Putin no tiene con quien hablar: Occidente carece de líderes Por Peter Akopov | RIA Novosti, Rusia

Putin no tiene con quien hablar: Occidente carece de líderes Por Peter Akopov | RIA Novosti, Rusia
Compartir vía:

Japón acaba de sepultar al ex primer ministro Abe y los conservadores británicos ya iniciaron el procedimiento para elegir un nuevo líder del partido que sustituya al fallecido.

La dimisión de Boris Johnson y el asesinato de Shinzo Abe han puesto de manifiesto un problema crucial para Occidente, nuestro adversario geopolítico, con el que nos enfrentamos a una guerra casi indirecta. Es una crisis de liderazgo. Si el papel del individuo es grande incluso en tiempos ordinarios, mucho más lo es en una época crucial y muy disputada como la actual.

Johnson y Abe no sólo eran los políticos más influyentes, sino también los más fuertes de sus países, y el Reino Unido y Japón no sólo son miembros del G7, sino también importantes actores mundiales (no se puede decir lo mismo de los miembros del G7, Canadá e Italia).

Abe ya no era el jefe del gobierno japonés, pero dirigía la mayor facción del Partido Liberal Democrático en el poder, lo que unido a su experiencia y personalidad le convertía en la figura número uno de la política japonesa. No necesitaba volver a ocupar el sillón de primer ministro para tener una enorme (y superior) influencia en la política de su país.

Johnson no sólo es el político británico más brillante e inteligente, sino también el más ambicioso. Y es casi seguro que volverá a Downing Street, pero durante un tiempo su influencia será insignificante y tendrá que observar desde la barrera.

Si bien el asesinato de Abe fue obra de un fanático solitario, y la destitución de Johnson fue el resultado del descontento de sus compañeros de gobierno y de partido, tienen algo en común: los líderes fuertes han sido destituidos. Sí, ambas monarquías no son países con una tradición de gobierno unipersonal fuerte, pero tampoco están gobernados por figuras poderosas. Especialmente en un momento de crisis, una crisis para Occidente y para el mundo.

Pero, ¿podría ser que la salida de Johnson y el asesinato de Abe no sean históricamente coincidentes? En el sentido de que simbolizan el fin de toda una era, una época de dominación occidental. El 24 de febrero, la era occidental quedó sellada y las reacciones de los países del G7 a la Operación Militar Especial de Rusia en Ucrania no hicieron más que confirmarlo. No la reacción, más precisamente, sino la forma en que el intento de Occidente de castigar y aislar a Rusia se ha devuelto a sí mismo.

Jefes políticos debilitados

No se trata sólo de que todo el mundo no occidental se haya negado a ponerse del lado de Occidente (aunque no quiera ser sancionado), sino de cómo el zapato se ha devuelto a los propios dirigentes de los países occidentales.

Está claro que cada uno de los países del G7 ha tenido sus dificultades políticas internas y la crisis energética no ha hecho más que aumentar el calor, pero es difícil no darse cuenta de que no han pasado ni cinco meses y en la mayoría de los países occidentales más importantes las autoridades ya están muy metidas en problemas.

El índice de aprobación de Biden ha caído al 30 por ciento, lo que casi garantiza la derrota de los demócratas en el poder en las elecciones de medio término de noviembre, lo que significa poder y conflicto bipartidista a nivel de la Casa Blanca y el Congreso.

Emmanuel Macron ganó las elecciones presidenciales pero perdió las parlamentarias, y ahora su gobierno no podrá contar con una mayoría legislativa.

El principal partido de la coalición de gobierno de Italia se ha dividido: el ministro de Asuntos Exteriores, Luigi Di Maio, ha abandonado el Movimiento Cinco Estrellas, llevándose consigo a otras seis docenas de diputados. Aunque el gobierno de Mario Draghi aún no está amenazado, el motivo de la ruptura fue la cuestión de los envíos de armas a Ucrania.

El mismo problema está minando el gabinete alemán: aunque sólo la oposición, encabezada por el nuevo líder de la CDU, Friedrich Merz, lo ataca públicamente por su lentitud con los suministros, el canciller Olaf Scholz ya debería estar preocupado por la seguridad de la coalición “semáforo” (socialdemócratas, rojos; liberales, amarillo, y verde los ecologistas). “Los Verdes quieren dar más apoyo a Ucrania, mientras que los Liberales Demócratas quieren enfriar su fervor con un cambio a la energía limpia, ya que hay tal crisis con el suministro de gas ruso, es posible posponer el abandono de la energía sucia.

La crisis del poder británico no terminará con la dimisión de Johnson; al contrario, en los dos años que quedan hasta las próximas elecciones parlamentarias, cabe esperar incluso un barajado de primeros ministros al viejo estilo italiano o japonés.

Vasallos de los anglosajones

En otras palabras, parece que los gobiernos de todos los países clave del G7 (las calificaciones del primer ministro canadiense Trudeau tampoco suben) se han vuelto más precarios, y su lucha por Ucrania ha desempeñado un papel destacado en ello. No la lucha en sí, sino sus consecuencias. Pero lo único que nos importa es: ¿cómo afecta esto a su posición sobre Ucrania? ¿Seguirán aumentando sus entregas de armas, con la esperanza de derrotar a Rusia en el campo de batalla, o las tendencias políticas internas negativas les harán ser más cautos? A grandes rasgos, ¿se quemarán o no?

La respuesta es no. Porque no vemos ningún jugador fuerte en ese lado. Sí, no todos los líderes occidentales insisten en derrotar a Rusia; ésta es la posición de los anglosajones, es decir, de Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá.

Las cualidades personales de Biden y Johnson no juegan mucho en este caso: la mayor parte del establishment adopta la misma “postura combativa”. Y los líderes de la Europa continental –Macron, Scholz, Draghi– hablan de boquilla de la escalada y de la “guerra para ganar”, pero se encuentran en la posición de ser dirigidos por los anglosajones. Se obstinan, se frenan, se resisten, pero siguen la “vía europea” anglosajona: la ruptura estratégica con Rusia. Cada mes, Europa se involucra más en la guerra ucraniana, cerrando así la posibilidad de restablecer las relaciones con nuestro país no sólo a corto, sino también a medio plazo.

Se trata de una elección histórica para la propia Europa, que acabará perdiendo tanto a Ucrania como las relaciones con Rusia. Pero, ¿quién lo hizo? ¿Olaf Scholz? ¿Mario Draghi? ¿Emmanuel Macron? La magnitud de estas cifras no se corresponde con los retos a los que se enfrenta Europa, porque han sido incapaces de contrarrestar nada del juego anglosajón contra Rusia a costa de Europa. Aunque de qué se puede hablar, de qué perspectiva histórica, si se ven obligados a sacrificar incluso sus posiciones políticas internas.

Esta es la crisis de liderazgo: la debilidad de las élites nacionales. Esto no quiere decir que las cosas hubieran sido diferentes si hubiera sido De Gaulle. La cuestión es que no hay nadie ni siquiera cercano a Victor Orban entre los líderes de Europa Occidental. Es decir, con un hombre que pone los intereses de su pueblo y de su Estado por encima del juego geopolítico de su socio mayoritario.

Sí, Orban lo tiene en parte más fácil: sólo es responsable de su Hungría, mientras que Macron, Scholz y Draghi se consideran responsables de toda Europa, donde hay un lobby abiertamente rusófobo (y no sólo polacos, sino también funcionarios y políticos euroatlánticos con educación anglosajona). Pero la escala de la personalidad sigue siendo importante. No está claro cómo Macron o Scholz pueden liderar Europa si no se sienten responsables de sus propios países.

No, claro que lo sienten, nos dirán, pero no son los únicos gobernantes: hay un liderazgo colectivo, hay un parlamento, y en las elecciones democráticas generales, la alternancia del poder. Por ello, tienen que crear constantemente coaliciones, girar y buscar la media aritmética, a diferencia de los dictadores autoritarios. La responsabilidad se diluye, los líderes políticos se vuelven superficiales.

Global disorder collapse online by Ingram Pinn

Crisis profunda de liderazgo

Pero todo esto son fantasías y excusas: ese sistema de organización del poder existe en Occidente desde hace cientos de años. La selección negativa estuvo presente en el siglo XIX y en el XX. Pero en tiempos de crisis solía llevar siempre a las personalidades más fuertes a la cima, porque no hay tiempo para mascaradas, hay que salvar a la patria. Pero ahora no existe tal cosa, ni a nivel de Estados europeos, ni mucho menos a nivel paneuropeo. ¿Significa esto que no hay crisis?

No, está ahí, sólo que mucho más profundo de lo que las propias élites occidentales son capaces de entender. Sus siglos de poder e influencia global les han jugado una broma cruel: creyeron que siempre gobernarían el mundo, hasta el punto de que se adelantaron al cambio de rumbo, tanto a la pérdida de iniciativa como al colapso de la confianza (y la reducción de la dependencia) de Occidente por parte del mundo no occidental. E incluso un descenso general de su propio nivel: un descenso del grado de adecuación y apasionamiento.

Cuando todo esto se superpone a una crisis general, es decir, el colapso del modelo anglosajón de globalización, obtenemos lo que tenemos ahora: Putin realmente no tiene a nadie con quien hablar en Occidente en este momento. Y encima Abe fue asesinado, Johnson (por muy enemigo de Putin que fuera) fue destituido.

El único líder occidental profesionalmente competente, Joe Biden, que lleva medio siglo en la política mundial, no puede aceptar la nueva realidad geopolítica. Además, ahora mismo no está en su mejor momento y, sobre todo, dirige un país que vive (y lo sabe) con una mecha encendida bajo sus cimientos. El resto de los líderes occidentales no piensan en términos de décadas, o más bien no se sienten responsables de tales términos.

Así que Putin tiene mucho que hablar y negociar con Xi Jinping, el Presidente de China; con Narendra Modi, el Primer ministro de la India; con Recep Tayyip Erdoğan, el Presidente de Turquía; con Alí Jamenei, Líder supremo de Irán, y no se trata del momento en que están o estarán en el poder, sino del nivel de comprensión de los problemas y del sentido de la responsabilidad histórica. Y también en la escala de la personalidad, por supuesto.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.