«El nuevo orden mundial es socialista por ideología» Por Olga Vandysheva | Business Gazeta, Rusia

«El nuevo orden mundial es socialista por ideología» Por Olga Vandysheva | Business Gazeta, Rusia
Compartir vía:

Nota introductoria:

Sergey Yurievich Glazyev, miembro de la Academia Rusa de Ciencias y durante siete años asesor del Presidente Vladimir Putin (hasta 2019), explica en una entrevista con Business Gazeta Online, de Moscú, publicada el pasado 27 de marzo, los alcances planetarios de la crisis actual.

Glazyev, economista y político ruso de 61 años, de padre ruso y madre ucraniana, nació en Zaporozhye, cuando Ucrania era parte de la Unión Soviética. Doctor en ciencias económicas, profesor, miembro de la Academia Rusa de Ciencias desde 2008, miembro en funciones del consejo (ministro) sobre las principales direcciones de integración y macroeconomía de la Comisión Económica Euroasiática. Asesor del Presidente de la Federación Rusa entre 2012 y 2019. También fue miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania entre 2009 y 2016.

Entre otros cargos públicos, ha sido ministro de Relaciones Económicas Exteriores de Rusia, tres veces diputado y fue uno de los líderes del bloque electoral Rodina (2003-2004), en cuyo nombre fue candidato a la presidencia de la Federación Rusa en 2004.

“Tras fracasar en su intento de debilitar a la República Popular China (RPC) frontalmente mediante una guerra comercial, los estadounidenses trasladaron el golpe principal a Rusia, a la que ven como un eslabón débil en la geopolítica y la economía mundiales. Los anglosajones pretenden poner en práctica sus perennes ideas rusófobas de destruir nuestro país y debilitar a China al mismo tiempo, porque la alianza estratégica entre Rusia y China está fuera del alcance de Estados Unidos. No tienen ni el poder económico ni el militar para destruirnos juntos, ni por separado”, afirma Glazyev con aplomo.

Estamos ante la ruptura de las épocas y el cambio de las formas de vida: “acontecimientos como éste ocurren una vez en un siglo”, afirma el académico, uno de las figuras públicas más respetadas en Rusia. También aborda las oportunidades que se abren ahora para la economía rusa, sobre si el Banco Central ruso está complaciendo al enemigo y sobre si una nueva moneda mundial sustituirá al dólar.

Sergey Glazyev

La semana pasada, Glazyev propuso que «Los países líderes del nuevo orden económico mundial -China, India, los países de la ASEAN- pueden participar en la formación de un nuevo sistema monetario y financiero mundial justo y transparente, junto con víctimas de la agresión estadounidense como Rusia, Irán, Venezuela, Cuba, Afganistán».

«Es urgente completar el prolongado proceso de formación de una ideología estatal coherente con los valores morales tradicionales y con las pautas modernas de comportamiento. Podría basarse en el concepto de síntesis social-conservadora, combinando los valores de la justicia social y la moral cristiana/musulmana/budista. Esta ideología no sólo debe ser declarada, sino también confirmada en la práctica en los mecanismos de regulación de la reproducción socioeconómica: impuestos progresivos sobre la renta y la propiedad, garantías sociales universales, ascensos en la carrera profesional, nacionalización de las infraestructuras ilegalmente privatizadas o puestas bajo el control del enemigo y de las empresas monopolísticas estratégicas».

«La ideología de la síntesis socialconservadora, así como las medidas propuestas anteriormente, son plenamente coherentes con los principios de funcionamiento del nuevo orden económico mundial integral. Se basa en una combinación de planificación estratégica centralizada y mecanismos de competencia de mercado; fomento de la iniciativa privada y control gubernamental de la circulación monetaria; armonización de las actividades de todos los grupos sociales basada en el criterio de aumentar el bienestar público. Las actividades de los medios de comunicación estatales deben estar sujetas a esta ideología».

A continuación, la entrevista a Glazyev publicada el pasado 27 de marzo.

El surgimiento del orden mundial vigente

Sergey Yurievich, comentando los trágicos acontecimientos de hoy, usted escribió en su canal de Telegram que debería haber leído su libro sobre “la última guerra mundial”, escrito hace unos 6 años. ¿Cómo se las arregló para predecir todo con tanta precisión?

El hecho es que existen patrones de desarrollo económico a largo plazo, cuyo análisis y comprensión permiten predecir los acontecimientos actuales. Actualmente estamos viviendo un cambio simultáneo de paradigmas tecnológicos y económicos globales, con un cambio en la base tecnológica de la economía, una transición a tecnologías fundamentalmente nuevas y una transformación del sistema de gestión.

Este tipo de acontecimientos se producen aproximadamente una vez cada siglo. Sin embargo, los sistemas tecnológicos cambian aproximadamente una vez cada 50 años, y su cambio suele ir acompañado de una revolución tecnológica, una depresión y una carrera armamentística. Por el contrario, los sistemas económicos cambian cada 100 años, y este cambio suele ir acompañado de guerras mundiales y revoluciones sociales. Esto se debe a que la élite gobernante de los países centrales del viejo orden mundial impide el cambio, no tiene en cuenta la aparición de sistemas de gobierno más eficaces, intenta bloquear el desarrollo de los nuevos líderes mundiales que los utilizan y trata de mantener su hegemonía y su posición de monopolio por cualquier medio, incluido el militar y el revolucionario.

Digamos que hace 100 años el Imperio Británico intentaba mantener su hegemonía en el mundo. Cuando ya estaba perdiendo económicamente frente a los recursos combinados del Imperio Ruso y Alemania, se inició la Primera Guerra Mundial, instigada por la inteligencia británica, en la que los tres imperios europeos se autodestruyeron. Me refiero al colapso de la Rusia zarista, el imperio alemán y el austrohúngaro, pero también podría incluirse aquí un cuarto, la Puerta Otomana.

En cuanto a Gran Bretaña, mantuvo el dominio mundial durante un tiempo, e incluso llegó a ser el mayor imperio del planeta. Sin embargo, debido a las inexorables leyes del desarrollo socioeconómico, la economía mundial colonial basada de hecho en el trabajo esclavo, ya no podía asegurar el crecimiento económico. La aparición de dos modelos políticos fundamentalmente nuevos –el soviético y el estadounidense– demostró una eficiencia productiva mucho mayor, ya que se organizaron sobre principios diferentes. En el caso de Estados Unidos, no sobre el capitalismo familiar privado, sino sobre el poder de las grandes empresas transnacionales con estructuras de regulación económica centralizadas y una emisión monetaria ilimitada a través del dinero fiduciario (papel o medios electrónicos). Ambos modelos permiten una producción en masa mucho más eficaz que los sistemas de control de los imperios coloniales del siglo XIX.

Dos modelos después de 1945

El surgimiento de estados sociales en la URSS y Estados Unidos, con sistemas de gobierno centralizados, permitió un salto espectacular en su desarrollo económico. En Europa, el sistema de gobierno corporativo fue desafortunadamente moldeado por el modelo nazi en Alemania, y no sin la ayuda de la inteligencia británica. Hitler, apoyado por los servicios secretos británicos y el capital estadounidense, desplegó con suficiente rapidez un sistema de gestión empresarial centralizado en Alemania que permitió al Tercer Reich apoderarse rápidamente de toda Europa. Gracias a Dios, derrotamos a este fascismo alemán (o más bien europeo, dada la realidad actual).

Después de eso, quedaron dos modelos en el mundo, a los que me refiero como el orden mundial imperial: el soviético y el occidental (centrado en Estados Unidos). Tras el colapso de la Unión Soviética, que no pudo resistir la competencia mundial porque su sistema de gobierno directivo no era lo suficientemente flexible para satisfacer las necesidades del progreso tecnológico, Estados Unidos se hizo con el dominio mundial durante un tiempo.

Pero ese período de “soledad unipolar estadounidense” ya ha pasado, y probablemente no sólo gracias a Rusia, sino principalmente a China y a las regiones asiáticas como tales, ¿no es así?

En efecto, las estructuras jerárquicas verticales características del orden mundial imperial resultaron ser demasiado rígidas para garantizar procesos de innovación continuos, y perdieron su eficacia comparativa para asegurar el crecimiento de la economía mundial. En su periferia, ha surgido un nuevo orden económico mundial, basado en modelos de gestión flexibles, en la organización en red de la producción, donde el Estado funciona como integrador, uniendo los intereses de diversos grupos sociales en torno a un objetivo: el aumento del bienestar social. El ejemplo más impresionante de esa economía mundial integrada es hoy China, que durante más de 30 años ha triplicado la tasa de crecimiento de la economía estadounidense. Ya está superando a Estados Unidos en términos de producción, exportaciones intensivas en conocimiento y crecimiento.

Otro ejemplo de modelo de Nueva Economía Mundial Integral –que hemos llamado integral porque combina todos los diferentes grupos de interés– es la India. Tiene un sistema político diferente, pero también la primacía de los intereses públicos sobre los privados, y el Estado busca maximizar las tasas de crecimiento para luchar contra la pobreza.

En este sentido, el nuevo orden económico es ideológicamente socialista. Al mismo tiempo, utiliza los mecanismos de mercado de la competencia, lo que permite la mayor concentración de recursos para la revolución tecnológica con el fin de garantizar el salto económico sobre la base de un nuevo y avanzado paradigma tecnológico.

Si nos fijamos en la tasa de crecimiento después de 1995, la economía china se multiplicó por 10, mientras que la estadounidense sólo creció un 15%. Por lo tanto, es obvio que el crecimiento de la economía mundial se está trasladando a Asia, ya que China, India e Indochina producen más bienes que Estados Unidos y la UE. Si se incluye también a Japón o Corea, con sus sistemas de gobierno estrechamente alineados con el principio del bienestar social, esta nueva estructura económica puede dominar el mundo, y el centro de la economía mundial se ha desplazado al sudeste asiático. Por supuesto, la élite gobernante estadounidense no puede estar de acuerdo con eso.

Todo empezó en 2008

Inevitable, diría yo…

Sí. Al igual que el Imperio Británico, buscan mantener su hegemonía en el mundo. Lo que está ocurriendo hoy es una manifestación de cómo la poderosa élite oligárquica estadounidense intenta mantener la dominación mundial. Puede decirse que durante los últimos 15 años ha estado librando una guerra híbrida global, tratando de caotizar a los países que están fuera de su control y de limitar el desarrollo de China. Pero debido a su ya arcaico sistema de gobierno, no pueden hacerlo.

La crisis financiera de 2008 fue un momento de transición de este tipo, cuando el ciclo de vida del modo tecnológico saliente terminó realmente, y comenzó el proceso de redistribución masiva de capitales hacia un nuevo modo tecnológico, cuyo núcleo es un complejo de nano-bio-ingeniería y tecnologías de la información-comunicación. Todos los países comenzaron a inyectar dinero en la economía. Lo más fácil que puede hacer un Estado moderno es dar a todas las empresas acceso a dinero a largo plazo y barato para que puedan introducir nuevas tecnologías. Pero mientras en Estados Unidos y Europa este dinero se gastó sobre todo en burbujas financieras y financiación del déficit, en China la enorme masa monetaria se gastó íntegramente en aumentar la producción y absorber nuevas tecnologías. No hubo burbujas financieras, y la altísima monetización de la economía china no condujo a la inflación; el crecimiento de la masa monetaria fue acompañado por un aumento de la producción de bienes, la introducción de nuevas tecnologías avanzadas y un aumento del bienestar social.

En la actualidad, la competencia económica ya ha hecho que Estados Unidos pierda su liderazgo. Si recuerdan, Donald Trump intentó frenar el desarrollo de China mediante una guerra comercial, pero no funcionó.

¿Por qué? ¿No podría haber tenido Trump, acostumbrado a arriesgarse y a ir a por todas, el valor de hacerlo?

Y no podría haber salido ni para Trump, porque China tiene un sistema de gestión más eficiente que maximiza la concentración de los recursos productivos disponibles. Al mismo tiempo, una gestión monetaria eficaz mantiene la emisión de dinero en el contorno de la reproducción ampliada de la economía real, centrándose en la financiación de la inversión para el desarrollo. China tiene la tasa de ahorro más alta de todos los países: cerca del 45% del PIB se invierte, frente al 20% de Estados Unidos o Rusia. Esto, de hecho, es lo que garantiza la altísima tasa de crecimiento de la economía china.

En general, Estados Unidos estaba condenado a perder esta guerra comercial, porque el Imperio Celestial (término chino utilizado para referirse a todo el mundo y, posteriormente, al territorio sobre el que se extendía el poder del emperador chino. Desde la época de Dong Zhongshu, siglo 2 antes de nuestra era, el emperador era visto en la ideología confuciana como el representante del cielo en la tierra y a su capital se le llamaba Templo del Cielo) puede producir con mayor eficacia y financiar el desarrollo de forma más barata.

Todo el sistema bancario de China es de propiedad estatal; funciona como una única institución de desarrollo, que canaliza los flujos de efectivo hacia la expansión de la producción y la absorción de nuevas tecnologías. En Estados Unidos, la emisión de dinero se destina a financiar los déficits presupuestarios y se redistribuye en burbujas financieras. Como resultado, la eficiencia del sistema financiero y económico de Estados Unidos es del 20%: sólo uno de cada cinco dólares llega al sector real, mientras que en China casi el 90% (es decir, casi todo el yuan creado por el Banco Central) alimenta los circuitos de expansión de la producción y garantiza un crecimiento económico ultra alto.

Los intentos de Trump de limitar el desarrollo de China mediante métodos de guerra comercial han fracasado. Al hacerlo, se han convertido en un bumerán para el propio Estados Unidos.

Guerra biológica

Los estadounidenses abrieron entonces un frente de guerra biológica lanzando un coronavirus en China, con la esperanza de que los dirigentes chinos no pudieran hacer frente a la epidemia y se desatara el caos en su nación. Sin embargo, la epidemia demostró en el propio Estados Unidos una mala actuación de la sanidad pública y creó un caos en todo el país. Una vez más, el sistema de gestión chino resultó ser mucho más eficaz. El llamado Reino Medio tiene una tasa de mortalidad significativamente menor y ha gestionado la pandemia mucho más rápido.

Ya en 2020, incluso, lograron un crecimiento económico del 2 por ciento, mientras que Estados Unidos se encontraba en un descenso del 10 por ciento del PIB (los analistas señalaron el mayor descenso desde la Segunda Guerra Mundial). Los chinos han recuperado ahora una tasa de crecimiento anual de alrededor del 7% y no cabe duda de que la RPC seguirá creciendo de forma constante, ampliando la producción del nuevo paradigma tecnológico.

Paralelamente a la guerra comercial contra China, los servicios secretos estadounidenses estaban preparando una guerra contra Rusia, ya que es nuestro país el que la tradición geopolítica anglosajona considera el principal obstáculo para el establecimiento de la dominación mundial por parte de la élite de poder y financiera de Estados Unidos y el Reino Unido.

Hay que decir que la guerra contra Rusia se desarrolló inmediatamente después de la anexión de Crimea y después de que los servicios especiales de Estados Unidos organizaran un golpe de Estado en Ucrania. Se podría decir que engañaron a Rusia para que aceptara la ocupación estadounidense de Ucrania, tratándola como un fenómeno temporal.

Sin embargo, los estadounidenses echaron raíces en Ucrania: no sólo crearon bastiones, cultivando nazis bajo sus alas, sino que también entrenaron a las fuerzas armadas nazis, dieron a los nazis una educación militar, los formaron en sus academias, “cosieron” a todas las Fuerzas Armadas ucranianas con ellos. Y durante ocho años prepararon a las AFU para luchar contra el único enemigo: Rusia. Al mismo tiempo, los medios de comunicación, que en Ucrania también están totalmente controlados por los estadounidenses, formaron una imagen del enemigo en la conciencia pública.

Además, Estados Unidos utilizó un frente de guerra híbrido monetario y financiero contra Rusia. Ya en 2014, impusieron las primeras sanciones financieras y sacaron de la economía rusa una parte importante de los préstamos occidentales. Ahora estamos viendo la siguiente fase, en la que han desconectado efectivamente a Rusia del sistema monetario y financiero mundial, donde ellos dominan. Todo ello lo escribí hace diez años, basándome en la teoría del cambio de las economías mundiales y en la lógica específica de la élite gobernante estadounidense, centrada en la dominación mundial.

La geopolítica anglosajona está tradicionalmente orientada contra el Imperio Ruso y sus sucesores, la URSS y la Federación Rusa, porque desde el Imperio Británico, Rusia ha sido considerada como el principal adversario de los anglosajones. Toda la llamada ciencia geopolítica que se escribía en Londres se reducía en realidad a un conjunto de recomendaciones sobre cómo destruir a Rusia como potencia dominante en Eurasia. Me refiero a todo tipo de construcciones especulativas como “países marítimos” frente a “países terrestres” y demás.

Usar a Ucrania contra Rusia

¿Qué ha hecho Rusia para obstaculizar a los “países marítimos”? Al fin y al cabo, nunca hemos tenido fronteras geográficas con Gran Bretaña.

En este contexto, se inventó una fórmula: quien controla Eurasia controla el mundo entero. De hecho, ha habido más desarrollos aplicados. Es conocido el teorema de Zbigniew Brzezinski (de origen polaco, ha sido uno de los más destacados ideólogos del imperialismo estadounidense, que fue consejero del presidente Lyndon B. Johnson de 1966 a 1968 y asesor de seguridad nacional del presidente Jimmy Carter de 1977 a 1981) de que para derrotar a Rusia como superpotencia es necesario arrancarle Ucrania. Todo este dogma político, que parece haber pasado a la historia, se reproduce sin embargo hoy en el pensamiento de la élite política estadounidense.

Hay que decir que los cursos de geopolítica del siglo XIX siguen presentes en las universidades de Harvard y Yale, agudizando el cerebro de los futuros políticos estadounidenses contra Rusia. Así que, en realidad, se han deslizado en esta vieja y probada corriente rusófila que siempre ha sido característica de la geopolítica anglosajona. Y viendo a Rusia como el principal oponente de su dominio en el mundo, utilizaron a Ucrania como un puesto de avanzada, o más bien como una herramienta para socavar a Rusia, debilitarla y eventualmente destruirla como estado soberano, como sugirió Brzezinski.

Así pues, lo que está ocurriendo hoy era fácilmente predecible, basado en una combinación de patrones de desarrollo económico a largo plazo que condenaron efectivamente al mundo a la guerra híbrida, en la tradicional rusofobia de la élite política anglosajona. Tras el fracaso del debilitamiento de la RPC mediante una guerra comercial, los estadounidenses trasladaron el golpe principal de su poder militar y político a Rusia, a la que ven como un eslabón débil en la geopolítica y la economía mundiales.

Además, los anglosajones intentan establecer un dominio sobre Rusia para poner en práctica sus perennes ideas rusófobas de destruir nuestro país y debilitar a China, porque la alianza estratégica entre Rusia y China está fuera del alcance de Estados Unidos. No tienen ni el poder económico ni el militar para destruirnos juntos en lugar de separados, razón por la cual Estados Unidos buscó originalmente separarnos de China. No tuvo éxito. En cambio, se han aprovechado de nuestra, yo diría, complacencia y se han hecho con el control de Ucrania y ahora están utilizando a nuestra república hermana como arma para destruir a Rusia y luego para hacerse con el control de nuestros recursos con el fin de otra vez fortalecerse y debilitar a China. En definitiva, es tan obvio como que dos más dos son cuatro.

Probablemente es obvio, pero no para todos. Hay muchos opositores entre la élite rusa a una alianza con China. Al menos, antes de la operación especial en Ucrania, a estas personas les parecía que la cultura estadounidense y occidental era más clara y cercana que la sabiduría jeroglífica china, y que siempre encontraríamos puntos en común con nuestros “socios occidentales”.

Escribí un libro en 2015 titulado “La última guerra mundial. The US Starts and Loses (EEUU empieza y pierde)”. EEUU emprendió una guerra híbrida global –que comenzó con revoluciones naranjas para perturbar regiones del mundo que no controlaba– para fortalecer su posición y debilitar la de sus rivales geopolíticos.

Cinco frentes de guerra

Tras el famoso discurso de Múnich del presidente Putin (febrero de 2007), se dieron cuenta de que habían perdido el control de la Rusia de Boris Yeltsin (Presidente entre 1991 y 1999) y eso les molestó mucho. En 2008 se produjo la crisis financiera y quedó claro que se iniciaba la transición hacia un nuevo paradigma tecnológico, mientras que el viejo orden mundial y el viejo sistema de gobernanza no garantizaban un desarrollo económico progresivo. China se adelanta. Y entonces la lógica de desplegar una guerra mundial funciona, sólo que no en las formas que eran comunes hace 100 años, sino en tres frentes convencionales: el monetario y financiero (donde Estados Unidos sigue teniendo el dominio del mundo), el comercial y económico (donde ya han cedido la primacía a China) y el informativo y cognitivo (donde los estadounidenses también tienen una tecnología superior). Utilizan estos tres frentes para intentar mantener la iniciativa y la hegemonía empresarial.

El cuarto frente es el biológico, que se abrió con la aparición del coronavirus del laboratorio estadounidense-chino de Wuhan. Hoy vemos que en Ucrania también existía toda una red de laboratorios biológicos. Así que Estados Unidos llevaba tiempo preparándose para abrir un frente biológico para la guerra mundial.

El quinto frente, el más evidente, es, de hecho, el de la lucha armada, como último instrumento para obligar a los Estados que controlan a obedecerles incondicionalmente. En la actualidad, la situación en este frente también se está agravando.

Es decir, hay una acción activa en los cinco frentes de la guerra híbrida global y el resultado se puede predecir. Los estadounidenses no van a ganar, al igual que los británicos no tuvieron éxito en su momento. Aunque formalmente Gran Bretaña ganó la Segunda Guerra Mundial, política y económicamente perdió. Los británicos perdieron todo su imperio, perdieron más del 90% de su territorio y el 95% de su población. Dos años después de la Segunda Guerra Mundial, en la que fueron uno de los vencedores, su imperio se derrumbó como un castillo de naipes porque los otros dos vencedores, la URSS y los Estados Unidos, no necesitaban ese imperio y lo consideraban un anacronismo. Del mismo modo, el mundo no necesitará las corporaciones multinacionales americanas, el dólar americano, la tecnología monetaria americana y los esquemas piramidales. Todo esto pronto será cosa del pasado. El sudeste asiático se convertirá en el líder evidente del desarrollo económico mundial, y un nuevo orden económico mundial tomará forma ante nuestros ojos.

Parafraseando el libro, podríamos decir que el cambio ha llegado por fin al frente occidental. Pero, ¿qué indicios ve usted de que este poderoso sistema mundial se convierta pronto en algo del pasado?

Después de que los estadounidenses se apoderaran primero de las reservas de divisas venezolanas y las entregaran a la oposición, luego robaran las afganas, antes las iraníes y ahora de las rusas, quedó perfectamente claro que el dólar ya no era la moneda del mundo. Siguiendo a los estadounidenses, los europeos cometieron la misma tontería: el euro y la libra dejaron de ser monedas mundiales. El viejo sistema monetario y financiero está viviendo sus últimos días. El colapso del sistema monetario y financiero mundial del dólar y el euro es inevitable después de que los dólares estadounidenses innecesarios sean enviados desde los países asiáticos de vuelta a EEUU. Los principales países se pasarán a las monedas nacionales y el euro y el dólar dejarán de ser monedas de reserva.

La globalización liberal ha terminado

¿Cómo ve el mundo cuando desaparezca el monopolio del dólar?

Estamos elaborando un tratado internacional para introducir una nueva moneda de cuenta mundial, vinculada a las monedas nacionales de los países participantes y a los productos básicos, que determinan los valores reales. No necesitaremos bancos americanos ni europeos. Un nuevo sistema de pagos, basado en la moderna tecnología digital con blockchain, se está desarrollando en el mundo, donde los bancos están perdiendo su importancia. El capitalismo clásico, basado en los bancos privados, se está convirtiendo en algo del pasado. El derecho internacional está siendo restaurado. Todas las relaciones internacionales clave, incluida la cuestión de la circulación mundial de la moneda, están empezando a configurarse mediante tratados.

Al mismo tiempo se recupera la soberanía nacional, porque los países soberanos están de acuerdo. La cooperación económica mundial se basa en inversiones conjuntas para mejorar el bienestar de los pueblos. La liberalización del comercio deja de ser una prioridad, se respetan las prioridades nacionales y cada Estado construye un sistema de protección del mercado interno y de su espacio económico como considere oportuno.

En otras palabras, la era de la globalización liberal ha terminado. Ante nuestros ojos se está formando un nuevo orden económico mundial, integral, en el que algunos estados y bancos privados pierden su monopolio privado sobre la emisión de dinero, el uso de la fuerza militar, etc.

¿Por qué tituló su libro “La última guerra mundial”? ¿Qué alimenta su esperanza de que esta guerra global sea realmente la última?

He llamado a esta guerra mundial la última, porque podemos ver que hay varios escenarios para salir de la crisis actual.

El primer escenario, del que ya he hablado, es tranquilo y benigno. Consiste en superar el monopolio estadounidense. Para hacerlo en el ámbito financiero hay que renunciar al dólar. Para superar el monopolio en la esfera informativa y cognitiva, tenemos que aislar nuestro espacio informativo de Estados Unidos y adoptar nuestra propia tecnología de la información. Creando los contornos de la reproducción económica, pero sin el dólar estadounidense y el euro, y basándose en su tecnología de la información de la gestión del dinero, los países del nuevo orden mundial garantizan altas tasas de desarrollo económico, mientras que el mundo occidental se derrumba. Allí vemos una situación de colapso de las pirámides, desorganización y una creciente crisis económica, agravada por el aumento de la inflación debido a la emisión incontrolada de dinero en los últimos 12 años.

El segundo escenario es similar al que Hitler quiso implementar durante el cambio del orden mundial anterior. Es un intento de crear un gobierno mundial con una ideología sobrehumana. Mientras que Hitler imaginaba una nación alemana sobrehumana, los actuales ideólogos de la dominación mundial imponen a la humanidad la transición a un estado posthumano. En contraste con el posthumanismo de Occidente, los países centrales del nuevo orden mundial se caracterizan por una ideología socialista, aunque con respeto a los intereses privados, la protección de la propiedad privada y el uso de mecanismos de mercado. China, India, Japón y Corea están dominados por la ideología socialista, o más bien por una mezcla de ideología socialista, intereses nacionales y competencia de mercado. Es esta mezcla la que forma una élite política y de poder fundamentalmente nueva, orientada al desarrollo económico y al crecimiento del bienestar de las naciones.

Gobierno mundial imperialista

Los políticos, intelectuales y empresarios occidentales lo tienen claro. Lo que vemos hoy es un intento de formar una determinada imagen de un nuevo orden mundial con un gobierno mundial al frente, en el que la gente es conducida a un campo de concentración electrónico. Se puede convencer con el ejemplo de las restricciones durante la pandemia, por así decirlo: todas las personas reciben etiquetas, el acceso a los bienes públicos se regula mediante códigos QR, todo el mundo está obligado a marchar en formación.

Por cierto, el escenario de la Fundación Rockefeller en 2009 planteó la pandemia y, de hecho, todo lo que estaba sucediendo en relación con ella de una manera sorprendente; realmente predijeron el futuro. Este escenario se llamó “Lock Step” (Paso de bloqueo), es decir, “Walking the Line” (Caminando formados o en línea), y el mundo occidental lo siguió. Al sacrificar sus propios valores democráticos, la gente se ve obligada a obedecer órdenes. Las organizaciones internacionales, incluida la Organización Mundial de la Salud, se utilizan como una especie de punto de apoyo para montar un gobierno mundial que estaría subordinado al capital privado.

Pero hay que decir que Donald Trump ha entorpecido mucho estos planes, porque detuvo la firma de los acuerdos de la Asociación Transatlántica y Transpacífica, donde todos los países involucrados en los acuerdos sacrificaban la soberanía nacional en todas las disputas con las grandes empresas. Y hay que entender que hoy en día cualquier empresa multinacional puede actuar como inversor extranjero, incluso dentro de Estados Unidos. Según estos acuerdos, si hay capital extranjero en la empresa, en una disputa con el gobierno nacional, se forma algún tipo de tribunal de arbitraje internacional, no está claro cómo y por quién. Y son estos jueces no elegidos, nombrados de hecho por las grandes empresas internacionales, los que resuelven estos litigios. De hecho, se trataba de que el Estado perdiera toda la soberanía en la regulación de las relaciones con las grandes empresas.

Sin embargo, Trump detuvo el acuerdo: Estados Unidos nunca lo firmó. El proceso de formación del gobierno mundial se detuvo así. Esta es la segunda alternativa y ahora está en crisis debido a la ruptura de la idea de globalización y al abandono gradual de las restricciones “pandémicas”.

Hay que entender que la opción del gobierno mundial es incompatible con una Rusia soberana, con nuestra independencia y papel en el mundo. En el escenario globalista, Rusia es vista como un territorio a explotar por las empresas transnacionales occidentales. Se supone que la “población indígena” está al servicio de sus intereses. En este escenario, Rusia desaparece como entidad independiente, al igual que China. El gobierno mundial occidental podría incorporar a algunos de nuestros oligarcas en su versión del futuro, pero sólo en el segundo y tercer nivel.

Apocalipisis

El tercer escenario es catastrófico. La destrucción de la humanidad…

¿El apocalipsis del que todos hablan?

Bueno, no todo el mundo… Pero todo el mundo está ciertamente asustado. Por cierto, los biolaboratorios estadounidenses que sintetizan virus peligrosos fueron mencionados en mi otro libro, que salió un poco más tarde: “La plaga del siglo XXI: ¿Cómo evitar la catástrofe y superar la crisis?”.

Recuerdo que en 1996, cuando tuve que trabajar en el Consejo de Seguridad de la ONU, propuse desarrollar un concepto de seguridad biológica nacional. Porque ya entonces, hace casi 30 años, la genética era una ciencia lo suficientemente avanzada como para sintetizar virus contra personas de una determinada raza o un determinado sexo, una determinada edad.

Esto es posible desde hace mucho tiempo. Es posible hacer un virus que funcione sólo contra los blancos o, por el contrario, sólo contra los negros, sólo contra los hombres o sólo contra las mujeres. Ahora los estadounidenses van más allá: según la información de nuestro Ministerio de Defensa que se hizo pública en marzo, los laboratorios biológicos estadounidenses estaban desarrollando virus dirigidos a los eslavos. Aparentemente, hoy es posible hacer un virus contra algún grupo étnico que tenga su propio código genético.

Lo que ocurre hoy en Ucrania es un eco de la agonía de la élite gobernante estadounidense, que no puede aceptar que ya no será líder mundial. Esto está quedando claro para todos, al menos para los que no están vinculados a los estadounidenses por sus intereses y no están sujetos a su influencia cognitiva.

He aquí un ejemplo. Cuando Estados Unidos impuso sanciones antirrusas en 2014, pregunté a mis colegas chinos: “¿Creen que los estadounidenses podrían imponer sanciones a China?”. Estaban seguros de que no podían. Dijeron que era imposible porque Estados Unidos depende tanto de China como China de Estados Unidos. Así que sería costoso para Estados Unidos. Pasan dos años y Trump ha lanzado una guerra comercial contra China. Y Pekín se da cuenta entonces de que Estados Unidos es el enemigo, que hundirá el milagro económico chino por cualquier medio.

Antes, los razonamientos de mis colegas chinos no eran muy convincentes, al igual que mi libro mencionado por usted no tuvo mucho impacto en nuestra élite político-económica. Mis argumentos fueron desestimados. A pesar de que llevábamos muchos, muchos años diciendo que había que abandonar el dólar. Las reservas de divisas tenían que pasar de los instrumentos del dólar, del euro al oro, teníamos que pasar a nuestro propio sistema monetario y financiero, desarrollar nuestras propias liquidaciones en monedas nacionales con nuestros socios. Llevamos sugiriendo todo esto desde los años noventa, cuando ya estaba claro hacia dónde se dirigía el desarrollo económico mundial. Es ahora cuando todo el mundo ha tenido por fin una epifanía.

Los zombis de Ucrania

A juzgar por los aullidos procedentes del campo liberal y los acontecimientos en Ucrania, no todos han tenido una epifanía.

Sí, nos enfrentamos al hecho de que en ocho años los estadounidenses han conseguido engañar tanto al pueblo ucraniano que el pueblo que resiste al ejército ruso, las llamadas Fuerzas Armadas de Ucrania, parece zombificado. Están siendo manipulados como marionetas. No es Zelensky quien manda en el ejército ucraniano, ni siquiera el Ministerio de Defensa y el Estado Mayor de Ucrania, sino el Pentágono, el que manda muy eficazmente en términos de lucha “hasta el último soldado ucraniano”, porque estos tipos zombificados no se rinden. Y sin embargo, están en una situación absolutamente desesperada.

Todos los expertos han admitido ya que Rusia ha ganado la Operación Militar Especial, que Ucrania no tiene ninguna posibilidad de resistencia, que toda la infraestructura militar ha sido destruida… A las AFU sólo les queda rendirse para minimizar las pérdidas humanas. Sin embargo, los oficiales ucranianos (y especialmente, por supuesto, los nacionalistas) actúan como zombis controlados desde el exterior, cumpliendo las instrucciones del Pentágono, que las envía directamente a sus ordenadores personales y tabletas especiales.

Además, los estadounidenses mandan a sus marionetas de las AFU, dividiéndolas en unidades adecuadas. A cada unidad se le asigna un número, y a cada número se le asigna una tarea cada día por la inteligencia militar artificial. En realidad, han convertido a 150-200 mil hombres en una máquina de combate que trabaja sin pensar, limitándose a seguir sin tapujos todas sus órdenes. En 8 años han conseguido que una parte importante de la juventud de Ucrania no sólo se una a las filas contra Rusia, sino que mediante el lavado de cerebro la han convertido en sus propios instrumentos de escasa voluntad propia. No sólo son carne de cañón, sino carne de cañón controlada.

Estando en una situación absolutamente desesperada, rodeados, privados de cualquier tipo de suministro, siguen con su guerra sin sentido, condenándose a sí mismos a la muerte, y arrastrando con ellos a la tumba a los civiles de los alrededores. Este es un excelente ejemplo de cómo funciona la tecnología moderna estadounidense.

Hay que entender que nos enfrentamos a una fuerza muy poderosa. Los expertos y los políticos rusos solían decir que los propios ucranianos se asfixiarían económicamente y luego volverían a nosotros, y en general, decían que a dónde iría Ucrania sin nosotros, que Ucrania no podía reproducir su economía sin nuestros recursos y la cooperación con nosotros. Efectivamente, Ucrania ha entrado en un estado de desastre económico, tal y como esperábamos, tal y como explicamos a nuestros colegas ucranianos. La república ucraniana se ha convertido en el Estado más pobre de Europa, junto con Moldavia. Ucrania ha perdido más de 100,000 millones de dólares por haber cortado los lazos con Rusia. Sin embargo, esto no ha impedido a los tecnólogos e instructores políticos estadounidenses y británicos formar un ejército de 200,000 matones y asesinos, que tienen una comprensión completamente errónea de la realidad y son instrumentos obedientes de los intereses estadounidenses.

¿No hay marionetas estadounidenses igualmente obedientes en Rusia? ¿Sólo los ucranianos están zombificados?

Sí, y aquí hay que tener en cuenta que con nuestro Banco Central pasa más o menos lo mismo, pero sólo en otros temas.

El dólar ya no sirve

Antes de pasar al Banco Central, permítanme una aclaración. Ha dicho que está trabajando en la introducción de una nueva moneda. ¿Y en qué formato y con qué equipo?

Llevamos mucho tiempo haciendo esto, como grupo de científicos. Incluso hace 10 años, en el Foro Económico de Astana presentamos un informe, “Hacia un crecimiento sostenible a través de un orden económico mundial justo”, con un proyecto de transición hacia un nuevo sistema monetario-financiero mundial, en el que proponíamos reformar el sistema del FMI, basado en los llamados derechos especiales de giro, y crear una moneda mundial sobre la base del sistema alterado del FMI. Esta idea, por cierto, despertó un gran interés en su momento: nuestro proyecto fue reconocido como el mejor proyecto económico internacional. Pero en la práctica, ninguno de los estados representados por las autoridades monetarias oficiales se interesó por este proyecto, aunque hubo publicaciones de Nursultan Nazarbayev (ex presidente de Kazajstán) que proponían una nueva moneda. Creo que estaba ofreciendo un altyn (la denominación tradicional del sistema monetario ruso, cuya primera mención se remonta a 1375).

¿Altyn? Eso es interesante.

Sí, incluso se publicó su artículo sobre este tema en Izvestia. Pero las negociaciones y las decisiones políticas no llegaron a esto, y a día de hoy es más bien una propuesta de los expertos. Pero estoy seguro de que la situación actual nos obliga a crear rápidamente nuevos instrumentos de pago y liquidación, porque el dólar será prácticamente imposible de utilizar, y el rublo no puede estabilizarse de ninguna manera debido a la incompetente política del Banco Central, que de hecho actúa en interés de los especuladores internacionales.

Objetivamente, el rublo podría convertirse en una moneda de reserva junto con el yuan y la rupia. Se podría pasar a un sistema multidivisa basado en las monedas nacionales. Pero seguimos necesitando algún tipo de equivalente para la fijación de precios… Ahora estamos trabajando en el concepto de espacio de intercambio de la Unión Económica Euroasiática, donde una de las tareas es crear nuevos criterios de fijación de precios.

Es decir, si queremos que los precios de los metales no se formen en Londres, sino en Rusia, al igual que los precios del petróleo, esto implica la aparición de alguna otra moneda, especialmente si queremos actuar no sólo dentro de la Unión Económica Euroasiática, sino en Eurasia en sentido amplio, en el centro del nuevo orden económico mundial, al que incluyo a China, India, Indochina, Japón, Corea e Irán. Se trata de grandes países que tienen sus propios intereses nacionales fundamentales. Después de las historias actuales de confiscación de reservas de dólares, no creo que ningún país quiera utilizar la moneda de otro país como moneda de reserva. Así que se necesita un nuevo instrumento. Y tal instrumento, en mi opinión, podría ser, para empezar, una especie de moneda de cálculo sintética, que se construiría como tal índice agregado.

¿Puedo ofrecer algunos ejemplos? ¿Qué son?

Bueno, digamos que el ECU, pues hubo una experiencia de este tipo en la Unión Europea. Se construyó como una cesta de monedas. Todos los países que participen en la creación de una nueva moneda de cálculo deben tener derecho a que su moneda nacional forme parte de esta cesta. Y la moneda común se forma como un índice, como una media ponderada de estas monedas nacionales.

Pues bien, desde mi punto de vista, hay que añadir las materias primas: no sólo el oro, sino el petróleo, el metal, los granos y el agua. Una especie de paquete de productos básicos que, según nuestras estimaciones, debería incluir unos 20 productos básicos. De hecho, forman las proporciones de precios globales y, por tanto, deben incluirse en la cesta para la formación de una nueva moneda contable. Y necesitamos un tratado internacional que determine las reglas de circulación de esta moneda y cree una organización similar al fondo monetario internacional.

Por cierto, hace 15 años propusimos reformar el FMI, pero ahora es evidente que el nuevo sistema financiero monetario tendrá que construirse sin Occidente. Tal vez Europa se una a ella en algún momento, y Estados Unidos tenga que reconocerla también. Pero por ahora está claro que tendrá que construirse sin ellos, por ejemplo sobre la base de la Organización de Cooperación de Shanghai. Sin embargo, esto es sólo una elaboración de los expertos, que someteremos a la consideración de los organismos oficiales en el próximo mes.

¿Y a nivel del gobierno o del presidente?

Primero los distribuiremos a los organismos responsables de estos temas. Mantendremos conversaciones, elaboraremos un acuerdo común y luego pasaremos al plano político.

Usted escribió que lo único que queda por hacer es nacionalizar el Banco de Rusia. ¿Por qué no se ha hecho todavía? Por ejemplo, existe el punto de vista de que Elvira Nabiullina (la Presidenta del Banco Central, reelecta en abril de este año) se mantiene en su posición de pantalla, pero ya no gestionará nada serio. ¿Puede refutarlo o confirmarlo?

No quiero entrar en teorías conspirativas.

El Banco Central y el FMI

¿Es una conspiración?

Sí, podemos hablar del Estado profundo estadounidense en términos de conspiración. En este caso la tesis de la conspiración es una línea de razonamiento muy apropiada, porque en EEUU detrás de una pantalla de presidentes y congresistas se esconden algunas fuerzas profundas (los servicios de inteligencia). Pero en nuestro país todo es sencillo. Tenemos un presidente, un jefe de Estado, que ha construido una vertical de poder. Está absolutamente claro cómo se forman el parlamento y el sistema judicial. Aquí no se puede aplicar ninguna teoría de la conspiración, en general. Lo mismo ocurre con el Banco Central. Permítanme recordarles que, según la ley del Banco Central, todos sus bienes son de propiedad federal. Por lo tanto, el Banco Central es una estructura estatal, no hay la menor duda de ello.

Y siempre se ha dicho que está separado, por así decirlo, al margen.

El Consejo de Administración del Banco Central es nombrado por la Duma del Estado a propuesta del Presidente. Trabajé durante muchos años como su representante en el Consejo Bancario Nacional, que supervisa las actividades del Banco Central. Puedo decir, no hay duda, que el Banco Central es el organismo estatal que regula la circulación monetaria, y también es el principal regulador financiero del país.

Pero hay matices. La Constitución dice que el Banco Central dirige su política de forma independiente, es decir, es independiente del gobierno. Pero eso no significa que sea independiente del Estado. Es un organismo estatal. Por ejemplo, nuestro sistema judicial también es oficialmente independiente del Gobierno.

Por lo tanto, como organismo independiente, el Banco Central se constituye, sin embargo, como un órgano de regulación estatal y debe realizar las tareas que son necesarias para el desarrollo de nuestra economía. Para ello es necesario que el Banco Central participe en la planificación estratégica. Los clásicos monetarios estipulan que el objetivo principal de la autoridad monetaria, es decir, del Banco Central, debe ser crear las condiciones para maximizar la inversión. Esto es lo que debería hacer el sistema bancario: maximizar la inversión. Porque a mayor inversión, mayor producción, mayor nivel técnico, menores costes y menor inflación, mayor estabilidad de la economía.

La estabilización macroeconómica en la economía actual sólo puede lograrse sobre la base de un progreso científico y tecnológico acelerado. Los intentos de controlar la inflación (esa palabra de moda), que el Banco Central ha estado imitando prácticamente durante los últimos 10 años, manipulando el tipo de interés clave contra un tipo de cambio del rublo de libre flotación, son miopes, primitivos y contraproducentes. Estas medidas suelen ser recomendadas por el FMI para los países subdesarrollados que no saben pensar por sí mismos.

¿Cuál es el objetivo de inflación en la práctica? Se trata de un conjunto de medidas extremadamente primitivo e internamente contradictorio, cuya aplicación lleva a la economía a una trampa de estanflación. El Banco Central ha puesto el rublo en flotación libre, lo que es absurdo en términos de objetivos de inflación en una economía abierta, donde el tipo de cambio afecta directamente a los precios. Y vemos que la devaluación del rublo hace subir los precios periódicamente.

Banco Central, el eslabón más débil

Además, han reducido la política monetaria a una sola herramienta absolutamente primitiva: la manipulación del tipo de interés clave. Pero el tipo de interés clave es el tipo al que el banco central presta y retira dinero de la economía. Sus intentos de suprimir la inflación subiendo el tipo de interés no pueden tener éxito en la economía actual porque cuanto más alto es el tipo de interés, menos crédito, menos inversión, menos nivel técnico y competitividad. Una disminución de este último conduce a una devaluación del rublo en 3-4 años, después de haber subido el tipo de interés aparentemente para luchar contra la inflación. Al dejar que el rublo flote libremente, lo han entregado, de hecho, a los especuladores de divisas.

A los estadounidenses les gusta mucho esta política, por lo que elogian de todas las maneras posibles el liderazgo de nuestro Banco Central y del Ministerio de Finanzas. Después de todo, ¿qué es importante para ellos? Que todo esté vinculado al dólar, que el rublo sea una moneda “basura”, inestable. Y es una paradoja, porque el importe de las reservas de divisas de la Federación Rusa ha sido recientemente 3 veces mayor que la masa monetaria en rublos. Esto significa que el Banco Central podría haber estabilizado el tipo de cambio en cualquier nivel. Pero no fue así.

¿Y quiénes son los especuladores a los que el Banco Central lanzó el rublo? Los principales son los fondos de cobertura estadounidenses, que en realidad moldean el tipo de cambio del rublo manipulando el mercado. Y el Banco Central no se da cuenta, o mejor dicho, como si no se diera cuenta. Para mantenerlos en el mercado de divisas subiendo el tipo de interés, el Banco Central está matando el crédito y haciendo que nuestra economía dependa de fuentes de crédito extranjeras y que el sistema financiero de divisas dependa de los intereses de los especuladores.

Es decir, ¿en interés de quién trabaja el Banco Central, escondiéndose detrás de palabras de moda como “objetivo de inflación”, que ha fracasado vergonzosamente en los últimos años en términos de dinámica de precios reales? Así que el punto más débil de todo el sistema de seguridad nacional en general es el Banco Central. Su liderazgo está infectado con el armamento cognitivo del enemigo, simplemente zombificado por él. De hecho, nuestras autoridades monetarias están haciendo lo que quiere el enemigo.

Por cierto, he demostrado matemática y cronológicamente que la primera oleada de sanciones sólo se impuso a Rusia después de que el Banco Central hubiera preparado el terreno para ello, es decir, dejando flotar libremente el rublo y anunciando que subiría el tipo de interés si comenzaba la inflación en el país. En cuanto el Banco Central cambió a esta extraña política, los estadounidenses impusieron inmediatamente sanciones.

Sus especuladores se encargaron de hundir el rublo, lo que provocó una ola inflacionista, y el Banco Central subió los tipos de interés a instancias del FMI, paralizando por completo nuestra economía. El daño acumulado de esta política ha alcanzado ya los 50 billones de rublos de producción no producida y unos 20 billones de rublos de inversión no realizada. Ahora tenemos que añadir a eso 300,000 millones de dólares invertidos en activos extranjeros, que ahora están congelados: ese es el daño.

Los banqueros: claros beneficiados

Por lo tanto, cuando hablamos de la nacionalización del Banco Central, no estamos hablando de nacionalizarlo formalmente (ya está nacionalizado), sino de adecuarlo al interés nacional. Ahora mismo su política es la contraria al interés nacional. Y aquí no hay ninguna conspiración. Podemos ver en interés de quién se lleva a cabo esta política.

El Banco Central ha subido el tipo de interés hasta el 20%, dando a los banqueros una posición dominante en la economía. Con el recurso más caro y escaso, el dinero, determinan qué empresa sobrevivirá y cuál morirá, quebrará, etc. Subir los tipos de interés convierte a toda la economía rusa en rehén de un grupo de banqueros. Esto es lo primero. La segunda es que la dirección del Banco Central ha permitido un nuevo colapso del rublo y ha cerrado el cambio de divisas. Como resultado, hoy los bancos se han convertido en los principales especuladores de divisas: compran moneda fuerte a 90 rublos por dólar (por ejemplo) y la venden a 125. La diferencia la depositan ellos como superbeneficio.

Pero, ¿por qué cree que el Banco Central está llevando a cabo una política en favor de los intereses del enemigo?

Como he dicho, lo hace por recomendación del Fondo Monetario Internacional. Pero sus intereses también son compartidos por nuestros grandes bancos, a los que objetivamente les gusta esta política, así como nuestras estructuras monetarias y financieras, que también participan en la manipulación del tipo de cambio del rublo. Así que se está formando un influyente grupo de presión en torno a esta política, que la apoya en función de sus intereses privados. Estos intereses son contrarios a los intereses del país, se oponen directamente a ellos.

Y, si se observa lo que el Banco Central está haciendo hoy, no tengo ninguna duda de que continúa la política de complacer al enemigo. Socava la estabilidad macroeconómica al permitir que los especuladores internacionales manipulen el tipo de cambio del rublo y al no controlar la posición monetaria de los bancos, que se han convertido en especuladores de divisas, aunque el Banco Central podría eliminar fácilmente a los bancos del mercado de divisas fijando su posición monetaria, prohibiendo a los bancos comprar divisas.

Y en segundo lugar, al elevar el tipo de interés, el Banco Central acabó con las inversiones en el desarrollo de la economía rusa, que son muy necesarias en estos momentos, principalmente para la sustitución de importaciones y la restauración de la soberanía económica en un momento en que nuestros dirigentes dicen que no debemos tener miedo a las sanciones, porque éstas crean condiciones para el crecimiento económico, para la sustitución de importaciones…

Alrededor de un tercio de las importaciones procedentes de la UE han salido de nuestro mercado. Se trata de una gran oportunidad para la sustitución de importaciones. Si asumimos que nuestras empresas empezarán a desarrollar estas mercancías, creceremos a un ritmo del 15% anual. Pero esto requiere préstamos. La sustitución de importaciones no puede producirse sin préstamos. Necesitamos préstamos para crear instalaciones de producción, para desarrollar nuevas tecnologías, para cargar la capacidad de producción ociosa.

En la Academia de Ciencias elaboramos hace tiempo una estrategia de desarrollo avanzado, que estamos promoviendo. Pero desgraciadamente la loca política –desde nuestro punto de vista– del Banco Central tiene unas estructuras influyentes bastante concretas a las que les gusta y apoyan. Por eso esta política es tan sostenible.

Si esto no es una conspiración, ¿por qué el Banco Central sigue aplicando esta política? ¿Sólo en función de los intereses de los grupos de presión?

La guerra es madre para unos y la guerra es madrina para otros. Los bancos comerciales obtienen un 40% de beneficios con la especulación monetaria. Compran a 90 rublos por dólar y venden a 125. Son 35 rublos ¡para nada! Como resultado, tenemos inflación, las importaciones se encarecen, todo el mundo ve esta tasa loca. Los precios de todos los bienes suben, pero los bancos obtienen súper beneficios.

Alrededor de esta política, una vez más, hay un lobby muy influyente, y admitir el fracaso de esta estrategia para muchos significa, de hecho, admitir su incompetencia e incluso su sabotaje. Y los especuladores con grandes bancos son estructuras bastante influyentes en nuestro país, que influyen en la toma de decisiones.

Entonces, ¿esta información no llega a la primera persona (Putin), está bloqueada?

Cuando era asesor, solía llevarles esta información.

¿Te han escuchado?

Sí, hubo discusiones, lo discutimos en el Consejo Económico, luego se cerró para no molestar a los funcionarios. Ahora no quiero comentar esto. Hoy vemos que si no cambiamos la política monetaria, nos será sencillamente imposible sobrevivir en esta guerra híbrida. Ahora tenemos que contrarrestar las sanciones económicas con un serio aumento de la producción nacional. Tenemos la capacidad de producción para ello, la gente, las materias primas, los cerebros también, pero no hay dinero. Ahora mismo lo más fácil que el gobierno puede dar a la gente es el dinero.

¿Y cuál es tu sensación? ¿Hay un entendimiento en la cúpula?

Creo que debes dirigirte directamente a ellos con esta pregunta.

Pero mucha gente le llama a usted el número uno en la situación actual, una figura pública que puede salvar a Rusia.

Gracias por esta valoración. Intento hacerlo lo mejor posible.

Sólo quiero entender: si antes no había ningún profeta en su patria, ¿ha aparecido alguno ahora? ¿Y la situación con el Banco Central es tan coyuntural?

Se trata de una prolongación, diría yo, de 30 años. Si hubiéramos llevado a cabo una política monetaria competente y acorde con las exigencias del nuevo orden económico mundial, un sistema integral, nos habríamos desarrollado un 10% al año, como China. Tuvimos esas oportunidades. Pero llevamos 30 años estancados. Así que ni siquiera es cuestión de que nos escuchen o no, sólo tenemos que mirar objetivamente y ver cómo se desarrollan China e India y cómo nos desarrollamos nosotros. ¿Qué nos ha impedido evolucionar exactamente igual?

Y el sistema de gestión del nuevo orden económico mundial que describo en mis libros es universal. Funcionó con éxito en Japón hasta que los estadounidenses rompieron el crecimiento económico japonés. E incluso en Etiopía, donde también empezaron a formar este modelo de gestión (y lograron crecer varias veces). En otras palabras, este modelo universal de gestión de la economía moderna, centrado en el crecimiento del bienestar social a través de la inversión en un nuevo modo tecnológico, debe ser implementado. Al mismo tiempo, por supuesto, el uso selectivo del dinero implica un alto grado de responsabilidad. Lanzar dinero desde un helicóptero no es lo nuestro.

No a nuestra manera.

Hablamos de la emisión de créditos específicos basados en instrumentos digitales modernos con un sistema de control estricto centrado en la inversión en nuevas tecnologías. Sabemos cómo hacerlo, cómo minimizar el factor humano introduciendo tecnologías digitales, incluido el rublo digital. Pero esto es una desventaja para los que todavía se adhieren a las viejas estrategias. Hicieron de Rusia una vaca lechera, chupando 100 mil millones de dólares en el extranjero. Pero ahora los americanos nos han cerrado la deslocalización. Ahora sí tenemos una oportunidad, deberíamos aprovecharla.

¿Qué aconsejaría a la gente? Ahora la principal petición en los buscadores de Internet es dónde invertir el dinero en una época de turbulencias. ¿Qué debe hacer la gente?

En primer lugar, no hagas ningún movimiento brusco, diría yo. Lo que definitivamente no debes hacer es correr tras los dólares o los euros. Porque no sabemos qué va a pasar con estas monedas. Si nuestro sistema se ha desconectado del sistema occidental, entonces nuestros bancos no pueden invertir efectivamente los dólares y los euros en nada que no sea la especulación monetaria. Pero espero que nuestras autoridades frenen el mercado de divisas después de todo.

En este contexto, lo que han hecho los bancos al aumentar bruscamente el tipo de interés de los depósitos en moneda extranjera ha sido claramente exagerado y ha provocado el pánico. Creo que el rublo se estabilizará, si, por supuesto, se elimina a los especuladores del mercado de divisas y se vende la moneda sólo a los importadores y a las personas que transfieren dinero a sus familiares en el extranjero dentro de unos límites razonables o que van de viaje de negocios de acuerdo con la normativa. El resto es cerrar los canales de fuga de divisas. Entonces nuestra entrada de divisas se normalizará de nuevo.

Tenemos una balanza comercial muy positiva. Hemos introducido la venta obligatoria del 80% de los ingresos en divisas. Si vendemos estos ingresos en la bolsa, el volumen de divisas será superior al que necesitan los importadores. Tendremos un excedente de divisas. Esto significa que el tipo de cambio del rublo se fortalecerá, es decir, volverá al antiguo nivel: 80 o incluso 70 rublos por dólar.

Pero mientras el Banco Central no elimine a los especuladores del mercado y permita a los bancos comerciales convertirse en tales, el tipo de cambio del rublo no se estabilizará. Así que, por desgracia, las autoridades monetarias aún no han entrado en razón y han empezado a aplicar la política de estabilización macroeconómica adecuada, no puedo dar otro consejo que el de invertir en oro si es posible (sobre todo desde que el gobierno ha eliminado el IVA del oro). No hay otros activos reales ni refugios seguros.

Entonces, ¿compramos oro?

Compra lo esencial. O invertir en bienes raíces, en algo confiable. En cuanto a la inversión en dólares y euros… Ya no son una moneda para nosotros. Ya no es una moneda, sino una especie de obligación de otros países, que puede o no cumplirse. Así que tenemos que buscar otras oportunidades. Pero vuelvo a insistir en que, con la política adecuada, podemos estabilizar muy rápidamente el rublo e incluso recuperar su poder adquisitivo.

Pero, ¿con qué perspectiva?

Podría hacerse tan pronto como mañana, ¿sabes? Los gobiernos de Primakov y Gerashchenko lo hicieron en una semana.

¿Es capaz de hacerlo el gobierno?

Por supuesto que sí. Para ello, en general, hay que tomar dos decisiones: fijar la posición monetaria de los bancos comerciales e introducir regulaciones sobre la venta de divisas para las transacciones no comerciales, y preservar el mercado de divisas libremente convertibles sólo para las transacciones comerciales. Eso es todo. Esto puede escribirse en 15 minutos y anunciarse en un día, introducirse en tres días y el rublo se estabilizará.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.