¿Qué le pasa a Alemania? ¿Vive sus últimos días de dominio? Chicago. Por Gregor Baszak, The American Conservative

¿Qué le pasa a Alemania? ¿Vive sus últimos días de dominio? Chicago. Por Gregor Baszak, The American Conservative

Un escándalo ha sacudido a Alemania y amenaza con dividir la coalición gobernante de los socialdemócratas (SPD) del canciller Olaf Scholz, el Partido Verde y el liberal Partido Democrático Libre (FDP).

La crisis tuvo sus raíces en la decisión del gobierno en la primavera de 2023 de proceder al cierre de las últimas centrales nucleares que quedaban en Alemania, en medio de una crisis energética histórica en la antigua potencia industrial de Europa, que ahora está experimentando una desindustrialización a una velocidad vertiginosa.

La razón aparente era que el cierre había sido planeado y ordenado por ley desde hacía mucho tiempo. El ministro de Economía y vicecanciller Robert Habeck, de los Verdes, afirmó que el cierre era irreversible porque los expertos le habían dicho que era imposible prolongar la vida útil de las plantas con poca antelación. Pero eso era mentira. Un reportaje de investigación de la revista alemana Cicero reveló en abril que expertos del Ministerio de Economía habían llegado a la conclusión de que las centrales nucleares podrían seguir funcionando durante varios años más sin problemas.

Las revelaciones fueron una pesadilla de relaciones públicas para la ya enormemente impopular coalición del “semáforo”, que lleva el nombre de los colores oficiales de los tres partidos.

El SPD fue durante mucho tiempo un partido de obreros industriales, que ahora le están dando la espalda en masa. Como resultado, el SPD está en las encuestas a niveles insignificantes que no se veían desde los días en que salió de la ilegalidad bajo el reinado de Otto von Bismarck (1873-1890). Y el FDP puede volverse completamente irrelevante y no alcanzar el 5 por ciento de los votos necesarios para ganar escaños en el parlamento nacional, todo debido a las políticas impulsadas en gran medida por los Verdes.

El reinado de Otto von Bismarck (1873-1890)

La triste y traidora historia de los Verdes

Pero, hasta ahora, el “eco-partido” sigue teniendo un desempeño comparativamente bueno en las encuestas. De hecho, los Verdes pueden permanecer en el poder incluso si el SPD y el FDP caen derrotados en las próximas elecciones. Es probable que los Verdes simplemente intercambien socios de coalición y se unan a la Democracia Cristiana (CDU), un partido que durante décadas criticó a los Verdes como radicales de izquierda y con los que la colaboración parecía estar fuera de discusión. Pero ahora sólo es cuestión de cuándo, no de si, la CDU y los Verdes cooperarán a nivel nacional. Es una combinación natural.

Los Verdes surgieron de una combinación de los movimientos ecologistas y pacifistas de la década de 1970. Después de su fundación oficial en 1980, sus miembros a menudo se encontraban liderando protestas radicales, por ejemplo, contra el estacionamiento de misiles Pershing II estadounidenses en Europa Occidental o la expansión de la energía nuclear.

En aquellos días, los Verdes estaban divididos en dos bandos: los llamados “fundamentalistas” y los “realistas”, el último de los cuales buscaba reorientar el partido hacia un curso más pragmático que lo convirtiera en un socio de coalición aceptable en el sistema parlamentario alemán. El poder le hizo señas.

Los realistas ganaron y, en 1998, después de que el partido se uniera por primera vez a las coaliciones gobernantes en varios niveles estatales, los Verdes alcanzaron por fin su objetivo a largo plazo: el poder nacional, como socio menor en la coalición SPD-Verde del canciller Gerhard Schröder.

Inmediatamente, los Verdes se enfrentaron a una crisis que amenazó con destrozarlos. La administración Schröder se unió a los ataques de la OTAN contra Yugoslavia en 1999, la primera participación activa de Alemania en una guerra desde el reinado de Adolf Hitler. Esto no fue fácil de vender para un partido oficialmente pacifista como los Verdes, que vieron cómo las convenciones de sus partidos estallaban en recriminaciones mutuas, que culminaron en un ataque contra el entonces ministro de Asuntos Exteriores y vicecanciller Joschka Fischer, cuyo tímpano estalló después de que un activista le arrojara una bolsa de pintura roja.

Fischer era el principal realista del partido y defendió la participación alemana en la campaña de la OTAN sobre la base de que otro Holocausto era inminente en los Balcanes a menos que la alianza bombardeara al gobierno de Slobodan Milošević hasta la sumisión. Fischer encarnó a la perfección el espíritu del triunfalismo occidental: en la década de 1990, la política exterior de muchos Estados occidentales se reorientó desde la postura de defensa que les imponían las realidades de la Guerra Fría hacia un intervencionismo ofensivo que pretendía defender los valores progresistas y los derechos humanos.

La actual ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, la miembro del Partido Verde Annalena Baerbock, anunció en un discurso en 2022 que estaba siguiendo una “política exterior feminista”, “un enfoque”, dijo, “que impregna toda nuestra política exterior y de seguridad”. Esta es la razón por la que la base de los Verdes terminó manteniéndose leal a ellos y, de hecho, creció vertiginosamente en la última década para convertir al antiguo partido marginal en uno de los más grandes de Alemania.

Al igual que los demócratas en Estados Unidos, los Verdes se han convertido en el partido de la clase media académica, centrada especialmente en las grandes ciudades. Los valores de esta clase son decididamente cosmopolitas y post-materialistas: la preocupación por los precios récord de la electricidad deja a sus miembros imperturbables. De hecho, con gusto pagarán una prima en sus facturas si eso significa alimentar la red con más energías renovables como la eólica y la solar.

Esto también explica por qué los Verdes sólo se mantuvieron fieles a un principio, después de haberse despojado gustosamente de su imagen antimilitarista: la oposición a la energía nuclear, que tenía que ser impuesta pase lo que pase. Sus representantes parecen notablemente despreocupados por la inminente pérdida de las industrias intensivas en energía del país.

Verdes pronazi

En política exterior, los Verdes se han vuelto aún más agresivos que en los días de Joschka Fischer, quien al menos se opuso abiertamente a la invasión de Irak bajo George W. Bush. En ese momento, Alemania estaba del lado de Francia y Rusia, pero el sucesor de Fischer, Baerbock, cree hoy que “estamos librando una guerra contra Rusia”. Como candidata del Partido Verde a canciller en las elecciones federales de 2021, Baerbock siguió corriendo con el lema “No hay armas ni armamento en zonas de guerra”.

El cambio radical de los Verdes desde sus antiguos días pacifistas es así completo. Recientemente, Sergej Sumlenny, ex jefe de la oficina ucraniana de la Fundación Heinrich Böll, alineada con el Partido Verde, tuiteó su aprobación del neonazi “Sector Derecho” y su papel en las protestas de Maidán de 2014. Sin esas tropas de choque, argumenta, las actuales protestas prooccidentales en la república del Cáucaso de Georgia están condenadas al fracaso “como las protestas bielorrusas en 2020”.

La referencia a la fallida revolución de color en Bielorrusia es siniestra. Después de todo, allí, las potencias occidentales siguieron una estrategia similar a la que siguen ahora en Georgia, aumentando el descontento público contra sus gobiernos a través de la ayuda financiera directa a las ONG prooccidentales.

En ese momento, el expresidente de la Fundación Böll, el político del Partido Verde Ralf Fücks, se quejó de que la Unión Europea no estaba presionando lo suficiente al gobierno de Lukashenko para que convocara elecciones anticipadas que estaban destinadas a verlo arrastrado por una ola de sentimiento prooccidental. El plan era cortar los lazos de Bielorrusia con Rusia e integrarla en la UE. Los Verdes esperan un destino similar para Ucrania y son mucho más radicales en su apoyo al régimen de Zelensky que incluso su socio de coalición de los socialdemócratas del canciller Scholz.

Cuando en marzo de este año se filtró una grabación de una conversación entre generales alemanes, en la que los oficiales discutían formas de destruir el puente de Crimea utilizando misiles de crucero Taurus de fabricación alemana, Scholz rechazó categóricamente el complot. Su compañero de partido y líder del grupo parlamentario del SPD, Rolf Mützenich, exigió poco después en un discurso ampliamente conocido que se considerara la posibilidad de “congelar y luego también poner fin a la guerra”.

Las declaraciones de Scholz y Mützenich parecieron un giro importante del gobernante SPD y el partido experimentó momentáneamente un pequeño impulso en las encuestas.

Pero los Verdes estaban furiosos. Anton Hofreiter, un destacado miembro de los Verdes cuyo largo cabello despeinado aún recuerda los orígenes hippies del partido, denunció el llamado de Mützenich a la paz como una invitación a una mayor agresión por parte de Rusia. De hecho, mientras que una clara mayoría de alemanes se oponía a las entregas de Taurus a Ucrania, los Verdes eran el único partido cuyos partidarios estaban a favor del envío de los misiles por mayoría, según las encuestas.

La crisis de la coalición del semáforo llegó a un punto crítico cuando los democristianos presentaron una resolución en el parlamento que pedía los envíos de Taurus. La resolución fue rechazada por un amplio margen, con los Verdes y el FDP votando también en contra, pero solo para no antagonizar al SPD y provocar la caída prematura del gobierno.

Sin embargo, en una declaración conjunta, trece parlamentarios del Partido Verde respaldaron una estrategia “para fortalecer a Ucrania en aquellas capacidades que permitan ataques contra objetivos militares como depósitos de municiones, rutas de suministro y puestos de mando muy por detrás de las líneas del frente”. Este fue el mayor paso hasta la fecha que el ecopartido urbanita ha dado hacia los democristianos, que han anhelado un regreso al poder después de que Angela Merkel se retirara como canciller en 2021.

El bamboleo de los democristianos

Hoy en día, la CDU está dirigida por el viejo rival de Merkel, Friedrich Merz. En su reciente convención, el partido reeligió al ex miembro de la junta directiva de BlackRock Alemania (la filial de la multinacional usurera) como su presidente con un 90% de apoyo. Nominalmente, Merz busca mover a la CDU hacia la derecha impulsando una línea más dura sobre la migración y quiere imponer lo que él llama una Leitkultur alemana (Cultura del aprendizaje) a la que todos los inmigrantes legales deberían adaptarse.

Pero lo que parece un retorno del partido a sus raíces conservadoras se ve contrarrestado por el hecho de que Merz ha descartado categóricamente cualquier colaboración con el partido populista de derecha Alternative für Deutschland (AfD), contra el que Merz ha erigido un llamado Brandmauer (muro de fuego). Los líderes de la CDU tampoco parecen abiertos a una coalición con otro nuevo proyecto de partido conservador, la Werteunion (Unión de Valores), una escisión de derecha de la CDU que es algo más moderada que la AfD. En cualquier caso, la Unión de Valores aún no registra mucho en las encuestas.

Esto deja solo a los partidos a la izquierda de la CDU como posibles socios, y Merz no ha excluido a los Verdes como una posible opción, a pesar de que llamó a los Verdes el “principal oponente” del centro-derecha el año pasado. Pero eso puede haber sido puro cálculo político para ganar puntos frente a las medidas impopulares de la coalición del “semáforo”. En febrero, Merz argumentó en un comunicado interno del partido que no se podía descartar una coalición con los Verdes si la CDU quería volver al poder.

En el sistema parlamentario alemán, un solo partido casi nunca ha logrado la mayoría de los escaños por sí solo. Por lo general, una combinación de dos o más partidos forma una coalición gobernante. A menudo, sus líderes se retractan de sus promesas de nunca colaborar con sus oponentes, como en 2017 cuando el candidato del SPD a canciller, Martin Schulz, excluyó categóricamente que los socialdemócratas formaran una coalición con la CDU solo para ceder unos días después y finalmente entrar en una. Los alemanes valoran la estabilidad por encima de todo y las encuestas respaldaron la decisión de Schulz a pesar de que rompió flagrantemente su palabra.

Los contactos informales entre la CDU y los Verdes se han fomentado durante décadas y, a nivel estatal, los dos partidos han colaborado antes muchas veces. Merz también tiene en alta estima a uno de los copresidentes de los Verdes, el iraní Omid Nouripour. Ambos son transatlánticos comprometidos y ambos han sido miembros de la junta directiva del influyente grupo de expertos Atlantik-Brücke, que fue fundado en 1952 para ayudar a vincular a la República Federal de Alemania Occidental con Estados Unidos durante la Guerra Fría (convertido ahora en un grupo de presión para favorecer los intereses geopolíticos de Washington).

El Atlantik-Brücke ha sido criticado repetidamente por los principales periodistas alemanes por eludir el proceso democrático en la formación de la opinión de la élite sobre política exterior, ya que la membresía y la participación en sus conferencias se otorgan solo por invitación. Algunos historiadores creen que el think tank ayudó a reorientar la política exterior de los socialdemócratas hacia una postura pro-OTAN en la década de 1960. Por lo tanto, el movimiento hacia la derecha de Merz podría ser principalmente una farsa.

La AfD para 2029

Aunque apoya el retorno a la generación de energía nuclear en Alemania, es dudoso que Friedrich Merz sacrifique su ascenso al cargo de canciller por esa única razón. Después de todo, en 2011 los demócratas cristianos también habían caído bajo el hechizo de la ideología antinuclear y fueron fundamentales para impulsar la eliminación gradual de la tecnología en Alemania.

Y Merz gobierna sobre una CDU que bajo Merkel se movió dramáticamente hacia la izquierda, tanto en materia de migración como en temas culturales polarizantes como el matrimonio entre personas del mismo sexo. Después de que Merkel le diera su bendición implícita en 2017, un tercio de los diputados de la CDU votaron a favor de su legalización. Al igual que con los republicanos en EEUU, nadie puede imaginar que la CDU se movería para abolir el matrimonio entre personas del mismo sexo después de que se haya convertido en un hecho consumado.

De hecho, uno de los opositores más acérrimos de los conservadores a una coalición con los Verdes, el ministro presidente de Baviera y líder del partido hermano de la CDU, la Unión Social Cristiana (CSU), Markus Söder, apoyó de forma destacada la ideología LGBT, de la que los Verdes son los mayores partidarios en Alemania. Esto sucedió en 2021 cuando la selección húngara de fútbol jugó un partido de la Eurocopa en la capital bávara, Múnich. Los jugadores alemanes intentaron protestar contra la legislación anti-LGBT de Victor Orbán, pero los organizadores del torneo se lo prohibieron, ya que querían mantener el partido apolítico para los miles de millones de personas en todo el mundo que ven el deporte. La prohibición despertó la justa indignación de los alemanes cosmopolitas modernos y Söder se dejó fotografiar con una máscara N95 con los colores del arcoíris, tuiteando su “claro compromiso contra la exclusión y por la libertad y la tolerancia”.

Este es el rostro del conservadurismo alemán moderno. Nadie duda realmente de que la CDU/CSU acogería sin vacilar a los Verdes en sus brazos si se presentara la oportunidad.

La forma en que este matrimonio entre los democristianos y los verdes podría desarrollarse finalmente fue descrita plausiblemente por el político de AfD Maximilian Krah en una reciente entrevista en un podcast. Krah, que ha hablado anteriormente con The American Conservative, predijo que la CDU «se destruirá a sí misma»:

«A partir de 2025 formará una coalición con los Verdes. Mucha, mucha gente que está decepcionada con la coalición del “semáforo” votará por la CDU en 2025. Dirán: “La AfD, bueno, ¿puede confiarles el país? Todavía demasiado joven y tal vez demasiado radical. Elijamos a Merz. Se parece muy bien a la República Federal de antaño”. Y entonces el señor Merz gobernará con los Verdes. Y las políticas de la CDU y los Verdes serán esencialmente las mismas que las de la coalición del “semáforo”. Y luego, en 2029, veremos que mucha gente dirá: “probablemente las cosas sólo funcionen con el AfD”».

¿Estamos viviendo así los últimos días del gobierno alemán del centro transatlántico, el último suspiro antes de un inevitable giro a la derecha populista?

(*) Gregor Baszak es un escritor afincado en Chicago. Su trabajo ha aparecido en The American Conservative, Cicero, Sublation, UnHerd y otros sitios.