Todo el mundo debería recordar la victoria soviética sobre Hitler Moscú. Aif.ru

Todo el mundo debería recordar la victoria soviética sobre Hitler Moscú. Aif.ru

Vasili Semyonovich Lanovoi (Moscú, 16 de enero de 1934) fue un actor soviético que trabajó en el Teatro Vakhtangov de Moscú. También fue conocido como el presidente del Festival de Cine para Niños de Artek. Los honores de Lanovoi incluyen el Premio KGB, el Premio Lenin y el título de Artista del Pueblo de la URSS.​ En 2019, recibió el título de Héroe del Trabajo de la Federación de Rusia. Es muy conocido por sus papeles de la década de 1970 en películas icónicas con el tema de la Segunda Guerra Mundial. Lanovoi falleció por complicaciones del Covid-19 en un hospital de Moscú el 28 de enero de 2021, menos de dos semanas después de cumplir 87 años.

A la edad de 12 años, Vasili Lanovoi empezó a asistir a un taller de teatro. Posteriormente, se matriculó en la Facultad de Periodismo de la Universidad Estatal de Moscú, pero después del primer semestre dejó los estudios e ingresó en el departamento de actuación del Instituto de Teatro Borís Schukin, del cual se graduó en 1957.

Actuó en 80 películas, entre ellas “Scarlet Sails”, “Anna Karenina”, “Guerra y Paz”. Más de medio siglo al servicio del Teatro Vakhtangov. Miembro del Consejo Público del Ministerio de Defensa de la Federación Rusa.

A continuación, un resumen de dos entrevistas publicadas entre 2013 y 2014 en el medio digital ruso Aif.ru.

Entrevista publicada de 2013 (antes del golpe de estado en Ucrania).

El famoso actor Vasili Lanovoi, que celebró el 60 aniversario de su carrera con el papel del cardenal Richelieu en la película de Sergei Zhigunov “Los tres mosqueteros”, cree que Rusia debería tener un dictador al frente.

“Me parece que si Richelieu hubiera vivido en el siglo XX, habría sido como Stalin. Tendría el país así! (Aprieta el puño.) ¡Debería estar al timón un estadista! Esto ocurre hoy en nuestro país, lo que me hace muy feliz. Y las intrigas de Richelieu… Pues sí. ¿Pero por qué? ¡¿Por el bien de qué?! Por el bien del Estado”, dijo el actor en una entrevista al semanario “Argumenty i Fakty”.

Según Lanovoi, “los dirigentes del poder lo entienden: si disuelves las corrientes liberales, das libertad total y a veces sin sentido, todo se vendrá abajo”.

“En Luxemburgo se puede ser muy democrático o en Suecia. En cualquier país de este tamaño (muestra un pequeño círculo). Pero si se trata de Rusia, ¡es difícil imaginar lo que ocurrirá si se sueltan un poco las riendas! ¡En 2 días no habrá Estado! ¿Actitud negativa hacia los dictadores, dices? ¡¿Quién tiene eso?! ¡¿A los que les gustaría la libertad total?! Contra eso luchó Iván el Terrible con su mano de hierro. De lo contrario, los boyardos habrían saqueado el país (¡y lo saquearon!). Kurbsky, el principal enemigo de Vaughn, era liberalizador. (Muy irónicamente.) ¡Deseaba la libertad, la libertad! ¿Y cómo acabó? ¡Se fue, huyó a Occidente! Así que estoy a favor de una mano fuerte del Estado. Por lo demás…  ¡Tantas bocas se han abierto sobre Rusia en su historia! ¡Si el gobernante no es duro y fuerte, el país será devorado en poco tiempo! Y en cuanto nuestros liberales se pongan mocosos, se acabó”, dice Lanovoy.

Olga Shablinskaya, AiF.ru: Esta temporada Vasili Lanovoy celebra dos aniversarios a la vez: 60 años en el cine y su propio 80 cumpleaños. Los celebra a la manera del actor: protagonizando la gran película de aventuras de Sergei Zhigunov “Los tres mosqueteros”. Las opiniones del famoso artista coinciden sorprendentemente con la posición política de su héroe.

Vasili Semiónovich, su cardenal es un personaje no sólo ambiguo, sino incluso viscoso, siempre tejiendo intrigas….

Vasili Lanovoy: Escuche lo que dicen de Stalin o de Iván el Terrible, de otros gobernantes para los que los intereses del Estado son primordiales. El Estado para la mejor gente del país siempre ha sido la preocupación más importante. Y mi Eminencia es uno de ellos, un estadista. Para él, la grandeza del país es primordial. Creo que si Richelieu hubiera vivido en el siglo XX, habría sido como Stalin. ¡Sostendría el país así! (Aprieta el puño.) ¡Un estadista debería estar al timón! Esto es lo que hay hoy en nuestro país, lo que me hace muy feliz. Y las intrigas de Richelieu… Pues sí. ¿Pero para qué? ¡¿Para qué?! ¡Por el poder!

¿Crees que el fin justifica los medios?

Absolutamente. Los dirigentes poderosos se dan cuenta que si haces desaparecer las corrientes liberales, si das una libertad total y a veces sin sentido, todo se viene abajo. En cualquier país de este tamaño (muestra un círculo diminuto). Pero si se trata de Rusia, ¡es difícil imaginar lo que ocurrirá si se sueltan un poco las riendas! ¡En 2 días no habrá Estado! ¿Actitud negativa hacia los dictadores, dices? ¡¿Quién tiene eso?! ¡¿Los que quieren libertad total?! Contra eso luchó Iván el Terrible con su mano de hierro. De lo contrario, los boyardos habrían saqueado el país (¡y lo saquearon!). El principal enemigo de Vaughn Kurbsky era liberalizador. (Muy irónicamente.) ¡Deseaba la libertad, la libertad! ¿Y cómo acabó? ¡Se fue, huyó a Occidente! Así que estoy a favor de una mano fuerte del Estado. Por lo demás…  ¡Tantas bocas se han abierto sobre Rusia en su historia! ¡Si el gobernante no es duro y fuerte, el país será devorado en poco tiempo! Y en cuanto nuestros liberales se pongan fanfarrones, ¡hala!

Olga Shablinskaya: Para decirlo en términos modernos, ¡usted no está a la moda, Vasili Semiónovich! Las palabras “democracia” y otras están de moda hoy en día.

Yo soy hijo de la guerra, y es difícil convencerme de lo contrario. Para nosotros, el poder es más importante que los éxitos privados. Mi generación es militar. ¿Recuerda las palabras de Karamzin? “Los hijos de la guerra crecen más rápido y distinguen entre la mentira y la verdad”. Tanto durante la guerra como después, la principal preocupación de la gente era cómo levantar el país. Por eso muchas esferas de la producción se restablecieron muy rápidamente, las tarjetas de alimentos se anularon al cabo de 2 años. Y en Europa, por cierto, durante mucho tiempo se siguió comprando con ellas. En 1957 ya teníamos paridad con Estados Unidos en armas. Sin precedentes, fantástico, después de que el país había sido reducido a escombros. Y eso es porque la gente era estadista entonces. Patriotas. Y su democracia. El deseo de libertad llevó una vez a Francia a la Gran Revolución. ¿Y qué pasó con el país después de eso? Salieron cuchillos de guillotina, volaron cabezas. Murió mucha gente. Fue algo brutal, esa revolución, después de ella, toda Europa empezó a explotar desde dentro. Es lo mismo que la Primavera Árabe, organizada por los estadounidenses. La gente vivía pacíficamente. Pero Estados Unidos decidió construir la democracia allí a su manera, y todo explotó. ¡Demasiado para el liberalismo!

La importancia de la espiritualidad

Nuestros políticos se preguntan cuál puede ser hoy la idea nacional de Rusia.

Tenemos que robar menos. No sólo ellos. Todo el mundo. La espiritualidad es importante. Cuando robar, engañar, es vergonzoso. No en vano los grandes se preocupaban ante todo de la moral, base de la cultura y de la ciencia. Y si se pierden los criterios morales –lo que está ocurriendo hoy en día– se producen enormes pérdidas e incluso una amenaza para la sociedad.

Nuestra gran cultura puede convertirse en la idea nacional rusa. Esto es oxígeno para cualquier sociedad. Cuando hay menos, la gente empieza a asfixiarse. Es una cuestión efímera, no se puede tocar con las manos, pero sin ella, cualquier estado económico bien construido se derrumba. La industria, por supuesto, también es importante, necesitamos comer algo, pero luego la cultura y la moral.

Sergei Fyodorovich Bondarchuk (actor y director de cine, fallecido en 1994), con quien rodé, solía decir que Gerasimov y otros directores y maestros les introdujeron inmediatamente en los clásicos rusos: Tolstoi, Pushkin. Porque los clásicos son los mejores maestros. Y en la educación, y en la moral, y en el comportamiento público. Y siempre será así. ¿Y Mikhail Yurievich Lermontov (escritor y poeta romántico ruso, a veces llamado “el poeta del Cáucaso”)? Que no hablaba con la gente, sino que hablaba con Dios, con el diablo… No en vano dijo Tolstoi: “Si ese chico no se hubiera ido tan pronto, no habría necesidad de mí ni de Dostoievski”. Lo mejor de la cultura clásica nunca debe ser olvidado y eclipsado por las corrientes modernistas y vanguardistas. Y cuando nuestro patrimonio se descuenta de la noche a la mañana, ¡es cuando aparecen mujeres bailando desnudas en las iglesias!

Este año cumple 60 años en el cine. Si miras al pasado, tienes suerte de tener papeles aristocráticos…

Me viene de nacimiento. (Risas) Crecí en el pueblo de Strymba, en Ucrania, donde hay muchas vacas. Probablemente eso contribuyó a los papeles “reales”. Dio la casualidad de que interpreté a Vronsky, Anatoly Kuragin y otros semiinteligentes. Y en el teatro en general lo más diferente eran los personajes. Un actor es un face-maker (creador de rostros), hace caras. Y mi papel favorito es en “Vuelo a rayas”. Es mi primera y última comedia. Allí sólo me horrorizo y salgo corriendo al instante. ¡Ya está! ¿Por qué es mi favorita? ¡Porque no hay tiempo para equivocarse!

Obligatorio recordar la Gran Guerra Patria

Entrevista de 2014

El Artista del Pueblo de la URSS, Vasili Lanovoy, cumplió 80 años en 2014, pero evitó deliberadamente un aniversario destacado. Los pensamientos y sentimientos de Vasili Semiónovich están ocupados por el próximo 70 aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria y los acontecimientos en su patria histórica: Ucrania, donde la “peste parda” está ganando fuerza.

Vasili Lanovoi: Pushkin tiene una frase grandiosa: “Enorgullecerse de la gloria de sus antepasados no sólo es posible, sino que es obligatorio. No respetarla es una vergonzosa cobardía”. Y ahora nos empujan a esta cobardía con todas nuestras fuerzas. En Europa, los periodistas me dijeron a la cara: “¿Por qué está usted en Rusia con su Victoria? Ya la hemos olvidado”. Yo les pregunté: “¿Cuántos días resistieron sus países a Hitler?”. Se quedaron en silencio. Entonces continué: “Polonia fue conquistada en 28 días, y en los mismos 28 días en Stalingrado, los alemanes sólo pudieron capturar unas pocas casas. Dinamarca duró exactamente un día. Y toda Europa fue conquistada en tres meses. Y nuestros soldados tuvieron que liberarla. ¡Y a qué precio! Un millón de vidas de soldados soviéticos, entregadas por la liberación de los europeos del fascismo”. Pero Europa prefirió olvidarlo.

María Pozdnyakova, “AiF”: ¡Pero Europa decidió olvidarse de eso! ¡Nosotros no lo olvidaremos!

Cuando pretenden silenciar nuestra victoria, olvidarla, borrarla de la memoria de generaciones y pueblos enteros, es útil recordar que en la Segunda Guerra Mundial resistieron a las tropas alemanas: Dinamarca – 6 horas; Luxemburgo – 1 día; Holanda – 5 días; Yugoslavia – 11 días; Bélgica – 18 días; Grecia – 24 días; Polonia – 27 días; Francia – 1 mes y 12 días; Noruega – 2 meses y 1 día. La Casa de Pávlov en Stalingrado resistió durante 58 días.

La Unión Soviética resistió cuatro años (1,418 días) y finalizó la guerra en la guarida del enemigo: Alemania capituló. Todo el mundo debería recordarlo. Hay que contárselo a nuestros hijos y nietos para que lo recuerden.

Usted tenía siete años cuando estalló la guerra…

Nací y viví en Moscú, y en verano mis padres nos enviaban a los niños a su pueblo ancestral de Strymba, en Ucrania. El 23 de junio de 1941, mis hermanas y yo bajamos del tren en la región de Odessa, donde nos esperaba mi abuelo. De pie en el andén, vimos aviones alemanes en el cielo, que volaban para bombardear Odessa. Pasé varios años en la ocupación. Y mis padres trabajaban en Moscú en una fábrica química: manualmente, hasta poner una cinta transportadora, vertían líquido venenoso antitanque. Debido a esto, ambos quedaron inválidos, el sistema nervioso de sus piernas y brazos se vio afectado. Cuando tres años después mi madre vino a Strymba a recogerme, apenas podía mover las piernas. Tardó cinco días en llegar, con dieciséis transbordos. Fue llevada en brazos de tren en tren por gente amable.

Usted no ocultó su alegría tras la reincorporación de Crimea a Rusia. ¿Qué sintió Ucrania ante su posición?

En el Este de Ucrania, mucha gente lo entiende todo. Pero desde Ucrania occidental recibí una llamada así: “¿Qué haces, Vasil Samenovich? Te maldeciremos, te azotaremos”.

Me duele ver lo que el pueblo ucraniano ha permitido que le ocurra. No entiendo por qué la intelectualidad ucraniana guarda silencio. ¿No se dan cuenta de las esvásticas y las procesiones de antorchas? ¿No ven a las mujeres, los ancianos, los niños asesinados bajo los bombardeos?

No se dan cuenta de que Estados Unidos, utilizando cínicamente al pueblo ucraniano, está resolviendo sus propios problemas. Los estadounidenses y los ricos oligarcas, con cuyo dinero se crean batallones de castigadores, se frotan las manos al ver cómo rusos y ucranianos se matan entre sí. Pero en vano piensan que lo han conseguido. Creo que los lazos seculares entre nuestros pueblos no pueden destruirse. Cuando Crimea aún formaba parte de Ucrania, un poeta de Simferopol, Konstantin Frolov, escribió poemas proféticos:

“Volveremos un día, Rusia,
bajo tus alas centenarias,
agotados por nuestra libertad,
que nos desnudó.
De nuestros delirios de lujuria
a los aullidos tópicos de Occidente.
Vendremos y enterraremos nuestras cabezas descubiertas de rodillas.
Con nuestras cabezas descubiertas.

Esto ya ha ocurrido con Crimea. Creo que Ucrania entrará en razón y no nos separarán las fronteras como antes. Lo principal es que tengamos la paciencia suficiente para seguir ayudando a Donbass y Luhansk.

Usted estuvo en Crimea y Sebastopol poco después de su reincorporación.

La gente venía llorando de felicidad: “¡Hemos vuelto! A casa!” Sólo era comparable al 8 de mayo de 1945, cuando a las doce y media anunciaron: “¡Ha caído Berlín!”. Y todo Moscú se echó a la calle. La gente se abrazaba, se besaba. Y el 24 de junio tuvo lugar el Desfile de la Victoria, cuando los estandartes del enemigo fueron arrojados sobre los adoquines de la Plaza Roja. Yo lo vi. Junto con otros chicos me colé por los tejados de las casas hasta la plaza principal del país. En Crimea volví a sentir la unidad universal del pueblo.

¿Por qué se “recorta” la verdad?

En Ucrania se está reescribiendo la historia, convirtiendo a Rusia en un enemigo. ¿Se ha encontrado con esto?

La distorsión de la historia viene de lejos. Hace 13 años me invitaron a Ucrania para protagonizar la película “Chorna Rada”, sobre el Hetman Bohdan Khmelnitsky, que liberó el margen izquierdo de Ucrania y Kiev de los polacos. Khmelnitsky fue el iniciador de la anexión de Ucrania a Rusia. En el guion de la película figuraban las históricas palabras de Khmelnitsky: “Todas las tierras bajo la gran mano del Zar de Moscú, de lo contrario todo se cubrirá de sangre. De lo contrario habrá robos, guerras, muerte. Ucrania se convertirá en un patio de paso”.

Sentí que todo esto se recortaría y que la película se editaría como antirrusa. Me llevaron ante el Viceministro de Cultura de Ucrania. Me prometió: “Vasil Samenovich, ¡eres nuestro favorito! No recortaremos nada”. Pero comprendí que él era el primero en recortar toda la verdad histórica de la película, así que rechacé el papel. Mi intuición no me falló: la película acabó siendo antirrusa.

Antes de hablar con AiF, usted dio un concierto de música y poesía dedicado al 70 aniversario de la Victoria. Era un concierto benéfico, y la sala estaba “a reventar”. La gente del público subió al escenario para darle flores y contarle cómo les habían influido sus películas. Me conmovió la historia de un militar que en 1971, junto con otros chicos, vio la película “Oficiales” en el cine de verano bajo una lluvia torrencial. De aquel grupo, cinco se convirtieron en oficiales. De esos cinco, sólo él sobrevivió, y hace un año fue elegido alcalde de una ciudad cercana a Moscú.

Lo más preciado de toda mi obra es la que está dedicada a nuestra Victoria. En los años 70, la directora Carmen me invitó a poner voz a un documental de 20 capítulos titulado “La Gran Guerra Patria”, en el que por primera vez se escuchaban las verdaderas cifras de nuestras terribles pérdidas. Recuerdo un primer plano de personas de diferentes edades, que fueron al frente desde la sitiada Leningrado, y las palabras: “Mira estas caras. Recuérdenlos. Ninguna de estas personas volverá con vida…” Empecé a vocear y… no pude contener las lágrimas. Tuve que parar. Sólo al cabo de una semana aprendí a sobrellevar el nudo en la garganta y las lágrimas que me salían.

Ahora mucha gente quiere restar importancia a nuestro país en la derrota del fascismo. Está bien que lo hagan los ideólogos occidentales, pero es repugnante ver a nuestros lacayos nacionales cantando a coro por razones oportunistas. Esta gente está invadiendo lo sagrado. El difunto Zhora Yumatov, con quien protagonizamos “Oficiales”, siendo ya anciano, se peleó con un hombre que empezó a decir: “No deberíamos haber resistido a los alemanes. Hoy estaríamos sentados y bebiendo cerveza alemana”. Y le entiendo.

…Todavía tan erguido, con una postura regia, por la que en el teatro llaman al actor “Alteza Vasya”, Vasili Lanova desapareció de la vista, llevando un ramo de 70 rosas, que le regaló en honor del 70 aniversario de la Victoria el oficial, uno de los cinco supervivientes.