Antología de coincidencias: la pandemia, la OTAN y el 24 de febrero Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)

Antología de coincidencias: la pandemia, la OTAN y el 24 de febrero Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)
Compartir vía:

Para entender algunas cosas, a veces es necesario mirar al pasado y reflexionar, incluso desde el punto de vista contrario.

He aquí, por ejemplo, un acontecimiento: la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán. Tres presidentes estadounidenses –Obama, Trump y Biden– prometieron finalizar el despliegue del ejército en Afganistán. La reducción real comenzó bajo Trump. El Acuerdo de Doha (29 de febrero de 2020) firmado entre Estados Unidos y los talibanes fue un detonante importante.

Los estadounidenses se retiraron por completo a condición de que los talibanes se opusieran a Al Qaeda y a sus negociaciones con el actual gobierno de la República Islámica de Afganistán. Sin embargo, había otras condiciones.

Bajo el mandato de Trump, se estableció que 8,600 tropas estadounidenses estarían en el lugar en julio de 2020, con una retirada completa para el 1 de mayo de 2021. Biden trasladó la fecha de finalización de la presencia militar en Afganistán al 31 de agosto de 2021, que ya se ha cumplido. Ya a nadie le importaba porque de todas formas los talibanes se hubieran apoderado de todo el país.

Me vienen a la mente las imágenes de los noticiarios de los últimos días de aquel agosto. Hubo un pánico salvaje entre los afganos que huían de los lugares de evacuación, montones de equipo militar estadounidense abandonados, armas y otras propiedades; hubo disparos de armas pequeñas y explosiones, talibanes sonrientes con Kalashnikovs listos, y la captura del último bastión de la resistencia local –el desfiladero de Panjsher, o la provincia de Panjshir– a principios de septiembre. Y no hay negociaciones con el anterior gobierno. Pero ese no era el trato. ¿Sólo que a quién le importa ahora?

Ahora los talibanes llaman a ese país el Emirato Islámico de Afganistán, tal y como lo llamaron de 1996 a 2001, hasta que fue derrocado por la Alianza del Norte, apoyada por la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF por sus siglas en inglés). O las fuerzas internacionales respaldadas por la Alianza del Norte.

Por qué se fueron de Afganistán

Pocos lo saben pero fue la ISAF la pionera en esto. La Fuerza Internacional, si se dejan de lado algunas minucias, fue una creación exclusiva de Estados Unidos. Este mocoso terminó sus 20 años de actividad con un resultado nulo. Los talibanes han vuelto al poder. Todo se ha ido como el humo de las manzanas blancas.

Así pues, las tropas de la coalición estadounidense se han retirado de Afganistán. EEUU tiene a 8,600 soldados con experiencia reciente; los británicos, alemanes e italianos tienen aproximadamente mil soldados cada uno. ¿Y ahora qué? Además, estas fuerzas deben ser enviadas a casa, o a algún lugar.

Aquí, por ejemplo, se sugiere una posible utilización. A mediados de abril de 2021, cierto alto funcionario de la administración estadounidense dijo: “Una de las razones por las que el presidente y su equipo han estado tomando medidas prudentes sobre Afganistán es para liberar el tiempo, la atención y los recursos de nuestros dirigentes y militares y concentrarse en lo que consideramos los desafíos clave del siglo XXI, y que están relacionados principalmente con la región Indo-Pacífica”.

En mayo de 2021 se consideró la posibilidad de trasladar las fuerzas a Uzbekistán, Tayikistán, los países árabes, e incluso a barcos en los mares, pero aún más cerca de Afganistán.

¿Se puede creer esto? Por un lado se podría, por otro no. El propio Biden declaró aproximadamente lo siguiente: no tiene sentido permanecer en Afganistán y gastar recursos en personas que no quieren luchar. ¿Es esta la verdadera razón? El despilfarro de dinero no es un argumento favorito de los capitalistas.

Además, las crecientes capacidades de la República Popular China (CPC) están obligando a Occidente a tomar medidas disuasorias, como ya hizo contra Rusia. El 15 de septiembre de 2021 se creó el bloque militar de Estados Unidos, Reino Unido y Australia (AUKUS). Merece la pena prestar atención a la fecha. Por supuesto, el nuevo bloque requerirá nuevo personal. Sólo que aún no hay datos sobre la consolidación de la nueva estructura, por ejemplo, con personal. La región de Asia-Pacífico ya cuenta con suficientes efectivos en numerosas instalaciones militares, incluidas las bases de Estados Unidos.

¿Cómo se puede evaluar si la idea de reubicar a los estadounidenses más cerca de China fue una coincidencia, o tenía la intención de intimidar a China para el futuro? Podemos suponer que fue un intento de intimidar a China. Y aquí hay una replanteamiento: si las tropas no van al extremo occidental del Pacífico, ¿a dónde van?

Se ha informado de que algunas unidades que antes estaban en Afganistán y se habían retirado a Estados Unidos han sido trasladadas a Europa. Entre ellos se encuentran las fuerzas y los medios de la 82ª División Aerotransportada, que llegaron a Polonia y Rumanía a principios de febrero de 2022.

Por lo tanto, están apuntando a Europa. La acumulación de tropas americanas en esa parte del territorio se ha hecho evidente. Con Trump se hablaba de unos 50,000 efectivos en 2020. Aunque existe cierta confusión sobre el número de tropas estadounidenses en Europa, tomemos esta cifra como base. Ahora (con Biden) la cifra supera los 100 mil.

Un plan de larga duración

Hay que recordar que ya en 2020 se planificó un gran ejercicio de traslado de tropas de muchos miles de personas desde EEUU a Europa durante el ejercicio a gran escala “Defender Europe 2020” (Defender Europe 2020, enero-julio). La zona principal del ejercicio fue Polonia y los países bálticos.

Estaba previsto que participaran hasta 45,000 militares de 18 estados. La parte básica debía ser proporcionada por EEUU: 20 mil del ejército regular y 7 mil de la Guardia Nacional debían ser transferidos desde el continente, 9 mil desde Europa; en total, 36 mil militares. Pero el coronavirus se interpuso. El alcance de este ejercicio y de otros ejercicios militares del bloque acordados tuvo que ser reducido. Según el Ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, el ejercicio iba a ser el mayor en 30 años.

Al parecer, se produjeron incoherencias durante el ejercicio que tuvieron que ser resueltas. Es de suponer que el sistema de gestión de la cada vez más numerosa agrupación de fuerzas y activos no se adaptaba bien. Por lo tanto, en octubre de 2020 en Alemania, los estadounidenses reconstituyeron el 5º Cuerpo de Ejército (AK) en el Mando de Europa y África del Ejército de los Estados Unidos (USAREUR-AF, Wiesbaden).

El cuartel general avanzado del cuerpo está desplegado en Poznan, Polonia. Esto es sólo en octubre de 2020. ¿Siguen sin hacer nada bueno entonces? ¿Y se puede atribuir a sucesos aleatorios? Ya no se puede. El enemigo estaba trabajando según un plan de larga duración. No hay sorpresas.

También podría decirse que el coronavirus no tuvo nada que ver. Se dieron cuenta, aunque no inmediatamente, de que el sistema de mando y control no estaba en absoluto preparado para hacer frente a tal escala, redujeron las actividades y se pusieron a reforzar las capacidades de los órganos de gestión militar. No hay nada accidental ni inexplicable.

Las deficiencias detectadas en 2020 se abordaron en 2021 durante el ejercicio Defensor de Europa 2021 (marzo-junio). En ella participaron 31 mil hombres de 27 países y territorios adicionales, la parte sur del flanco oriental de la OTAN. El cuartel general del 5º AC americano dirigía ahora con confianza las actividades. El sistema estaba bien establecido.

También en este caso había que superar las deficiencias. Parece que el sistema de control de la artillería de campaña debe ser mejorado. Así que después de este ejercicio el previamente abolido 56º Mando de Artillería de Campaña (Mainz-Kastel, FRG) fue restablecido dentro de la misma USA-REUR-AF desde agosto hasta noviembre de 2021. Este mando se desplegó de nuevo para organizar la eliminación de los objetivos en Europa.

Se podría hacer otra pregunta (ahora obviamente estúpida): ¿por qué lo hacían? Hoy en día la respuesta es bastante sencilla: asegurar la conducción de las hostilidades por parte del régimen ucraniano, ya sea contra las repúblicas del Donbass o contra Rusia. No hay nada al azar.

Las armas desplegadas en Europa

Si recuerdas un evento anterior, puedes comprobarlo: el 30 de noviembre de 2018, el Ejército de Estados Unidos redesplegó la 41ª Brigada de Artillería de Campaña en Alemania (Grafenwöhr, Baviera). La brigada está armada con el M270A1 MLRS (Sistema de Cohetes de Lanzamiento Múltiple) y el M142 HIMARS (Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad), entre otros. ¿Por qué lo necesitan? ¿Sólo otro accidente? En absoluto.

La dependencia de este tipo de MLRS parece haber tardado mucho en producirse. Estas son las características y los beneficios percibidos de estas armas:

Los MLRS están diseñados para disparar granadas propulsadas por cohetes (RPG) y misiles balísticos (GBM).

Los proyectiles son de gran calibre (227 y 240 mm) y tienen un alcance de 45 a 84 kilómetros, según el tipo.

En el caso de los misiles guiados con sistema de navegación inercial y por satélite el GPS es muy preciso.

Las ojivas son ojivas de racimo.

El M270 es de oruga con 12 rondas y el M142 es de rueda con seis rondas.

Ambos pueden ser armados con varios tipos de ATACMS (Sistema de Misiles Tácticos del Ejército) con un alcance máximo de 300 km.

El M270 está equipado con dos misiles balísticos y el M142 con uno. Es posible aumentar el alcance hasta 500 km utilizando el nuevo PrSM (Precision Strike Missile).

Debido a la mejora del rendimiento en comparación con el ATACMS, el M270 tendrá cuatro misiles y el M142 tendrá dos.

Las ventajas distintivas de estos MLRS son el alto rendimiento de los proyectiles/misiles, la alta cadencia de fuego, la alta movilidad y, como resultado, el buen sigilo y la baja vulnerabilidad. Al mismo tiempo, la cabeza nuclear puede montarse fácilmente en el misil.

Estos sistemas de misiles han sido promovidos durante mucho tiempo en nuestro territorio. Por primera vez en Europa, los HIMARS M142 se desplegaron en Estonia durante el ejercicio de la OTAN Saber Strike 2016. Luego, en noviembre de 2020, aparecieron en Rumanía.

Más recientemente, el M142 estadounidense y dos M270 británicos fueron disparados contra objetivos de entrenamiento en Estonia durante el ejercicio “Defender of Europe 2022” el 24 de mayo pasado. Los británicos dispararon desde la zona del polígono militar central de Estonia, cerca de Tallin, y los estadounidenses desde el cabo (pueblo) de Undva, en la isla de Saaremaa. Esto fue sólo para bloquear nuestra salida del Golfo de Finlandia al Mar Báltico. De Tallin a San Petersburgo en línea recta hay poco más de 300 km, y aún menos hasta la propia frontera rusa.

Concentrar las fuerzas contra Rusia

Pero eso no es todo. Ese mismo día, un M142 estadounidense, transportado por un avión de transporte militar C-17 estadounidense desde la base aérea de Ramstein (Alemania), se precipitó en el Mar Báltico, en la isla danesa de Bornholm. La distancia entre Bornholm y Kaliningrado es de aproximadamente 360 km. Desde la isla se puede vigilar un tramo del Mar Báltico de orilla a orilla, que tiene unos 170 kilómetros de ancho en esa zona. Los comentarios sobre el evento mediático son una demostración de las capacidades militares del bloque para Rusia.

Los MC-130J de Ramstein también transportaron por aire dos M142 a Rumanía. Se realizaron lanzamientos de RS hacia el Mar Negro. Después fueron devueltos rápidamente a Alemania. No tiene mucho sentido este tipo de maniobras si el fuego se realiza con misiles convencionales y balísticos. Pero si los misiles balísticos tienen cabezas nucleares, la amenaza aumenta significativamente.

Podemos volver a Afganistán, de donde se retiró la coalición, teniendo en cuenta las siguientes circunstancias. No tenía sentido permanecer allí mientras se planificaba una guerra en Europa. El riesgo de no poder hacer frente al enemigo en dos frentes era demasiado grande. Dada la situación en torno a China, era posible conseguir un tercer frente. Esto ya era demasiado.

Hay más consideraciones, pero éstas son suficientes. No quisieron instalarse en Asia, se fueron y concentraron sus recursos en Europa del Este.

A partir de aquí, lo “accidental” se vuelve fatalmente lógico. Naturalmente, los medios de “Artillería de Campaña” (PA) de largo alcance necesitan un buen apoyo de inteligencia. Preferiblemente en tiempo real. Esta agilidad, junto con la precisión necesaria para determinar las coordenadas y el estado del objetivo, sólo puede ser proporcionada por tropas de alta tecnología. O de los Estados, más ampliamente, y teniendo en cuenta las capacidades de adquisición de datos de, por ejemplo, los sistemas de vigilancia por satélite de doble uso o puramente civiles. O los sistemas de comunicación/transmisión por satélite. Ciertamente, el 56º Mando de AP del Ejército de Estados Unidos dispone de estos datos. Los mismos datos se transmiten a las fuerzas de seguridad del régimen de Kiev, lo cual nunca ha sido ocultado.

La Asistente del Presidente/Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jennifer Psaki, informó en una sesión informativa con periodistas el 3 de marzo: Washington está pasando a Ucrania datos de inteligencia en tiempo real sobre las fuerzas rusas. Citó como fuente principal una constelación de satélites estadounidenses. Al mismo tiempo, Psaki dijo: “Llevamos meses haciendo esto”. Algunos lo han traducido como “muchos”. Lástima que no haya especificado cuántos meses “antes” de esto Estados Unidos había estado transmitiendo información.

En una audiencia del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes de Estados Unidos celebrada el 17 de marzo, varios jefes militares informaron sobre la cooperación con el régimen de Kiev en materia de transferencias de inteligencia.

Entre ellos se encuentran el Subsecretario de Defensa para Inteligencia, Ronald Moultrie, el Director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, Scott Berrier, y el Comandante del Cibercomando del Ejército y Director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Paul Nakasone. La NSA, en particular, realiza reconocimientos radioelectrónicos. La evaluación general de los militares es que la transferencia de información y de inteligencia al régimen ucraniano es “mejor que nunca”.

A woman cries as she holds her baby, near to her house damaged by shelling, in Horlivka, eastern Ukraine, Thursday, June 11, 2015. At least four people including a child were killed by shelling in east Ukraine on Thursday. (AP Photo/Mstyslav Chernov) ORG XMIT: XAZ120

Información para ejecutar masacres

El 7 de abril, el Secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, confirmó personalmente por primera vez la transferencia de datos de inteligencia, incluso sobre objetivos en el territorio controlado por la DNR y la LNR.  Austin se dirigía a los miembros del Comité de Servicios Armados del Senado.

Veinticuatro horas más tarde, el programa de noticias vespertino estadounidense PBS NewsHour irrumpió en las ondas con el portavoz del Ministerio de Defensa estadounidense, el contralmirante John Kirby. Parece que ha tratado de suavizar las palabras de Austin, desviando la atención hacia la idea de transmitir información “útil para la defensa”. También lo comentó muy bien: lo estamos intentando, y la información “se puede utilizar”.

Kirby, por supuesto, tiene credenciales iniciales de actuación. El viernes 29 de abril casi derramó una lágrima en una sesión informativa cuando habló de “atrocidades militares rusas”, como siempre basadas en videos fabricados por el régimen de Kiev. Todo fue un acto de grandilocuencia. ¿Por qué no lloró cuando presentó material no escenificado sobre la muerte de inocentes a manos de los ucranianos?

Desde el 20 de mayo, Kirby es el Coordinador de Comunicación Estratégica del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Depende de Jake Sullivan, Asistente del Presidente de los Estados Unidos para Asuntos de Seguridad Nacional. Me pregunto si esto debe considerarse un ascenso o un descenso.

Kirby estuvo a punto de sufrir de nuevo cuando el 21 de junio informó de la “conmoción” de las autoridades estadounidenses al enterarse de que Rusia (según el secretario de prensa de la presidencia rusa, Dmitry Peskov) permitía “la posibilidad de la pena de muerte para dos ciudadanos estadounidenses que estaban en Ucrania”. Al fin y al cabo, sólo estaban allí, sin hacer el mal, pobres bastardos. Debería haber llorado, recordando a los virtuosos ciudadanos estadounidenses. Kirby: llama a Denis Pushilin, pregúntale cómo van las cosas. Te lo explicará todo cordialmente.

Hay más, como siempre. En la conferencia del “Center for a New American Security” (CNAS, Washington, D.C.) del 14 de junio de 2022, el subsecretario de Defensa para Asuntos Políticos, Colin Cole, informó que EEUU proporcionará a los nazis ucranianos M142 HIMARS y “lo que sea necesario para atacar objetivos en territorio ucraniano”. Colin Cole fue confirmado por el Senado para el cargo el 28 de abril de 2021 a propuesta de Biden. Y, como siempre, a este Cole se le encarga una vigorosa lucha contra Rusia. El agravamiento indicado anteriormente va de fecha en fecha. No hay nada de casualidad en ello.

Una antología de «accidentes» no aleatorios

Como confirmación de la existencia de inteligencia, Dmitry Rogozin, jefe de Roscosmos, dijo en una entrevista con “Rossiya 24” el 18 de junio: la inteligencia espacial es transmitida por “Lockheed Martin, Boeing y otras empresas, también privadas, como Space X”. Esta última empresa (propiedad de Ilon Musk) debe transmitir los datos a través de los satélites del sistema Starlink a los terminales terrestres.

Los mismos estadounidenses hablaron o se jactaron, ya no importa, de que su inteligencia permitió a las tropas ucranianas derribar un avión de transporte ruso con “cientos de paracaidistas” cerca de Gostomel, golpear a un grupo de oficiales de alto rango y de las Fuerzas Armadas rusas que llegaron a la zona de guerra, golpear al crucero de misiles “Moscú”.

A continuación, el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresó su “preocupación” por los casos de filtración de información de las agencias de seguridad subordinadas. Además, Biden llamó especialmente la atención sobre la ocultación de información sobre la cooperación con el régimen de Kiev por parte de la CIA, no del Ministerio de Defensa. A principios de mayo, Biden amonestó a los jefes de ambas agencias, así como a la Directora de Inteligencia Nacional, Euryla Haynes. El 7 de mayo, el jefe de la CIA, William Burns, negó oficialmente haber entregado datos al régimen ucraniano, alegando que tenía más información que Estados Unidos.

De nuevo, ¿es una coincidencia que el Senado estadounidense aprobara sin objeciones a William Burns como director de la CIA el 18 de marzo de 2021, sucediendo a Gina Haspel? Muchos creen, incluido el secretario de prensa del presidente ruso, Dmitry Peskov, que Burns conoce bastante bien la situación en nuestro país (¿y realmente es así?), sobre todo teniendo en cuenta que fue embajador de Estados Unidos en Rusia en 2005-2008, aunque desde entonces ha corrido mucha agua. Sí, también se pueden recordar sus palabras: No se puede entender a Rusia por el cerebro, y no se puede medir por la medida común. Por regla general, decimos esto de nosotros mismos, y mucho menos de otras personas.

Me gustaría señalar que Biden tuvo especialmente en cuenta su experiencia laboral previa, bastante amplia, y su capacidad de análisis. A decir verdad, aquí, como siempre, se da una circunstancia bien conocida: muchos proyectos, compuestos por analistas de distintos colores, incluidos los del Estado Mayor alemán durante la Segunda Guerra Mundial, por decirlo suavemente, no han resistido la prueba del tiempo.

Por cierto, Burns recibió premios de Francia, Alemania, Japón e Italia por su trabajo. Una evaluación analítica muestra que este cuarteto incluye tres países del antiguo eje nacional-fascista-militarista Roma-Berlín-Tokio. Por supuesto, se podría desarrollar más la idea, pero aquí, en general, se trata de otra cosa.

Las coincidencias que no lo son

Volvamos a la transferencia de inteligencia. Algunas de las informaciones anunciadas por fuentes no identificadas no están confirmadas. Pero, de nuevo, esto no es importante. Lo importante es que el bando contrario reciba y utilice la inteligencia de los demás.

¿Pueden explicarse los siguientes sucesos por coincidencia?

El 12 de abril, varios medios de comunicación informaron del despliegue de un “grupo secreto de vigilancia de la OTAN” cerca de Odessa. El grupo incluía, entre otros, a empleados de la empresa militar privada rumana “Nordstarsupport Group”. La tarea del grupo era determinar las coordenadas de los barcos a una distancia de hasta 200 kilómetros. Al día siguiente, el crucero Moskva sufrió graves daños y el 14 de abril se hundió. La parte ucraniana afirmó que el barco fue alcanzado por un misil antibuque Neptun.

Otro suceso, no confirmado oficialmente: el 17 de junio, dos misiles antibuque Garpoon alcanzaron un remolcador ruso cerca de la isla de Serpiente. Así lo informó en particular el periodista Dan Lamothe, del diario The Washington Post, en su cuenta de Twitter, citando una fuente del Pentágono. También declaró que el momento del impacto fue captado desde un dron Bayraktar TB2.

Según otros medios de comunicación, un UAV (dron) de reconocimiento estratégico estadounidense RQ-4B Global Hawk, del 7º Escuadrón de Reconocimiento de la Fuerza Aérea estadounidense, procedente de la base naval de Sigonella (Sicilia), se encontraba cerca de esa zona sobre el Mar Negro una hora antes del ataque. Los misiles Harpoon, de fabricación estadounidense, fueron transportados por avión desde Dinamarca. ¿Estaba el RQ-4B en esa zona de nuevo por casualidad?

Y aquí están los datos de nuestro Ministerio de Defensa. El teniente general Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa ruso, dijo en una sesión informativa el 21 de junio que durante el segundo ataque (el primero fue antes del 9 de mayo) en la madrugada del 20 de junio en la Isla de la Serpiente, llevado a cabo por las tropas del régimen de Kiev, un vehículo aéreo no tripulado estadounidense RQ-4 Global Hawk estaba de nuevo en la zona del enfrentamiento.

Los aviones de patrulla antisubmarina Boeing P-8A Poseidon de la Marina de Estados Unidos también llevaron a cabo el reconocimiento de la situación en las áreas de la ubicación del crucero “Moscú” y la Isla de la Serpiente desde el territorio de Rumanía.

Además de los satélites comerciales estadounidenses Worldview-1 y Worldview-3, pertenecientes a la empresa operadora de satélites comerciales Maxar Technologies, también participaron en la misión de reconocimiento. No son accidentes, son patrones.

Y ahora… el Covid-19

Es posible evaluar la “casualidad” del descenso de la incidencia del coronavirus en todas sus variedades. Ya se sabe que los biolaboratorios estadounidenses del territorio controlado por el régimen de Kiev fueron evacuados (liquidados) aproximadamente una semana antes de que comenzara nuestra Operación Militar Especial (OME). Resulta que el 17 de febrero dejaron de trabajar por completo. Por supuesto, no cesaron sus operaciones inmediatamente. Obviamente, la reducción de personal había comenzado algo antes.

Ahora miramos y comparamos: el número máximo de nuevas infecciones en Rusia fue el 11 de febrero de 203,949. Después, el número de infectados se redujo considerablemente. A mediados de junio había unas tres mil personas al día. ¿Fue una coincidencia que esto sucediera?

Podemos compararlo con el descenso de la tasa de enfermedad global. Tomemos el número de personas que enfermaron en nuestro país el 11 de febrero y, por ejemplo, el 15 de junio: 2,718. La relación entre el pico y los datos de junio es de 75 veces. En el mundo, el 11 de febrero estaban enfermas 2,429,628 personas; el 15 de junio, 715,610 personas. La proporción es de 3.4 veces. Aunque se tomara el número mínimo de enfermos en el mundo registrado el 18 de junio, 224,454 personas, la proporción seguiría siendo baja: 10,8 veces.

Resulta lo siguiente: tan pronto como se inició el OME, tuvimos una disminución dramática en el número de enfermedades. Casi al mismo tiempo, el número de enfermedades comenzó a disminuir en todo el mundo. De nuevo, la pregunta es: ¿hasta qué punto es una coincidencia? La respuesta en la punta del bolígrafo es que no parece ser una coincidencia en absoluto. Nuestra SWO ha bloqueado inequívocamente los canales de enfermedad de los territorios fronterizos.

Entonces, ¿resulta que algunos mensajeros nos lo traían activamente? En este caso, nuestros expertos deberían investigar el asunto y revelar los culpables a la opinión pública. A decir verdad, no hay un punto muy claro en el caso del coronavirus: el número de fallecidos por cada 100 mil personas en nuestro país es mayor que en el mundo. Hay aproximadamente 260 personas en nuestro país y 81 en el mundo. Es imposible explicar cuál es el problema. Pero debería haber una explicación.

Resulta que se organizaron altas tasas de enfermedad para nosotros en el lado enemigo. El 17 de enero de 2022, por ejemplo, el China Daily informó del descubrimiento de la cepa omicrónica del coronavirus SARS-CoV-2 (nueva en China). Tras examinar el primer caso, los expertos chinos llegaron a la conclusión de que la cepa había sido introducida en el Reino Medio por un paquete postal procedente de Canadá a través de Estados Unidos y Hong Kong. Es un caso interesante que lleva a pensar en la responsabilidad y, admitámoslo, en la venganza.

En el caso de los sistemas de artillería y misiles occidentales suministrados al régimen de Kiev, podemos decir que los datos para disparar se proporcionan desde el exterior. Y luego hay que recordar que el 56º Mando de Artillería de Campaña del Ejército de Estados Unidos es responsable de la planificación y el uso de la artillería de campaña en toda Europa.

El círculo está casi completo. Si añadimos que los datos en tiempo real proceden de la inteligencia occidental, el círculo puede cerrarse por completo.

No cabe duda de que los misiles MLRS M142 y M270 –cuya entrega al régimen de Kiev se ha anunciado– se utilizarán en zonas pobladas. Ahora los nazis disparan “Grads” (122 mm, 40 guiados, hasta 40 km), “Hurricanes” (220 mm, 16 guiados, hasta 36 km) y “Smerchas” (300 mm, 12 guiados, 120 km) contra zonas residenciales y objetos civiles. También se utilizará “M”.

Y parece que en caso de disparar contra objetivos militares, los ucranianos actuarán de acuerdo con los planes del mando americano, incluidos los planes de los planificadores del 56º Mando de Artillería de Campaña.

Bueno, hay una razón por la que se reconstituyó. Lo han preparado todo con antelación. Incluido el ejército ucraniano. Sólo el “perezoso Joe” no habló de ello. Han reunido a las tropas y han organizado el sistema de control. Todo según la ciencia. Y seguimos hablando de una solución pacífica al conflicto. Sólo perdíamos gente y tiempo. En la punta de la lengua: el Comando 56 del Ejército de Estados Unidos debe ser destruido.

Las armas en poder de Ucrania

En el contexto de los MLRS de largo alcance, resulta tibio el tema de las entregas occidentales de artillería de campaña de 122, 152 y 155 milímetros. Se trata de obuses remolcados D-30 de 122 mm de Estonia (9); 20 unidades RM 70 Vampire checo de 122 mm (el equivalente al Grad, con doble armamento reactivo, 40 cohetes); 16 o 18 cañones de artillería autopropulsada Gvozdika de 122 mm 2S1 (30-33) y 20 o más VZ.77 Dana y/o Dana2 de 152 mm, Zuzana eslovaco de 155 mm.

SAU belga de 155 mm M109A4BE (más de 20 recomprados por los británicos para su transferencia), obuses remolcados de 155 mm “de desembarco ligero” M777 de EEUU (108 unidades), Australia (6 unidades) y Canadá (4 unidades), SAU M109A3GN de 155 mm de Noruega (22 unidades), obuses autopropulsados/remolcados FH70 italianos (número desconocido) y MLRS Grad polacos (20 unidades).

2S1 “Gvozdika” SAU (20 piezas), 155 mm SAU Krab (18 piezas), 155 mm SAU Panzerhaubitze (PzH) 2000-NL holandés con proyectiles alemanes (18 piezas), 155 mm SAU CAESER francés (18 piezas). En esta lista hay al menos 292 piezas de artillería de gran calibre y 40 MLRS de 122 milímetros.

Algunos sistemas de artillería pueden utilizar proyectiles corregidos (también llamados guiados). Se trata principalmente del M777 americano y del Krab polaco. Los medios de comunicación informan de que los misiles guiados M982 Excalibur ya han sido entregados a las formaciones nacionalistas del régimen de Kiev, mientras que los obuses M777A2 para disparar dichos proyectiles han sido entregados desde Canadá.

El 21 de junio, el Gobierno alemán dio a conocer oficialmente los detalles de las entregas de armas. En cuanto a la artillería de campaña, se trata de siete obuses autopropulsados Panzerhaubitze 2000 y tres MLRS MARS II. El MARS II es la modificación alemana del M270 MLRS estadounidense. Más información sobre los MLRS. Estados Unidos ya ha entregado cuatro M142 HIMARS, y promete ocho unidades más para finales de junio. Los británicos prometen suministrar tres MLRS M270B1.

También se pueden esperar SAU británicos de 155 mm AS-90 Braveheart (20 unidades). Si añadimos estas piezas de artillería a la lista anterior, el resultado será de al menos 319 cañones, 40 MLRS de 122 mm y 18 MLRS de mayor calibre (12 M142 y seis M270). El total es de más de 377 piezas de artillería de campaña.

De nuevo, no es casualidad que los alemanes hayan desclasificado sus datos exactamente el 21 de junio. Entienden muy bien que el 22 de junio recordamos la fecha del inicio de la Gran Guerra Patria y lloramos por las víctimas. No podían publicar el 22 de junio, sería una provocación demasiado descarada, pero cagarse en la víspera… “por favor, límpiense, rusos”. Tampoco debemos olvidar eso.

La llanura quemada

Fue el 22 de junio cuando el embajador del régimen ucraniano en Alemania, Andriy Melnyk, se alegró más de la entrega de armas alemanas.

Me viene a la mente la canción de Vladimir Vysotsky “Soldados del Grupo Central” con la letra: “A través de la llanura quemada // metro a metro // marchan a través de Ucrania // soldados de la banda ‘Tsentr’…”.

Adelante, señores, busquen a sus novias rubias. Sólo ten en cuenta que allí, más adelante, ya te están esperando las relucientes bayonetas rusas.

Perdido en el cúmulo de acontecimientos: ¿ha entregado Portugal los antiguos obuses de campaña M114 americanos que había prometido?

El 12 de junio de 2022 en Donetsk se encontró sin explotar un proyectil de cassette del CAESER SAU francés, aunque los franceses aseguraron al mundo entero que se desharían de esas municiones hace unos 15 años. Deberíamos enviar este caparazón como un paquete a Macron.

La pregunta es si los nazis utilizan accidentalmente este tipo de municiones. Para empezar, ¿cómo han llegado a sus manos? ¿Quién en Francia los vendía o los suministraba? ¿Cuánto de esto tenía como objetivo desacreditar a las autoridades francesas, especialmente desde que Macron ha hablado de tener que negociar con Rusia? ¿O se trata de una provocación al 100% por parte de la junta de Kiev?

Los políticos occidentales y los militares afirman hipócritamente que el uso de estas armas después del traspaso ya está fuera de su competencia. Pero la evaluación en el otro lado está bien dentro de su competencia. Con sus acciones no hacen más que alimentar la sed de los ucranazis de destruir a los civiles fuera de su control. Y, por supuesto, Occidente lo sabe pero no se detendrá.

En los últimos días se ha intensificado el bombardeo de civiles por parte de las “autoridades” de Kiev. Ya no se mata a la gente sólo con armas “locales”. Los proyectiles de 155 mm estándar de la OTAN están entrando con fuerza. El mayor alcance de los proyectiles permite alcanzar zonas de Donetsk antes inaccesibles.

La intensidad de los bombardeos ha alcanzado los seiscientos al día. Justo antes de que el presidente francés Macron, el canciller alemán Scholz y el primer ministro italiano Draghi llegaran a Kiev (16 de junio de 2022). ¿Es esta la forma bárbara en que el desgobierno de Ucrania intenta atraer la atención del “público” mundial?

Silencio occidental ante las masacres en Donbass

El “público” alemán, representado por la cadena de televisión pública Das Erste (“El primero”) en el programa de noticias Tagesschau, ha convenido en culpar a Rusia del tiroteo de mayo contra personas en el mercado de Donetsk por parte de ucronazis, ocurrido el 13 de junio de 2022. Ese mismo día, los nazis bombardearon una maternidad en la calle Panfilova de Donetsk. Ni los medios de comunicación alemanes ni ningún otro medio “mundial” se dieron cuenta de ello.

Sin embargo, el crimen provocó la condena de la ONU. Stephane Dujarric, secretario general de la organización, declaró que “los bombardeos contra las instituciones médicas son inaceptables”. ¿Pero quién le ha escuchado, salvo nuestros medios de comunicación? Los occidentales distorsionaron la situación y cuestionaron la autenticidad del hecho. Dmitry Polyansky, representante permanente adjunto de Rusia ante la ONU, expresó su indignación al respecto. Occidente permaneció imperturbable e inmutable.

Sí, Occidente espera conseguir algo con estos actos de barbarie… Pero, ¿qué quieren conseguir? Nada bueno. Por la sangre rusa derramada tendrán que responder.

Nuestro Comité de Investigación ya está difundiendo información sobre las acciones de búsqueda contra los soldados ucranianos que destruyeron civiles y ciudades en el Donbass. Los antiguos soldados valientes de los “artistas” de Kiev están testificando en consecuencia: quién dio las órdenes, cuándo, dónde y cómo dispararon. Este es el resultado lógico de las acciones del régimen racista. Entonces habrá sentencias. Nadie va a ninguna parte. Todavía habrá que dar respuestas. Para eso está una Operación Militar Especial.

La Comisión de Investigación también ha registrado el uso de municiones de racimo de fabricación francesa, prohibidas internacionalmente.

Por lo tanto, los dos puntos son la artillería de campaña de fabricación occidental y la inteligencia. Parece que estos dos factores representan ahora la mayor amenaza. Nadie va a ceder. La situación se ha construido hace tiempo y con diligencia, sin tropiezos ni movimientos fortuitos.

¿Cuál podría ser el enfoque para reducir la amenaza? Se podría, por supuesto, aumentar la agrupación de tropas. O puedes mover otros hilos. Por ejemplo, un acuerdo con China sobre el intercambio de inteligencia, que es muy relevante para ellos en este momento. También sería bueno que tuviéramos más información sobre la situación en esa región.

Deberíamos suministrar a Irán sistemas decentes de defensa de misiles tierra-aire S-300 o 400. En su día pidieron el S-300, pero no funcionó. ¿Qué quieren ahora? Que controlen el Estrecho de Ormuz y el Golfo Pérsico. Tendrán que ayudar con la inteligencia. Eso no es una pregunta.

Podemos dar armas a las personas que están dispuestas a luchar contra las fuerzas del mal por la independencia, la libertad y la democracia. Proporcionarles, de nuevo, inteligencia. Es decir, participar en su propia creación, y luego ver lo que resulta de la misma.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.