Rusia lista a dialogar y también preparada para defenderse Moscú. Radio La Primerísima

Rusia lista a dialogar y también preparada para defenderse Moscú. Radio La Primerísima

Rusia está lista para dialogar con todos los países incluyendo Estados Unidos, con el propósito de lograr garantías para la paz mundial y para la propia seguridad de la Federación Rusa, dijo el jueves el presidente ruso Vladimir Putin.

Durante su mensaje anual a la Asamblea Federal que aglutina a la Duma Estatal y el Consejo de la Federación (la Cámara Baja y la Cámara Alta, respectivamente), el mandatario hizo un extenso balance de la situación de Rusia y trazó las principales líneas de actuación en política interior y exterior para los próximos seis años.

El Presidente Putin anunció su disposición de dialogar con Estados Unidos, pero condicionó cualquier diálogo a que se abarquen todos los temas, incluyendo seguridad de la gran nación rusa, pues es permanente la conspiración de Washington para destruir Rusia.

“Rusia está dispuesta a dialogar con Estados Unidos sobre cuestiones de estabilidad estratégica. Pero me gustaría subrayar algo, estimados colegas, para que todos me entiendan correctamente: en este caso estamos tratando con un Estado cuyos círculos dirigentes están emprendiendo acciones abiertamente hostiles contra nosotros. ¿Y qué? ¿Van a discutir seriamente con nosotros cuestiones de estabilidad estratégica, mientras al mismo tiempo intentan infligir a Rusia, como ellos mismos dicen, una derrota estratégica en el campo de batalla?”, expresó el mandatario.

“Nuestra posición es clara: si se quieren discutir cuestiones de seguridad y estabilidad que son relevantes e importantes para todo el planeta, es necesario hacerlo en un solo conjunto, incluyendo naturalmente todos aquellos aspectos que afectan a nuestros intereses nacionales y tienen un impacto directo en la seguridad de nuestro país y en la seguridad de Rusia”, advirtió el mandatario ruso.

Asimismo, recordó que los conflictos en Ucrania, Medio Oriente y otras regiones del mundo han sido provocados por Occidente. “Ahora dicen sin ningún pudor que Rusia supuestamente pretende atacar Europa. Están simplemente diciendo tonterías”, señaló.

En ese sentido, Putin hizo una clara advertencia: “Al mismo tiempo, ellos mismos están eligiendo objetivos para ataques en nuestro territorio, eligiendo los medios más eficaces –según ellos– para derrotarnos. Se ha hablado de la posibilidad de enviar contingentes militares de la OTAN a Ucrania. Sin embargo, recordamos el destino de los que una vez enviaron sus contingentes al territorio de nuestro país”.

Y continuó: “Pero ahora las consecuencias para los posibles intervencionistas serán mucho más trágicas. Al final tendrán que darse cuenta de que nosotros también tenemos armas –sí, lo saben, acabo de decirlo– que pueden alcanzar objetivos en su territorio”.

El Presidente de Rusia previno que una nueva guerra mundial, sería la hecatombe para la humanidad.

“Todo lo que se están inventando ahora, con lo que están asustando al mundo entero, que todo esto amenaza realmente con un conflicto con el uso de armas nucleares, y por tanto con la destrucción de la civilización. ¿No lo entienden? Son personas que no han pasado por duras pruebas, que ya han olvidado lo que es la guerra. Nosotros, incluso nuestra generación actual, pasamos por duras pruebas durante la lucha contra el terrorismo internacional en el Cáucaso, y ahora –en el conflicto de Ucrania– está ocurriendo lo mismo. Y creen que todo es una comedia fácil para ellos”.

El origen del guerrerismo occidental, dijo Putin, es la rusofobia, que “al igual que otras ideologías del racismo, la superioridad nacional y el excepcionalismo, obnubila y priva de la razón. Las acciones de Estados Unidos y sus satélites han conducido de hecho al desmantelamiento del sistema de seguridad europeo. Esto crea riesgos para todos”.

“Es obvio que es necesario trabajar en la formación de un nuevo contorno de seguridad igualitaria e indivisible en Eurasia en un futuro próximo. Estamos dispuestos a mantener una conversación profunda sobre este tema con todos los países y asociaciones interesados. Vuelvo a subrayar esto porque creo que hoy en día es importante para todos: un orden mundial estable es imposible sin una Rusia soberana y fuerte”, sentenció el Presidente de Rusia.

Putin señaló que “es obvio que es necesario trabajar para formar un nuevo patrón de seguridad igual e indivisible en Eurasia en el futuro previsible. Estamos preparados para un diálogo profundo sobre este tema con todos los países y asociaciones interesadas”.

“Buscamos unificar los esfuerzos de la mayoría global para abordar los desafíos globales, entre ellos las rápidas transformaciones de la economía, el comercio, las finanzas y los mercados tecnológicos mundiales cuando muchos antiguos monopolios y estereotipos relacionados se están desmoronando”, dijo el líder ruso.

“Ésta es la realidad objetiva. Así será, pase lo que pase, incluso en Ucrania”, afirmó el presidente ruso.

Tras exponer durante casi dos horas los objetivos de Rusia para los próximos 6 años, que abarcan todas las esferas de la sociedad, el Presidente Putin concluyó con un homenaje a los soldados que combaten contra el nazismo en Ucrania.

“La ejecución de todos los planes previstos hoy depende directamente de nuestros soldados, oficiales, voluntarios, todos los soldados que ahora luchan en el frente, del coraje y la determinación de nuestros compañeros de armas que defienden el Patria, se lanzan al ataque, avanzan bajo el fuego, se sacrifican por nosotros, por la Patria. Son ellos, nuestros combatientes, los que crean hoy las condiciones absolutamente necesarias para el futuro del país y su desarrollo.  Nos inclinamos ante ustedes, muchachos”, concluyó.

A continuación, transcribimos la traducción propia de la parte inicial del discurso del Presidente Putin, en la cual aborda los temas mundiales y la perspectiva rusa.

Hacemos todo lo posible por terminar la guerra en Ucrania

¡Queridos senadores! ¡Diputados de la Duma Estatal! ¡Queridos ciudadanos de Rusia!

Vladimir Putin: ¡Queridos senadores! ¡Diputados de la Duma Estatal! ¡Queridos ciudadanos de Rusia!

Todo discurso ante la Asamblea Federal es, ante todo, una mirada al futuro. Y hoy hablaremos no sólo de nuestros planes inmediatos, sino también de las tareas estratégicas, de aquellas cuestiones cuya solución considero de importancia fundamental para el desarrollo seguro y a largo plazo del país.

Este programa de acción y medidas concretas se formó en gran medida durante nuestras visitas a las regiones, conversaciones directas con trabajadores e ingenieros de fábricas civiles y de defensa, médicos, profesores, científicos, voluntarios, empresarios, familias con muchos hijos, nuestros héroes de primera línea, voluntarios, soldados y oficiales de las Fuerzas Armadas rusas. Por supuesto, somos conscientes de que tales acontecimientos se están gestando. Sin embargo, las necesidades reales de la gente se hacen patentes en estas conversaciones. En los grandes foros públicos y de expertos también se han presentado muchas ideas.

Las propuestas de los ciudadanos, sus aspiraciones y esperanzas se han convertido en la base, el núcleo de los proyectos e iniciativas que hoy se darán a conocer. Espero que su debate público continúe, porque sólo juntos podremos hacer realidad todo lo que hemos planeado. Las tareas son grandes.

Ustedes y yo ya hemos demostrado que somos capaces de resolver las tareas más complejas, de responder a cualquiera, a los retos más difíciles. Por ejemplo, hemos repelido la agresión del terrorismo internacional, hemos preservado la unidad del país y hemos evitado que se desgarrara en su momento.

Nos inspira el coraje de nuestros héroes

Apoyamos a nuestros hermanos y hermanas, su voluntad de estar con Rusia, y este año es el décimo aniversario de la legendaria “Primavera Rusa”. Pero incluso ahora, la energía, la sinceridad y el coraje de sus héroes –crimeos, residentes de Sebastopol, residentes del Donbass rebelde– su amor por su patria que han llevado a través de las generaciones, sin duda despiertan orgullo. Todo ello inspira, refuerza la confianza en que lo superaremos todo, en que juntos podemos hacer cualquier cosa.

Precisamente así –con todo el mundo– no sólo hicimos retroceder recientemente la amenaza mortal de la epidemia mundial, sino que también demostramos que en nuestra sociedad prevalecen valores como la misericordia, el apoyo mutuo y la solidaridad.

Y hoy, cuando nuestra Madre Patria está defendiendo su soberanía y seguridad, protegiendo las vidas de compatriotas en Donbass y Novorossiya (Nueva Rusia), el papel decisivo en esta justa lucha corresponde a nuestros ciudadanos, nuestra unidad, devoción a nuestro país natal, responsabilidad por su destino.

Estas cualidades se manifestaron de forma clara e inequívoca al comienzo mismo de la Operación Militar Especial, cuando recibió el apoyo de la mayoría absoluta del pueblo ruso. A pesar de todas las pruebas, la amargura de las pérdidas, la gente se mantiene firme en esta elección y la confirma constantemente esforzándose por hacer todo lo posible por el país y por el bien común.

Trabajan en tres turnos, tanto como necesita el frente de guerra. Toda la economía, que es la base industrial y tecnológica de nuestra victoria, ha demostrado flexibilidad y estabilidad. Quiero dar las gracias a los empresarios, ingenieros, obreros y trabajadores rurales por su trabajo responsable y duro en interés de Rusia.

Millones de personas se unieron gracias a la campaña “Estamos juntos” y al proyecto “¡Todo por la victoria!” del Frente Popular Panruso. Durante dos años, las empresas rusas han enviado miles de millones de rublos a organizaciones de voluntarios y fundaciones benéficas que apoyan a nuestros combatientes y a sus familias.

La gente envía cartas y paquetes, ropa de abrigo y redes de camuflaje al frente, y transfiere fondos de sus ahorros, a veces muy modestos. Repito, esta ayuda es inestimable: es la contribución de todos a la victoria común. Nuestros héroes en el Frente, en las trincheras, donde es más difícil, saben que todo el país está con ellos.

Quiero reconocer la labor de la Fundación Defensores de la Patria, los esfuerzos del Comité de Familiares de Soldados de la Patria y de otras asociaciones públicas. Pido a todas las autoridades que sigan haciendo todo lo posible para apoyar a las familias de nuestros héroes: padres, esposas, hijos, que están preocupados por sus seres más queridos, esperando a que vuelvan a casa.

Agradezco a los partidos parlamentarios que se hayan consolidado en torno a los intereses nacionales. El sistema político de Rusia es uno de los pilares de la soberanía del país. Seguiremos desarrollando las instituciones de la democracia y no permitiremos que nadie interfiera en nuestros asuntos internos.

Genadii Ziuganov, secretario general del Partido Comunista de la Federación Rusa

Todos juntos, hombro con hombro

El llamado Occidente, con sus hábitos coloniales y su costumbre de fomentar los conflictos nacionales en todo el mundo, no sólo intenta frenar nuestro desarrollo: en lugar de Rusia, quieren un espacio dependiente, en declive, moribundo, donde puedan hacer lo que quieran. De hecho, les gustaría hacer con Rusia lo que han hecho en muchas otras partes del mundo, incluida Ucrania: traer la discordia a nuestra casa, debilitarla desde dentro. Pero calcularon mal. Esto es algo absolutamente obvio hoy: se enfrentaron a la firme posición y determinación de nuestro pueblo multinacional.

Nuestros soldados y oficiales –cristianos y musulmanes, budistas y seguidores del judaísmo, representantes de diferentes etnias, culturas, regiones– demostraron con hechos, mejor que con mil palabras, que la cohesión y la unidad seculares del pueblo de Rusia son una fuerza colosal que todo lo vence. Todos juntos, hombro con hombro, luchan por una Patria común.

Todos nosotros, los ciudadanos de Rusia, defenderemos juntos nuestra libertad, el derecho a una vida pacífica y digna, determinaremos nuestro propio camino, preservaremos el vínculo entre generaciones, lo que significa la continuidad del desarrollo histórico, resolveremos las tareas a las que se enfrenta el país basándonos en nuestra visión del mundo, nuestras tradiciones y creencias, que transmitiremos a nuestros hijos.

Queridos amigos:

La defensa y el fortalecimiento de la soberanía se llevan a cabo hoy en todas direcciones, y sobre todo, por supuesto, en el frente, donde nuestros soldados luchan con firmeza y abnegación.

Doy las gracias a todos los que luchan por los intereses de la Patria, que pasan por el crisol de las pruebas militares, que arriesgan sus vidas cada día. Toda la nación se inclina ante vuestra hazaña, llora a los muertos, y Rusia recordará siempre a sus héroes caídos. (Un momento de silencio)

Fuerzas nucleares en plena disposición

Nuestras Fuerzas Armadas han adquirido una enorme experiencia de combate. Esto se aplica a la interacción de todos los tipos y ramas de tropas, tácticas modernas y arte operacional. Han crecido y pasado por el proceso de endurecimiento toda una galaxia de comandantes de talento que se ocupan de la gente, desempeñan competentemente sus tareas, utilizan nuevos equipos y resuelven con éxito las tareas que se les plantean. Y me permito decir que esto es así a todos los niveles: desde el pelotón y el nivel operativo hasta los más altos niveles de mando.

Vemos dónde y qué problemas tenemos, por supuesto que los tenemos, y entendemos junto con ello lo que es necesario hacer. Este trabajo se lleva a cabo continuamente tanto en el Frente como en la Retaguardia. Su objetivo es aumentar la capacidad de ataque del ejército y la armada, su tecnología y eficacia.

Las capacidades de combate de las Fuerzas Armadas se han multiplicado. Nuestras unidades están firmemente en posesión de la iniciativa, avanzando con confianza en una serie de direcciones operativas, liberando cada vez más nuevos territorios.

Nosotros no empezamos la guerra en Donbass, pero –como he dicho muchas veces– haremos todo lo posible para terminarla, erradicar el nazismo, resolver todas las tareas de la Operación Militar Especial y proteger la soberanía y la seguridad de nuestros ciudadanos.

Las fuerzas nucleares estratégicas están en estado de plena disposición para su uso garantizado. Lo que planeamos en la esfera del armamento, de lo que hablé en el discurso de 2018 – todo se ha hecho, o este trabajo se está finalizando.

Por ejemplo, el sistema de aviones hipersónicos “Kinzhal” no solo se ha puesto en servicio, sino que se está utilizando con gran eficacia para alcanzar objetivos especialmente importantes durante una operación militar especial. Además, el complejo de ataque hipersónico basado en el mar “Zirkon”, que ni siquiera se mencionó en el discurso de 2018, ya se ha utilizado en combate, pero este sistema ya está en servicio.

Las capacidades de combate de las Fuerzas Armadas se han multiplicado. Nuestras unidades están firmemente en posesión de la iniciativa, avanzando con confianza en una serie de direcciones operativas, liberando cada vez más nuevos territorios.

Nosotros no empezamos la guerra en Donbass, pero, como he dicho muchas veces, haremos todo lo posible para terminarla, erradicar el nazismo, resolver todas las tareas de la operación militar especial y proteger la soberanía y la seguridad de nuestros ciudadanos.

Las fuerzas nucleares estratégicas están en estado de plena disposición para su uso garantizado. Lo que planeamos en la esfera del armamento, de lo que hablé en el discurso de 2018 – todo se ha hecho, o este trabajo se está finalizando.

Por ejemplo, el sistema de aviones hipersónicos “Kinzhal” no solo se ha puesto en servicio, sino que se está utilizando con gran eficacia para alcanzar objetivos especialmente importantes durante una operación militar especial. Además, el complejo de ataque hipersónico basado en el mar “Zirkon”, que ni siquiera se mencionó en el discurso de 2018, ya se ha utilizado en combate, pero este sistema ya está en servicio.

Los bloques intercontinentales hipersónicos de alcance intercontinental Avangard y los sistemas láser Peresvet están en servicio de combate. Las pruebas del misil de crucero de alcance ilimitado Burevestnik y del vehículo submarino no tripulado Poseidón están a punto de concluir. Estos sistemas han confirmado sus elevadas características, se puede decir que únicas. También se han entregado a las tropas los primeros misiles balísticos pesados Sarmat fabricados en serie. Pronto los demostraremos en las zonas de base en servicio de combate.

Se sigue trabajando en toda una serie de otros sistemas de armas prometedores, y sabremos más sobre los nuevos logros de nuestros científicos y fabricantes de armas.

Dispuestos a dialogar con EEUU

Rusia está dispuesta a dialogar con Estados Unidos sobre cuestiones de estabilidad estratégica. Pero me gustaría subrayar algo, estimados colegas, para que todos me entiendan correctamente: en este caso estamos tratando con un Estado cuyos círculos dirigentes están emprendiendo acciones abiertamente hostiles contra nosotros. ¿Y qué? ¿Van a discutir seriamente con nosotros cuestiones de estabilidad estratégica, mientras al mismo tiempo intentan infligir a Rusia, como ellos mismos dicen, una derrota estratégica en el campo de batalla?

Podemos dar un ejemplo claro de tal hipocresía. Recientemente ha habido cada vez más acusaciones infundadas, por ejemplo, de que Rusia supuestamente va a desplegar armas nucleares en el espacio. Tales insinuaciones –que no son más que insinuaciones– sólo son una estratagema para arrastrarnos a negociaciones en sus propios términos, que sólo favorecen a Estados Unidos.

Al mismo tiempo están bloqueando nuestra propuesta que ha estado sobre su mesa durante más de 15 años. Me refiero al proyecto de “Tratado sobre la Prevención del Despliegue de Armas en el Espacio Ultraterrestre”, que preparamos en 2008. No hay reacción. No se entiende de qué están hablando.

Por lo tanto, tenemos todos los motivos para creer que son demagogia las palabras de las actuales autoridades estadounidenses sobre su supuesto interés en negociar con nosotros cuestiones de estabilidad estratégica. En vísperas de las elecciones presidenciales estadounidenses, simplemente quieren demostrar a sus ciudadanos y a todos los demás que siguen gobernando el mundo. Dicen que en aquellas cuestiones en las que sea favorable para Estados Unidos negociar, “hablaremos con los rusos”, y en las que no sea favorable para ellos, no hay nada que discutir, como ellos mismos dicen, business as usual (expresión coloquial que significa “todo sigue igual” o “aquí no pasa nada”), donde buscarán derrotarnos.

Pero esto desde luego no servirá. Nuestra posición es clara: si se quieren discutir cuestiones de seguridad y estabilidad que son relevantes e importantes para todo el planeta, es necesario hacerlo en un solo conjunto, incluyendo naturalmente todos aquellos aspectos que afectan a nuestros intereses nacionales y tienen un impacto directo en la seguridad de nuestro país y en la seguridad de Rusia.

No caeremos en la trampa armamentística

También nos damos cuenta de que Occidente está intentando arrastrarnos a una carrera armamentística, agotándonos así y repitiendo el truco que consiguieron en los años ochenta con la Unión Soviética. Permítanme recordarles que entre 1981 y 1988, los gastos militares de la URSS ascendieron al 13% del Producto Nacional Bruto.

Por lo tanto, nuestra tarea consiste en desarrollar el complejo industrial de defensa de manera que aumente el potencial científico, tecnológico e industrial del país. Tenemos que distribuir los recursos de la forma más racional posible y construir una economía eficiente de las Fuerzas Armadas, para lograr el máximo por cada rublo de gastos de defensa. Es importante para nosotros aumentar el ritmo en la solución de las tareas sociales, demográficas, infraestructurales y otras y, al mismo tiempo, alcanzar un nivel cualitativamente nuevo de equipamiento del ejército y la armada.

Esto se refiere principalmente a las fuerzas de uso general, los principios de su organización, el suministro de sistemas de ataque no tripulados, sistemas de defensa aérea y guerra electrónica, sistemas de reconocimiento y comunicaciones, precisión y otros medios de derrota.

El Ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú

Existe una seria necesidad de reforzar las agrupaciones en la dirección estratégica occidental para neutralizar las amenazas asociadas a la próxima expansión de la OTAN hacia el este y la incorporación de Suecia y Finlandia a la Alianza.

Occidente provocó conflictos en Ucrania, Oriente Próximo y otras regiones del mundo y sigue mintiendo. Ahora dicen sin ningún pudor que Rusia supuestamente pretende atacar Europa. Están simplemente –nos damos cuenta– diciendo tonterías. Al mismo tiempo, ellos mismos están eligiendo objetivos para ataques en nuestro territorio, eligiendo los medios más eficaces –según ellos– para derrotarnos. Se ha hablado de la posibilidad de enviar contingentes militares de la OTAN a Ucrania.

No hay orden mundial sin Rusia soberana

Sin embargo, recordamos el destino de los que una vez enviaron sus contingentes al territorio de nuestro país. Pero ahora las consecuencias para los posibles intervencionistas serán mucho más trágicas. Al final tendrán que darse cuenta de que nosotros también tenemos armas –sí, lo saben, acabo de decirlo– que pueden alcanzar objetivos en su territorio.

Y todo lo que se están inventando ahora, con lo que están asustando al mundo entero, que todo esto amenaza realmente con un conflicto con el uso de armas nucleares, y por tanto con la destrucción de la civilización, ¿no lo entienden? Son personas que no han pasado por duras pruebas, que ya han olvidado lo que es la guerra. Nosotros, incluso nuestra generación actual, pasamos por duras pruebas durante la lucha contra el terrorismo internacional en el Cáucaso, y ahora –en el conflicto de Ucrania– está ocurriendo lo mismo. Y creen que todo es una comedia fácil para ellos.

¿Qué puedo decir? En efecto, la rusofobia, al igual que otras ideologías del racismo, la superioridad nacional y el excepcionalismo, obnubila y priva de la razón. Las acciones de Estados Unidos y sus satélites han conducido de hecho al desmantelamiento del sistema de seguridad europeo. Esto crea riesgos para todos.

Es obvio que es necesario trabajar en la formación de un nuevo contorno de seguridad igualitaria e indivisible en Eurasia en un futuro próximo. Estamos dispuestos a mantener una conversación profunda sobre este tema con todos los países y asociaciones interesados. Al mismo tiempo, me gustaría subrayar una vez más (creo que esto es importante para todos hoy): no es posible un orden mundial duradero sin una Rusia soberana y fuerte.

La nueva mayoría mundial

Nos esforzamos por aunar los esfuerzos de la mayoría mundial para responder a los retos globales, incluida la rápida transformación de la economía mundial, el comercio, las finanzas y los mercados tecnológicos, cuando muchos antiguos monopolios y estereotipos asociados a ellos se están derrumbando.

Así, en 2028, los países BRICS, teniendo en cuenta los países que se han convertido recientemente en miembros de esta asociación, generarán alrededor del 37% del PIB mundial, mientras que el G-7 estará por debajo del 28%. Estas cifras son muy convincentes, porque hace 10 o 15 años la situación era completamente diferente. Ya lo he dicho públicamente. Estas son las tendencias mundiales y no hay escapatoria, son objetivas.

Observen: en 1992 la participación del G-7 en el PIB mundial en términos de paridad de poder adquisitivo era del 45.7 por ciento, mientras que los BRICS, incluso sin tener en cuenta la expansión (no existía tal organización en 1992, pero sí los países Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) sólo el 16.5 por ciento, y en 2022 el G-7 tendrá 30,3 por ciento y los BRICS el 31.5 por ciento. Para 2028, la situación cambiará aún más a favor de los BRICS: 36.6%, mientras que para el G-7 la previsión para 2028 es del 27.8%. Esto no tiene vuelta de hoja, es una realidad objetiva y seguirá siéndolo, pase lo que pase, incluso en Ucrania.

Junto con Estados amigos, seguiremos creando corredores logísticos eficientes y seguros y construyendo una nueva arquitectura financiera mundial libre de interferencias políticas sobre una base tecnológica avanzada. Tanto más cuanto que el propio Occidente desacredita sus propias divisas y su sistema bancario serrando el árbol sobre el que ha estado sentado durante décadas.

Cooperamos con nuestros socios sobre la base de los principios de igualdad de derechos y respeto de los intereses de cada uno, razón por la cual nuevos y nuevos Estados se incorporan activamente a los trabajos de la Comunidad Económica Euroasiática, la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), los BRICS y otras asociaciones con participación de Rusia.

Vemos grandes perspectivas en la construcción de una Gran Asociación Euroasiática en conjunción con los procesos de integración dentro de la Unión Económica Euroasiática y la iniciativa “Un cinturón, una ruta” de la República Popular China.

El diálogo Rusia-ASEAN (Asociación de Naciones de Asia Sudoriental) evoluciona positivamente.

Las cumbres Rusia-África han supuesto un verdadero avance. El continente africano reivindica cada vez más sus intereses y su derecho a una auténtica soberanía. Apoyamos sinceramente todas estas aspiraciones.

Rusia mantiene desde hace tiempo buenas relaciones con los Estados árabes. Representan una civilización distintiva desde el norte de África hasta Oriente Próximo, que se está desarrollando dinámicamente en la actualidad. Y creemos que es importante buscar nuevos puntos de contacto con nuestros amigos árabes y profundizar en toda la gama de lazos de asociación. Haremos lo mismo en América Latina.

Y por separado, pido al Gobierno que aumente la financiación de los programas internacionales de promoción de la lengua rusa y de nuestra cultura multinacional, en primer lugar, por supuesto, en la CEI (Comunidad de Estados Independientes, formada por nueve de las quince antiguas repúblicas de la Unión Soviética) y en el mundo entero.

La familia y la tasa de natalidad

Por cierto, queridos amigos y colegas: estoy seguro de que muchas personas han visitado la exposición Rusia. La gente viene aquí para ver por sí misma y para mostrar a sus hijos lo rica y vasta que es nuestra Madre Patria. En la exposición de Rusia se inauguró el “Año de la Familia”. Los valores del amor, el apoyo mutuo y la confianza se transmiten en la familia de generación en generación, al igual que la cultura, las tradiciones, la historia y la moral.

Y, por supuesto, el principal propósito de la familia es el nacimiento de los hijos, la continuación de la raza humana, la crianza de los hijos y, por tanto, la continuación de nuestro pueblo multinacional. Vemos lo que ocurre en algunos países, donde destruyen deliberadamente las normas morales y las instituciones familiares, empujando a pueblos enteros hacia la extinción y la degeneración. Pero nosotros elegimos la vida. Rusia ha sido y sigue siendo un bastión de los valores tradicionales sobre los que se asienta la civilización humana. Nuestra elección es compartida por la mayoría de la población mundial, incluidos millones de ciudadanos de países occidentales.

Sí, hoy Rusia y muchos otros países se enfrentan a un descenso de la natalidad. Los demógrafos sostienen que este reto está relacionado con los cambios sociales, económicos, tecnológicos, culturales y de valores que se están produciendo en todo el mundo. Los jóvenes se están formando, construyendo una carrera, estableciendo sus vidas y aplazando tener hijos para más adelante.

Es evidente que no sólo la economía y la calidad de la esfera social influyen en la demografía y la natalidad, sino también en gran medida las pautas de vida que se establecen en la familia, modeladas por la cultura, la educación y la ilustración. Aquí es importante la labor de todos los niveles de gobierno, la sociedad civil y los pastores de nuestras religiones tradicionales.

Apoyar a las familias con hijos es nuestra opción moral fundamental. Una familia numerosa con muchos hijos debería convertirse en la norma, en la filosofía de vida de la sociedad y en el punto de referencia de toda la estrategia del Estado. (Aplausos.) Me uno a sus aplausos.

En los próximos seis años, debemos lograr un aumento constante de la tasa de natalidad. Para lograrlo, tomaremos decisiones adicionales en el sistema de crianza y educación, el desarrollo regional y económico. El apoyo y la mejora de la calidad de la vida familiar serán objeto de debate en casi todas las secciones del discurso –ten paciencia, esto no ha hecho más que empezar. Todo lo anterior es importante, pero ahora empieza lo más importante.

Empezaré por uno de los problemas más agudos: se trata, por decirlo suavemente, de los bajos ingresos a los que se enfrentan, incluso las familias numerosas. En 2000, más de 42 millones de personas se encontraban en Rusia por debajo del umbral de la pobreza. Desde entonces, la situación ha cambiado de verdad, ha cambiado drásticamente. A finales del año pasado, el número de personas por debajo del umbral de pobreza se redujo a 13,5 millones. Por supuesto, esto es mucho. Pero estamos revisando constantemente la solución a este problema.