Asia Central: trampolín contra Rusia, China e Irán Instituto de Estrategia Rusa | RUSSTRAT

Asia Central: trampolín contra Rusia, China e Irán Instituto de Estrategia Rusa | RUSSTRAT
Compartir vía:

El Subsecretario de Estado para Asuntos de Asia Meridional y Central, Donald Lu, visitó del 23 al 27 de mayo de 2022 Kirguistán, Uzbekistán, Tayikistán y Kazajistán como parte de una delegación estadounidense. El propósito oficial era “fortalecer las relaciones de Estados Unidos con la región”.

Propósitos ocultos

A juzgar por la composición de la delegación, que incluía al Director Principal del Consejo de Seguridad Nacional para Rusia y Asia Central, Eric Green; a la Subsecretaria de Defensa para Afganistán, Pakistán y Asia Central, Rebecca Zimmerman; a la Administradora Adjunta de la Agencia Estadounidense para Asuntos Asiáticos, Anjali Kaur; y a la Jefa Adjunta de Políticas de la Corporación Internacional de Financiación del Desarrollo de Estados Unidos, Naz El-Khatib, el propósito es algo diferente. Por ejemplo, promover la cooperación militar y técnica junto con el “poder blando” en forma de iniciativas cívicas (como “los valores compartidos y el apoyo de EEUU al empoderamiento de las mujeres”), promovidas a través de la expansión de las actividades de las ONG.

Por cierto, gran parte de la delegación son miembros de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID). Este es el segundo viaje de altos funcionarios estadounidenses a la región. Anteriormente, del 11 al 16 de abril de 2022, la subsecretaria de Estado estadounidense para Seguridad Civil, Democracia y Derechos Humanos, Uzra Zeya, visitó Kazajistán y Kirguistán.

Cómo suelen acabar las iniciativas de promoción de la “sociedad civil” puede verse en los recientes acontecimientos de enero en Kazajstán, las numerosas revoluciones en Kirguistán, donde varias ONG patrocinadas por Occidente han desempeñado un papel no menor. En cuanto a la cooperación militar, tampoco son “primeros pasos”. Washington lleva mucho tiempo suministrando armas a Kazajistán, Uzbekistán y Turkmenistán. Los ejércitos de Kazajstán y Uzbekistán, en términos de estructura y armamento, se han convertido prácticamente en el estándar de la OTAN.

Las visitas, dadas las reuniones obligatorias con funcionarios de defensa, pueden suponer el retorno de las bases militares estadounidenses que estaban instaladas en la región. Entre 2000 y 2014, Estados Unidos pudo negociar con Uzbekistán y Kirguistán el establecimiento de sus propias bases en su territorio, así como desarrollar la cooperación en materia de seguridad con Kazajistán, Tayikistán y Turkmenistán, con el telón de fondo de la entonces incipiente operación en Afganistán.

Washington decidió entonces presionar a Uzbekistán por los sucesos de Andiján (el tiroteo masivo de manifestantes en la ciudad uzbeka de Andiján los días 12 y 13 de mayo de 2005), lo que fue recibido muy negativamente por este último y la base fue cerrada. Casi lo mismo ocurrió con la base aérea de Manas, en Kirguistán.

En ese momento, las bases militares estadounidenses fueron “eliminadas” de la región. Pero Washington no tiene la costumbre de rendirse. Los acontecimientos de 2021, relacionados con la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, el fortalecimiento del movimiento talibán, la Operación Especial en Ucrania, el fortalecimiento de la confrontación con China, Irán renovó el interés de EEUU en la presencia militar en la región.

¿Abrir otros frentes contra Rusia?

Sería extraño que no surgiera el interés. Es en Asia Central donde se solapan los intereses de las potencias nucleares: Rusia, China, Pakistán e India. También está Irán, que está promoviendo sus proyectos en la región (como la apertura de la planta de vehículos aéreos no tripulados Ababil 2 en Tayikistán).

Se presta atención a la presencia de hidrocarburos en Asia Central. Según algunos informes, la región contiene alrededor del 7.2% de los recursos petrolíferos mundiales y el 7% de los de gas.

Hay un alto grado de probabilidad de que Estados Unidos intente abrir un “segundo frente”. Esto pretende crear un foco de tensión para Rusia, que está llevando a cabo una operación especial en Ucrania.

Sin embargo, Asia Central no es la única región en la que el Occidente colectivo planea “encender el fuego”. Otro es el Cáucaso Sur, donde Azerbaiyán se ha vuelto muy activo. Si incluso uno de estos puntos consigue desencadenar un conflicto, inevitablemente llevará a Rusia a desviar parte de sus recursos para estabilizar la situación.

Otro telón de fondo de la visita de la delegación estadounidense es el desarrollo del conflicto en la región autónoma de Gorno-Badakhshan, en Tayikistán (ocupa toda la parte oriental y es el 45% del territorio total del país).

El interés por Tayikistán no es casual. El país es fronterizo con el rebelde Afganistán, y por su territorio pasan numerosos canales de tráfico de drogas, de los que Washington solía sacar buen dinero. Para recuperar esto último, Estados Unidos está dispuesto a destinar 60 millones de dólares a Tayikistán para la seguridad, incluso mediante la entrega de drones de reconocimiento Puma.

El enviado especial de EEUU para la reconciliación afgana, Zalmay Khalilzad, ha esbozado las principales direcciones de las actividades estadounidenses en Tayikistán. Se trata de intereses económicos y de seguridad. Teniendo en cuenta que el país vive de los ingresos del cultivo del algodón, y que sólo cuenta con enormes reservas de hielo y nieve, los intereses económicos propagados por Estados Unidos parecen muy extraños. Por otro lado, el cultivo y la producción de opiáceos como interés económico parece más factible.

Estados Unidos puede utilizar los enormes beneficios en la sombra para promover la “democracia” en la región. Las especulaciones sobre los intereses de Estados Unidos en materia de drogas en Tayikistán se ven alimentadas por la información sobre el nuevo cargo de Estados Unidos en el país, Mark Pommersheim, cuyos datos biográficos sugieren que es un miembro de los servicios de inteligencia occidental.

Se sabe que este último apoya a la Alianza del Norte afgana, la oposición armada a los talibanes. Dada el gran peso de los tayikos afganos en el seno la oposición antitalibán, existe la posibilidad de que Pommersheim esté a cargo de los opiáceos en la región. Es posible que intente revivir la mencionada Alianza del Norte bajo el nombre de “Frente Nacional de Resistencia (FNR)”, encabezado por el hijo de Ahmad Shah Masood (un héroe tayiko, jefe de la Alianza del Norte, durante los combates de la época soviética en Afganistán).

Teniendo en cuenta que ya ha habido repetidos intentos de “encender el fuego” en la región (Kirguistán, Uzbekistán, Kazajstán), que Washington está interesado en el dinero procedente de la venta de drogas, uranio y petróleo (esto último concierne sobre todo a Kazajstán y Uzbekistán), y que está alimentando la transición de las fuerzas armadas de las repúblicas del estilo soviético (léase ruso) a los estándares de la OTAN (Kazajstán, Uzbekistán), es muy probable que se intensifiquen las actividades de Estados Unidos en la región.

La estrategia de Washington tiene en cuenta la mayor probabilidad de obtener resultados positivos al dispersar los esfuerzos en varios países, en lugar de concentrarse en uno en particular. Las medidas posteriores se basarán en los puntos en los que se observe un mayor impacto. Que se trate de Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán o Tayikistán no importa realmente.

La república que haya mostrado una mayor susceptibilidad a la influencia y que en ella se exprese la mayor cantidad de protestas antigubernamentales, será el centro de todos los recursos disponibles, incluidos los que se redistribuyan desde los países vecinos de la región. La situación se complica por el hecho de que no sólo Estados Unidos necesita la inestabilidad en la región.

Es evidente que Gran Bretaña y Turquía están entrando activamente en la región. Ambos países tienen sus propios intereses, unidos por una línea común: las ambiciones imperiales. Se oponen a ello Rusia y China, para quienes la estabilidad de Asia Central es importante. El resultado es un reparto de dos a tres entre Rusia y China frente a Estados Unidos, el Reino Unido y Turquía.

Teniendo en cuenta esta proporción, así como la necesidad de debilitar a Rusia creando nuevos puntos de tensión, a medio plazo, de dos a cinco años, deberíamos esperar o bien nuevas “revoluciones de colores” o bien una presencia militar de los países de la OTAN mediante la creación de bases militares.

Compartir vía:

Un comentario en «Asia Central: trampolín contra Rusia, China e Irán Instituto de Estrategia Rusa | RUSSTRAT»

  1. Por el momento USA, parece fuerte, pero su mayor debilidad es interna, su situacion socio económica y política es grave, no va a poder con tantos problemas en el mundo.

Responder a Ángel Valdés Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.