El ascenso del fascismo «cristiano» en EEUU Por Chris Hedges | ScheerPost

El ascenso del fascismo «cristiano» en EEUU Por Chris Hedges | ScheerPost
Compartir vía:

La Corte Suprema está financiando y empoderando implacablemente al fascismo cristiano. No sólo anuló el caso Roe contra Wade, poniendo fin al derecho constitucional al aborto, sino que:

▲ Dictaminó el 21 de junio que Maine no puede excluir a las escuelas religiosas de un programa estatal de matrícula.

▲ Dictaminó que un programa estatal de Montana para apoyar a las escuelas privadas debe incluir a las escuelas religiosas.

▲ Dictaminó que una cruz de 12 metros puede permanecer en una propiedad estatal en los suburbios de Maryland.

▲ Confirmó la regulación de la administración Trump que permite a los empleadores negar la cobertura de control de la natalidad a las empleadas por motivos religiosos.

▲ Dictaminó que las leyes de discriminación laboral no se aplican a los profesores de las escuelas religiosas.

▲ Dictaminó que una agencia católica de servicios sociales de Filadelfia podía ignorar las normas de la ciudad y negarse a examinar a las parejas del mismo sexo que solicitan la acogida de niños.

▲ Ha neutralizado la Ley de Derecho al Voto de 1965.

▲ Ha diluido las leyes que permiten a los trabajadores luchar contra el acoso sexual y racial en los tribunales.

▲ Anuló las restricciones centenarias a la financiación de las campañas para permitir a las empresas, los grupos privados y los oligarcas gastar fondos ilimitados en las elecciones, un sistema de soborno legalizado, en el caso Citizens United (Ciudadanos Unidos) contra la Comisión Federal de Elecciones.

▲ Permitió que los estados no participaran en la ampliación de Medicaid de la Ley de Asistencia Asequible.

▲ Redujo la capacidad de los sindicatos del sector público para recaudar fondos. Obligó a los trabajadores con reclamaciones legales a presentar sus quejas ante juntas de arbitraje privatizadas.

▲ Dictaminó que los estados no pueden restringir el derecho a llevar armas ocultas en público.

▲ Dictaminó que los sospechosos no pueden demandar a la policía que no les lee sus advertencias Miranda y utilizar sus declaraciones en su contra en los tribunales.

La prohibición de la anticoncepción, el matrimonio entre personas del mismo sexo y las relaciones consentidas entre personas del mismo sexo son probablemente las siguientes. Sólo el 25% de los encuestados dice tener confianza en las decisiones del Tribunal Supremo.

No uso la palabra fascista a la ligera. Mi padre era ministro presbiteriano. Mi madre, profesora, se graduó en un seminario. Yo obtuve mi Master of Divinity en la Harvard Divinity School. Soy un ministro presbiteriano ordenado.

Por qué son fascistas

Lo más importante es que pasé dos años informando desde mega-iglesias, seminarios creacionistas, retiros de derecho a la vida, redes de difusión cristianas y realicé cientos de horas de entrevistas con miembros y líderes de la derecha cristiana para mi libro “American Fascists: The Christian Right and the War on America” (Fascistas estadounidenses: La derecha cristiana y la guerra contra EEUU), que está prohibido en la mayoría de las escuelas y universidades “cristianas”. Antes de que se publicara el libro, me reuní largamente con Fritz Stern, el autor de The Politics of Cultural Despair: A Study in the Rise of the German Ideology (La política de la desesperación cultural: Un estudio sobre el auge de la ideología alemana), y Robert O. Paxton, autor de The Anatomy of Fascism (Anatomía del fascismo), dos de los más eminentes estudiosos del fascismo en EEUU, para asegurarme de que la palabra fascista era la adecuada.

El libro es una advertencia de que un fascismo estadounidense, envuelto en la bandera y agarrado a la cruz cristiana, se estaba organizando para extinguir nuestra anémica democracia. Este asalto está muy avanzado. El tejido conectivo que constituye este aterrador fascismo cristiano, entrelaza los dispares grupos de milicianos, los teóricos de la conspiración QAnon (extrema derecha), los activistas antiaborto, las organizaciones patriotas de derecha, los defensores de la Segunda Enmienda, los neoconfederados y los partidarios de Trump que irrumpieron en el Capitolio el 6 de enero.

Los fascistas alcanzan el poder creando instituciones paralelas –escuelas, universidades, plataformas mediáticas y fuerzas paramilitares– y apoderándose de los órganos de seguridad interior y del poder judicial. Deforman la ley, incluida la ley electoral, para servir a sus fines. Rara vez son mayoritarios. Los nazis nunca superaron el 37% en unas elecciones libres en Alemania. Los fascistas cristianos constituyen menos de un tercio del electorado estadounidense, más o menos el mismo porcentaje de los que consideran que el aborto es un asesinato.

Esta flagrante manipulación de la ley se puso de manifiesto en dos de las más recientes decisiones del Tribunal Supremo, en las que los que apoyan esta ideología tienen una mayoría de cinco a tres, y el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, menos extremista, suele añadir un sexto voto. Al revocar el caso Roe vs. Wade, el tribunal, en una decisión de seis a tres, argumentó que los estados tienen el poder de decidir si el aborto es legal. A la inversa, el mismo tribunal se pronunció en contra de los “derechos de los estados”, al anular las estrictas restricciones a la portación de armas de fuego ocultas.

El proyecto fascista

Lo que la ideología exige es la ley. Lo que la ideología se opone es el crimen. Una vez que un sistema legal está al servicio del dogma, una sociedad abierta es imposible.

Lo que la ideología exige es la ley. Lo que se opone a la ideología es un crimen. Una vez que un sistema legal está al servicio del dogma, es imposible una sociedad abierta.

Este monstruoso fascismo cristiano, financiado por las fuerzas más retrógradas del capitalismo corporativo, está consolidando el poder autocrático golpe a golpe. Parece que va a tomar el control del Congreso de Estados Unidos en las elecciones de mitad de período. Si Trump, o un clon de Trump, es elegido en 2024, lo que queda de nuestra democracia probablemente se extinguirá.

Estos cristianos fascistas tienen clara la sociedad que pretenden crear.

  • En su Estados Unidos ideal, nuestra sociedad “humanista secular” basada en la ciencia y la razón será destruida.
  • Los Diez Mandamientos serán la base del sistema legal.
  • El creacionismo o el “diseño inteligente” se enseñará en las escuelas públicas, muchas de las cuales serán abiertamente “cristianas”.
  • Aquellos marcados como desviados sociales, incluyendo la comunidad LGBTQ, los inmigrantes, los humanistas seculares, las feministas, los judíos, los musulmanes, los criminales, y aquellos desechados como “cristianos nominales” –es decir, los cristianos que no abrazan esta peculiar interpretación de la Biblia– serán silenciados, encarcelados o asesinados.
  • El papel del gobierno federal se reducirá a la protección de los derechos de propiedad, a la seguridad de la “patria” y a hacer la guerra.
  • La mayoría de los programas de asistencia del gobierno y los departamentos federales, incluyendo la educación, serán eliminados.
  • Las organizaciones eclesiásticas serán financiadas y facultadas para dirigir las agencias de bienestar social y las escuelas.
  • A los pobres, condenados por pereza, indolencia y pecado, se les negará la ayuda.
  • La pena de muerte se ampliará para incluir los “delitos morales”, como la apostasía, la blasfemia, la sodomía y la brujería, así como el aborto, que será tratado como un asesinato.
  • Las mujeres, a las que se les niega la anticoncepción, el acceso al aborto y la igualdad ante la ley, estarán subordinadas a los hombres.
  • Los que practican otras religiones se convertirán, en el mejor de los casos, en ciudadanos de segunda clase.
  • Las guerras emprendidas por el imperio estadounidense se definirán como cruzadas religiosas.
  • Las víctimas de la violencia policial y los encarcelados no tendrán reparación.
  • No habrá separación de la Iglesia y el Estado.
  • Las únicas voces legítimas en el discurso público y en los medios de comunicación serán “cristianas”.
  • Estados Unidos será sacralizado como agente de Dios.
  • Aquellos que desafíen a las autoridades “cristianas”, en casa y en el extranjero, serán condenados como agentes de Satanás.

Nadie quiso advertir del horror

¿Cómo se las arreglaron los historiadores de la Alemania de Weimar y del nazismo, los profesores de estudios sobre el Holocausto, los sociólogos y los eruditos religiosos para pasar por alto el surgimiento de nuestro fascismo cristiano autóctono? Inmersos en los escritos de Hannah Arendt, Raul Hilberg, Saul Friedländer, Joachim Fest, Dietrich Bonhoeffer y Theodor Adorno, nunca conectaron los puntos.

¿Por qué los líderes eclesiásticos no tronaron denunciando la grotesca perversión del Evangelio por parte de los fascistas cristianos al sacralizar los planes de “hazme rico con Jesús” del llamado evangelio de la prosperidad, el imperialismo, el militarismo, el capitalismo, el patriarcado, la supremacía blanca y otras formas de intolerancia? ¿Por qué los periodistas no vieron las luces rojas intermitentes que se encendieron hace décadas?

La mayoría de los encargados de informar e interpretar la historia, los movimientos sociales y las creencias religiosas nos han fallado. Hablan del pasado, jurando “nunca más”, pero se niegan a utilizar las lecciones del pasado para explicar el presente.

No fue ignorancia. Fue cobardía. Enfrentarse a los fascistas cristianos, incluso en las universidades, significaba acusaciones de intolerancia y fanatismo religioso que cancelaban la carrera. Significaba amenazas creíbles de violencia por parte de teóricos de la conspiración que se creían llamados por Dios a asesinar a los proveedores de abortos, a los musulmanes y a los “humanistas seculares”.

Era más fácil, como hicieron muchos académicos en la Alemania de Weimar, creer que los fascistas no querían decir lo que decían, que había tensiones dentro del movimiento con las que se podía razonar, que abriendo canales de diálogo y comunicación se podría domesticar a los fascistas, que si estaban en el poder los fascistas no actuarían según su retórica extremista y violenta.  Con pocas excepciones, los académicos alemanes no protestaron por la asunción del poder por parte de los nazis ni por el despido masivo de sus colegas liberales, socialistas y judíos.

Los herejes

Aunque mi libro fue un best seller del New York Times, la universidad de Harvard le dijo a mi editor que no estaba interesado en que yo apareciera en sus pasillos. Di una conferencia sobre el libro en la Universidad Colgate, donde me había licenciado, organizada por mi mentor Coleman Brown, profesor de ética. Después de la charla celebré un seminario, también organizado por Coleman, con los profesores de filosofía y religión. Estos profesores no querían saber nada de la crítica. Cuando salimos de la sala, Coleman murmuró: “el problema es que no creen en los herejes”.

En 2006 me pidieron que hablara en la inauguración del centro LGBT de la Universidad de Princeton cuando era el Anschutz Distinguished Fellow in American Studies (Becario Distinguido Anschutz en Estudios Americanos). Para mi consternación, los facilitadores de la facultad habían invitado a representantes del grupo de estudiantes cristianos de derechas que ven cualquier desviación de la heterosexualidad como una anormalidad psicológica y moral.

Los pastores cristianos fascistas de Texas e Idaho, que han llevado al suicidio a innumerables jóvenes que luchan con su identidad sexual, habían pedido la ejecución de los homosexuales hacía tan sólo unos días. “No se puede dialogar con quienes niegan vuestro legítimo derecho a ser”, dije, mirando fijamente a los estudiantes LGBTQ. “En ese momento es una lucha por la supervivencia”.

La profesora que organizaba el acto saltó de su silla. “Esto es una universidad”, me dijo secamente. “Tu charla ha terminado. Aquí no puedes decir ese tipo de cosas”.

Me senté. Pero había dejado claro mi punto de vista.

Todos los encargados en nuestra sociedad de interpretar el mundo que nos rodea olvidaron, como escribió el filósofo Karl Popper en “La sociedad abierta y sus enemigos”, que “la tolerancia ilimitada debe conducir a la desaparición de la tolerancia. Si extendemos la tolerancia ilimitada a los intolerantes, si no estamos preparados para defender una sociedad tolerante contra el ataque de los intolerantes, entonces los tolerantes serán destruidos, y la tolerancia con ellos”.

Los intelectuales: cómplices y cobardes

Estos académicos, escritores, intelectuales y periodistas, como los de la Alemania de Weimar, tienen gran parte de la culpa. Prefirieron la acomodación a la confrontación. Se mantuvieron al margen mientras la clase trabajadora era despojada de sus derechos y empobrecida por la clase multimillonaria, abonando el terreno para un fascismo estadounidense.

Los que orquestaron el asalto económico, político y social son los principales donantes de las universidades. Controlan los consejos de administración, las subvenciones, los premios académicos, los grupos de reflexión, la promoción, la publicación y la titularidad.

Los académicos, buscando una salida, ignoraron los ataques de la oligarquía gobernante. Adjudicaron a los fascistas cristianos, financiados por enormes empresas como Tyson Foods, Purdue, Wal-Mart y Sam’s Warehouse, atributos que no existían. Tácitamente dieron a los fascistas cristianos legitimidad religiosa.

Estos fascistas cristianos son una versión actualizada de la llamada Iglesia Cristiana Alemana, o Deutsche Christen, que fusionó la iconografía y los símbolos de la religión cristiana con el partido nazi. El teólogo Paul Tillich, el primer profesor alemán no judío que fue incluido por los nazis en la lista negra de las universidades alemanas, reprendió airadamente a quienes se negaban a luchar contra “el paganismo de la esvástica” y se refugiaban en una preocupación miope por la piedad personal.

Victor Klemperer, despojado de su puesto de profesor de lenguas románicas en la Universidad Técnica de Dresde por ser judío, cuando los nazis llegaron al poder en 1933, reflexionó en su diario en 1936 sobre lo que haría en la Alemania posnazi si “el destino de los vencidos estuviera en mis manos”. Escribió que “dejaría ir a toda la gente corriente e incluso a algunos de los dirigentes… Pero mandaría colgar a todos los intelectuales, y a los profesores un metro más alto que el resto; los dejaría colgados de los postes de la luz todo el tiempo que fuera compatible con la higiene”.

Los fascistas prometen una renovación moral, un retorno a una edad de oro perdida. Utilizan campañas de pureza moral para justificar la represión estatal. Adolf Hitler, días después de tomar el poder en enero de 1933, impuso la prohibición de todas las organizaciones homosexuales. Ordenó redadas en clubes y bares de homosexuales, incluido el Instituto de Ciencias Sexuales de Berlín, y el exilio permanente de su director, Magnus Hirschfeld. Miles de volúmenes de la biblioteca del instituto fueron arrojados a una hoguera. Esta “limpieza moral” fue aplaudida por la opinión pública alemana, incluidas las iglesias alemanas. Pero la táctica, al margen de la ley, legitimó rápidamente lo que pronto se haría con otros.

80 años después, misma lucha

Estudié en Harvard con el teólogo James Luther Adams, quien era miembro de la clandestina Iglesia Confesante antinazi de Alemania, dirigida por el pastor luterano Martin Niemöller. Adams fue detenido en 1936 por la Gestapo y expulsado del país. Fue uno de los pocos que vio las mortíferas cepas del fascismo en la naciente derecha cristiana. “Cuando tengáis mi edad”, nos dijo (tenía entonces 80 años), “todos estaréis luchando contra los fascistas cristianos”.

Y aquí estamos.

La clase multimillonaria, aunque a veces es socialmente liberal, desposeyó a los trabajadores mediante la desindustrialización, la austeridad, el boicot fiscal legalizado, el saqueo del Tesoro estadounidense y la desregulación.

Esa clase desencadenó la desesperación y la rabia generalizadas que empujaron a muchos de los traicionados a los brazos de estos estafadores y demagogos.

Esa clase está más que dispuesta a acomodarse a los fascistas cristianos, incluso si eso significa abandonar el barniz liberal de inclusividad.

Esa clase no tiene ninguna intención de apoyar la igualdad social, por lo que frustró la candidatura de Bernie Sanders.

Al final, incluso la clase liberal, elegirá el fascismo antes que empoderar a la izquierda y a los trabajadores organizados. Lo único que realmente le importa a la oligarquía gobernante es la explotación y el beneficio sin límites. Ellos, al igual que los industriales de la Alemania nazi, se aliarán felizmente con los fascistas cristianos, por muy estrafalarios y bufones que sean, y abrazarán los sacrificios de sangre de los condenados.

(*) Chris Hedges es un periodista galardonado con el Premio Pulitzer que fue corresponsal en el extranjero durante quince años para The New York Times, donde ejerció de jefe de la oficina de Oriente Medio y de la oficina de los Balcanes del periódico. Anteriormente trabajó en el extranjero para The Dallas Morning News, The Christian Science Monitor y NPR. Es el presentador del programa The Chris Hedges Report.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.