Washington ofrece robar a Rusia todo su dinero Por Valentín Katasonov | Katehon, Rusia

Washington ofrece robar a Rusia todo su dinero Por Valentín Katasonov | Katehon, Rusia
Compartir vía:

Lo que el Occidente colectivo llama “sanciones contra Rusia” se parece más a un saqueo. Lo más interesante y fascinante de la campaña de sanciones de Occidente contra Rusia es la congelación de los activos públicos y privados rusos.

Estamos acostumbrados a pensar que el grueso de los activos congelados son las reservas de divisas de la Federación Rusa: unos 300 mil millones de dólares (según el Banco de Rusia). Sin embargo, también se congelan los activos de las empresas rusas, así como de los individuos con ciudadanía rusa. No existen estimaciones precisas sobre el importe total de los activos rusos congelados por el conjunto de Occidente. Sólo se dispone de estimaciones muy aproximadas.

Por ejemplo, la Unión Europea ha preparado un informe sobre los activos rusos incautados a partir del 5 de abril sobre la base de los datos facilitados por los Estados miembros de la UE, pero no por todos ellos. No hay una metodología común para la estimación, cada país cuenta a su manera. El total ascendió a 36,300 millones de euros (casi 40 mil millones de dólares), Francia es el líder con 23,600 millones de euros (65% del total). Los siguientes en la lista (en miles de millones de euros) son: Bélgica – 10.0; Italia – 1.16; Irlanda – 0.84; Países Bajos – 0.52.

Y estos son los países en los que el valor de los activos incautados se midió en decenas o unidades de millones de euros: Chipre, Polonia, Suecia, Letonia y la República Checa. ¿Y dónde está el principal país de la Unión Europea: Alemania? Está casi al final de la lista con la cantidad de… 341,600 euros. Al final de la lista está Dinamarca con… 4,200 euros. Trece Estados miembros de la UE no figuran en la lista.

Algunos de ellos (por ejemplo, Hungría) declararon que no realizaron ninguna detención. Otros, por alguna razón, no quisieron “dar la cara”. Las estimaciones de cada país son incompletas (sólo se han tenido en cuenta los yates y los bienes inmuebles de los particulares), y el panorama de la UE en su conjunto es aún más incompleto. Por ejemplo, se impusieron sanciones completas al Sberbank de Rusia, que, además de todo, preveían la congelación de los activos en el extranjero de esta entidad de crédito. Y el banco tenía activos por valor de muchos miles de millones de euros en Europa. El año pasado, Sberbank anunció que planeaba vender sus filiales europeas por más de 7 mil millones de euros. Pero no lo hizo a tiempo.

El apetito viene con la comida

Los expertos afirman que hasta ahora los países europeos se han mostrado cautelosos, ya que los embargos y las incautaciones no se corresponden del todo con las leyes actuales que protegen la inviolabilidad de la propiedad privada. Pero el apetito viene con la comida. La magnitud de la congelación podría aumentar en los próximos meses.

Al parecer, el proceso de incautación de activos rusos avanza a buen ritmo en las islas de Foggy Albion (Albino Nublado, término ruso despectivo asignado a los ingleses, por el color de la piel y el clima de Londres). Sin embargo, Londres prefiere no dar cifras concretas. La única excepción fue una declaración de la Ministra de Asuntos Exteriores británica, Elizabeth Truss. El 24 de marzo se jactó de que, desde el inicio de la operación militar rusa en Ucrania, Londres ha congelado activos rusos por valor de 500 mil millones de libras esterlinas, incluidos 150 mil millones de libras de activos de oligarcas rusos. No ha habido más declaraciones que contengan estimaciones de los activos incautados desde el Londres oficial.

Anteriormente, a mediados de marzo, los expertos de RTVI (una agencia internacional de medios de comunicación con una audiencia en más de 65 países de todo el mundo) intentaron dar una estimación global de los activos rusos congelados. El importe total asciende a 700 mil millones de dólares. Es decir, además de los 300 mil millones de dólares de reservas de divisas congeladas de la Federación Rusa, se han congelado diversos activos por valor de unos 400 mil millones de dólares.

Por cierto, esta estimación se acerca a la realizada por Branko Milanovic, profesor de economía de la Universidad de Nueva York, en la misma época. Sugirió que el valor de los activos privados y estatales rusos congelados en Occidente podría ascender a 600 mil-700 mil millones de dólares. Milanovic estimó las pérdidas en términos relativos en 1/3 del PIB anual de Rusia (que es el presupuesto anual de defensa de Estados Unidos). He aquí su curiosa observación al respecto: “Por primera vez en la historia, una de las partes ha decidido cubrir el presupuesto de defensa de la otra parte con la que probablemente entre en conflicto, y tal vez en guerra. Normalmente esto ocurre después de una guerra, cuando un bando ha sido derrotado y tiene que pagar reparaciones”. Pero Rusia “ha decidido hacer las cosas de otra manera y pagar por adelantado”, concluyó el economista.

Legalizar el robo descarado

Milanovic estaba buscando en el agua. En la tercera década de abril, se inició un activo debate en el Congreso de Estados Unidos sobre el paso de la congelación de activos rusos a su confiscación. El 27 de abril, la Cámara de Representantes aprobó la legislación patrocinada por Tom Malinowski, demócrata de Nueva Jersey, por 417 votos a favor y 8 en contra. La ley, denominada Ley Malinowski, autoriza al presidente a incautar y confiscar activos por valor de más de 5 millones de dólares pertenecientes a extranjeros que ya están sometidos a sanciones de Estados Unidos y cuyas fortunas se obtuvieron en parte con la ayuda del presidente ruso Vladimir Putin. El producto de la venta de los activos se destinará a la compra de armas para el ejército ucraniano, a la ayuda humanitaria y a los refugiados del pueblo ucraniano, así como a la reconstrucción de Ucrania tras la guerra.

Al día siguiente de la votación de la ley de Malinowski, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró: “Se pondrán en marcha nuevos mecanismos para llevar a cabo las incautaciones y confiscaciones de estos activos. Nos aseguramos de que cuando se vendan los activos de la oligarquía, los ingresos se destinen directamente a reparar el daño causado a Ucrania”.

En una audiencia de la Comisión de Asuntos Exteriores celebrada el 28 de abril, Tom Malinowski preguntó al Secretario de Estado Anthony Blinken si su ley “se aplicaría a los activos estatales, como la cantidad mucho mayor de dinero que se ha congelado en todo el mundo y que pertenece al Banco Central de Rusia”. Blinken respondió: “Pedimos a nuestros propios abogados que examinaran… qué autoridades serían potencialmente necesarias para confiscar esos activos [del gobierno ruso], pero no sólo para confiscarlos, sino para utilizarlos”, es decir, la ayuda militar a Ucrania y su reconstrucción de posguerra.

A finales de abril, el Presidente Joe Biden pidió al Congreso de Estados Unidos que asignara en el presupuesto una suma de 33 mil millones de dólares para ayuda a Ucrania (20 mil millones para ayuda militar; el resto para ayuda humanitaria y reconstrucción de la economía ucraniana). Malinovsky, que anteriormente fue un alto funcionario de derechos humanos en el Departamento de Estado, dijo que se alegraría de que la administración, en su nueva solicitud de financiación para Ucrania, “adoptara este principio básico de que debemos utilizar la riqueza que el régimen de Putin ha creado para reconstruir el país que Putin está destruyendo”. Malinovsky cuenta con muchos partidarios afines tanto en la Cámara Baja como en la Cámara Alta del Congreso de Estados Unidos, que presionarán para que las reservas de divisas congeladas de Rusia se utilicen para ayudar a Ucrania.

Violación de las leyes de EEUU

Es justo decir que una iniciativa de este tipo tiene muchos opositores en Estados Unidos. Al fin y al cabo, contradice varias leyes estadounidenses. Por ejemplo, Paul Stephan, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Virginia, expresó sus dudas al respecto. En su opinión, el Congreso tendrá que modificar al menos dos leyes para autorizar legalmente la transferencia de activos rusos congelados para apoyar a Ucrania: la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional de 1977 y la Ley de Inmunidades Soberanas Extranjeras de 1976. Ambas leyes otorgan ahora a las instituciones soberanas de otros países (principalmente bancos centrales y tesoros) inmunidad frente a la congelación y confiscación de las reservas oficiales de divisas.

Lo que Washington ya ha hecho con respecto a los activos rusos en divisas es, en opinión de Paul Stephan, una violación de la legislación estadounidense. Según el profesor, tarde o temprano el conflicto en Ucrania terminará. Rusia exigirá la devolución de los activos congelados, y ya no existirán, se gastarán en ayuda a Ucrania o en otra cosa. Estados Unidos se encontrará en una posición muy desagradable.

“En el caso de una incautación ilegal de bienes del Estado por una buena causa, siempre existe la posibilidad de una retribución no deseada. Rusia no será siempre un paria. Cuando vuelva al redil, querrá que le devuelvan el dinero”, señaló Stephan. Es casi seguro que Estados Unidos cumplirá con el requisito de reembolso, lo que significa que los contribuyentes estadounidenses tendrán que pagar el dinero que se destinó a Ucrania.

Del total de las reservas de divisas congeladas de Rusia, sólo un tercio (unos 100 mil millones de dólares) corresponde a la parte bloqueada por Estados Unidos (dólares en cuentas bancarias y títulos de deuda del Tesoro estadounidense). Los 200 mil millones restantes fueron bloqueados por los aliados de Washington: la Unión Europea (reservas denominadas en euros), el Reino Unido (libras esterlinas), Japón (yenes) y otros. Washington trabaja ahora activamente con sus aliados para que transfieran las reservas de divisas congeladas a la categoría de reservas confiscadas y las envíen como ayuda a Ucrania en sintonía con Washington.

Los perritos falderos de EEUU

Al parecer, los estadounidenses han hecho un buen trabajo con Charles Michel, presidente del Consejo Europeo. El 5 de mayo, este alto funcionario europeo declaró a Interfax-Ucrania que estaba “absolutamente convencido de que es crucial no sólo congelar los activos, sino también hacer posible su confiscación, para que estén disponibles para la reconstrucción del país [Ucrania]”.

Pocos días después, el 9 de mayo, el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, declaró al diario británico Financial Times que la UE debería considerar la posibilidad de embargar las reservas de divisas rusas congeladas para ayudar a pagar los costes de la reconstrucción de Ucrania tras el fin de las hostilidades. “La Comisión Europea dijo que el coste de la reconstrucción podría ascender a cientos de miles de millones de euros y que las capitales de la UE deberían considerar la posibilidad de embargar las reservas de divisas congeladas de Rusia para ayudar a pagar el coste de la reconstrucción de Ucrania después de la guerra”, dijo Borrell según el FT.

Como ejemplo digno de emulación, Borrell citó las acciones de Washington con respecto a los activos en moneda extranjera del Banco Central de Afganistán. El año pasado, esos activos fueron congelados por los estadounidenses en respuesta a su expulsión de Afganistán. De los 7 mil millones de dólares de las reservas afganas, sólo se descongeló la mitad. Y se han descongelado 3,500 millones de dólares. Washington decidió utilizarlo para pagar a los familiares de los muertos o heridos en los sucesos del 11 de septiembre de 2001. Afganistán, dicen, debe ser considerado responsable del ataque terrorista ocurrido en Nueva York hace más de veinte años. Washington simplemente robó la mitad de las reservas de divisas de Kabul. Precisamente según este esquema, el diplomático europeo pide a la Unión Europea que actúe en el caso de las reservas rusas. Sólo que no para robar la mitad, sino todo.

El mismo día, el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Alexander Grushko, declaró que la idea de Borrell era “una total anarquía [y] destrucción de los fundamentos mismos de las relaciones internacionales”. “Además, el embargo y la transferencia de activos rusos a Ucrania perjudicaría a los propios europeos. Golpearán el sistema financiero moderno y socavarán la confianza en Occidente y Europa”, añadió el diplomático ruso.

P.D.: El trozo arrancado de la piel del oso ruso difícilmente nos será devuelto por Occidente. Lo principal ahora es no meterse en problemas. Para no permitir nuevos intentos en esa piel. Y, por desgracia, nos estamos metiendo en problemas. Los ingresos de la exportación de gas natural, petróleo y otros recursos fluyen hacia Rusia en un amplio río. Y casi todo es en moneda “tóxica” (dólares, euros, libras, yenes, etc.). En consecuencia, existe el riesgo de nuevas incautaciones y confiscaciones.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.