Por qué Julian Assange no debe ser extraditado Londres. The Guardian, Editorial del 18 de febrero

Por qué Julian Assange no debe ser extraditado Londres. The Guardian, Editorial del 18 de febrero

No es ningún secreto que Julian Assange puede dividir opiniones. Pero ahora es el momento de dejar a un lado todas esas cuestiones. Ha llegado el momento de apoyar a Assange, y de hacerlo por principios, por el bien de su libertad y de la nuestra.

No puede haber división sobre el intento de EEUU de extraditar al fundador de WikiLeaks desde Gran Bretaña para que se enfrente a cargos en virtud de la Ley de Espionaje de EEUU, que llega a una fase crítica en Londres esta semana.

La solicitud representa no sólo una amenaza para Assange personalmente. Es también, como este periódico ha sostenido sistemáticamente durante muchos años, una amenaza perversa para el periodismo, con implicaciones globales. Plantea las cuestiones más fundamentales sobre la libertad de expresión. Sólo por estos motivos, la extradición de Assange debería ser rechazada sin vacilaciones.

En 2010, WikiLeaks publicó reveladores documentos del gobierno de EEUU que exponían la política diplomática y militar en las guerras de Afganistán e Irak.

Hace cuatro años, durante la presidencia de Trump, el Departamento de Justicia de EEUU emitió una acusación relacionada con WikiLeaks de 18 cargos contra Assange. Se le acusaba de múltiples infracciones a la Ley de Espionaje de 1917, que originalmente reprimía la oposición a la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. En los últimos años, sin embargo, la ley se ha invocado principalmente contra los contra los que filtran información sensible del propio gobierno.

Entre los primeros perseguidos se encontraba el denunciante de los Papeles del Pentágono, Daniel Ellsberg, que entre finales de 1969 y 1970 entregó documentos al diario The New York Times que revelaban las mentiras del gobierno de EEUU sobre la guerra de Vietnam. Los cargos contra Ellsberg fueron finalmente desestimados, pero por los pelos.

La Ley de Espionaje no contiene ninguna defensa de interés público. Una persona acusada en virtud de ella no puede presentar pruebas sobre el contenido del material filtrado, no puede decir por qué hizo lo que hizo y no puede argumentar que el público tenía derecho a conocer los hechos.

En el caso de Assange, estas restricciones no son más aceptables que en la época de Ellsberg. La libertad de prensa sigue siendo importante. Los periodistas dependen a veces de los denunciantes. La relación entre ambos es especialmente delicada e importante en los casos en los que se invoca la seguridad nacional. Cuando está involucrado el gran poder mundial de EEUU, lo que está en juego es especialmente importante.

Pero incluso la seguridad nacional –y desde luego la seguridad nacional de una superpotencia mundial– no puede prevalecer invariablemente en todas las circunstancias sobre el interés público de la publicación y el derecho a saber. Esa fue la cuestión central en el caso Ellsberg, como también lo fue en los casos WikiLeaks y Edward Snowden. Sin embargo, en los procesos de la Ley de Espionaje, el argumento del interés público siempre queda amordazado.

Esta semana, los abogados de Assange solicitarán autorización para recurrir la decisión de extradición adoptada en 2022 por la entonces ministra del Interior, Priti Patel. Si es extraditado, y a menos que el Reino Unido ceda o intervenga el Presidente Biden, se enfrenta a un juicio penal en el que se silenciarán sus argumentos, y a una pena máxima de 10 años de prisión por cada uno de los cargos de la Ley de Espionaje. Si es declarado culpable, podría ser encerrado de por vida.

Las implicaciones para el periodismo son igualmente graves. El periodismo de este periódico, y potencialmente el de todos los periódicos con sede en EEUU o en un país aliado, también estaría en peligro.

Si la acusación prospera, dijo el abogado del The New York Times en el caso de los Papeles del Pentágono, “el periodismo de investigación basado en información clasificada recibirá un golpe casi mortal”. Esa perspectiva está en juego en los tribunales esta semana. Una sociedad que pretende defender la libertad de prensa no puede permanecer indiferente.

Enviar a Julian Assange a ser juzgado en Estados Unidos sería un acto inaceptable contra el fundador de WikiLeaks y contra el periodismo.