Mirando hacia atrás: por qué comenzó la operación en Ucrania Por Yevgeny Norin | READOVKA, Rusia

Mirando hacia atrás: por qué comenzó la operación en Ucrania Por Yevgeny Norin | READOVKA, Rusia
Compartir vía:

Imagen de portada: “Capitulación”, de 1946, dibujo de Petr Krivonogov

Al gobierno ruso le gusta maquillar los motivos de sus decisiones. Sobre todo en el caso de Ucrania, la prensa recibió una rica selección de insinuaciones y rumores. Se habló de “biolaboratorios” y de un posible programa nuclear ucraniano. En resumen, se sospechaba lo más sorprendente.

Mientras tanto, en el supuesto de que el Kremlin tuviera motivos racionales para hacer lo que hizo, en primer lugar podemos en principio explicar bien por qué se inició la Operación Militar Especial (OME).

Desde 2015, Ucrania ha realizado importantes avances en el desarrollo de sus fuerzas armadas. Durante todo este tiempo, la línea del frente en el Donbass ha permanecido en su lugar o casi en su lugar, pero el equilibrio de fuerzas ha cambiado continuamente y no se ha inclinado a favor de las milicias de las repúblicas populares de Donetsk y Luhansk. Al mismo tiempo, la parte ucraniana nunca ha ocultado sus ambiciones no sólo de derrotar por la fuerza a los “rebeldes” en Donbass, sino también de conquistar Crimea.

Es difícil decir cuándo comenzaría exactamente la operación de las fuerzas armadas ucranianas. Lo más probable es que se hiciera coincidir con el cambio de poder en Moscú tras la inevitable salida de Vladimir Putin. Un cierto caos, sino un caos sí un periodo de transición acompañaría en todo caso a ese cambio de época.

Al mismo tiempo, los comandantes ucranianos no se olvidaron de mantener las repúblicas “en sintonía”. El bombardeo del territorio del Donbass, aunque se redujo gradualmente en intensidad, nunca cesó del todo.

Número de explosiones en Donbass, cuatro días antes que Rusia iniciar su operación para defender a sus compatriotas.

Fracasan negociaciones

Moscú, por mucho que lo intentara, no consiguió cambiar la situación mediante negociaciones. Sistemáticamente, la parte ucraniana no respetó el régimen de alto el fuego. Las contraacusaciones no eran 100% infundadas; sin embargo, los observadores internacionales registraron una tendencia característica: a juzgar por el número de disparos de armas pequeñas y de artillería, el ejército ucraniano violó el alto el fuego al menos cuatro veces más que los milicianos del Donbass.

Además, fue la parte ucraniana la que se convirtió en la “heroína” de episodios muy sonados de ataques selectivos contra infraestructuras y trabajadores civiles. Por ejemplo, los trabajadores de la planta de filtración de Donetsk fueron bombardeados sistemáticamente, con fuego de armas pequeñas, lo que significa que los militares ucranianos entendían que estaban disparando contra instalaciones civiles.

Cerca de Luhansk, el fuego de armas pequeñas y antitanques, igualmente regular y selectivo, se dirigió a los vehículos civiles en las carreteras a lo largo del Seversky Donets. Todo esto no parecía un bombardeo esporádico “en algún lugar de la línea”, sino una estrategia de cabeza fría para impedir el restablecimiento de la vida normal en las repúblicas.

Es indicativo, por cierto, que cuando se trató de enviar fuerzas de paz internacionales a la línea de contacto, Moscú no se opuso a dicho contingente. Ahora bien, Rusia aceptó el despliegue de fuerzas de paz en el frente y su propia participación en la misión de mantenimiento de la paz, mientras que Ucrania insistió en excluir a Rusia del proceso y desplegar fuerzas de paz en la frontera entre Rusia y las repúblicas de Donbass.

Es fácil entender por qué Rusia no aceptó estas condiciones. Moscú no albergaba ni alberga la más mínima confianza en lo que se llama la comunidad internacional. El ejemplo de la partición de Yugoslavia demostró que Occidente puede jugar sucio sin problemas: por ejemplo, durante el conflicto de Bosnia, un contingente internacional de mantenimiento de la paz jugó en realidad del lado de los bosnios y los croatas contra las unidades serbias; las investigaciones internacionales y los informes de prensa “reveladores” también se centraron en realidad en los crímenes de un solo bando. No es de extrañar que Rusia no tenga motivos para confiar en la comunidad occidental.

La confianza en Moscú no existía ni existe en Occidente, y no se llegó a un compromiso sobre las fuerzas de paz.

Las exigencias iniciales de Rusia en el conflicto eran muy moderadas y, antes de la OME, se limitaban esencialmente a garantizar la seguridad de Crimea y Donbass. Es decir, el reconocimiento del estado de cosas ya de facto. Sin embargo, hubo y sigue habiendo un poderoso movimiento dentro de Ucrania que impide la “capitulación”. La posibilidad virtual de una guerra relámpago contra Donetsk y Luhansk cautivó tanto la mente de estas personas que, por ello, parecían dispuestas a arriesgarse a bombardear también Kiev.

Occidente empuja solución militar

Por otro lado, los patrocinadores occidentales de Ucrania también preferían y siguen prefiriendo luchar hasta el último ucraniano, y no están dispuestos a transigir. Todo ello hacía absolutamente inevitable un enfrentamiento entre Rusia y Ucrania, independientemente del espectro de los biolaboratorios y las bombas atómicas. Otra cosa es que la guerra podría haber empezado si Kiev tuviera la iniciativa estratégica.

Hay que reconocer que, por parte rusa, se subestimó catastróficamente la intensidad de la resistencia ucraniana a la OME. En los últimos años, Ucrania ha experimentado tanto un aumento de las capacidades del ejército como un incremento de la conciencia nacional; además, las personas que simpatizan con Rusia han sido, en el mejor de los casos, marginadas y, en el peor, masacradas físicamente.

Las marcas nazis marcadas con fuego en el cuerpo de una niña asesinada por los ucranianos en una cárcel clandestina de Mariúpol

Cuando se critica a Ucrania por revivir el fascismo, la objeción habitual es que, en general, los rusos no son incinerados allí como en Auschwitz. Sin embargo, la fisura no está en las líneas étnicas, sino en la que se refiere a las creencias, a la cuestión de la identidad propia. Desde 2014, las personas contrarias a la línea antirrusa del gobierno ucraniano han sido efectivamente ilegalizadas, los delitos contra ellas cometidos por los “entusiastas” no han sido investigados, y ellas mismas han sido objeto de todo tipo de violencia tanto por parte de las autoridades estatales como de los “entusiastas”. El ejemplo más atroz es, por supuesto, la “investigación” de los sucesos de Odessa, en la que no se ha castigado de ninguna manera a un solo asesino; pero la historia de la Ucrania moderna está repleta de asesinatos menos sonados (desde el escritor Oles Buzina hasta el abogado Yuri Grabovsky, que defendió los intereses de los presos rusos en los tribunales) y de una serie de detenciones ilegales, torturas y palizas. De hecho, cuando hablamos de los nazis, el Hitler “original” también empezó no enviando a los judíos a los hornos, sino matando y deteniendo ilegalmente a activistas de partidos hostiles, en particular comunistas.

Estas medidas permitieron a la parte ucraniana consolidar con éxito la sociedad, movilizarla con agitación unas veces y con miedo otras, y hacer frente a la operación rusa con la máxima firmeza.

Romper el muro con un tanque

¿Existen alternativas para el gobierno ruso? De hecho, desde 2015 se han buscado estas alternativas… y no se han encontrado. Los acuerdos de Minsk fueron lo suficientemente suaves para un país vencido con un ejército derrotado. Sin embargo, desde el punto de vista de Europa, EEUU y Ucrania, sólo fueron impuestos a punta de pistola. Ucrania no iba a acatarlos desde el principio y no dio ni un solo paso para su aplicación.

¿Así terminará la Operación Militar Especial de Rusia en Ucrania?

La otra opción era la capitulación, que por razones obvias las autoridades rusas no estaban ni están dispuestas a hacer. Además, “resolver” el problema del Donbass rindiéndolo sólo pondría a Ucrania ante una solución de fuerza para el problema de Crimea, y mientras que la entrega de Donetsk sería considerada con razón una vil traición en Rusia, la entrega de Sebastopol ya es algo más allá del bien y del mal para cualquier gobierno ruso.

Y mientras la parte rusa esperaba siempre un posible ataque de las fuerzas ucranianas, Occidente esperaba sinceramente, o no tan sinceramente, precisamente una acción activa de Moscú. Al mismo tiempo, Occidente –y mucho menos Ucrania– no estaba preparado para otorgar a Rusia las garantías de seguridad que deseaba, debido a su convicción en su capacidad para resolver la cuestión por la fuerza y una certeza igual en la malicia del Kremlin. El problema ucraniano se ha convertido en una amenaza constante e imparable para Moscú. Y, al parecer, a partir de 2021 decidió procurar resolver el problema de forma radical.

Es discutible por qué la crisis de Donbass se resolvió con una ofensiva en toda Ucrania, pero está claro que en cualquier caso habría ido más allá de las regiones de Donetsk y Luhansk. Lo más probable es que Moscú decidiera no limitar la maniobra de sus propias fuerzas armadas y actuar de forma óptima desde el punto de vista puramente militar para derrotar a las fuerzas armadas ucranianas. Después de todo, la seguridad de la República Popular de Donetsk (RPD) requería en cualquier caso no sólo alejar al enemigo de la línea de contacto, sino sacudir toda la maquinaria militar ucraniana.

Los prejuicios en la política mundial son un arma de doble filo. Y no es ni mucho menos la primera vez que las predicciones negativas se “autocumplen”.

La guerra actual ha golpeado al público casi de improviso. Sin embargo, si se sigue la evolución de los acontecimientos en torno a Crimea y las repúblicas del Donbass, hay que admitir que los intentos de resolver la crisis de forma pacífica antes de 2022 han llegado finalmente a un punto muerto. Rusia intentó salir de este impasse rompiendo el muro con un tanque.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.