Sandino Vive y todas las luchas siguen Managua. Por Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua.

Sandino Vive y todas las luchas siguen Managua. Por Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua.

Celebramos en luz, vida y verdad a nuestro Sandino, su llegada a este mundo, la llegada del inmortal sandino a este mundo, para dejarnos esa visión profética, justa, iluminada, de un país soberano, porque somos un pueblo soberano, de un país en dignidad y decoro nacional. ¡Honor y Gloria a nuestro Sandino! Un país que vive su luz, que vive sus verdades, que promueve, impulsa, camina, la causa de la justicia y el amor.

¡Sandino Vive y todas las luchas siguen! Y somos hijos de Darío, de nuestros pueblos originarios, nuestros caciques legendarios. Somos hijos de Andrés, de Estrada, de Zeledón, de Sandino, de Carlos, de Tomás, de Daniel, de todos los Héroes, los centenares de miles de Héroes y Mártires de nuestra Nicaragua, nos sentimos sangre y carne de liberación nacional y, por supuesto, hijos orgullosos de Darío. Y en cada uno de nosotros vibran las almas grandes de todos estos inmensos nicaragüenses, desde nuestro Darío, pasando por todos nuestros Héroes y Próceres, hasta el pueblo glorioso de Nicaragua.

Somos pueblo unido, que jamás será vencido. Y todos somos Nicaragua, y Nicaragua bendita y siempre libre de verdad, no en la ficción macabra del golpismo terrorista, del oportunismo golpista y terrorista… no! en las luchas verdaderas que han significado tanto heroísmo, tanta entrega, tanta redención del oprobio en el que nos sumieron los vendepatrias, los traidores.

Amor a la Patria, amor a Nicaragua es lo que tenemos cada uno de nosotros, y orgullo de descender de esa casta de hombres y mujeres heroicos que nos dejaron el deber, como decía Rugama, de cantar y de luchar permanentemente, para seguir siendo libres, dignos, soberanos, y sobre todo para seguir con esa fuerza de alma, construyendo el porvenir que merecemos, de vida buena, de vida con derechos, de vida con trabajo, seguridad, prosperidad.

De vida bendecida, de vida como queremos y como soñamos, y como estamos realizando: vida con todos nuestros sueños cumpliéndose, vida con justicia, vida en amor, en valores, en nuestra identidad y desde nuestra identidad, valerosa, valiosa, de pueblo valiente, noble, de pueblo grande, pueblo nicaragüense, ¡nicaragüense por gracia de Dios!

Estamos con 17,000 actividades este fin de semana, entre culturales, recreativas, deportivas, festivales, certámenes de nuestras reinas, Reinas Nicaragua, reinas de cada una de las fiestas populares y tradicionales de nuestros municipios; ¡reinas de la cultura y la identidad nicaragüenses, orgullosas y dignas Reinas Nicaragua! Ahí vamos, todas ellas celebrando, y celebrando la belleza nicaragüense, en términos de todos los patrimonios naturales y culturales que tenemos y que resguardamos celosamente.

Reinas de la Paz: las Reinas Nicaragua son reinas de la paz, y reinas del futuro que con tanta dedicación y tanto cariño estamos creando en bienaventuranzas plenas.

Benditos y benditas, el ser humano, la persona, que vive para su tierra, para su pueblo y para su propia realización, en su tierra y para su pueblo, con su pueblo.

Bendito el que viene, el que llega, el que vibra, en nombre de Cristo Jesús. Este es un pueblo, nuestro pueblo es cristiano, y es solidario, y es amoroso, y es cálido y somos un pueblo de grandísimo amor, lo hemos probado a lo largo de los siglos.

Benditos, todos nosotros. Bendecidos, todos nosotros. Porque estamos aquí. Porque luchamos aquí. Porque damos lo mejor de nosotros, aquí, para vivir mejor, para reconocernos plenamente, como hermanos, como gran familia, como hermandad, fraternidad, libertad.

Benditos, todos los que aquí, de sol a sol, vamos creando el porvenir trabajando duro, con los apoyos, por supuesto, de un modelo cristiano, familiar, solidario. cuando decimos familiar nos referimos a la grandeza de la familia, la grandeza y la potencia de las madres, en nuestra Nicaragua.

Bendecidos, todos nosotros, porque la alegría de vivir en paz, la alegría de construir la nueva patria, la nueva sociedad, con justicia, con verdades verdaderas, con amor, y con progreso, es nuestra. Ese porvenir que estamos construyendo nos pertenece, por derecho, por gracia, y por portentos de dios nuestro Señor.

Nos celebramos entonces, cada fin de semana nos celebramos en paz y bien, en alegría, y con la prosperidad en la conciencia, la prosperidad en la vida cotidiana. Porque nos sentimos plenos. Porque estamos mejor. Porque tenemos esperanza y confianza en el Padre Celestial, en Jesucristo, en el Espíritu Santo. Y porque sabemos que con esa fuerza somos invencibles, somos invencibles con la fuerza del espíritu y la fuerza creadora y creativa que nos da Dios Nuestro Señor.

Y vamos adelante, celebrando todas las fiestas tradicionales, celebrando las fiestas caribeñas, nuestra identidad, nuestra cultura, nuestros patrimonios culturales, celebrándose en la alegría y la algarabía de la paz, digna, creativa. la paz que es júbilo, la paz que es fiesta, la paz que es trabajo, la paz que es lucha cotidiana por el bienestar y los derechos de todos.

Estamos contentos, celebrando en cada una de nuestras realizaciones a Sandino, padre y guía. Sandino, luz, vida y verdad… Sandino, General de Mujeres y Hombres Libres… Sandino, nuestro General, nuestro guía, y nuestro maestro, siempre trasladándonos, siempre aprendiendo nosotros, tanto que nos enseñó, tanto que nos dejó, y tanta responsabilidad que tenemos en la defensa, en el cuido del amor.

Defensa y cuido del amor, porque con odio, nunca más! Porque desde el odio no se puede. Por eso no pudieron, ni podrán! Porque con odio no se construye. Se destruye. Porque el odio no es fuerza alguna, el odio no es más que la guerra por tantos medios, la guerra contra el bien.

Con el amor todo podemos, y todo vencemos, y vamos adelante, orgullosos, decimos, de ser hijos de tanto nicaragüense heroico, y orgullosos de ser nicaragüenses, y vivir en Nicaragua y reconocer nuestros valores, nuestra historia, nuestra memoria.

Y añorar… ¿Qué añoramos? La llegada de las lluvias. ¡Ya está lloviendo! Y Gracias a Dios que llueve, y cantamos, y agradecemos al Padre porque esa lluvia es agua santa. Si se exagera puede traernos algún nivel de incidencia, algún nivel que debemos atender, de percances. Pero, en general, esas lluvias son santas, son sagradas, y hacen que nuestros productos, nuestra producción, nuestras cosechas, crezcan, y nos beneficiamos todos. Contentos entonces, vamos adelante!

En toda Nicaragua Sandino Vive, y las luchas de la justicia y del amor, esa causa bendita de sandino, la lucha para defender nuestra integridad, nuestro honor, nuestro decoro nacional, allí está, en todas partes… ¡Sandino vive y las luchas siguen!

Celebrando a ese Sandino que vibra, que vive, que nos enseña, del que aprendemos a ser como somos, cada vez más dignos, cada vez más conscientes de nuestras riquezas patrimoniales, y cada vez mejores luchadores por nuestros derechos y por el porvenir que estamos creando.

¡Sandino vive, vive, vive…! Sandino, luchas que siguen, combates del amor, de la justicia, de la esperanza, de la luz, de la vida verdadera.