Afganistán, en la visión de Federico Engels Por Friedrich Engels | Primera publicación en The New American Cyclopaedia

Afganistán, en la visión de Federico Engels Por Friedrich Engels | Primera publicación en The New American Cyclopaedia
Compartir vía:

Por Frederich Engels | Publicado por primera vez en The New American Cyclopaedia, vol. I, 1858

Que Engels quisiera escribir un artículo sobre Afganistán (con énfasis en la guerra anglo-afgana de 1838-42) es evidente por el hecho de que incluyó este tema en la lista provisional de artículos para The New American Cyclopaedia en su carta a Marx de 28 de mayo de 1857. El 11 de julio de 1857, sin embargo, Engels informó a Marx que el artículo no estaría listo para el 14 de julio, según lo acordado. El trabajo en él aparentemente tomó más tiempo de lo esperado. Marx lo había recibido el 11 de agosto y, como puede verse en la anotación en su cuaderno para esta fecha, lo envió a Nueva York. En una carta a Marx del 2 de septiembre de 1857, Charles Dana acusó recibo de “Invasión de Afganistán”. Al trabajar en este artículo, Engels utilizó la Historia de la guerra en Afganistán Vols de J. W. Kaye. I-II, Londres, 1851 (véase este volumen, págs. 379-90).

Afganistán, un extenso país de Asia, al noroeste de la India. Se encuentra entre Persia y las Indias, y en la otra dirección entre el Hindu Kush y el Océano Índico. Anteriormente incluía las provincias persas de Khorassan y Kohistan, junto con Herat, Beluchistan, Cashmere y Sinde, y una parte considerable del Punjab. En sus límites actuales probablemente no haya más de 4.000.000 de habitantes.

La superficie de Afganistán es muy irregular: altas mesetas, vastas montañas, profundos valles y barrancos. Como todos los países tropicales montañosos, presenta todas las variedades de clima. En el Hindu Kush, la nieve permanece todo el año en las altas cumbres, mientras que en los valles el termómetro llega hasta los 130 °. El calor es mayor en el este que en el oeste, pero el clima es generalmente más fresco que el de la India; y aunque las alternancias de temperatura entre el verano y el invierno, o entre el día y la noche, son muy grandes, el país es en general saludable. Las principales enfermedades son fiebres, catarros y oftalmias. De vez en cuando, la viruela es destructiva. El suelo es de una fertilidad exuberante.

Las palmeras datileras florecen en los oasis de los páramos arenosos; la caña de azúcar y el algodón en los valles cálidos; y las frutas y verduras europeas crecen exuberantemente en las terrazas de las laderas hasta un nivel de 6.000 o 7.000 pies. Las montañas están revestidas de bosques nobles, que son frecuentados por osos, lobos y zorros, mientras que el león, el leopardo y el tigre se encuentran en distritos acordes con sus hábitos. Los animales útiles para la humanidad no faltan. Existe una excelente variedad de ovejas de raza persa o de cola grande. Los caballos son de buen tamaño y sangre. El camello y el asno se utilizan como bestias de carga, y las cabras, perros y gatos se encuentran en gran número.

Al lado del Hindu Kush, que es una continuación del Himalaya, hay una cadena montañosa llamada montaña Solyman, en el suroeste; y entre Afganistán y Balkh, hay una cadena conocida como la cordillera de Paropamisan, sin embargo, muy poca información sobre la cual ha llegado a Europa. Los ríos son pocos en número; Helmund y Kabul son los más importantes. Éstos toman su ascenso en el Hindu Kush, el flujo fluyente de Kabul y cae en el Indo cerca de Attock; el Helmund fluye hacia el oeste a través del distrito de Seiestan y cae en el lago de Zurrah. El Helmund tiene la peculiaridad de desbordar anualmente sus orillas como el Nilo, aportando fertilidad al suelo, que, más allá del límite de la inundación, es un desierto arenoso. Las principales ciudades de Afganistán son Kabul, la capital, Ghuznee, Peshawer y Kandahar. Kabul es una hermosa ciudad, lat. 34 ° 10 ‘N. de largo. 60 ° 43 ‘E., sobre el río del mismo nombre.

Los edificios son de madera, prolijos y cómodos, y la ciudad, rodeada de hermosos jardines, tiene un aspecto muy agradable. Está rodeada de aldeas y se encuentra en medio de una gran llanura rodeada de colinas bajas. La tumba del emperador Baber es su principal monumento. Peshawer es una ciudad grande, con una población estimada en 100,000. Ghuznee, una ciudad de renombre antiguo, una vez la capital del gran sultán Mahmoud, ha caído de su gran propiedad y ahora es un lugar pobre. Cerca está la tumba de Mahmoud. Kandahar fue fundada en 1754. Está en el sitio de una ciudad antigua. Fue durante unos años la capital; pero en 1774 la sede del gobierno se trasladó a Kabul. Se cree que contiene 100.000 habitantes. Cerca de la ciudad se encuentra la tumba de Shah Ahmed, el fundador de la ciudad, un asilo tan sagrado que ni siquiera el rey puede sacar a un criminal que se ha refugiado dentro de sus muros.

La posición geográfica de Afganistán y el carácter peculiar de su pueblo confieren al país una importancia política que difícilmente puede sobreestimarse en los asuntos de Asia Central. El gobierno es una monarquía, pero la autoridad del rey sobre sus súbditos animados y turbulentos es personal y muy incierta. El reino está dividido en provincias, cada una supervisada por un representante del soberano, que recauda los ingresos y los remite a la capital.

Afganistán, mapa durante la primera guerra contra el imperio británico, 1838-1842

Los afganos son una raza valiente, resistente e independiente; sólo siguen ocupaciones pastoriles o agrícolas, evitando el comercio y el comercio, que desdeñosamente renuncian a los hindúes ya otros habitantes de las ciudades. Para ellos, la guerra es una excitación y un alivio de la monótona ocupación de las actividades industriales.

Los afganos se dividen en clanes, sobre los que los distintos jefes ejercen una especie de supremacía feudal (Engels utiliza el término “clan”, muy extendido en Europa Occidental, para designar a los heli, grupos tribales en los que se dividían las tribus afganas). Su indomable odio por el gobierno y su amor por la independencia individual, son los únicos que les impiden convertirse en una nación poderosa; pero esta misma irregularidad e incertidumbre de acción los convierte en vecinos peligrosos, susceptibles de ser arrastrados por el viento del capricho, o de ser avivados por intrigantes políticos, que hábilmente excitan sus pasiones.

Las dos tribus principales son los Dooranees y los Ghilgies, que siempre están en disputa entre ellos. El Dooranee es el más poderoso; y en virtud de su supremacía, su ameer o khan se hizo rey de Afganistán. Tiene unos ingresos de alrededor de 10,000,000 de libras esterlinas. Su autoridad es suprema solo en su tribu. Los contingentes militares son provistos principalmente por los Dooranees; el resto del ejército es provisto por los otros clanes o por aventureros militares que se alistan en el servicio con la esperanza de recibir una paga o un saqueo. La justicia en las ciudades es administrada por cadis, pero los afganos rara vez recurren a la ley. Sus khans tienen derecho a ser castigados incluso con la vida o la muerte. La venganza de la sangre es un deber familiar. Sin embargo, se dice que son un pueblo liberal y generoso cuando no se les provoca, y los derechos de hospitalidad son tan sagrados que un enemigo mortal que come pan y sal, obtenidos incluso mediante estratagemas, es sagrado por venganza, y puede incluso reclamar la protección de su anfitrión contra todos los demás peligros. En religión son mahometanos y de la secta Soonee; pero no son fanáticos, y las alianzas entre Chiitas y sunitas (miembros de las dos principales sectas mahometanas que aparecieron en el siglo VII como resultado de conflictos entre los sucesores de Mahoma, fundador del Islam) no son infrecuentes.

Afganistán ha sido sometido alternativamente al dominio Mogul y persa. Los Moguls – invasores de ascendencia turca, que llegaron a la India desde el elenco de Asia Central a principios del siglo XVI y en 1526 fundaron el Imperio de los Grandes Moguls (llamado así por la dinastía gobernante del Imperio) en el norte de la India. Los contemporáneos los consideraban descendientes directos de los guerreros mongoles de Genghis Khan, de ahí el nombre de “Moguls”. A mediados del siglo XVII, el Imperio Mogul incluía la mayor parte de la India y parte de Afganistán. Más tarde, sin embargo, el Imperio comenzó a declinar debido a las rebeliones campesinas, la creciente resistencia del pueblo indio a los conquistadores mahometanos y las crecientes tendencias separatistas. A principios de la mitad del siglo XVIII, el Imperio de los Grandes Moguls prácticamente dejó de existir.

Antes de la llegada de los británicos a las costas de la India, las invasiones extranjeras que barrieron las llanuras de Indostán siempre procedían de Afganistán. El sultán Mahmoud el Grande, Genghis Khan, Tameriane y Nadir Shah, todos tomaron este camino. En 1747, después de la muerte de Nadir, Shah Ahmed, que había aprendido el arte de la guerra con ese aventurero militar, decidió sacudirse el yugo persa. Bajo su mando, Afganistán alcanzó su punto más alto de grandeza y prosperidad en los tiempos modernos. Pertenecía a la familia de los Suddosis, y su primer acto fue apoderarse del botín que su difunto jefe había reunido en la India.

En 1748 logró expulsar al gobernador Mogul de Kabul y Peshawer y, al cruzar el Indo, invadió rápidamente el Punjab. Su reino se extendió desde Khorassan hasta Delhi, e incluso midió espadas con los poderes de Mahratta. Los Mahrattas (Marathas): un grupo étnico que vivía en el noroeste de Deccan. A mediados del siglo XVII iniciaron una lucha armada contra el Imperio de los Grandes Moguls, contribuyendo así a su declive. En el curso de la lucha, los Mahrattas formaron un estado independiente propio, cuyos gobernantes pronto se embarcaron en guerras de conquista. A fines del siglo XVII, su estado se vio debilitado por las luchas feudales internas, pero a principios del siglo XVIII se formó una poderosa confederación de principados Mahratta bajo un gobernador supremo, el Peshwa. En 1761 sufrieron una aplastante derrota a manos de los afganos en la lucha por la supremacía en India. Debilitados por esta lucha y la lucha feudal interna, los principados de Mabratta cayeron presa de la Compañía de las Indias Orientales y fueron subyugados por ella como resultado de la guerra Anglo-Mahratta de 1803-05.

Sin embargo, estas grandes empresas no le impidieron cultivar algunas de las artes de la paz, y fue conocido favorablemente como poeta e historiador. Murió en 1772 y dejó su corona a su hijo Timour, quien, sin embargo, no estaba a la altura de la pesada carga. Abandonó la ciudad de Kandahar, que había sido fundada por su padre y, en pocos años, se había convertido en una ciudad rica y poblada, y devolvió la sede del gobierno a Kabul.

Durante su reinado revivieron las disensiones internas de las tribus, que habían sido reprimidas por la mano firme de Shah Ahmed. En 1793 Timour murió y Siman lo sucedió. Este príncipe concibió la idea de consolidar el poder musulmán de la India, y este plan, que podría haber puesto en grave peligro a las posesiones británicas, se consideró tan importante que se envió a Sir John Malcolm a la frontera para mantener a raya a los afganos, en caso de haciendo cualquier movimiento, y al mismo tiempo se abrieron negociaciones con Persia, con cuya ayuda los afganos podrían ser colocados entre dos fuegos.

Sin embargo, estas precauciones eran innecesarias; Siman Shah estaba más que suficientemente ocupado por conspiraciones y disturbios en el hogar, y sus grandes planes fueron cortados de raíz. El hermano del rey, Mahmud, se lanzó a Herat con el propósito de erigir un principado independiente, pero fracasó en su intento y huyó a Persia. Siman Shah había sido ayudado a alcanzar el trono por la familia Bairukshee, a la cabeza de la cual estaba Sheir Afras Khan. El nombramiento de Siman de un visir impopular despertó el odio de sus antiguos partidarios, que organizaron una conspiración que fue descubierta, y Sheir Afras fue ejecutado. Mahmud fue ahora llamado por los conspiradores, Siman fue hecho prisionero y le sacaron los ojos. En oposición a Mahmud, quien fue apoyado por los Dooranees, los Ghilgies propusieron a Shah Soojah y ocupó el trono durante algún tiempo; pero finalmente fue derrotado, principalmente por la traición de sus propios partidarios, y se vio obligado a refugiarse entre los sijs.

Los sijs son una secta religiosa que apareció en el Punjab (noroeste de la India) en el siglo XVI. Su creencia en la igualdad se convirtió en la ideología de los campesinos y de los estratos urbanos más bajos en su lucha contra el Imperio de los Grandes Moguls y los invasores afganos a finales del siglo XVII. Posteriormente surgió una aristocracia local entre los sijs y sus representantes encabezaron los principados sijs. A principios del siglo XIX, estos principados se unieron bajo Ranjit Singh, cuyo estado sij incluía el Punjab y algunas regiones vecinas. Las autoridades británicas en la India provocaron un conflicto armado con los sijs en 1845 y en 1846 lograron convertir al estado sij en un vasallo. Los sijs se rebelaron en 1848, pero fueron subyugados en 1849.

En 1809 Napoleón había enviado al general Gardane a Persia con la esperanza de inducir al shah [Fath Ali] a invadir la India, y el gobierno indio envió a un representante [Mountstuart Elphinstone] a la corte de Shah Soojah para crear una oposición a Persia. En esta época, Runjeet Singh alcanzó el poder y la fama. Era un cacique sij, y por su genio hizo a su país independiente de los afganos y erigió un reino en el Punjab, ganándose el título de Maharajah (rajá principal) y el respeto del gobierno angloindio.

El usurpador Mahmud, sin embargo, no estaba destinado a disfrutar de su triunfo por mucho tiempo. Futteh Khan, su visir, que había fluctuado alternativamente entre Mahmud y Shah Soojah, por ambición o interés temporal, fue capturado por el hijo del rey Kamran, le sacaron los ojos y luego lo mataron cruelmente. La poderosa familia del visir asesinado juró vengar su muerte. El títere Shah Soojah fue presentado nuevamente y Mahmud expulsado. Sin embargo, después de haber ofendido Shah Soojah, fue depuesto y otro hermano coronado en su lugar. Mahmud huyó a Herat, de la que continuó en posesión, y en 1829, a su muerte, su hijo Kamran lo sucedió en el gobierno de ese distrito. La familia Bairukshee, habiendo alcanzado ahora el poder principal, se dividió el territorio entre ellos, pero siguiendo el uso nacional se pelearon y solo se unieron en presencia de un enemigo común. Uno de los hermanos, Mohammed Khan, ocupaba la ciudad de Peshawer, por la que rindió tributo a Runjeet Singh; otro retuvo a Ghuznee; un tercer Kandahar; mientras que en Kabul dominaba Dost Mohammed, el más poderoso de la familia.

A este príncipe, el capitán Alexander Burnes fue enviado como embajador en 1835, cuando Rusia e Inglaterra estaban intrigando entre sí en Persia y Asia Central. Ofreció una alianza que el Dost estaba demasiado ansioso por aceptar; pero el gobierno angloindio exigió todo de él, mientras que no ofreció absolutamente nada a cambio. Mientras tanto, en 1838, los persas, con la ayuda y el consejo de Rusia, sitiaron Herat, la llave de Afganistán e India. (El sitio de Herat por los persas duró desde noviembre de 1837 hasta agosto de 1838. Con la intención de aumentar la influencia de Gran Bretaña en Afganistán y debilitar la de Rusia en Persia, el gobierno británico declaró que las acciones del Shah eran hostiles a Gran Bretaña y exigió que levantara el sitio. Amenazándolo con la guerra, envió un escuadrón al Golfo Pérsico en 1838. El Sha se vio obligado a someterse y aceptar un tratado comercial unilateral con Gran Bretaña. Marx describió el asedio de Herat en su artículo “La guerra contra Persia”).

Un agente persa y otro ruso llegaron a Kabul, y el Dost, por el constante rechazo de cualquier compromiso positivo por parte de los británicos, se vio finalmente obligado a recibir propuestas de las otras partes. Burnes se fue, y Lord Auckland, entonces gobernador general de la India, influenciado por su secretario W. McNaghten, decidió castigar a Dost Mohammed, por lo que él mismo lo había obligado a hacer. Decidió destronarlo y fundar a Shah Soojah, ahora jubilado del gobierno indio.

Se concluyó un tratado con Shah Soojah y con los sikhs; el shah comenzó a reunir un ejército, pagado y dirigido por los británicos, y una fuerza angloindia se concentró en el Sutlej. McNaghten, secundado por Burnes, acompañaría a la expedición con la calidad de enviado en Afganistán. Mientras tanto, los persas habían levantado el sitio de Herat y, por lo tanto, se eliminó la única razón válida para la interferencia en Afganistán, pero, sin embargo, en diciembre de 1838, el ejército marchó hacia Sinde, cuyo país fue obligado a someterse, y el pago de una contribución en beneficio de los sijs y Shah Soojah. (Durante la guerra anglo-afgana, la Compañía de las Indias Orientales recurrió a amenazas y violencia para obtener el consentimiento de los gobernantes feudales de Sind, una región del noroeste de la India (ahora en Pakistán) fronteriza con Afganistán, para el paso de tropas británicas a través de su territorio. territorio. Aprovechando esto, los británicos exigieron en 1843 que los príncipes feudales locales se proclamaran vasallos de la Compañía. Después de aplastar a las tribus rebeldes Baluchi (nativos de Sind), declararon la anexión de toda la región a la India británica).

El 20 de febrero de 1839, el ejército británico pasó el Indo. Consistía en unos 12.000 hombres, con más de 40.000 seguidores del campamento, además de las nuevas levas del sha. El paso de Bolan fue atravesado en marzo; se empezó a sentir falta de víveres y forrajes; los camellos cayeron a centenares y se perdió gran parte del equipaje. El 7 de abril, el ejército entró en el paso de Khojak, lo atravesó sin resistencia y el 25 de abril entró en Kandahar, que los príncipes afganos, hermanos de Dost Mohammed, habían abandonado.

Después de un descanso de dos meses, Sir John Keane, el comandante, avanzó con el cuerpo principal del ejército hacia el norte, dejando una brigada, al mando de Nott, en Kandahar. Ghuznee, el bastión inexpugnable de Afganistán, fue tomada el 22 de julio, un desertor había traído información de que la puerta de Kabul era la única que no había sido tapiada; en consecuencia, fue derribado, y luego el lugar fue asaltado. Después de este desastre, el ejército que Dost Mohammed había reunido, se disolvió de inmediato, y Kabul también abrió sus puertas el 6 de agosto. Shah Soojah se instaló en la forma debida, pero la dirección real del gobierno permaneció en manos de McNaghten, quien también pagó todos los gastos de Shah Soojah con el tesoro de la India.

La conquista de Afganistán parecía cumplida y una parte considerable de las tropas fue enviada de regreso. Pero los afganos no siempre estaban contentos de ser gobernados por los Feringhee Kaffirs (infieles europeos), y durante todo 1840 y ’41, la insurrección siguió a la insurrección en todas las partes del país. Las tropas angloindias tenían que estar en constante movimiento. Sin embargo, McNaghten declaró que este era el estado normal de la sociedad afgana y escribió a casa que todo salió bien y que el poder de Shah Soojah estaba echando raíces.

En vano fueron las advertencias de los militares y de los demás agentes políticos. Dost Mohammed se había rendido a los británicos en octubre de 1840 y fue enviado a la India; todas las insurrecciones durante el verano del 41 fueron reprimidas con éxito, y hacia octubre, McNaghten, gobernador designado de Bombay, tenía la intención de partir con otro cuerpo de tropas hacia la India. Pero luego estalló la tormenta. La ocupación de Afganistán le costó al tesoro indio 1.250.000 libras esterlinas al año: 16.000 soldados, angloindios y de Shah Soojah, tuvieron que pagarse en Afganistán; 3.000 más yacían en Sinde y el paso de Bolan.

Los regios esplendores de Shah Soojah, los salarios de sus funcionarios y todos los gastos de su corte y gobierno fueron pagados por el tesoro de la India, y finalmente, los jefes afganos fueron subsidiados, o mejor dicho, sobornados, de la misma fuente, para mantenerlos. por travesura. McNaghten fue informado de la imposibilidad de seguir adelante con este ritmo de gasto. Intentó reducir los gastos, pero la única forma posible de hacerlo cumplir era reducir las asignaciones de los jefes. El mismo día que intentó esto, los jefes formaron una conspiración para el exterminio de los británicos, y así el propio McNaghten fue el medio para lograr la concentración de esas fuerzas insurreccionales, que hasta ese momento habían luchado contra los invasores individualmente y sin unidad ni concierto. Aunque también es cierto que para entonces el odio al dominio británico entre los afganos había alcanzado su punto más alto.

Los ingleses de Kabul estaban al mando del general Elphinstone, un anciano gotoso, indefenso y completamente indefenso, cuyas órdenes se contradecían constantemente. Las tropas ocuparon una especie de campamento fortificado, que era tan extenso que la guarnición apenas era suficiente para vigilar las murallas y mucho menos para separar cuerpos para actuar en el campo. Las obras eran tan imperfectas que se podía recorrer a caballo la cuneta y el parapeto.

Como si esto fuera poco, el campamento estaba comandado casi dentro del alcance de los mosquetes por las alturas vecinas, y para coronar el absurdo de los arreglos, todas las provisiones y provisiones médicas, estaban en dos fuertes separados a cierta distancia del campamento, separados de él, además, por jardines amurallados y otro pequeño fuerte no ocupado por los ingleses. La ciudadela o Bala Hissar de Kabul habría ofrecido cuarteles de invierno fuertes y espléndidos para todo el ejército, pero para complacer a Shah Soojah, no estaba ocupada.

El 2 de noviembre de 1841 estalla la insurrección. La casa de Alexander Burnes, en la ciudad, fue atacada y él mismo asesinado. El general británico no hizo nada y la insurrección se hizo fuerte por la impunidad. Elphinstone, completamente indefenso, a merced de toda clase de consejos contradictorios, muy pronto metió todo en esa confusión que Napoleón [Bonaparte] describió con las tres palabras, ordre, contre-ordre, disordre (orden, contraorden, desorden). El Bala Hissar, incluso ahora, no estaba ocupado. Se enviaron algunas compañías contra los miles de insurgentes y, por supuesto, fueron golpeadas. Esto animó aún más a los afganos.

El 3 de noviembre, los fuertes cercanos al campamento fueron ocupados. El día 9, el fuerte del comisariado (guarnecido por solo 80 hombres) fue tomado por los afganos, y los británicos quedaron reducidos a la inanición. El día 5, Elphinstone ya habló de comprar un pasaje gratuito fuera del país. De hecho, a mediados de noviembre, su irresolución e incapacidad habían desmoralizado tanto a las tropas que ni los europeos ni los cipayos ya estaban en condiciones de enfrentarse a los afganos en campo abierto. Entonces comenzaron las negociaciones. (Cipayos: tropas mercenarias del ejército británico-indio reclutadas entre la población india y que sirven a las órdenes de oficiales británicos. Fueron utilizados por los británicos para subyugar a la India y luchar en las guerras de conquista contra Afganistán, Birmania y otros estados vecinos. Sin embargo, los cipayos compartieron el descontento general del pueblo indio con el régimen colonial y participaron en la insurrección de liberación nacional en la India en 1857-59).

Durante estos, McNaghten fue asesinado en una conferencia con jefes afganos. La nieve comenzó a cubrir el suelo, las provisiones escaseaban. Por fin, el 1 de enero, se concluyó una capitulación. Todo el dinero, 190.000 libras esterlinas, se entregaría a los afganos y se firmarían billetes por 140.000 libras esterlinas más. Toda la artillería y municiones, excepto 6 cañones de seis libras y 3 cañones de montaña, debían permanecer. Todo Afganistán debía ser evacuado. Los jefes, en cambio, prometieron salvoconducto, provisiones y equipaje para el ganado.

El 5 de enero, los británicos marcharon, 4.500 combatientes y 12.000 seguidores del campamento. Una marcha fue suficiente para disolver el último remanente del orden y para mezclar a los soldados y seguidores del campamento en una confusión desesperada, haciendo imposible toda resistencia. El frío, la nieve y la falta de provisiones actuaron como en la retirada de Napoleón de Moscú [en 1812]. Pero en lugar de que los cosacos mantuvieran una distancia respetuosa, los británicos fueron acosados ​​por tiradores afganos enfurecidos, armados con mechas de largo alcance, ocupando todas las alturas.

Los jefes que firmaron la capitulación no pudieron ni quisieron contener a las tribus montañesas. El paso de Koord-Kabul se convirtió en la tumba de casi todo el ejército, y el pequeño remanente, menos de 200 europeos, cayó a la entrada del paso de Jugduluk. Solo un hombre, el Dr. Brydon, llegó a Jelalabad para contar la historia. Sin embargo, muchos oficiales habían sido apresados ​​por los afganos y mantenidos en cautiverio, Jelalabad estaba en manos de la brigada de Sale. Se le exigió la capitulación, pero se negó a evacuar la ciudad, al igual que Nott en Kandahar. Ghuznee había caído; no había un solo hombre en el lugar que entendiera nada de artillería, y los cipayos de la guarnición habían sucumbido al clima.

Mientras tanto, las autoridades británicas en la frontera a la primera noticia del desastre de Kabul, habían concentrado en Peshawer las tropas destinadas al socorro de los regimientos en Afganistán. Pero faltaba transporte y los Cipayos se enfermaron en gran número. El general Pollock, en febrero, tomó el mando y, a fines de marzo de 1842, recibió más refuerzos. Luego forzó el paso de Khyber y avanzó hacia el relevo de Sale en Jelalabad; aquí Sale unos días antes había derrotado por completo al ejército afgano inversor.

Lord Ellenborough, ahora gobernador general de la India, ordenó a las tropas que retrocedieran; pero tanto Nott como Pollock encontraron una excusa bienvenida en la falta de transporte. Por fin, a principios de julio, la opinión pública de la India obligó a Lord Ellenborough a hacer algo para recuperar el honor nacional y el prestigio del ejército británico; en consecuencia, autorizó un avance sobre Kabul, tanto de Kandahar como de Jelalabad.

A mediados de agosto, Pollock y Nott habían llegado a un entendimiento con respecto a sus movimientos, y el 20 de agosto, Pollock avanzó hacia Kabul, llegó a Gundamuck y golpeó a un cuerpo de afganos el 23, llevó el paso de Jugduluk el 8 de septiembre, derrotó la fuerza reunida del enemigo el día 13 en Tezeen, y acampó el día 15 bajo los muros de Kabul. Nott, mientras tanto, había evacuado Kandahar el 7 de agosto y había marchado con todas sus fuerzas hacia Ghuznee.

Después de algunos enfrentamientos menores, derrotó a un gran número de afganos, el 30 de agosto, tomó posesión de Ghuznee, que había sido abandonada por el enemigo, el 6 de septiembre, destruyó las obras y la ciudad, nuevamente derrotó a los afganos en la posición fuerte de Alydan. y, el 17 de septiembre, llegó cerca de Kabul, donde Pollock estableció de inmediato su comunicación con él. Shah Soojah había sido asesinado, mucho antes, por algunos de los jefes, y desde entonces no había existido un gobierno regular en Afganistán; nominalmente, Futteh Jung, su hijo, era rey.

Pollock envió un cuerpo de caballería tras los prisioneros de Kabul, pero estos habían logrado sobornar a su guardia y se encontraron con él en el camino. Como muestra de venganza, el bazar de Kabul fue destruido, en cuya ocasión los soldados saquearon parte de la ciudad y masacraron a muchos habitantes. El 12 de octubre, los británicos abandonaron Kabul y marcharon por Jelalabad y Peshawer a la India. Futteh Jung, desesperado por su posición, los siguió. Dost Mohammed ahora fue expulsado del cautiverio y regresó a su reino. Así terminó el intento de los británicos de establecer un príncipe de su propia creación en Afganistán.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *