Parte Final: Red mundial del fascismo: OTAN, CÍA, heroína, Ucrania y Miami Por Cynthia Chung

Parte Final: Red mundial del fascismo: OTAN, CÍA, heroína, Ucrania y Miami Por Cynthia Chung
Compartir vía:

Entre el 22 de marzo pasado y mayo de 2022, Cynthia Chung ha publicado una extensa investigación de cinco partes, en las cuales aborda a profundidad no solo el fenómeno nazi en Ucrania, sino como la OTAN y la CÍA han conspirado contra gobierno democráticos de Europa para someterlos a sus dictados, y cómo además ambos instrumentos han creado un poderoso sistema internacional del fascismo internacional. Asimismo Chung expone que también han tejido una extensa red mundial de tráfico de drogas, especialmente de heroína, para financiar sus actividades y cuya sede está en Miami, Florida.

Enlaces a las artículos anteriores

Primera Parte

Segunda Parte

Tercera Parte

Cuarta Parte

Esta es la parte final de una serie de cinco partes, publicada originalmente el 16 de mayo de 2022.

Ahora la nieve es negra

Occidente debería tener el respeto de admitir la verdad en su complicidad con gran parte de los males del mundo durante este período de la Guerra Fría.

Hasta ahora en esta serie hemos visto una imagen que ha pintado a la OTAN, a la CIA y a los fascistas, incluyendo a los nazis declarados, todos trabajando para el mismo aparato y esencialmente con el mismo objetivo: derrocar a los líderes elegidos democráticamente y reemplazarlos con dictadores y gobiernos fascistas de derecha. En la cuarta parte se habló de cómo los beneficios del tráfico de drogas se utilizan a su vez para financiar la actividad terrorista de la derecha en todo el mundo, utilizando el modelo del Gladio de la OTAN. El “gran golpe de la heroína” por parte de la CIA y compañía consistía en tener el control total de los beneficios de la heroína con este mismo fin.

Es aquí donde retomaremos nuestra historia.

Bertrand Russell decía en su libro “El impacto de la ciencia en la sociedad” (1952) que el tema que “tendrá más importancia política es la psicología de las masas”, es decir, la lente con la que el individuo ve la “realidad” y la “verdad”. Russell es muy claro, tales “convicciones” no son generadas por el individuo mismo sino que deben ser moldeadas por el Estado.

Por supuesto, no se anima a los individuos a pensar en una verdad o realidad absoluta, sino que se les anima a pensar en una escala mucho más pequeña, en “hechos” individuales, ya que esto es mucho más fácil de controlar y moldear y también limita el pensamiento “problemático”, como la ponderación sobre la causa y el efecto.

Russell, en su “Impacto de la ciencia en la sociedad”, continúa hablando de cómo se podría programar a una sociedad para que piense que la nieve es negra y no blanca: “Primero, que la influencia del hogar es obstructiva. Segundo, que no se puede hacer mucho si el adoctrinamiento no empieza antes de los diez años. Tercero, que los versos musicalizados y entonados repetidamente son muy eficaces. Cuarto, que la opinión de que la nieve es blanca debe ser sostenida para mostrar un gusto morboso por la excentricidad. Pero me anticipo. Corresponde a los futuros científicos precisar estas máximas y descubrir exactamente cuánto cuesta por cabeza hacer creer a los niños que la nieve es negra, y cuánto menos costaría hacerles creer que es gris oscuro”.

Este es, por supuesto, un programa para el “reencuadre” más ambicioso de la “realidad”. Sin embargo, como vemos hoy en día, no necesitamos empezar antes de los diez años para otros tipos de “reencuadre”, y en ningún lugar nada parece ser más exitoso y efectivo con cualquier grupo de edad que la política “exterior” de Occidente. Porque la nieve es algo que vemos y experimentamos regularmente. Es mucho más difícil “reencuadrar” algo familiar. Sin embargo, algo que es “extranjero” siempre ha sido un concepto bastante borroso e indefinido durante milenios, y por lo tanto es un candidato mucho más fácil para que el Estado lo “reencuadre” como nuestra “realidad” colectiva, nuestro “miedo existencial” colectivo. Y así, durante la mayor parte de la historia, nuestra comprensión de quién es nuestro “amigo” y quién es nuestro “enemigo” rara vez ha sido determinada por el propio pueblo, sino por su estructura de gobierno.

Dicha estructura de gobierno es libre de determinar por nosotros lo que es “verdad” frente a “falsedad”, lo que es “hecho” frente a “ficción”, porque el pueblo, a pesar de todos los abusos y la explotación de dicha fuerza de gobierno, sigue buscando esto mismo para protegerse y protegerse de lo espantoso “desconocido”.

¿Mejor diablo conocido que diablo por conocer? En este caso, la ignorancia no es ciertamente una bendición…

Sin embargo, los “hechos” promovidos por el Estado han demostrado no estar tan “basados en hechos” después de todo, por lo que ahora vemos comúnmente de los “ángeles de la justicia”; los impecables, omnipotentes y anónimos “verificadores de hechos” que la “verdad” se está convirtiendo cada vez más no en una cuestión de “bien” o “mal”, sino más bien, sobre la semántica, las prioridades y lo que uno elige para enfatizar.

Por ejemplo, el problema real de los neonazis en Ucrania (véanse las partes 1 y 2) ha sido “reformulado” por los medios de comunicación para: 1) reconocer que hay neonazis reales en Ucrania, pero que también son nacionalistas y, por tanto, luchan por toda Ucrania; 2) afirmar que son neonazis “reformados” que aparentemente han sido domesticados y ahora son defensores respetables de Ucrania; 3) que Ucrania tiene un presidente judío y, por tanto, algo así es fundamentalmente imposible.

La cosa es que ya hemos escuchado esta historia antes, hace 77 años…

¿Mejor diablo conocido que diablo por conocer?

En 1998, el Grupo de Trabajo Interinstitucional sobre los Crímenes de Guerra Nazis y los Registros del Gobierno Imperial Japonés (IWG), a instancias del Congreso de Estados Unidos, lanzó lo que se convirtió en el mayor esfuerzo de desclasificación de un solo tema por mandato del Congreso en la historia. Como resultado, se han abierto al público más de 8,5 millones de páginas de registros en virtud de la Ley de Divulgación de los Crímenes de Guerra Nazis (P.L. 105-246) y la Ley de Divulgación del Gobierno Imperial Japonés (P.L. 106-567). Estos registros incluyen archivos operativos de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), la CIA, el FBI y la inteligencia del ejército. El IWG emitió tres informes al Congreso entre 1999 y 2007.

Se creó un grupo de investigación para recopilar y organizar los elementos clave de esta enorme base de datos recién desclasificada, el resultado fue la publicación de “U.S. Intelligence and The Nazis” (La inteligencia estadounidense y los nazis) en 2005, publicado por los Archivos Nacionales.

Parte del contenido desclasificado revela cómo el FBI y la CIA trabajaron a sabiendas con criminales de guerra nazis justo después de la Segunda Guerra Mundial y, en varios casos, incluso antes de que la guerra hubiera terminado.

Timothy Naftali escribe en “U.S. Intelligence and The Nazis” (La inteligencia estadounidense y los nazis): «El Cuerpo de Contrainteligencia del Ejército de Estados Unidos (CIC) compartía la opinión de la CIA de que la persecución de los criminales de guerra nazis era incompatible con el cumplimiento de las exigencias de la Guerra Fría…”En este momento, 1952, la aprehensión de criminales de guerra ya no se considera una misión del CIC”, escribió el Destacamento 430 al cuartel general superior del Ejército de Estados Unidos en Austria, añadiendo que “también se cree que el enjuiciamiento de criminales de guerra ya no se considera de interés primordial para las autoridades estadounidenses”».

¿Qué estaba causando este abrupto giro dentro de ciertos círculos de Estados Unidos para proteger a los criminales de guerra nazis, y en muchos casos, a aquellos que ni siquiera estaban al servicio de EEUU? ¿Por qué estos criminales de guerra nazis fueron perdonados tan rápidamente y juzgados “inofensivos” para el mundo ahora que habían perdido la guerra?

La razón de esta decisión del FBI y de la CIA fue que la lucha contra el comunismo soviético se había convertido no sólo en la primera prioridad en su mundo posterior a la Segunda Guerra Mundial, sino que parecía ser la única prioridad de estas agencias de seguridad, que llegaron a declarar públicamente que su trabajo no incluía perseguir a los criminales de guerra alemanes, aunque residieran en Estados Unidos.

Escuadrones de asesinos

Y así, mientras los nazis estuvieran centrados únicamente en la destrucción de la Unión Soviética, debían ser considerados como “aliados” indispensables para la causa del llamado “mundo libre”. Sin embargo, lo que esta serie ha demostrado es que ese no fue el resultado y que en cambio el terrorismo y la tiranía, como la Operación Gladio, el macartismo y COINTELPRO, se desataron en el “mundo libre” de tal manera que todo lo que no encajara en el estrecho guion acordado debía ser depurado y purgado. Esto incluía a los activistas de derechos humanos y a los líderes políticos. (Nota del Editor: el FBI también utilizó operaciones encubiertas ilegales para desbaratar grupos comunistas y otros grupos políticos disidentes. En 1956, el director del FBI, Edgard Hoover se sentía cada vez más frustrado por las decisiones del Tribunal Supremo que limitaban la capacidad del Departamento de Justicia para perseguir a los comunistas. En ese momento, formalizó un programa encubierto de “técnicas sucios” o artimañas, bajo el nombre de Counter Intelligence Program, COINTELPRO, Programa de Contrainteligencia. Las acciones de incluían la colocación de documentos falsos para crear la sospecha de que una persona clave era un informante del FBI, la difusión de rumores a través de cartas anónimas, la filtración de información a la prensa, la convocatoria de auditorías del IRS, y otras acciones similares. El programa se mantuvo en funcionamiento hasta 1971).

A nadie se le permitió desafiar el guion que se había elegido para ellos. ¿Cuál era el guion? Un movimiento gradual hacia gobiernos fascistas de derechas, todo ello para nuestra aparente protección contra el comunismo soviético. Aquellos líderes políticos que se interpusieron en el camino fueron ejecutados sumariamente por los escuadrones de asesinos del Gladio, incluyendo al Primer Ministro italiano Aldo Moro (mayo de 1968), el Primer Ministro sueco Olof Palme (febrero de 1986), el Primer Ministro de Turquía Adnan Menderes (ahorcado por los militares el 17 de septiembre de 1961), el Presidente John F. Kennedy (22 de noviembre de 1963), Alfred Herrhausen (director del Banco Alemán, asesinado por dos sicarios en noviembre de 1989) y Enrico Mattei (una bomba hizo explotar el avión el que viajaba el 27 de octubre de 1962).

Adolf Eichmann

Timothy Naftali escribe en “U.S. Intelligence and The Nazis” (3): «En 1953, ante una petición del Congreso para determinar si Eichmann [uno de los principales organizadores nazis del holocausto] se escondía en Oriente Medio… la CIA explicó a los senadores estadounidenses interesados que ya no era responsable de localizar a los fugitivos nazis, ni siquiera al famoso Eichmann. Aunque la CIA sigue interesada en el paradero y las actividades de individuos como Eichmann”, explicó un oficial de la CIA con la aprobación del Director Adjunto de la Central de Inteligencia, “no nos dedicamos a la detención de criminales de guerra, por lo que no estamos en condiciones de desempeñar un papel activo en este caso”. Los senadores aparentemente aceptaron esta declaración de misión… [y así, sin más información sobre Eichmann] la investigación se suspendió en 1954».

Increíblemente, el Destacamento 430 añadió a este “no en el negocio de aprehender criminales de guerra”, en su nota al cuartel general superior del Ejército de los Estados Unidos en Austria que: “Por lo tanto, parece que hay que avisar a las autoridades policiales de Salzburgo de que ya no se desea la detención de [Adolf Eichmann] ni su traslado al CIC”.

El autor principal del Holocausto

Timothy Naftali escribe en “U.S. Intelligence and The Nazis”: «Los mandos de Estados Unidos no estaban del todo de acuerdo con la decisión del Destacamento 430 de lavarse las manos de la responsabilidad de tratar con Eichmann. Los criminales de guerra nazis seguían estando en una lista de vigilancia, y si los austríacos recogían a Eichmann, éste tendría que ser entregado al CIC. Pero no habría nuevos esfuerzos de Estados Unidos para localizarlo».

Otto Adolf Eichmann fue un SS-Obersturmbannführer germano-austriaco y uno de los principales organizadores del Holocausto –la llamada “Solución Final a la Cuestión Judía”, que era el nombre en clave oficial para el asesinato de todos los judíos a su alcance, que no se limitó al continente europeo. Eichmann se encargó de facilitar y gestionar la logística de la deportación masiva de millones de judíos a guetos y campos de exterminio en la Europa del Este ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

En una ocasión, Eichmann se lamentó ante sus colegas de las SS de que sólo 6 millones de judíos fueron asesinados bajo su supervisión.

El 23 de mayo de 1960, el primer ministro israelí David Ben-Gurion se levantó en la Knesset, el parlamento israelí, para hacer un sorprendente anuncio: “Adolf Eichmann, uno de los mayores criminales de guerra nazis, está bajo custodia israelí”. Casi dos semanas antes, Eichmann había sido capturado por agentes del Mossad en Argentina el 11 de mayo de 1960. Vivió bajo el alias de Richard Klement durante una década después de la guerra.

Timothy Naftali escribe en “U.S. Intelligence and The Nazis”: «El secuestro de Eichmann fue una completa sorpresa para el gobierno de Estados Unidos. Los israelíes no habían avisado a la CIA (el principal punto de contacto entre la comunidad de inteligencia israelí y Washington desde 1951) de que habían localizado al más famoso criminal de guerra nazi vivo y que lo llevarían sumariamente ante la justicia.

…la captura de Eichmann por parte de Israel hizo algo más que volver a centrar la atención en los hombres que habían logrado eludir la justicia en el caos de la posguerra inmediata; para la CIA, este acontecimiento inesperado obligaría a reexaminar a algunos de los antiguos nazis que había reclutado en la prisa por producir resultados de inteligencia en la década de 1950. Resultó que algunos de los asociados de Eichmann habían trabajado para la CIA…

¿Por qué la CIA tuvo alguna relación de posguerra con individuos que habían trabajado junto a Adolf Eichmann en la persecución y el exterminio de millones de personas? ¿Bajo qué circunstancias los individuos con estos antecedentes podían ser considerados material de agente aceptable? Dejando de lado por un momento la dimensión moral, ¿qué valor operativo podían tener estos veteranos de la guerra contra los judíos en la lucha clandestina con la Unión Soviética? La organización para la que trabajaban, el SD y posteriormente la Oficina Principal de Seguridad del Reich (RSHA), era el brazo de inteligencia de las SS y del Partido Nazi. Como la mayoría de los servicios de inteligencia de los regímenes totalitarios, el SD era más el guardián de la ideología que de la verdad. El hecho de que algunos de estos hombres estuvieran en la oficina antijudía de este servicio ya ideológico debería haber hecho que sus credenciales de inteligencia fueran aún más sospechosas».

Nazis convertidos en alemanes democráticos

Sin embargo, este hecho tan obvio no impidió que el gobierno estadounidense patrocinara a Reinhard Gehlen, jefe del servicio de inteligencia militar del Este de los Ejércitos de la Wehrmacht, en un aparato de vigilancia respaldado por la CIA que se estableció en Alemania Occidental; llamado la Organización Gehlen (1946-1956) que posteriormente se convirtió en el Bundesnachrichtendienst (BND, Servicio Federal de Inteligencia) de 1956 a 1968 del que Gehlen fue el presidente fundador.

A Alemania Occidental se le dijo que había que mantenerla a raya por sus crímenes y ambiciones nazis durante la Segunda Guerra Mundial, de modo que estuvo ocupada durante casi 10 años por militares británicos, franceses y estadounidenses. Sin embargo, al mismo tiempo, ¿un “ex” nazi de alto rango estuvo a cargo de su seguridad e inteligencia?

La ocupación de Alemania Occidental sólo terminó el 5 de mayo de 1955 después de que Alemania Occidental aceptara entrar en la OTAN en 1954. Sólo después de que Alemania Occidental aceptara entrar en la OTAN se le permitió tener una fuerza militar de hasta medio millón de hombres y reanudar la fabricación de armas.

En otras palabras, sólo después de que Alemania Occidental aceptara sellar su destino con el resto de los países de la OTAN en un eterno enfrentamiento con la Unión Soviética, se les concedió su migaja de “libertad”.

Los derechos de Alemania no estaban siendo restringidos por sus crímenes de guerra nazis, como la CIA y la OTAN demostraron claramente que estaban tan dispuestos a perdonar a sus criminales de guerra. La realidad era que Alemania estaba siendo utilizada como baluarte contra la Unión Soviética, y el pueblo alemán iba a pagar ahora el precio de los crímenes de sus dirigentes nazis. Sería el pueblo alemán el que tendría que agachar la cabeza en señal de sumisión mientras los “antiguos” nazis recibían un trato de primera clase por parte de la CIA y compañía (en gran parte pagado por el contribuyente estadounidense, debo añadir).

Timothy Naftali escribe en “U.S. Intelligence and The Nazis”: «Los materiales divulgados por la CIA y el Departamento de Defensa en virtud de la Ley de Divulgación de Crímenes de Guerra Nazis de 1998 permiten un análisis exhaustivo de los orígenes, las implicaciones y los resultados del patrocinio del gobierno de Estados Unidos a Reinhard Gehlen en la posguerra y de la organización que se convirtió en el Bundesnachrichtensdienst (BND), el Servicio Secreto de Alemania Occidental, en 1956.

En primer lugar, a pesar de haber sido la principal fuente de financiación de las actividades de Gehlen durante casi once años, el gobierno estadounidense nunca logró el control de las operaciones de Gehlen que esperaba, buscaba o debería haber tenido. En segundo lugar, Reinhard Gehlen actuó a menudo de mala fe en sus relaciones con Estados Unidos. Engañó a una generación de oficiales de inteligencia estadounidenses sobre los detalles de sus operaciones y violó los acuerdos básicos que fueron diseñados para sustentar el sistema de cooperación. En tercer lugar, un número considerable de antiguos miembros del Servicio de Inteligencia Exterior, la Gestapo y las Waffen-SS fueron reclutados en la organización cuando ésta era financiada por el gobierno estadounidense. El reclutamiento de estos individuos por parte de Gehlen no se hizo a instancias del gobierno estadounidense; sin embargo, después de que Washington se enterara de que Gehlen utilizaba criminales de guerra, optó por no hacer nada al respecto.

Por último, la CIA no tenía a Gehlen y a su organización en alta estima como activos de inteligencia. Los principales objetivos de la Agencia en el asunto Gehlen eran facilitar la penetración de Estados Unidos en una futura comunidad de inteligencia de Alemania Occidental».

Como resultado, al pueblo alemán nunca se le permitiría ser soberano. Iban a ser los eternos perdedores de la Segunda Guerra Mundial, y no tendrían más remedio que hacer la voluntad de sus amos en la CIA y en el cuartel general de la OTAN, este último con una buena parte de su personal de “antiguos” nazis que llegarían a ser comandantes de alto rango en la OTAN después de la Segunda Guerra Mundial.

Los nazis al frente de la OTAN

No sólo la CIA estaba dispuesta a trabajar con “antiguos” nazis como parte de la política exterior estadounidense posterior a la Segunda Guerra Mundial; como los casos de Mykola Lebed, de la Unidad B, afiliada a los nazis, y de AERODYNAMIC, de la CIA (de la que hablamos en la segunda parte), donde Stefan Bandera siguió promoviendo intensamente la propaganda ultranacionalista afiliada a los nazis en Ucrania durante los años de la Guerra Fría con financiación de la CIA. Esta radicalización ultranacionalista de ciertos grupos de ucranianos se justificaba por el simple hecho de que fomentaban el odio a la Unión Soviética. Ucrania sería también una especie de baluarte, pero considerada mucho más prescindible que los alemanes.

Un analista de la CIA juzgó que “sigue existiendo alguna forma de sentimiento nacionalista [en Ucrania] y… existe la obligación de apoyarlo como arma de la guerra fría”. Esta filosofía se vio muy claramente en la elección del personal de la OTAN:

✔️ Adolf Heusinger, que sirvió como Jefe de Operaciones dentro del Estado Mayor del Alto Mando del Ejército Alemán en las Fuerzas Armadas de la Alemania nazi desde 1938 hasta 1944. Después fue nombrado Jefe de Estado Mayor en funciones de los nazis. Heusinger, al igual que Gehlen, nunca sería juzgado en los juicios de Núremberg. En cambio, se le dio el control del recién creado ejército de Alemania Occidental, como general de la Bundeswehr (Fuerzas armadas alemanas) de 1957 a 1961. Luego se convirtió en presidente del Comité Militar de la OTAN de 1961 a 1964. Esto coincidió con el periodo de mayores intentos de asesinato contra De Gaulle, en el que estuvo implicada la Operación Gladio de la OTAN (véase la parte 3).

✔️ Hans Speidel, un general nazi, fue uno de los principales líderes militares de Alemania Occidental durante los primeros años de la Guerra Fría. Fue uno de los principales fundadores de la Bundeswehr. Fue una figura importante en el rearme alemán y supervisó la integración de la Bundeswehr en la OTAN. Llegó a ser asesor militar del Canciller Konrad Adenauer y Comandante Supremo de la fuerza terrestre de la OTAN en Europa Central entre 1957 y 1963.

Según un artículo de Der Spiegel publicado en 2014, que citaba documentos publicados por el Bundesnachrichtendienst (agencia de inteligencia exterior de Alemania), Heusinger y Speidel podrían haber formado parte del Schnez-Truppe, un ejército secreto ilegal que veteranos de la Wehrmacht y las Waffen-SS crearon en Alemania en 1949 para repeler un ataque de la Unión Soviética. Se podría pensar que algo así es improbable o incluso imposible, pero lo cierto es que ese ejército ilegal secreto formado por nazis después de la Segunda Guerra Mundial sigue al pie de la letra la Operación Gladio de la OTAN.

✔️ Johannes Steinhoff, piloto de caza de la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial y galardonado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro (la más alta condecoración de los militares nazis), se convirtió en el representante militar alemán en el Comité Militar de la OTAN en 1960, sirvió como comandante en funciones de las Fuerzas Aéreas Aliadas de Europa Central en la OTAN de 1965 a 1966, como inspector de la Fuerza Aérea de 1966 a 1970 y como presidente del Comité Militar de la OTAN de 1971 a 1974.

✔️ Johann von Kielmansegg, oficial del Estado Mayor del Alto Mando de la Wehrmacht entre 1942 y 1944, fue teniente general del Mando Supremo de las Fuerzas Terrestres Aliadas de Europa Central en Fontainebleau y Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN entre 1967 y 1968.

✔️ Jurgen Bennecke también fue general de la Wehrmacht y fue Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN entre 1968 y 1973.

✔️ Ernst Ferber, mayor de la Wehrmacht y jefe de grupo del departamento de organización del Mando Supremo del Ejército (Wehrmacht) entre 1943 y 1945 y condecorado con la Cruz de Hierro de 1ª clase, fue Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN entre 1973 y 1975.

✔️ Karl Schnell, jefe de batería en la campaña del Oeste en 1940, más tarde Primer Oficial de Estado Mayor del LXXVI Cuerpo Panzer en 1944 y galardonado con la Cruz de Hierro de 2ª Clase, fue Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN de 1975 a 1977.

✔️ Franz Joseph Schulze, Teniente en la reserva y Jefe de la 3ª Batería del Regimiento Flak Storm 241 y galardonado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro en 1944, fue Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN de 1977 a 1979.

✔️ Ferdinand von Senger und Etterlin, teniente de la 24ª División Panzer del 6º Ejército alemán, ayudante del Alto Mando del Ejército, fue Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN entre 1979 y 1983.

(Nota: Esta no es una lista completa de “antiguos” nazis que sirvieron en la OTAN.

Así, desde 1957 hasta 1983, la OTAN tuvo al menos uno, si no varios, “antiguos” nazis de alto rango al mando de múltiples departamentos dentro de la OTAN.

El puesto de Comandante y Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central (CINCENT Commander in Chief, Allied Forces Central Europe – AFCENT) fue un puesto ocupado ÚNICAMENTE por “antiguos” nazis durante 18 AÑOS seguidos, de 1965 a 1983.

¿Ya ves que se está formando un patrón?

Como se mencionó anteriormente en esta serie, en el contexto de esto, el reciente escándalo de la OTAN en Twitter publicando el símbolo oculto nazi del Sol Negro el pasado día internacional de la mujer, podría no haber sido un desliz después de todo…

Comprobación de los “Fact-Checkers” sobre Ucrania

Antes de repasar la situación de Ucrania hoy, quería compartir con ustedes una historia muy relevante de cómo la CIA compra noticias.

Udo Ulfkotte fue un conocido periodista alemán y autor de numerosos libros. Trabajó durante 25 años como periodista, 17 de los cuales fueron para el Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), incluyendo su papel como editor. En su libro de 2014 “Journalists for Hire: How the CIA Buys News” (Periodistas de alquiler: Cómo la CIA compra noticias), Ulfkotte repasa cómo la CIA, junto con la Inteligencia alemana (BND), fueron culpables de sobornar a periodistas para que escribieran artículos que, o bien tergiversaban la verdad, o bien eran completamente ficticios, con el fin de promover una inclinación prooccidental y pro-OTAN, y que él fue uno de esos periodistas comprados.

En una entrevista, Ulfkotte describe cómo se atrevió finalmente a publicar el libro, después de años acumulando polvo, en respuesta a la crisis que estalló en 2014 en Ucrania: “Sentí que había llegado el momento de terminarlo y publicarlo, porque estoy profundamente preocupado por la crisis ucraniana y las posibles consecuencias devastadoras para toda Europa y para todos nosotros… No soy en absoluto prorruso, pero está claro que muchos periodistas siguen ciegamente y publican todo lo que la oficina de prensa de la OTAN proporciona. Y este tipo de información e informes son completamente parciales”.

En otra entrevista, Ulfkotte declaró: “está claro como la luz del día que los agentes de varios Servicios estaban en las oficinas centrales del FAZ, el lugar donde trabajé durante 17 años. Los artículos aparecieron bajo mi nombre varias veces, pero no eran mi producto intelectual. Una vez se me acercó alguien de la Inteligencia alemana y de la CIA, que me dijo que debía escribir sobre Gadafi e informar de cómo estaba intentando construir en secreto una fábrica de armas químicas en Libia. Yo no tenía información sobre nada de esto, pero me mostraron varios documentos, sólo tenía que poner mi nombre en el artículo. ¿Cree que a esto se le puede llamar periodismo? No lo creo”.

Ulfkotte ha declarado públicamente: “Me avergüenzo de ello. La gente para la que trabajé sabía desde el principio todo lo que hacía. Y la verdad debe salir a la luz. No se trata sólo de FAZ, sino de todo el sistema, que está corrupto hasta el final”.

Udo Ulfkotte ya ha fallecido. Murió en enero de 2017, encontrado muerto en su casa, se dice que por un ataque al corazón. Su cuerpo fue rápidamente incinerado, impidiendo así cualquier posibilidad de autopsia. Su libro se ha hecho prácticamente imposible de encontrar disponible para su compra en este momento.

La situación actual en lo que respecta a la información de los medios de comunicación sobre Ucrania no parece ser diferente, en todo caso, es mucho peor. Para reforzar el apoyo al ejército ucraniano, Kiev ha producido un flujo constante de sofisticada propaganda destinada a suscitar el apoyo público y oficial de los países occidentales.

La estrategia propagandística de Ucrania le valió los elogios de un comandante de la OTAN que declaró al Washington Post: “Son realmente excelentes en stratcom (comunicación estratégica): medios de comunicación, operaciones de información y también operaciones psicológicas”. El Post concedió finalmente que “los funcionarios occidentales dicen que, aunque no pueden verificar de forma independiente gran parte de la información que Kiev publica sobre la evolución de la situación del campo de batalla, incluidas las cifras de bajas de ambos bandos, representa, no obstante, una estrategia de comunicación muy eficaz”.

Un manifestante sostiene una bandera sindical del Frente Nacional durante una manifestación de la rama británica del grupo alemán ‘Pegida’ en el centro de la ciudad de Newcastle upon Tyne, en el norte de Inglaterra, el 28 de febrero de 2015.

Londres maneja la campaña de mentiras

Dan Cohen News escribe para Mint Press: “La clave del esfuerzo propagandístico es una legión internacional de empresas de relaciones públicas que trabajan directamente con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania para librar una guerra de información. Según el sitio de noticias de la industria PRWeek, la iniciativa fue lanzada por una figura anónima que supuestamente fundó una empresa de relaciones públicas con sede en Ucrania…

Según el anónimo, más de 150 empresas de relaciones públicas se han sumado al bombardeo propagandístico.

El esfuerzo internacional está encabezado por el cofundador de la empresa de relaciones públicas PR Network, Nicky Regazzoni, y por Francis Ingham, un importante consultor de relaciones públicas con estrechos vínculos con el gobierno del Reino Unido. Ingham trabajó anteriormente para el Partido Conservador británico, forma parte del Consejo de Estrategia y Evaluación de los Servicios de Comunicación del Gobierno del Reino Unido, es director ejecutivo de la Organización Internacional de Consultoría de Comunicaciones y dirige el organismo que agrupa a los comunicadores de los gobiernos locales del Reino Unido, LG Comms”.

Así pues, Ingham, que ha sido miembro del gobierno del Reino Unido y sigue teniendo conexiones de muy alto nivel dentro del gobierno británico, está desempeñando un papel destacado en la configuración de la representación de la guerra de Ucrania.

Dan Cohen ofrece una explicación exhaustiva de cómo estas “empresas de relaciones públicas” se han encargado de informar y difundir noticias inventadas y que, incluso cuando se descubre de forma concluyente que tales informes son falsos, siguen utilizándolos de todos modos. Estas herramientas de relaciones públicas incluyen gráficos de propaganda, creados con el fin de fomentar la radicalización y la promoción de la identidad ultranacionalista; el uso de un lenguaje xenófobo y racista (no sólo hacia los rusos), la alabanza descarada de los neonazis ucranianos como héroes, la idolatría del líder de la Unidad B, afiliado a los nazis, Stefan Bandera, y el fomento de los actos violentos contra otras personas (véase el artículo de Cohen para ver ejemplos).

¿Por qué alguien como Ingham estaría involucrado en algo así? Bueno, si ya han leído la segunda parte de esta serie, verán que esto no es más que la continuación de un guion de varias décadas.

Si alguna vez se ha preguntado quién está detrás de los omnipotentes “verificadores de hechos”, en el caso de StopFake, que se ha autodenominado como tal, están financiados por la National Endowment for Democracy (NED), también conocida como un departamento de la CIA, el Atlantic Council, la International Renaissance Foundation (financiada por el multimillonario de la Open Society Foundation, George Soros), la embajada británica en Ucrania, el British Foreign & Commonwealth Office, el German Marshall Fund, entre otros.

StopFake fue contratada por Facebook en marzo de 2020 para “frenar el flujo de propaganda rusa”, pero se descubrió que empleaba a múltiples figuras estrechamente vinculadas a neonazis violentos. Sin embargo, esto no ha disuadido a Facebook de seguir trabajando con StopFake.

A fin de cuentas, no parece importar cuántas veces se descubra que estos árbitros de la verdad están equivocados, pues los funcionarios estadounidenses ya han admitido que, literalmente, sólo están mintiendo al público sobre lo que está sucediendo en Ucrania.

¿Qué tan serio es el romance neonazi de Ucrania?

Curiosamente, el propio Atlantic Council reconoce que es bastante grave, en un artículo publicado en 2018 titulado “Ukraine’s Got a Real Problem with Far-Right Violence (And No, RT Didn’t Write This Headline)”, cuya traducción es “Ucrania tiene un verdadero problema con la violencia de extrema derecha (y no, RT no escribió este titular)”.

Josh Cohen escribe para el Atlantic Council: «Suena como el material de la propaganda del Kremlin, pero no lo es. La semana pasada Radio Hromadske reveló que el Ministerio de Juventud y Deportes de Ucrania está financiando al grupo neonazi C14 para promover “proyectos de educación patriótica nacional” en el país…». Sí, has leído bien, el C14 junto con el Batallón Azov ha estado entrenando a niños, con el estímulo y la financiación del gobierno ucraniano a través del Ministerio de Juventud y Deportes de Ucrania bajo el título de “proyectos de educación patriótica nacional”, incluso en tácticas de terror.

Josh Cohen continúa: «Desde principios de 2018, el C14 y otros grupos de extrema derecha, como la Milicia Nacional afiliada a Azov, Sector Derecho, Karpatska Sich y otros, han atacado en varias ocasiones a grupos romaníes, así como manifestaciones antifascistas, reuniones del ayuntamiento, un evento organizado por Amnistía Internacional, exposiciones de arte, eventos LGBT y activistas medioambientales. El 8 de marzo, grupos violentos lanzaron ataques contra manifestantes del Día Internacional de la Mujer en ciudades de toda Ucrania. En sólo unos pocos de estos casos la policía hizo algo para impedir los ataques, y en algunos incluso detuvo a manifestantes pacíficos en lugar de a los verdaderos autores».

Tras los ataques del 8 de marzo de 2018 contra los manifestantes del Día Internacional de la Mujer, Amnistía Internacional escribió que “Ucrania se está hundiendo en un caos de violencia incontrolada planteada por grupos radicales y su total impunidad. Prácticamente nadie en el país puede sentirse seguro en estas condiciones”.

Josh Cohen escribe: «Para ser claros, los partidos de extrema derecha como Svoboda obtienen malos resultados en las encuestas y elecciones de Ucrania, y los ucranianos no manifiestan ningún deseo de ser gobernados por ellos. Pero este argumento es una “pista falsa”. No son las perspectivas electorales de los extremistas lo que debería preocupar a los amigos de Ucrania, sino la falta de voluntad o la incapacidad del Estado para enfrentarse a los grupos violentos y acabar con su impunidad».

Sin embargo, lo escuchamos, directamente de la boca de Yevhen Karas, el líder del grupo neonazi ucraniano C14, lo que determina quién tiene el poder en Ucrania nunca ha sido realmente las encuestas y las elecciones.

Como la famosa cinta “f*ck the EU” reveló al mundo estupefacto, el pueblo ucraniano no tiene en realidad voz para decidir quién dirige su gobierno. Tras la llamada “Revolución de la Dignidad”, en la que los ucranianos murieron literalmente por la “democracia”, Estados Unidos pasó a “influir” en la lista del recién formado gobierno ucraniano, concretamente en torno a los miembros de Svoboda y del Sector Pravyi (Sector Derecho), que ocuparon cinco puestos de responsabilidad en el nuevo gobierno, incluido el de viceprimer ministro.

Pero los neonazis no sólo han recibido el apoyo occidental en la esfera política.

Nuland, la mano tenebrosa

El pasado mes de octubre, como reacción a su fallida visita diplomática a Rusia, Victoria Nuland, según el periodista francés Thierry Meyssan, se adelantó e “impuso” a Dmytro Yarosh al presidente Zelensky. El 2 de noviembre de 2021, el presidente Zelensky nombró a Dmytro Yarosh (líder del grupo paramilitar ultranacionalista de filiación neonazi Sector de Derecha 2013-2015) como asesor del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valerii Zaluzhnyi (para más información sobre esto, véase la primera parte). Este es el mismo Dmytro Yarosh que está en la “lista de buscados” de Interpol desde 2014.

Los neonazis también han recibido entrenamiento continuo desde al menos 2014 por parte de la CIA, el SAS (Servicio Aéreo Especial) británico, así como de otros países de la OTAN, como Canadá. Este entrenamiento ha continuado a pesar de la entrada de Rusia en Ucrania, lo que ha sido confirmado por The Times, Ottawa Citizen, CTV News y Radio Canada.

El gobierno canadiense ha intentado negar cualquier conocimiento sobre el entrenamiento de militantes neonazis en Ucrania y ha hecho la afirmación de que ellos no son responsables de verificar a quiénes están entrenando en realidad, sino que esto es responsabilidad del gobierno ucraniano. Sin embargo, esas afirmaciones de ignorancia se vinieron abajo cuando los mismos neonazis que estaban entrenando se adelantaron y publicaron fotos en sus cuentas de redes sociales, mostrando sus insignias neonazis que los identificaban como tales, a la vista de todos.

El mismo día que el desafortunado tuit de la OTAN en el Día Internacional de la Mujer de un soldado ucraniano con el símbolo oculto del Sol Negro nazi, aparecieron fotografías en el twitter de NEXTA que mostraban al Batallón neonazi Azov recibiendo formación por parte de instructores de “países de la OTAN” sobre cómo utilizar lanzagranadas NLAW.

El ultranacionalista Sector Derecho también ha aparecido en el campo con lanzadores NLAW de fabricación británica.

El Secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, declaró en la Cámara de los Comunes el 9 de marzo que “a día de hoy, hemos entregado 3.615 NLAW [a las fuerzas ucranianas] y seguimos entregando más. En breve iniciaremos también la entrega de un pequeño lote de misiles antitanque Javelin”.

Para aquellos especialmente inflexibles en que los neonazis no son “oficialmente” parte del ejército ucraniano, deben ser informados de que el Batallón Azov es parte de la Guardia Nacional de Ucrania, y por lo tanto, sí es oficialmente parte del ejército de Ucrania.

Andriy Biletsky, primer comandante del Batallón Azov y posteriormente parlamentario del Cuerpo Nacional, dirigió anteriormente la organización paramilitar neonazi “Patriota de Ucrania”, y en una ocasión declaró en 2010 que la misión de la nación ucraniana era “liderar a las razas blancas del mundo en una cruzada final… contra los Untermenschen [subhumanos] dirigidos por los semitas”.

ISIS y los nazis

En 2019, el Centro Soufan, que rastrea grupos terroristas y extremistas en todo el mundo, advirtió: “El Batallón Azov está emergiendo como un nodo crítico en la red transnacional de extrema derecha violenta… [Su] enfoque agresivo para la creación de redes sirve a uno de los objetivos generales del Batallón Azov, para transformar las áreas bajo su control en Ucrania en el principal centro de supremacía blanca transnacional”.

El Centro Soufan describió cómo el “agresivo trabajo en red” del Batallón Azov llega a todo el mundo para reclutar combatientes y difundir su ideología de supremacía blanca. Los combatientes extranjeros que se entrenan y luchan con el Batallón Azov regresan luego a sus propios países para aplicar lo que han aprendido y reclutar a otros.

En 2014, Newsweek publicó un artículo titulado “Voluntarios nacionalistas ucranianos cometen crímenes de guerra al estilo de ISIS”. ¿Es esto una indicación de cómo tanto el Azov como el ISIS han recibido su financiación y entrenamiento de las mismas fuentes? Hmmm.

La OTAN ha llegado recientemente a realizar un cortometraje en honor a los colaboradores nazis del Báltico, los “Hermanos del Bosque”. La película de la OTAN ensalza a los “Hermanos del Bosque”, antiguos combatientes de las Waffen SS que colaboraron voluntariamente con los nazis, como héroes anticomunistas.

Dovid Katz, un destacado historiador e investigador antinazi, condenó la película de la OTAN por reescribir la historia: “Al ir más allá de hacer la vista gorda ante el culto a las fuerzas prohitlerianas en Europa del Este… [la OTAN] está cruzando la línea hasta ofrecer su legitimación moral a fuerzas nazis como las Waffen SS letonas”.

David Ignatius, el columnista del Washington Post y voz fiable del aparato de inteligencia estadounidense, señaló que incluso antes de la invasión rusa de Ucrania, “Estados Unidos y los aliados de la OTAN [estaban] dispuestos a proporcionar armas y entrenamiento para una larga batalla de resistencia.”

Se trata del mismo David Ignatius que en su día fue presidente de la National Endowment for Democracy (NED, también conocida como especialistas en “revoluciones” de colores), que declaró con arrogancia en una entrevista de 1991 que “mucho de lo que hacemos hoy lo hacía la CIA de forma encubierta hace 25 años… La mayor diferencia es que cuando esas actividades se hacen abiertamente, el potencial de aleteo es casi nulo. La apertura es su propia protección”. Supongo que la NED ha cambiado de opinión sobre “la apertura es su propia protección”.

Jeremy Kuzmarov para Covert Action Magazine (Revista Acción Encubierta) escribe en un artículo titulado “National Endowment for Democracy Deleting Records of Funding Projects in Ukraine” (Fundación Nacional para la Democracia elimina los registros de proyectos financiados en Ucrania): “La NED –una rama de la CIA fundada a principios de la década de 1980 para promover iniciativas de “promoción de la democracia” en todo el mundo– ha eliminado todos los registros de proyectos de financiación en Ucrania de su base de datos de búsqueda “Awarded Grants Search” (Búsqueda de Subvenciones Concedidas).

La página web archivada capturada el 25 de febrero de 2022 a partir de las 14:53 muestra que la NED concedió 22,394,281 dólares en forma de 334 subvenciones a Ucrania entre 2014 y la actualidad. La captura de las 23:10 del mismo día muestra “No se han encontrado resultados” para Ucrania. A partir de ahora, todavía hay “No se han encontrado resultados” para Ucrania… El borrado de los registros de la NED es necesario para validar la gran mentira de la administración Biden –que se hace eco en los medios de comunicación– de que la invasión rusa de Ucrania fue “no provocada”.

Tormenta de mierda

¿Quién será el más perjudicado en este plan para una larga batalla de resistencia? El pueblo ucraniano.

Si la razón principal de Putin para entrar en Ucrania es “desnazificar” el país, y la CIA, la OTAN y compañía están persistentemente “nazificando” los componentes políticos y militares de Ucrania, puedes ver cómo esto está haciendo imposible una situación de paz en Ucrania, y que la CIA y la OTAN son las culpables de esto.

También puedes entender cómo la entrada de Ucrania en la OTAN era inaceptable simplemente por su ubicación geográfica (la distancia entre la frontera de Ucrania y Moscú es de 450 km). Sin embargo, añade el hecho de que la OTAN está involucrada en la promoción de militantes neonazis en Ucrania y que ahora tanto Suecia como Finlandia también han expresado su deseo de unirse a la OTAN (sin referéndum ya que la democracia está oficialmente muerta en la Guerra Fría 2.0) y tenemos una verdadera tormenta de mierda.

Sin embargo, esto no es sólo una amenaza para Rusia. La realidad de la situación es que Ucrania ha estado en una guerra civil estos últimos 8 años, aunque los medios de comunicación occidentales se niegan a reconocer este hecho tan importante.

Ivan Katchanovski, profesor de estudios políticos en la Universidad de Ottawa, declaró a MintPress: «La gente que toma al pie de la letra la cobertura de los medios de comunicación occidentales tendría una percepción muy distorsionada del conflicto ucraniano y de su origen… Omiten o niegan que haya una guerra civil en Donbás aunque la mayoría de los académicos que [han] publicado o presentado sobre este conflicto en lugares académicos occidentales lo clasifican como una guerra civil con intervención militar rusa”. Los medios de comunicación occidentales también omitieron que las recientes “marchas de la unidad” en Kharkiv y Kyiv y un entrenamiento escenificado de civiles, incluyendo una abuela, fueron organizados y dirigidos por la extrema derecha, en particular, el [Batallón] neonazi Azov».

Robert Parry de Consortium News escribe: «El domingo, un artículo del Times escrito por Andrew E. Kramer mencionó el emergente papel paramilitar neonazi en los tres últimos párrafos… En otras palabras, las milicias neonazis que surgieron al frente de las protestas contra Yanukovich… se han organizado ahora como tropas de choque enviadas para matar a los rusos étnicos en el este [de Ucrania] y están operando tan abiertamente que izan una bandera neonazi con la esvástica sobre un pueblo conquistado con una población de unos 10.000 habitantes.

Enterrar esta información al final de un largo artículo es también típico de cómo el Times y otros medios de comunicación de la corriente principal de Estados Unidos han tratado el problema neonazi en el pasado. Cuando se menciona la realidad, normalmente se requiere que un lector conozca mucho la historia de Ucrania y lea entre líneas una noticia estadounidense».

El pueblo de Donbass ha pedido, comprensiblemente, la independencia de Ucrania, pero el gobierno ucraniano se ha negado a permitirlo ni a intervenir para una resolución pacífica. ¿Qué significa esto? La guerra sólo puede terminar cuando una de las partes esté totalmente muerta.

Ataques de falsa bandera

No sólo se sabe públicamente que Estados Unidos y la OTAN han estado financiando y entrenando a los neonazis, sino que también han estado suministrando una gran cantidad de armas (como ya se ha mencionado). Llegó a tal punto que en 2018, el Congreso tuvo que prohibir a Estados Unidos el envío de más armas a las milicias ucranianas vinculadas a los neonazis, mencionando específicamente al Batallón Azov. Por alguna razón, esta prohibición sólo iba a durar tres años, por lo que aparentemente ahora es un juego limpio.

Pero, dirán ustedes, ¿qué pasa con los crímenes de Rusia contra el pueblo ucraniano, no son mucho peores incluso que los viles neonazis? A saber, el bombardeo del teatro de Mariupol y la masacre de Bucha. Sobre el primero ya se han realizado minuciosas investigaciones periodísticas, que demuestran de forma concluyente que el bombardeo del teatro de Mariupol fue una falsa bandera.

En cuanto a la masacre de Bucha, todavía no se han presentado pruebas que demuestren de forma concluyente quién cometió esta atrocidad, sólo ha habido afirmaciones. Recordemos que los ataques químicos en Siria también estaban llenos de afirmaciones, a lo que el periodista de investigación Seymour Hersch escribió un informe titulado “¿De quién es el sarín?”, que demostró de manera concluyente que las afirmaciones populares que impulsaba el gobierno de Obama en su intento de incriminar al gobierno sirio, eran de hecho falsas. Más bien, apuntaba al hecho de que los verdaderos terroristas eran los que utilizaban el sarín contra los civiles sirios, que recibían financiación y armas de Estados Unidos y de sus socios.

Lamentablemente, el tiempo es esencial en la investigación de crímenes como estos, y a pesar de los gritos de la inhumanidad de tales eventos, siempre hay una gran demora, si no un rechazo total, sobre una investigación oficial y neutral de tales escenas del crimen. ¿A qué se debe esto?

Rusia ha pedido al Consejo de Seguridad de la ONU una investigación y que se discuta la masacre de Bucha. China también ha pedido una investigación oficial al respecto y ha recibido reacciones negativas por retener la culpa hasta que se conozcan todos los hechos. Sin embargo, una investigación oficial ha sido rechazada repetidamente. ¿Por qué? Este debería ser el protocolo oficial para estos asuntos.

En cambio, la respuesta a esto fue que la ONU suspendiera a Rusia de su organismo de derechos humanos. De este modo, no sólo se niega una investigación oficial, sino que se niega a Rusia la posibilidad de responder al asunto.

El inquietante elefante en la habitación en todo esto, es que el Batallón Azov ya ha sido declarado culpable de atrocidades similares contra su propio pueblo ucraniano, que ha sido investigado a fondo por Max Blumenthal y Esha Krishnaswamy y que se puede encontrar aquí (advertencia hay contenido gráfico).

El Batallón Azov también ha sido declarado culpable de poner a propósito a los ciudadanos ucranianos en peligro al posicionar su artillería y militares en zonas residenciales y edificios, incluyendo guarderías y hospitales, a lo que incluso el Washington Post tuvo que reconocer en su artículo engañosamente titulado “Rusia ha matado a civiles en Ucrania. Las tácticas de defensa de Kiev aumentan el peligro”.

Tácticas terroristas ensayadas en Siria

Sin embargo, no se trata simplemente de “tácticas de defensa”, sino de flagrantes crímenes de guerra reconocidos como tales por el derecho internacional. Se reconoce públicamente que estos crímenes de guerra están ocurriendo, causando la muerte de un número significativo de ucranianos. Para que quede claro, en tiempos de guerra, lo que también reconoce el Washington Post, los soldados y el armamento ucranianos son objetivos legítimos para los militares rusos. No es Rusia la que está cometiendo el crimen de guerra aquí, es el gobierno ucraniano. Han sido literalmente sorprendidos utilizando a su propio pueblo como escudos humanos.

¿Sigue sonando esto como un movimiento nacionalista patriótico por el bienestar y la soberanía del pueblo ucraniano?

Según una entrevista con Scott Ritter, ex oficial de inteligencia de la marina estadounidense, los militares rusos han dejado claro que están utilizando “tácticas sirias” en Ucrania. Ritter explica que la táctica de los militares rusos en Siria fue “…rodear las zonas urbanas donde se habían reunido estos yihadistas, aterrorizando a la población, rodearlos y darles la oportunidad de evacuar en autobuses con su seguridad garantizada por la policía militar rusa. Un enfoque suave que protegía a los civiles, que protegía las zonas civiles”.

Fue esta táctica la que permitió a los rusos junto con el ejército sirio derrotar al ISIS y a otras filiales terroristas. Hoy sólo ocupan la provincia de Idlib. Estos terroristas que quedan no habrían sido posibles sin el apoyo turco. Esta iniciativa para librar a Siria del ISIS fue algo que claramente Estados Unidos nunca ha estado interesado en apoyar.

En la imagen de la izquierda. el rojo y en gran medida el azul, representan la región controlada en el año 2017 por los terroristas, o como a Obama le gustaba llamarlos “rebeldes moderados”. En la imagen de la derecha el morado y el gris representan la región controlada por los terroristas en el año 2021. El verde es la presencia ilegal de Estados Unidos y compañía en Siria.

Curiosamente, cuando los rusos entraron en Siria para combatir a los terroristas a instancias del gobierno sirio, esto también fue llamado una “invasión rusa” por ciertos sectores de los medios de comunicación occidentales. Sin embargo, no fueron los rusos los que bombardearon las ciudades sirias hasta los cimientos, sino los viejos Estados Unidos de América.

En la misma entrevista, Scott Ritter declaró que estos mismos terroristas que han sido estacionados en Idlib están siendo llevados a Ucrania:

«[Zelensky] ha abierto la puerta a los guerreros ilegales, a los mercenarios de Europa… a los explotadores del conflicto… [y] han traído a los yihadistas… han traído a la gente… [que] aparentemente quiere matar a los rusos… Es una píldora envenenada… ahora vamos a tener a estos yihadistas, que por cierto están siendo armados con misiles javelin y misiles stinger. Imagínese lo que sucede cuando un grupo de yihadistas sedientos de sangre llevan estas armas a Europa. ¿Te gustaría ser el canciller alemán conduciendo por una autopista sabiendo que en las colinas podría haber un equipo de asalto yihadista armado con jabalinas?… Esta es literalmente la peor clase de decisión que se puede tomar al introducir tanto armamento en Ucrania de forma incontrolada. Incluso antes de que entraran los yihadistas, se lo estabas dando a los neonazis que no pueden rendirse. No pueden rendirse porque los matarán, con razón. Entonces, ¿qué hacen los desesperados cuando no pueden rendirse y no mueren? Huyen con el armamento que tienen. Lo entierran, hacen alijos, se repliegan, continúan la resistencia inútil y en su ira hacia Occidente arremeten contra Occidente… así nace el terrorismo global».

¿Cómo puede esto favorecer el bienestar de nadie en Europa, y mucho menos en Ucrania? No lo es.

En noviembre de 2015, se presentó una resolución de la ONU que condenaba la glorificación del nazismo. Del total de 126 estados miembros, 53 países, incluyendo naciones miembros de la Unión Europea, se abstuvieron de votar, cuatro países votaron en contra de la resolución: Canadá, Palau, Estados Unidos y Ucrania. ¿A qué cree que se debe esto?

Zelensky: el enigma

Muchos se han mostrado especialmente confusos sobre cómo Ucrania puede tener un problema neonazi tan grave, cuando tienen un presidente judío.

Hay algo que deben saber sobre la posición del “Presidente” de Ucrania desde 2014, en un país donde los neonazis se han hecho más confiados de lo que nunca fue la mafia, que literalmente no pueden ser tocados ya que tienen el respaldo directo y la protección de los Estados Unidos y la OTAN.

Cuando el presidente Poroshenko (junio de 2014 – mayo de 2019) negoció los acuerdos de Minsk en septiembre de 2014, acordó, con Alemania y Francia, el estatus autónomo especial de Donetsk y Lugansk, y que bajo esta condición especial, seguirían siendo parte de Ucrania.

Según una entrevista (12) con Scott Ritter, esto era inaceptable para los neonazis que amenazaron la vida de Poroshenko, si tal cosa se implementaba.

Los acuerdos de Minsk nunca se pusieron en marcha. En su lugar, Ucrania entró en una guerra civil que ha durado 8 años y continúa hasta hoy. Los acuerdos de Minsk expiraron oficialmente el 21 de febrero de 2022, el mismo día en que la Duma Estatal de Rusia aprobó un proyecto de ley que reconocía oficialmente a Donetsk y Lugansk como estados independientes. Este rechazo final del gobierno ucraniano fue una clara indicación de que su guerra contra Donbass se intensificaría.

La situación con el presidente Zelensky no es diferente.

En octubre de 2019, el presidente Zelensky (que asumió el cargo en mayo de 2019), tuvo un enfrentamiento grabado cara a cara con los militantes del Batallón Azov, que habían lanzado una campaña para sabotear la iniciativa de paz llamada “No a la Capitulación.”

Kyiv Post tradujo la conversación así: «”Escucha, Denys [Yantar], soy el presidente de este país. Tengo 41 años. No soy un perdedor. He venido a ti y te he dicho: retira las armas. No desvíes la conversación hacia algunas protestas”, dijo Zelensky, según muestran los vídeos del intercambio. Mientras decía esto, Zelensky se acercó agresivamente a Yantar, que dirige el Cuerpo Nacional, una rama política del batallón de voluntarios de extrema derecha Azov, en la ciudad de Mykolaiv. “Pero ya lo hemos discutido”, dijo Yantar. “Quería ver comprensión en sus ojos. Pero, en lugar de eso, vi a un tipo que ha decidido que es un perdedor el que está frente a él”, dijo Zelensky».

El Kyiv Post continúa en su artículo, que esta reacción del presidente Zelensky recibió una fuerte reacción de ciertos sectores de Ucrania: «Andriy Biletsky, jefe del Cuerpo Nacional y del Batallón Azov, amenazó a Zelensky en su canal de YouTube con que más veteranos se dirigirían a Zolote si el presidente intentaba desalojarlos de la ciudad. Habrá miles allí en lugar de varias docenas”, dijo…

La cantante Sofia Fedyna, legisladora del partido Solidaridad Europea del ex presidente Petro Poroshenko, que cuenta con 27 escaños en el Parlamento, fue especialmente agresiva en su respuesta. Lanzó amenazas físicas contra Zelensky.

El presidente se cree inmortal”, dijo en un vídeo compartido en Facebook. Puede explotar una granada allí, por casualidad. Y lo más bonito sería que esto ocurriera durante el bombardeo de Moscú, cuando alguien llega a la línea del frente con una camisa blanca o azul”.

Zelensky ha visitado anteriormente la línea del frente vestido de civil, en lugar de con traje militar”.

Así, el Batallón neonazi Azov amenazó públicamente a Zelensky si intervenía en el intento de negociar la paz y poner fin a la guerra civil de Ucrania.

Un oligarca es el dueño de Zelensky

Sin embargo, esta no es la historia completa.

El presidente Zelensky también está respaldado por el oligarca ucraniano Ihor Kolomoisky, que patrocinó el ascenso de Zelensky a la presidencia, no sólo con su campaña presidencial, sino también en el programa de televisión “Servant of the People” (Servidor del pueblo), que Zelensky literalmente “interpretó” como presidente durante tres temporadas, que se extendieron desde el 16 de noviembre de 2015 hasta el 28 de marzo de 2019. Zelensky fue elegido presidente de Ucrania menos de dos meses después del último episodio, el 20 de mayo de 2019.

El ex presidente Poroshenko llegó a llamar públicamente a Zelensky “marioneta de Kolomoisky” durante la campaña presidencial.

Kyiv Post informa: «Durante años, la compañía de Zelensky ha producido programas para el mayor canal de televisión de Kolomoisky, 1 + 1. En 2019, los canales de medios de Kolomoisky dieron un gran impulso a la campaña presidencial de Zelensky. Después, de la victoria de Zelensky, Kolomoisky mantuvo su relación con el presidente, nominando a más de 30 legisladores al recién creado partido de Zelensky, y manteniendo la influencia con muchos de ellos en el parlamento».

Desde la presidencia de Zelensky, Kolomoisky ha podido asegurarse el control de una parte importante del sector energético ucraniano, incluidas Ukrnafta y Centrenergo, así como Burisma Holdings. Un estudio de 2012 sobre Burisma Holdings realizado en Ucrania por el Centro de Acción Anticorrupción (ANTAC) descubrió que el verdadero propietario de Burisma Holdings no era otro que Kolomoisky.

Recordemos el escándalo de Joe y Hunter Biden sobre Burisma Holdings, la compañía de gas ucraniana. Los vínculos de los Biden con Kolomoisky y la situación actual de Ucrania no son una coincidencia.

En los años 90, Kolomoisky creó el PrivatBank, que rápidamente se convirtió en una de las mayores instituciones financieras de Ucrania.

En 2016, Ucrania nacionalizó el PrivatBank de Kolomoisky y su socio comercial, Gennadiy Boholiubov. Una demanda de confiscación civil del Departamento de Justicia de Estados Unidos de diciembre de 2020, dijo que los dos hombres “malversaron y defraudaron al banco miles de millones de dólares”.

También está el asunto de los Pandora Papers, que ha confirmado que el oligarca ucraniano Kolomoisky estaba canalizando millones de dólares en activos ocultos en el extranjero. Zelensky también estaba implicado en esto. Y lo que esto significa también, por supuesto, es que la City de Londres está ligada a todo esto.

Asaltante, judío y nazi

Kolomoisky tiene una historia notoria de ser un “asaltante” literal de las empresas ucranianas, como lo confirman Forbes y Harper’s Magazine. Forbes informa: “Bogolyubov y Kolomoisky fomentaron una fuerte reputación como asaltantes de empresas a mediados de la década de 2000, haciéndose famosos por una serie de adquisiciones hostiles. Adquisiciones hostiles al estilo ucraniano, es decir, que a menudo incluían la participación activa de los equipos cuasi-militares de Privat”.

Kolomoisky, que es judío, es también un financiador del neonazi Batallón Azov desde que se formó en 2014, lo que ha sido confirmado por Reuters, Newsweek y Aljazeera.

También ha financiado milicias privadas como los Batallones Dnipro y Aidar y las ha desplegado personalmente para proteger sus intereses financieros.

En otras palabras, Kolomoisky está financiando el Batallón neonazi Azov, que ha estado luchando contra los ucranianos del este durante estos últimos 8 años, y por lo tanto ha estado alimentando directamente la guerra civil en Ucrania. Una de las razones de esto, es que Donbass es una región con muchos recursos naturales, especialmente para el sector de la energía, a la que Kolomoisky le gustaría mucho estar en posesión. Esto sólo podría ocurrir con el exterminio o la ocupación de la población de Donbass.

Curiosamente, el pasado Día de la Victoria (8 de mayo), la entrevista del primer representante permanente adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitry Polyansky, fue interrumpida en Sky News cuando sacó a relucir que Zelensky compartió en su cuenta de Twitter, con motivo del Día de la Victoria, la insignia de la 3ª División Panzer SS nazi Totenkopf.

Tras años de guerra civil, la ciudad de Mariúpol ha sido liberada. Un editorial de la Fundación de Cultura Estratégica escribe: “Pero quizás el caso más claro de prueba de las mentiras a partir de los hechos es seguramente la liberación de Mariúpol por parte de Rusia. La ciudad está volviendo a la normalidad tras semanas de intensos combates. Las fuerzas rusas están proporcionando ayuda humanitaria en coordinación con la ONU y la Cruz Roja. Al igual que en otras partes del Donbass liberado, los civiles están expresando alivio y gratitud por haberse librado de los militantes que los tenían sitiados con su odiosa ideología nazi”.

¿Crees que la gente de Occidente se enterará de esto?

¿A dónde vamos desde aquí?

Bueno, déjenme decirlo de esta manera. Los Estados Unidos y la OTAN saben que no pueden derrotar a Rusia o a China en una guerra directa, de ahí todas estas guerras por poderes de estos últimos años bajo el disfraz de “Guerra contra el Terror”. Como expresó honestamente David Ignatius, su deseo es una guerra de larga duración. Esto se debe a que creen que pueden llevar a Rusia a la bancarrota y/o preparar el escenario para el malestar interno y el eventual golpe de estado. Sin embargo, es evidente que las cosas no están saliendo como se planeó.

Lo que se ha subestimado mucho en esta situación es 1) la sólida alianza de China con Rusia, 2) que Rusia es el país más abundante en recursos del mundo del que depende Europa, y 3) la brillantez económica de Sergey Glazyev.

El rublo ruso tampoco se ha hundido como se esperaba. De hecho, se ha fortalecido más que nunca.

Alasdair Macleod para Goldmoney escribe: «Los keynesianos de Occidente han interpretado mal esta situación. Piensan que la economía rusa es débil y que las sanciones la desestabilizarán. Eso no es cierto. Además, argumentan que una moneda reforzada al insistir en que el petróleo y el gas natural se paguen en rublos empujará a la economía rusa a una depresión. Pero eso es sólo un efecto estadístico y no capta el verdadero progreso económico o la falta de él, que no se puede medir. El hecho es que las tiendas en Rusia están bien abastecidas y el combustible es de libre acceso, lo que no es necesariamente el caso en Occidente.

Las ventajas para Rusia son que, mientras las monedas occidentales se hunden en la crisis, el rublo estará protegido. Rusia no sufrirá la crisis monetaria de Occidente, seguirá obteniendo una compensación por la inflación en los precios de las materias primas y sus tipos de interés bajarán mientras los de Occidente se disparan. Su superávit de la balanza comercial ya está batiendo nuevos récords».

Es Occidente quien ha calculado mal en todo esto, y es su economía la que se hundirá por completo a causa de esta “larga” guerra con la que estos oligarcas han estado teniendo sueños húmedos durante Dios sabe cuántos años.

Nos hemos hecho esto a nosotros mismos. Y si realmente queremos corregir el asunto, primero deberíamos tener el respeto de admitir la verdad en nuestra complicidad con gran parte de los males del mundo durante este período de la Guerra Fría. Los que hemos vivido en la abundancia, en la comodidad y en la seguridad, deberíamos dar el primer paso para hablar y decir no más al resto del mundo que vive en una agonía hambrienta por la guerra.

Debemos dejar de preocuparnos primero por nosotros mismos a expensas de todo lo demás. Debemos empezar a preocuparnos por los demás en primer lugar y reconocer los crímenes que se han cometido en nuestro nombre. Sólo entonces podremos tener realmente la humildad de ver que la solución ha estado delante de nuestra cara todo el tiempo.

Si fracasamos en esto, el mundo occidental no podrá sostenerse económicamente por mucho más tiempo. Y cuando caiga, ¿con qué clase de gente crees que te rodearás después de todos estos años de apoyar el fascismo en tus propias narices?

La autora puede ser contactada en cynthiachung.substack.com

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.