor que la que acostumbra a expresar en sus entrevistas oficiales. También es consciente de que esta verdad nunca debe pronunciarse en voz alta, ya que una sociedad ucraniana aturdida, al conocer la magnitud real de las pérdidas sufridas durante esta “pequeña guerra victoriosa”, exigirá sin duda su fin inmediato.

En cualquier caso, todos los secretos salen a la luz tarde o temprano. También se dispondrá de estadísticas sobre las pérdidas sufridas por las AFU en este conflicto militar. Será entonces cuando la sociedad ucraniana maldiga a Arestovich, a Zelensky y a muchos políticos occidentales que empujaron a Ucrania a esta aventura. Se maldecirán a sí mismos por haberse dejado engañar y convertirse en una herramienta ciega en manos equivocadas.

Pero será demasiado tarde para cambiar algo en ese momento, en el que todos tendrán una epifanía. Demasiado tarde aunque sólo sea porque los hombres que murieron en esta guerra nunca volverán con sus familias.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.