Afganistán, el gran engaño Por Fabrizio Casari | altrenotizie.org

Afganistán, el gran engaño Por Fabrizio Casari | altrenotizie.org
Compartir vía:

El bombardeo del aeropuerto de Kabul por parte de la facción afgana-paquistaní del ISIS K presenta un panorama sin precedentes: ocupantes que huyen, terroristas que atacan a terroristas y EEUU emitiendo advertencias durante días sobre un ataque que parecía casi una predicción. Ni las fuerzas de la OTAN ni los talibanes fueron capaces de impedir un ataque que se había anunciado en los medios de comunicación durante toda una semana.

Ciertamente, un terrorista suicida no es fácil de interceptar y la confusión de estas horas no ayuda, pero una zona bajo completo control militar de la OTAN, con la mejor tecnología disponible, no puede interceptar la formación y el establecimiento de una célula del ISIS? ¿Ni siquiera era posible establecer filtros para proteger los objetivos (que son ampliamente conocidos)? No se entiende cómo una fuerza terrorista puede atacar superando un doble nivel de defensa. ¿Misterios afganos? ¿Tiene la OTAN ejércitos de opereta, buenos sólo en las películas, o estamos ante un embalaje del nuevo enemigo útil para los próximos movimientos?

Nueva guerra de guerrillas

Los talibanes controlan ahora casi todo el país. La resistencia de los adversarios de los talibanes se anuncia con la alabada guerra de guerrillas bajo el mando de Ahmad Massoud, hijo de Ahmad Shin Massoud, llamado “el león de Panshir”. Pero parece más una operación mediática que político-militar. El hijo no tiene el mismo seguimiento y carisma que su padre, tiene un modesto seguimiento, muy poca influencia política nacional y aún menos papel internacional y no está dotado de ningún aparato militar capaz de desafiar a las tropas talibanes. Esta nueva guerra de guerrillas, no especificada pero ya tan propagandizada, parece más bien destinada a mantener de algún modo las manos estadounidenses en el país sin tener que pagar el precio de una presencia militar ahora costosa y descalificada.

De hecho, será Estados Unidos quien suministre armas a Massoud y actúe como respaldo político, después de haber firmado los acuerdos de paz con los talibanes, a los que también han dejado armas ligeras y pesadas (que quizá los antiguos estudiantes de teología de Kabul no puedan descifrar, pero que los técnicos militares afganos formados por Estados Unidos les proporcionarán). Ni siquiera el ejército pitufo habría dejado al enemigo helicópteros Uh-60 Black Hawk, helicópteros Apache, helicópteros de reconocimiento y drones militares ScanEagle, más de dos mil vehículos blindados, ametralladoras pesadas, misiles tierra-aire y una cantidad aterradora de munición, dispositivos de escaneo biométrico, equipos de visión nocturna, uniformes y chalecos antibalas, así como armamento ligero. Todo este material fue asignado por Estados Unidos al ejército afgano, que, sin embargo, pasó con armas y equipaje con los talibanes, excepto unos cincuenta aviones que huyeron a Uzbekistán.

En resumen, la política exterior de Estados Unidos es siempre el mismo desorden de cinismo e inexperiencia: con repentina rapidez, los enemigos se convierten en amigos y los viejos amigos se alimentan de los viejos enemigos. Como ya ocurrió con los kurdos de Siria, a los que se les pidió que derrotaran al Isis prometiéndoles un lugar en la mesa de partición de Siria, para luego despedirse apresuradamente y entregarlos de nuevo a la voluntad genocida de los turcos, lo mismo ocurre con los colaboradores afganos. Algunos podrían pensar que hay una contradicción irremediable, o al menos una incoherencia evidente, en la actitud de Estados Unidos, pero hay que entender que lo único que les interesa son las ventajas que pueden obtener, sin importar quién pague el coste.

Biden sigue a Trump

Colocando los peones en su sitio, el panorama se vuelve menos opaco, aunque sea complejo e inquietante. Estados Unidos se retiró de una ocupación militar que no tenía nada que ver con la lucha contra el terrorismo. Por otra parte, el terrorismo tampoco era el problema para los aliados de la OTAN, ya que, como explicó sucintamente el jefe europeo de la OTAN, participaron con el único propósito de proteger a los estadounidenses. Huyeron sin decoro de una guerra sin posibilidades razonables de victoria o incluso de mantener sus posiciones adquiridas. Prolongar un fracaso político y militar no hubiera sido posible y, además, la decisión (que fue de Trump) encajaba bien con la política de reducir el compromiso militar de las zonas de menor importancia estratégica o en las que no había posibilidad de victoria para utilizarla como propaganda política.

Biden, en definitiva, sólo ha aplicado (mal) el plan de la administración Trump. La salida pacífica de Estados Unidos de Afganistán a cambio de la voluntad de reconocimiento internacional del nuevo gobierno de Kabul con el que se comprometerá Washington forma parte, de hecho, de los acuerdos sobre el terreno en cumplimiento de los de Doha. Obviamente, la petición de Estados Unidos de no elegir a China como interlocutor económico será alegremente ignorada: los talibanes son degolladores pero no estúpidos. Pekín les garantizará una rápida creación de infraestructuras e inyectará importantes inversiones para la reconstrucción del país; por supuesto, no lo hará por solidaridad caritativa con el atormentado Afganistán, sino porque representa un elemento central en el paso del proyecto de la Nueva Ruta de la Seda por Asia Central.

Sin embargo, volviendo a Estados Unidos, hay un aspecto decisivo que no debe subestimarse. Parte del negocio principal de la presencia estadounidense en Afganistán era el control de la producción y la distribución de una gran parte de las sustancias opiáceas que se colocan en el mercado internacional de la droga. Los militares obedecieron a regañadientes la decisión política de Biden y ahora se encuentran con un gran problema que resolver.

Los enormes beneficios imposibles de rastrear, que pueden utilizarse para políticas de desestabilización en todo el mundo y para acciones encubiertas de la CIA, deben preservarse de alguna manera de una huida precipitada. Pero una vez fuera, ¿cómo se puede garantizar la continuidad del negocio? Los talibanes no tienen ninguna condescendencia con el cultivo del opio; en el periodo en el que gobernaron el país, la producción se disparó a un ritmo vertiginoso. Por lo tanto, no se puede pedir a los talibanes que cultiven, recojan y envíen opio, pero al menos, pueden mantener abiertas las vías de salida y permitir el trabajo de las estructuras que se han ocupado del problema hasta hace unos días, quizás a cambio de la voluntad de Washington de promover en los foros internacionales, concesiones financieras al nuevo gobierno afgano.

La ruta del opio

Como muchos saben, la ruta de salida del opio afgano era a través de dos vías. El primero, el de mayor volumen, viajó en aviones militares estadounidenses; el segundo, a través de la frontera con Tayikistán. El hecho de que ahora se esté organizando una guerra de guerrillas en la misma región fronteriza con Tayikistán con la bendición de Estados Unidos es una extraña coincidencia y lleva a pensar en ello; pensamientos maliciosos quizás, pero no fuera de lugar.

Formar y mantener una guerra de guerrillas significa ser capaz de asignar soldados y mercenarios bajo la apariencia de entrenamiento, suministro y apoyo logístico y militar. Sin esta guerrilla fantasma, no se explicaría la presencia de asesores militares y mercenarios en la órbita estadounidense. Tener buenos amigos en el camino de los negocios representa una ventaja indiscutible. En definitiva, una guerra de guerrillas que llega justo a tiempo para sacar de apuros al rico negocio del opio.

Por otro lado, es innegable que el aumento de la producción de drogas es más fuerte precisamente allí donde la presencia militar estadounidense es particularmente fuerte (Colombia, Honduras y hasta ayer Afganistán). Se trata de una coincidencia cuando menos inquietante para las almas buenas que no comprenden el vínculo entre la apropiación de uno de los mayores negocios del mundo gracias a las políticas prohibicionistas, necesarias para mantener la producción clandestina de drogas y para mantener el precio de mercado. Para completar el panorama, hay que recordar que los ingresos acaban en manos de quienes controlan la producción y la distribución regulando la oferta, por cierto el mismo país que lidera la demanda mundial.

Estados Unidos se despreocupa: lucha contra los talibanes pero hace tratos con ellos, forma el Isis pero finge combatirlo, e intenta a través de sus aliados del Golfo controlarlo todo. La peor derrota político-militar que Washington podría haber imaginado se ha producido en Afganistán. El daño a su imagen, fiabilidad política y credibilidad militar es enorme. Es una parte importante del declive del imperio.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *