Análisis militar: Rusia destrozará a la OTAN en una guerra directa Por Robert Hunter | American Thinker, Estados Unidos

Análisis militar: Rusia destrozará a la OTAN en una guerra directa Por Robert Hunter | American Thinker, Estados Unidos
Compartir vía:

El 24 de febrero, el presidente ruso Vladimir Putin ordenó la “invasión” de Ucrania. Las fuerzas rusas atacaron en múltiples frentes, sólo para encontrar una feroz resistencia. En respuesta, el ejército ruso ha cambiado de marcha. Ahora avanza lenta y metódicamente, ejecutando una guerra de desgaste contra el ejército ucraniano. El panorama para Ucrania es sombrío. Rusia parece segura de lograr la victoria, aunque con grandes pérdidas y con daños masivos en la infraestructura y la población de Ucrania.

Mientras tanto, Occidente no se ha quedado de brazos cruzados. Rusia es ahora el país más sancionado del mundo. Las tropas ucranianas se entrenan en instalaciones de la OTAN en Alemania. Estados Unidos pasa regularmente información de inteligencia a los militares ucranianos. Hay rumores persistentes de asesores de la OTAN que operan con las tropas ucranianas en combate. La administración Biden también ha proporcionado miles de millones de dólares en asistencia militar, que culminó con un paquete de ayuda de 40,000 millones de dólares.

Aun así, es poco probable que el apoyo de la OTAN impida una victoria rusa. En consecuencia, aumenta la presión para una intervención dirigida por Estados Unidos. Numerosos funcionarios electos, académicos y ex oficiales militares de todo el mundo occidental han pedido la imposición de una zona de exclusión aérea o el despliegue de tropas en Ucrania. El inicio de las hostilidades entre Rusia y la OTAN es ahora una posibilidad real.

Sólo hay un problema con esta propuesta. Una intervención exitosa de la OTAN en Ucrania es una imposibilidad militar. La guerra provocaría daños catastróficos en las infraestructuras de la OTAN en toda Europa y la muerte de miles de soldados aliados. Washington se enfrentaría rápidamente a la tentación de utilizar armas nucleares para restablecer la situación a su favor.

Aunque esta lectura de la situación militar pueda parecer apocalíptica, se apoya en los hechos sobre el terreno. El equilibrio de fuerzas en Europa del Este favorece abrumadoramente al Kremlin, a pesar de los meses de lucha en Ucrania. Las tropas terrestres de la OTAN no están preparadas para intervenir.

Aunque en teoría hay unos 100,000 soldados estadounidenses en Europa, están repartidos por 19 países, desde Portugal hasta Lituania. Una gran parte son paracaidistas ligeramente armados, personal de apoyo o infantería motorizada que poco podrían hacer frente al enorme ejército ruso. En cualquier caso, se tardaría meses en reposicionarlos para la guerra.

Sobre el papel, nuestros aliados de la OTAN poseen miles de tropas, tanques y artillería, pero su profesionalidad en muchos casos es cuestionable. Además, el necesario entrenamiento conjunto a gran escala no se ha producido en décadas. Los oficiales de la OTAN al mando de enormes formaciones de tropas aliadas se verían obligados a improvisar sus procedimientos operativos, una receta para el desastre en cualquier circunstancia, y más aún en un conflicto de grandes potencias.

Se necesitarían años para aumentar el arsenal de la OTAN hasta el punto de poder desafiar con éxito a Rusia en su propio terreno. Incluso entonces, la victoria no estaría asegurada. Es dudoso que la OTAN pueda conseguir la superioridad aérea sobre Europa Oriental.

El historial de combate de las antiguas defensas aéreas de la era soviética contra los misiles de crucero occidentales en Siria ha sido impresionante. Más recientemente, el sistema de defensa aérea S400 se ha empleado con éxito en Ucrania para destruir aviones a distancias superiores a 100 millas. El S550, la línea superior de Rusia, ha destruido con éxito objetivos a distancias de hasta 500 kilómetros en las pruebas y es supuestamente capaz de interceptar misiles balísticos intercontinentales.

Por lo tanto, Rusia posee la capacidad de interceptar el espacio aéreo de una vasta franja de Europa del Este. Cualquier campaña aérea sobre Ucrania se convertiría en un baño de sangre para los pilotos aliados. Al carecer de superioridad aérea, la OTAN se vería obligada a lograr la victoria contra el ejército ruso en combate terrestre. Eso implicaría enviar a decenas de miles de soldados a una picadora de carne en la que las probabilidades favorecen al Kremlin.

No se sabe cómo actuarían las tropas aliadas en un entorno sin superioridad aérea, una situación a la que Estados Unidos no se ha enfrentado desde los primeros días de la guerra de Corea. En cualquier caso, en todos los escalones, desde el batallón en adelante, el ejército ruso posee una superioridad táctica completa sobre sus equivalentes aliados en cuanto a medios militares, desde la guerra electrónica hasta las señales, pasando por la mecanización y los fuegos, especialmente los obuses y la artillería de cohetes.

Merece la pena destacar la superioridad de Rusia sobre la OTAN en materia de fuegos. La artillería desempeña un papel decisivo en la doctrina militar rusa. Cada Grupo Táctico de Batallones (BTG) –la unidad básica de maniobra del ejército ruso, que equivale aproximadamente a una brigada de infantería mecanizada de tamaño reducido en el ejército estadounidense– posee una batería de obuses.

Por ejemplo, alrededor de 80 BTG están luchando actualmente en Ucrania, en comparación con sólo tres brigadas estadounidenses estacionadas permanentemente en todo el continente europeo. El ejército ruso mantiene divisiones enteras de artillería de cohetes a lo largo de su frontera, lo que empequeñece los activos disponibles para cualquier combinación de fuerzas de la OTAN en Europa. En todos los niveles, la cantidad de artillería de la que disponen los mandos rusos supera ampliamente a la de sus homólogos de la OTAN.

Y la ventaja de Rusia no es solamente cuantitativa. La calidad de la artillería rusa en cuanto a entrenamiento, integración con las fuerzas terrestres y rendimiento de las armas también supera ampliamente a la de la OTAN, según un informe de 2017 de RAND (uno de los centros de estrategia de EEUU, manejado por la CÍA y otros órganos de inteligencia). La artillería rusa en todas las clases supera con creces a sus equivalentes estadounidenses, en todas las clases de obuses y artillería de cohetes.

Mientras tanto, el Ejército de Estados Unidos nunca ha llevado a cabo el tipo de campaña integrada con artillería de cohetes que el Ejército ruso está ejecutando con éxito en Ucrania. Los medios de artillería de cohetes estadounidenses en Europa consisten en unas pocas baterías que dependen de una división que existe puramente sobre el papel. El Ejército estadounidense en Europa posee unas pocas docenas de sistemas de misiles MLRS en comparación con varios miles en el Ejército ruso. Tampoco hay indicios de que el Pentágono haya llevado a cabo ningún tipo de preparación para contrarrestar la superioridad táctica rusa en materia de incendios. Los medios para hacerlo simplemente no existen, colocando a las tropas aliadas en una grave desventaja si estalla la guerra.

La OTAN se está preparando para el desastre al considerar una intervención militar en estas condiciones, y más aún al aumentar las tensiones al verter armas y dinero en una causa condenada al fracaso. Esto no quiere decir que el arsenal de la OTAN sea inútil. Sólo los ucranianos han causado miles de bajas. Sin embargo, los funcionarios occidentales deben reconocer que el enemigo tiene un voto.

La respuesta rusa a las hostilidades será devastadora. Podemos esperar que apunten a las infraestructuras de la OTAN en todo el mundo –casi con toda seguridad, incluida la patria estadounidense– con su arsenal de misiles hipersónicos. La pérdida de vidas será inmensa. El daño a los activos militares aliados y a los centros de toma de decisiones tardaría años en repararse.

Mientras tanto, incluso si las brigadas y divisiones de la OTAN consiguieran llegar al frente, se enfrentarían a la perspectiva real de aniquilación a manos del ejército ruso. Simplemente no sabemos cómo reaccionarán los gobiernos occidentales ante la pérdida de miles de soldados.

La inestabilidad política en Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña e Italia, entre otros muchos lugares, no augura el estallido de la guerra. En estas circunstancias, no se puede descartar la posibilidad de que la Casa Blanca opte por revertir cualquier retroceso inicial mediante el uso de armas nucleares.

Rusia y la OTAN se encuentran en el precipicio de una trampa existencial. Una victoria de la OTAN en cualquier tipo de guerra con Rusia en Europa es improbable, sin recurrir a las armas nucleares. La derrota total de la alianza a manos de los rusos es muy probable.

Estados Unidos debe hacer todo lo posible para evitar esta posibilidad desmintiendo cualquier intención de entrar en hostilidades, desistiendo de armar a Ucrania y animando a ambas partes a negociar un acuerdo de paz.

Jesús dijo: “Ponte de acuerdo con tu adversario rápidamente”. Se nos acaba el tiempo para evitar la peor crisis de la historia de la humanidad desde la Segunda Guerra Mundial.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.