De Colombia a Haití con escala en Miami Por Marco Teruggi | Revista Late, Colombia

De Colombia a Haití con escala en Miami Por Marco Teruggi | Revista Late, Colombia
Compartir vía:

Los países que no importan en los grandes medios pueden ser estratégicos. Es el caso de Haití, en pleno mar Caribe, en el occidente de la isla compartida con República Dominicana, a 1100 kilómetros de Miami, 850 de la guajira colombiana, 537 de Jamaica, en la ruta entre Cuba y Venezuela. Allí fue asesinado el presidente Jovenel Moïse con 12 disparos calibre 5.56 y 7.62 mm. Faltaban dos meses para las elecciones presidenciales.

Así fue el magnicidio

Ocurrió el 7 de julio en plena noche. “Somos agentes de la DEA y si sale de casa recibirá un disparo”, se gritó desde la primera de las seis camionetas del comando de 28 mercenarios y 3 policías haitianos al llegar a la residencia de Moïse, en el barrio de Pétion Ville, en Puerto Príncipe. La DEA, Administración para el Control de Drogas estadounidense, una palabra clave en muchos países, en particular en uno, como Haití, marcado por el narcotráfico.

El primer grupo neutralizó a los dos primeros anillos de policía. La puerta principal estaba entreabierta, ingresaron, dispararon contra Moïse y su esposa. La operación dentro de la casa duró cerca de 28 minutos, confesó uno de los mercenarios. Martine Moïse fue llevada en un avión ambulancia a Florida, en el sur de Estados Unidos, donde sobrevivió.

La salida de la residencia no fue como prevista, las camionetas partieron solo con los conductores, y los mercenarios fueron interceptados en la huida por un retén de las fuerzas de seguridad. Escaparon a un edificio cercano, donde permanecieron varias horas, hasta que se dividieron: unos se entregaron, otros quedaron dentro, otros salieron por la parte trasera y se refugiaron en la embajada de Taiwán donde, horas después fueron capturados. Dos más fueron detenidos por vecinos de barrios cercanos. El saldo provisional: 17 arrestados, 4 muertos, los demás prófugos.

Al día siguiente del asesinato fue revelado el primer dato que dio cuenta de una operación internacional: 26 de los mercenarios eran colombianos y 2 haitianos-estadounidenses. La trama, como comenzó a revelarse y a la vez a ocultarse, implicó a numerosos actores e intereses.

La garra colombiana

El asesinato expuso al más alto nivel de la política colombiana. No solamente trece de los mercenarios habían sido soldados del Ejército –algunos con entrenamiento en Estados Unidos– y uno resultó ser primo hermano del Alto Consejero para la Seguridad de Iván Duque, sino que tanto el actual presidente como Álvaro Uribe resultaron fotografiados junto al dueño de la empresa CTU Security, Antonio Intriago, encargado de contratar a los mercenarios del magnicidio.

Intriago, un venezolano radicado en La Florida, estado que es base central de operaciones de sectores golpistas de las oposiciones de Cuba y Venezuela, resultó ser una de piezas claves. Estuvo en las reuniones para planificar el asesinato, como la que sucedió en un hotel de Santo Domingo, donde estuvieron el mercenario haitiano–americano, James Solages, Emmanuel Sanon, médico y pastor acusado de ser parte de la autoría intelectual, un financista llamado Walter Veintemilla (con una empresa con sede en Florida que habría aportado 860 mil dólares) y un ex senador haitiano, John Joel Jospeh.

Jospeh está ahora prófugo, junto a otros inculpados, entre los cuales Rodolphe Jaar, acusado en el 2013 de contrabando de cocaína desde Colombia a Estados Unidos pasando por Haití. Jaar había sido una “fuente confidencial” del gobierno estadounidense durante años, según su mismo abogado. Dos de los mercenarios, probablemente los haitianos–americanos, también fueron señalados de haber sido informantes de la DEA y el FBI.

La investigación también puso en el centro de la sospecha a Dimitri Hérard, encargado de la seguridad del entonces presidente. Hérard voló a Ecuador, Colombia y República Dominicana en los meses previos y días anteriores al embarque de los colombianos a Haití. Su rol explicaría cómo el comando ingresó y retiró de la residencia con tanta facilidad. La presencia de un infiltrado fue confirmada por uno de los mercenarios, que también explicó que nunca hubo carta de renuncia como se especuló: el plan siempre fue matar a Moïse.

El comercio de esclavos patrocinado por Francia

Silencios y omisiones

Las declaraciones oficiales no arrojaron datos sobre posibles autores intelectuales internacionales. Varios medios colombianos buscaron exculpar a los mercenarios y desvincular a Intriago tanto de Duque como de Uribe. Ninguna pista fue hecha pública sobre el rol estadounidense. ¿Pueden haber operado 28 mercenarios, varios de ellos relacionados con las agencias de inteligencia, con una contratista militar basada en Miami, haber asesinado al presidente de Haití, sin que haya existido conocimiento o luz verde desde Washington o las agencias? El hecho de que Colombia y Estados Unidos sean parte de la investigación permite presuponer silencios y omisiones.

Respecto a la autoría nacional, una hipótesis reside en que Sanon, inculpado, podría ser un distractivo. La responsabilidad central apuntaría a grandes empresarios, como Réginald Boulos y Dimitri Vorbe, éste último dueño del negocio eléctrico en el país con la empresa Sogene, enfrentado a Moïse por haberle suspendido los pagos y exigido la devolución de 123 millones de dólares por fraude al Estado. El ahora fallecido presidente los había señalado en febrero de este año como parte de un “pequeño grupo de oligarcas” que estaba tras un intento de golpe de Estado y de su asesinato.

Una hipótesis dada por los investigadores afirma que el plan original era hacer firmar una carta de renuncia a Moïse. Sin embargo, las declaraciones oficiales no arrojaron datos sobre posibles autores intelectuales internacionales. Varios medios colombianos buscaron exculpar a los mercenarios y desvincular a Intriago tanto de Duque como de Uribe. Ninguna pista fue hecha pública sobre el rol estadounidense.

¿Pueden haber operado 28 mercenarios, varios de ellos relacionados con las agencias de inteligencia, con una contratista militar basada en Miami, haber asesinado al presidente de Haití, sin que haya existido conocimiento o luz verde desde Washington o las agencias? El hecho de que Colombia y Estados Unidos sean parte de la investigación permite presuponer silencios y omisiones.

Los oligarcas

Respecto a la autoría nacional, una hipótesis reside en que Sanon, inculpado, podría ser un distractivo. La responsabilidad central apuntaría a grandes empresarios, como Réginald Boulos y Dimitri Vorbe, éste último dueño del negocio eléctrico en el país con la empresa Sogene, enfrentado a Moïse por haberle suspendido los pagos y exigido la devolución de 123 millones de dólares por fraude al Estado. El ahora fallecido presidente los había señalado en febrero de este año como parte de un “pequeño grupo de oligarcas” que estaba tras un intento de golpe de Estado y de su asesinato.

Las elecciones estaban previstas para el mes de septiembre de este año, en un contexto de crisis. Moïse cerró el Parlamento en enero de 2020 y, en febrero de este año, debía terminar su mandato según quienes sostienen que el inicio de su período presidencial comenzó al finalizar el del anterior mandatario, Michel Martelly, de su mismo partido, en febrero del 2016. Sin embargo, Moïse afirmaba que había comenzado a gobernar en el 2017, ya que las elecciones del 2015 habían sido anuladas y repetidas en 2016. Por eso iba a retirarse en febrero del 2022, gobernando por decretos, y no en el 2021 como pedía la oposición y grandes movilizaciones.

En 2018 estallaron las protestas por el aumento de la gasolina dentro de un plan de ajuste acordado con el Fondo Monetario Internacional, realizado en el contexto del cierre de envíos de gasolina desde Venezuela bloqueada por Estados Unidos. El escenario combustionó aún más con la denuncia de corrupción hecha por el manejo de los fondos de PetroCaribe, el programa de apoyo impulsado por Hugo Chávez en el 2008. El gobierno denunció entonces a la familia Vorbe por estar detrás esa investigación para desestabilizarlo.

Los dos últimos años de Moïse agravaron la situación: fin del poder legislativo, territorios controlados por alguna de las 77 bandas armadas presentes en la isla provocando cerca de 10.000 desplazados, narcotráfico desde Colombia y Jamaica a través de áreas marítimas con poco control, tráfico de armas, y un apoyo del presidente Donald Trump, traducido en un alineamiento geopolítico del gobierno haitiano. La actual administración estadounidense continuó con el respaldo, aunque, con cuestionamientos dentro del partido Demócrata, críticos con Moïse y las próximas elecciones, como fue hecho público semanas atrás –sectores que, por ejemplo, también piden revisar el bloqueo a Cuba.

El primer ministro Claude Joseph quedó al frente tras el magnicidio. Sin embargo, días atrás Moïse había designado a Ariel Henry en su lugar, que no llegó a tomar posesión debido al asesinato, y reclamó su lugar frente a Joseph. El Senado, con el tiempo de mandato cumplido y sin funcionamiento, nombró por su parte a Joseph Lambert como presidente, y Henry como primer ministro. Claude Jospeh se mantuvo, Estados Unidos lo reconoció, pero anunció que no enviará tropas a la isla, como pidió el ahora encargado del gobierno.

¿Por qué asesinar entonces a Moïse a dos meses antes de la contienda que parecían poder realizarse? Existen pistas políticas, una de ellas es la oposición a la reforma constitucional que, entre otras cosas, buscaba pasar a un parlamento unicameral, permitir la reelección presidencial de dos mandatos consecutivos, cambiar la figura de primer ministro por vicepresidente. Sin embargo, la hipótesis principal apunta a una disputa económica por la cuestión energética, clave en los negocios haitianos y en la geopolítica caribeña, zona donde Estados Unidos ha desplegado una fuerte iniciativa en los últimos meses.

El magnicidio trajo más caos al caos en un país donde en 2004 fue derrocado Jean–Bertrand Aristide, se sucedieron ocupaciones, la conformación de –como se ha llamado– una “República de las ONG” luego del terremoto del 2010, cuando organismos y agencias internacionales pasaron a manejar más recursos que el Estado y a ejecutarlos, a excepción de Petro–Caribe, sin consultar con los representantes haitianos. La crisis permanente puede ser funcional a negocios, contrabandos, intereses extranjeros, una enseñanza que muestra Haití bajo el sol de la isla y la memoria de la revolución negra que le dio nacimiento.

EEUU y los asesinos de Haití

The Gray Zone

La académica Jemima Pierre de The Black Alliance for Peace analizó en una entrevista el misterio que se desarrolla en torno al asesinato de Moïse y el contexto de la intervención extranjera y el neocolonialismo de Estados Unidos en Haití. Estos son extractos de esa entrevista

  • La última vez que hubo un asesinato de un presidente en funciones en Haití fue en 1915, y justo antes de la invasión y ocupación estadounidense de Haití durante 19 años, de 1915 a 1934
  • Para pensar en el asesinato de Moïse en Haití, tenemos que volver a hablar de la última década, cómo Moïse llegó al poder. Porque la presidencia de Moïse no tuvo mucho mandato. Moïse había gobernado por decreto durante los últimos 18 meses. No hubo parlamento
  • La semana anterior al asesinato de Moïse hubo una gran masacre el 30 de junio en este barrio llamado Delmas 32 que mató a unas 19 personas durante la noche
  • La sociedad civil haitiana y la constitución haitiana y el colegio de abogados de Haití dijeron constitucionalmente que su mandato terminó el 7 de febrero de 2021. Se negó a dimitir y dijo que su mandato finalizó el 7 de febrero de 2022, y luego procedió a mantener el poder.
  • La única razón por la que Moïse pudo permanecer en el poder y gobernar por decreto durante el tiempo que lo hizo, a pesar de las protestas masivas de años en su contra, fue porque tenía el apoyo de la llamada comunidad internacional.
  • Y por la comunidad internacional, me refiero al grupo estabilizador de las Naciones Unidas [ Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH)] que todavía está en Haití, ha estado en Haití desde 2004. El Grupo Central, que se autoidentifica, así llamado grupo que tiene representantes de la UE, Estados Unidos, Canadá, varios países europeos y un par de países de América del Sur, y el Core Group básicamente toma todas las decisiones sobre lo que está sucediendo en Haití. Y luego está el Departamento de Estado de EE. UU. Entonces, estas son las personas que decidieron que Moïse, por ejemplo, podría permanecer en el poder por un año más.
  • La persona que lidera la investigación, Léon Charles, el jefe de policía haitiano, no está siendo interrogado a pesar de que tiene un largo historial de violaciones de derechos humanos. Entonces, después del golpe de Estado de 2004, fue el jefe de policía haitiano que trabajaba en la ONU, que masacró a un montón de personas, especialmente en las zonas empobrecidas de la ciudad.
  • Michel Martelly se instaló en las elecciones de 2010-2011. EEUU insistía en deshacerse del presidente en funciones en ese momento, que era René Préval. e insistió en que los haitianos tengan elecciones. Y Estados Unidos aportó alrededor de $ 38 millones para forzar las elecciones y eligió personalmente a las personas que se postulaban
  • Martelly no pasa el corte para ir a una segunda vuelta. Y Hillary Clinton, vuela desde el Medio Oriente a Haití, y los archivos de WikiLeaks lo demostrarán, y amenazó al presidente en funciones de Haití, René Préval que podrían ponerlo en un avión a África como lo hicieron con Aristide si no está de acuerdo con la opinión de la OEA y los Estados Unidos de que Martelly debería estar en la segunda vuelta.
  • Martelly ni siquiera llegó a la primera ronda, y fue obligado a participar en la boleta para la segunda ronda, que tuvo la participación más baja porque la comisión electoral, que la OEA ayudó a examinar, prohibió por completo al partido político más grande, que es el partido original de Aristide, Fanmi Lavalas.
  • Y así, Martelly fue excelente para el gobierno de Estados Unidos. Pero al final, también comenzó a gobernar por decreto en 2015, y finalmente cedió y renunció, y eligió a Jovenel Moïse como su sucesor. Entonces, entonces sabemos que este PHTK [Parti Haïtien Tèt Kale], este partido político realmente comenzó en 2010, 2011 con Michel Martelly. Y bajo este partido, y lo veremos a través de Moïse, es entonces cuando se reveló que, por ejemplo, vendieron $ 2 mil millones de los fondos de PetroCaribe
  • Martelly, todo el PHTK, se hicieron extremadamente ricos al malversar todo ese dinero del fondo PetroCaribe, dinero que sería para el desarrollo de la infraestructura haitiana.
  • También está la otra intervención en 2004, donde EEUU, Canadá y Francia lideraron un golpe de estado contra el presidente electo de Haití.
  • A EEUU nunca le gustó Aristide porque era el gobierno popular. Esta es la primera vez que tuvimos elecciones en las que casi el 70 por ciento de las personas votaron por este pobre sacerdote que practicaba la teología de la liberación.
  • La primera vez que ganó Aristide, que es cuatro años después de que terminó la dictadura de Duvalier y tuvo este levantamiento, un movimiento de masas de pueblos, la primera vez que las masas haitianas se sintieron empoderadas y el candidato que Estados Unidos apoyó no ganó. Entonces, Aristide sorprendió a todos, y en nueve meses fue depuesto, y eso fue en 1991, el primer golpe de estado respaldado por EEUU contra Aristide. Y luego estuvo en el exilio
  • La deposición de Aristide provocó tanta protesta y tanta respuesta de las masas haitianas, y también porque la represión tras el golpe de Estado fue tan brutal que el pueblo haitiano empezó a huir de la isla y luego, por supuesto, provocó un problema migratorio. para Bill Clinton y EEUU.
  • Entonces Clinton decidió que con los marines estadounidenses —y esta fue otra invasión— volverían y reinstalarían a Aristide. Entonces, trae de vuelta a Aristide, y aquí es donde mucha gente realmente tuvo una pelea con Aristide porque Aristide aceptó algunas de las condiciones para traerlo de regreso, y el hecho de que regresó con la invasión de EEUU, de los Marines de EEUU y así sucesivamente, pero también el hecho de que finalmente accedió a aprobar algunas políticas neoliberales. Y creo que perdió mucho apoyo
  • Claude Joseph, ex primer ministro interino y ahora autoproclamado presidente de Haití, formó parte de los movimientos estudiantiles en 2000-2001 que fueron financiados por el Fondo Nacional para la Democracia contra Aristide.
  • Las ONG internacionales tenían todo el poder, los grupos estudiantiles estaban siendo financiados y entrenados por el Fondo Nacional para la Democracia, la CIA estaba financiando a los paramilitares que estaban siendo financiados y entrenados en la República Dominicana.
  • Y luego llega el otoño de 2003, donde tiene una reunión en Ottawa. Se llama la Iniciativa de Ottawa; donde los representantes de Francia, Canadá y EE. UU. se reúnen, básicamente, para decir: “Necesitamos encontrar una solución a la situación en Haití”, y aquí es donde urdieron el golpe de Estado contra Aristide
  • Y el odio a Aristide no termina con George Bush. Sigue con Obama porque justo en el medio, Michel Martelly, durante su lucha, una vez que llegó a la presidencia, inmediatamente Jean-Claude Duvalier, “Baby Doc”, el dictador, regresa a Haití y nadie lo detiene, ¿verdad? Entonces, Jean-Claude Duvalier regresa a Haití y asiste a eventos oficiales con Michel Martelly.
  • Si Haití es el país más pobre del hemisferio occidental, ¿por qué estas naciones occidentales, incluido Canadá, gastan tantos millones y millones y cientos de millones de dólares tratando de desestabilizar Haití, tratando de irse?
  • American Airlines tiene cuatro vuelos a Haití, al menos antes del COVID, desde Miami. Si te subes a uno de estos aviones, la mitad está llena de hombres de negocios blancos y la mitad de misioneros blancos.
  • Haití geográficamente es una posición perfecta para las políticas geopolíticas estratégicas de Estados Unidos. Haití tiene esta pequeña isla llamada Môle Saint-Nicolas, que se encuentra en la parte norte de Haití a la que Estados Unidos ha estado tratando de tener acceso desde fines del siglo XIX.
  • La otra cosa es, también hay que preguntarse, ¿por qué Haití tiene la cuarta embajada de Estados Unidos más grande del mundo, verdad?
  • ¿Y por qué las empresas mineras canadienses están por todo el norte de Haití, extrayendo oro? ¿Por qué está ocurriendo la minería del petróleo? Porque saben que Haití tiene estos recursos, pero también saben que Haití está estratégicamente ubicado en el Caribe, porque si hay una base allí, parte de ella es para usar Haití para controlar la Cuenca del Caribe en preparación, creo, para su inminente ataque. en China. Porque donde se encuentra Haití, está cerca del Canal de Panamá, y puedes entrar allí. Y el Comando Sur, una vez que EEUU establezca una base militar firme, tendrá una plataforma desde Haití para que realmente pueda detener los crecientes movimientos de izquierda en América Latina, para tratar de detener a Venezuela, Bolivia y todos estos lugares. Entonces, Haití es solo geográficamente estratégico para Estados Unidos, y la gente no quiere pensar en eso.
Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *