El orden mundial «antes» y «después» de la Operación Z Por Vitalievich Menshikov y Daria Sergeevna Morozova | Revista electrónica Defense.ru

El orden mundial «antes» y «después» de la Operación Z Por Vitalievich Menshikov y Daria Sergeevna Morozova | Revista electrónica Defense.ru
Compartir vía:

El proceso objetivo de formación de la arquitectura internacional policéntrica, caracterizado por la aparición de nuevos centros de crecimiento económico, poder financiero y, en consecuencia, de influencia política, como consecuencia de la diversidad cultural y civilizacional del mundo moderno y de la aplicación por parte de los pueblos de su derecho a controlar su propio destino, no es lineal, está asociado a numerosas dificultades, es difícil de predecir en cuanto a su aplicación y no está grabado en piedra con respecto a los futuros contornos del orden mundial del siglo XXI.

El cambio de la época de dominio del “Occidente histórico” en dirección a un mundo multipolar suscita una persistente resistencia por parte, en primer lugar, de EEUU, que tras el colapso de la URSS y el fin del sistema mundial del socialismo y la disolución de la Organización del Tratado de Varsovia, fijaron su rumbo hacia el dominio monopólico en el “nuevo mundo” que ha venido a sustituir al sistema bipolar de los acuerdos Yalta-Potsdam, celebrados tras la Segunda Guerra Mundial.

Las ilusiones respecto a la prioridad absoluta de los valores universales, interpretados predominantemente como valores liberales de la sociedad occidental, sobre los intereses nacionales de un Estado soberano, y la orientación hacia la perspectiva mítica de la fusión con Occidente, que dominaron la dirección política de la URSS en los últimos años de su existencia y los primeros años de la Federación Rusa, en un contexto de fuerte deterioro de la situación económica interna, contribuyeron a la formación de facto de un mundo de monopolio y el reconocimiento de EEUU y la OTAN como los ganadores.

Putin cambió el rumbo político de Rusia

Con la llegada del Presidente Vladimir Putin en el año 2000, Rusia comenzó a volver a sus intereses fundamentales como Estado independiente para el que la soberanía estatal era una condición necesaria para la existencia. En 2007, en un discurso en la conferencia de Múnich, Putin esbozó los problemas que exigían una solución basada en un diálogo igualitario, teniendo en cuenta los intereses soberanos de la Federación Rusa, respetando los compromisos adquiridos por Occidente al tratar el futuro de Alemania, declarando los principios de indivisibilidad de la seguridad, la inaceptabilidad de reforzar la seguridad propia a expensas de la ajena, la igualdad de enfoques en materia de seguridad para cada país y la no expansión de la OTAN hacia el Este.

Sin embargo, la lógica del pensamiento de las administraciones estadounidenses en el paradigma de un mundo monopolista, condicionó la participación de los países bálticos y de Europa del Este en la Alianza del Atlántico Norte, el avance de la infraestructura militar de ataque de la OTAN realmente cerca de las fronteras de Rusia, el colapso de todo el sistema de tratados de seguridad nuclear mundial y la estabilidad estratégica.

La Unión Europea (UE) puso en marcha su programa de Asociación Oriental, pidiendo a Europa del Este (como ya había hecho en 2004, en el momento álgido del primer Maidan en Ucrania) que decidiera con quién debía estar: con Rusia o con la UE. La comprensión de la URSS como un “imperio del mal” (R. Reagan) fue sustituida por la definición de Rusia como una “potencia regional” (B. Obama), un “Alto Volta con armas nucleares” (J. Biden).

El factor de poder en las relaciones internacionales ha aumentado significativamente en la lucha por el dominio en la conformación de los principios clave de organización del futuro sistema internacional, que se caracteriza por el agravamiento de la crisis del orden mundial. El derecho internacional, pasando por encima de la ONU, es sustituido por el orden mundial basado en normas en los formatos de la Alianza de las Democracias, cuya pertenencia a la misma está determinada únicamente por el Washington oficial.

Febrero de 2022

El derecho internacional y los principios universales consagrados en la Carta de la ONU están siendo socavados.  El “Occidente colectivo” está consolidado por Estados Unidos para enfrentarse a Rusia, lo que doctrinalmente tiene como objetivo la contención estratégica de la Federación Rusa desde el punto de vista de impedir su fortalecimiento como centro importante del mundo multipolar emergente. En febrero de 2022, tal curso tomó la forma de una ofensiva activa, sin precedentes en su escala y formas de contrarrestar a Rusia en los campos político, técnico-militar, económico y humanitario.

Sí, en febrero de 2022 el mundo, las relaciones internacionales, la política mundial se volvieron diferentes. La situación en torno a Ucrania no pudo resolverse pacíficamente porque Occidente no lo quiso. El “antes” fue sustituido por la nueva realidad del “después”. No habrá una vuelta completa al período “antes” en cualquier posible escenario “después”.

¿Está justificado un giro tan radical en la historia del mundo? ¿El inicio de la operación militar especial de las Fuerzas Armadas rusas en Ucrania condujo a esta nueva cualidad del mundo actual o fue una razón, un pretexto para la transición a una estrategia diferente de Occidente hacia la Federación Rusa: de la disuasión a la contra–acción a gran escala? Y “no se trata en absoluto de Ucrania”, afirma el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. O más bien, no se trata tanto de Ucrania como del orden jurídico mundial. Estados Unidos se ha apoderado de toda Europa. Se trata de un momento histórico en la historia moderna. Refleja la batalla por lo que será el orden mundial.

Basándose en el principio de la indivisibilidad de la seguridad, en diciembre de 2021 la parte rusa planteó la cuestión de asegurar las garantías legales de su propia seguridad por parte de EEUU y la OTAN, presentando proyectos de documentos legales internacionales relevantes. Se trataba de no perjudicar la seguridad del otro, de abstenerse de utilizar a otros Estados para preparar un ataque armado, de abstenerse de la expansión de la OTAN hacia el Este, de inhibirse de establecer bases de la OTAN en el espacio postsoviético, de negarse mutuamente a estacionar fuerzas militares en una serie de países, de renunciar a desplegar misiles de alcance intermedio y de menor alcance, y armas nucleares fuera del territorio nacional.

Al insistir en que se cumplan estas condiciones, ¿amenazó Moscú con el estallido de la Tercera Guerra Mundial? ¿O con un ataque a los estados bálticos, a Europa del Este? ¿Socavó los cimientos del comercio mundial, del sistema monetario y financiero global, de la alimentación o de la ciberseguridad de otros países y continentes? ¿Los discriminó y los excluyó de la cooperación humanitaria transfronteriza, prohibiéndoles las competiciones deportivas internacionales, cortando la cooperación cultural y científica? ¡Claro que no! ¿Ha recibido el Kremlin una respuesta sustantiva? No.

EEUU, el gran tramposo

Estados Unidos se ha negado a comprometerse con la parte rusa sobre la base de los principios de seguridad indivisible e igualitaria y de seguridad mutua. Por ejemplo, no quiso aceptar las exigencias de Rusia de cumplir con los compromisos verbales previos y de guiarse por los principios contenidos en la Carta de la ONU, la Declaración de 1970 sobre los Principios de Derecho Internacional referentes a las Relaciones Amistosas y a la Cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de la ONU, el Acta Final de Helsinki de 1975 de la Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa, así como las disposiciones de la Declaración de Manila de 1982 sobre el Arreglo Pacífico de las Controversias Internacionales, la Carta de la Seguridad Europea de 1999, el Acta Fundacional de 1997 sobre la Mutua Cooperación y Seguridad entre Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Habiendo asumido el papel de hegemón mundial, de “baluarte de la democracia” y de punto de referencia moral y ética para el resto del mundo, EEUU no puede aceptar la pérdida de influencia objetivamente prevista en el sistema policéntrico del orden mundial que se está formando. Tampoco quiere reconocer el derecho de otros países a actuar de acuerdo con sus intereses nacionales.

Sin duda, la degradación de la seguridad mundial lleva décadas produciéndose. La globalización centrada en Occidente, que surgió tras el desmantelamiento de la arquitectura del orden mundial bipolar, estaba y sigue estando orientada a garantizar la prosperidad de sólo una pequeña fracción de la población mundial.

Durante décadas, Washington ha llevado a cabo campañas militares en varios países que no son comparables a Estados Unidos ni en cuanto a su nivel de desarrollo tecnológico ni a su conjunto de valores. Al final, las operaciones no lograron ninguno de sus objetivos. El contingente estadounidense huyó literalmente de Afganistán, y la embestida de los talibanes hizo que el gobierno nacional, creado según los estándares estadounidenses, se derrumbara como un castillo de naipes. El resultado fue que Estados Unidos incurrió en enormes costes y los países de los que se retiró sufrieron un daño irreparable.

De hecho, las operaciones intervencionistas eran necesarias pero para mantener la estabilidad económica y política interna del propio Estados Unidos, para resolver problemas alejados de los intereses centrales del pueblo estadounidense. Al fin y al cabo, como escribió Henry Kissinger, la ausencia de un adversario claramente identificado provoca presiones internas.

No son errores, sino estrategia

En consecuencia, como señaló posteriormente el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, Occidente cometió una serie de errores en sus relaciones con Rusia y perdió una oportunidad de acercamiento con ella. Borrell admitió que hay cosas que Occidente podría haber hecho mejor, hay cosas que Occidente propuso y luego no pudo poner en práctica, como por ejemplo la promesa de que Ucrania y Georgia formarían parte de la OTAN, y es un error hacer promesas que no se pueden poner en práctica. Los partidarios de la línea dura se han aferrado con fuerza a la posibilidad de que Ucrania ingrese en la OTAN, al tiempo que niegan arrogantemente a Rusia su condición de gran potencia. “Perjudicar a Rusia es un fracaso histórico de Occidente”, dijo Alice Weidel, presidenta de la fracción de Alternativa para Alemania en el parlamento alemán.

Sin embargo, la política consistente y obstinada de Washington de impedir la formación de un nuevo mundo policéntrico no se limita en absoluto a los mencionados “errores” y “fracasos” en el fallido “acercamiento” de Rusia a Occidente. La cuestión aquí es mucho más profunda, tanto en la forma como en el contenido.

Se trata de una estrategia integral de política exterior a gran escala, de agresión económica, militar, informativa e ideológica, cuyo objetivo es mantener a toda costa el papel protagonista de Estados Unidos en los procesos mundiales globales:

⚫ Contención estratégica de China

⚫ Romper el mecanismo de formación de un espacio común paneuropeo desde Lisboa hasta Vladivostok

⚫ Impedir el crecimiento del potencial económico y político de la Unión Europea fuera de la asociación transatlántica

⚫ Asegurar la firme adhesión de Europa al rumbo estratégico de Estados Unidos, incluso en la OTAN.

Los tímidos intentos de reflexionar sobre su propia política militar en el seno de la UE –tras el colapso de la presencia militar de EEUU y la OTAN en Afganistán– han quedado enterrados para el futuro inmediato.

Imperio de la mentira

El “poder blando”, popular, la diplomacia pública en las llamadas democracias occidentales ha estado completamente dominada por una maquinaria exclusivamente de desinformación para controlar la conciencia pública mediante mentiras descaradas por parte de las autoridades oficiales del Estado y de los principales medios de comunicación.

La llamada comunidad empresarial liberal se ha visto obligada a un conformismo político sin parangón en un “me too” (yo también) a escala más amplia. Un “imperio de la mentira” ha engullido a la sociedad civil liberal. Se ha impuesto un doble rasero incluso en la interpretación del principal valor universal –el valor de la vida– con las muertes en los hechos atroces de Donbass, como resultado de los bombardeos sistemáticos de Ucrania contra civiles en la Repúblicas Populares de Luhansk (RNL) y Donetsk (RPD) han sido silenciados o completamente distorsionados durante años.

La economía nacional y el nivel de vida se sacrifican para alcanzar los estrechos e interesados objetivos geopolíticos de Washington; los procesos de integración, las perspectivas de la economía global y la división internacional del trabajo se ponen en entredicho.

“Presionamos a todos los países con los que hablamos, no sólo a nivel del presidente o del secretario de Estado, sino desde todos los niveles del Departamento de Estado. Cada uno de nuestros embajadores tiene instrucciones de trabajar con el país anfitrión para intentar que actúe en relación con las sanciones de Estados Unidos, la UE y sus aliados, en la medida en que pueda y quiera condenar a Rusia”, declaró la subsecretaria de Estado Victoria Nuland.

Hecatombe económica

Según el FMI, las sanciones contra Rusia están teniendo un impacto significativo en la economía mundial y los mercados financieros. Se han elevado los precios de la energía y de los productos básicos, incluidos el trigo y otros cereales, sumándose a las presiones inflacionistas derivadas de las interrupciones de la cadena de suministro y de la recuperación de la pandemia del Covid-19. Los precios del petróleo subieron más del 30% este año.

Los economistas de Goldman Sachs estiman que esto es suficiente para reducir el PIB estadounidense en un 0.2%. Estados Unidos es un exportador neto de petróleo, pero el aumento de la demanda de petróleo estadounidense hará subir aún más los precios de la energía en todo el mundo, dado que los aliados europeos están tratando de encontrar sustitutos para los productos petroleros y el gas natural rusos.

Las autoridades estadounidenses esperan que los precios de la gasolina y la energía sigan subiendo. La UE se enfrenta al estancamiento. No es posible un crecimiento del PIB en la Eurozona en el entorno actual. El mercado europeo del gas se enfrenta a la peor crisis energética de su historia. La revalorización del rublo ruso está acelerando la inflación en la zona euro, que ya se encuentra en niveles elevados tras la crisis pandémica provocada por el coronavirus. Los precios del gas, la electricidad y los alimentos se han disparado.

“Acuerdos, convenios, organizaciones existentes, en todas partes ocurre lo mismo: supresión, destrucción y utilización de lo que es rentable exclusivamente para sus propios fines, en contra no sólo de los intereses de los demás, sino en principio ya del sentido común”, subraya el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov. Yendo más allá del dictado abierto contra los países satélites, la Casa Blanca dijo que EEUU crearía “consecuencias significativas” para China en caso de que se violen las sanciones estadounidenses contra Rusia.

En el contexto de la campaña de desinformación rabiosamente histérica antirrusa y rusófoba que recorrió los medios de comunicación clásicos y los nuevos medios de comunicación del “Occidente colectivo” en relación con la operación militar especial de las fuerzas armadas rusas para desmilitarizar y desnazificar Ucrania, pasó casi desapercibido un acontecimiento de verdadera importancia histórica que puso fin al período que se prolongó desde 1945. El papel y el lugar del Estado alemán en la política mundial y su participación en conflictos armados fuera de las fronteras nacionales han sido especialmente relevantes en la historia de la RFA, actualizada tras la reunificación alemana.

Alemania se rearma

Hablando el 27 de febrero de 2022 en el Bundestag alemán, el Canciller Olaf Scholz, se refirió a la llegada de un “punto de inflexión en la historia” tras el cual “el mundo no será lo que era antes”, calificó el “autopoder” de condición previa para no volver “a la época de las grandes potencias del siglo XIX”,  proclamó una “nueva era” para Alemania y formuló “respuestas claras” a esta “nueva realidad”, es decir, la decisión histórica sobre la participación de la ejército alemán (Bundeswehr) y el suministro de armas de fabricación alemana fuera de la llamada zona de responsabilidad de la OTAN.

Anunció el inicio de las entregas de armas letales alemanas a Ucrania, lo que, según el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, “hace pensar en una guerra ‘caliente’ y no ‘fría'”, el levantamiento de cualquier restricción a la imposición de sanciones de “escala sin precedentes” contra Rusia, el aumento de las tropas de la Bundeswehr en Lituania, donde Alemania tiene el mando de las unidades de la OTAN, la extensión y ampliación de la participación de la Fuerza Aérea alemana en la misión de la OTAN para proteger el espacio aéreo rumano, donde los Eurofighter alemanes patrullan el espacio aéreo junto con aviones de la Fuerza Aérea Italiana en la misión de la OTAN “Enhanced Air Policing South”, la participación en la formación de una nueva unidad de la OTAN en Eslovaquia, el suministro de buques adicionales que operan en el Mar del Norte, el Mar Báltico y el Mediterráneo, la participación en la defensa aérea de los Estados miembros de la OTAN en Europa del Este utilizando misiles antiaéreos alemanes.

Como presidente de Estados Unidos, Donald Trump exigió a los países de la OTAN que aumentaran inmediatamente el gasto en defensa hasta el 2% del PIB. Lo que el republicano Trump no consiguió en julio de 2018 de la canciller conservadora alemana Angela Merkel, el demócrata J. Biden lo logró con el líder socialdemócrata alemán, el canciller Olaf Scholz, que anunció la creación de una partida presupuestaria especial para el “Bundeswehr” con una dotación única de 100,000 millones de euros del tesoro federal para proyectos de armamento y una inversión anual superior al 2% del PIB alemán en gasto militar a partir de 2022.

Sin perspectivas de solución

Cada vez está más claro que el mundo ya no será el mismo: nos enfrentamos a agudas contradicciones socioeconómicas, militares y de civilización que han puesto de manifiesto el estancamiento del desarrollo del sistema capitalista y de la sociedad de consumo. En épocas anteriores, tales crisis habían provocado trastornos sociales y sangrientas guerras mundiales, seguidas de otra redistribución del mundo entre las grandes potencias. Tal fue el caso, por ejemplo, después de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, lo que está ocurriendo ahora demuestra que el sistema establecido de relaciones internacionales de Yalta-Potsdam ha agotado sus recursos. Existe una crisis sistémica en las relaciones de Rusia con Europa y Estados Unidos, sin perspectivas de solución.

La civilización humana ha entrado en una fase activa de formación de un nuevo orden mundial. Las tendencias son tales que las guerras no han cesado, sólo cambian de forma, abarcando todos los ámbitos: militar, económico, humanitario, informativo. Además, los gigantes de la informática y las redes sociales participaron en la guerra de la información del lado de Occidente.

EEUU están tratando de reducir el espacio global de la rivalidad competitiva tanto como sea posible desplegando una estrategia sin precedentes de contrapartida activa contra Rusia, incluso en la escala de la “Guerra Fría” del siglo XX, que viola flagrantemente todo el derecho internacional, utilizando todas las herramientas de la “guerra híbrida”, privando a Europa y a la Unión Europea de la soberanía en materia de política exterior, actividad económica exterior y política militar, formando alianzas en la región de Asia-Pacífico bajo la doctrina de la contención estratégica de China.

Además, el “Occidente colectivo” liderado por Estados Unidos comenzó realmente a impedir el desarrollo de las relaciones internacionales al imponer sanciones y prohibiciones a las transferencias de tecnologías avanzadas de conocimiento intensivo, a los flujos de capital en el sistema financiero global, a los procesos de integración, al interrumpir las cadenas de suministro que se han formado en la economía global, la cooperación entre países, las formas de división internacional del trabajo que han demostrado su valor, al privar a la gente del derecho a la información de fuentes que operan legalmente de diversa orientación política, a la comunicación a través de las fronteras, a los intercambios científicos, culturales y deportivos.

La guerra híbrida se ha convertido en una nueva “realidad ordinaria” de la competencia estratégica institucionalizada entre el “Occidente colectivo” y Rusia con el objetivo de imponer la conservación por parte de Washington de un modelo mundial unipolar que contradice el curso objetivo del desarrollo humano.

El propio Occidente ha destruido la arquitectura de las relaciones y la seguridad que existía, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso. “Como antes” y como de costumbre ya no sucederá.

Oportunidad para Rusia

Al mismo tiempo, la crisis actual podría ser una oportunidad para Rusia, cuyas primeras sanciones contra ella se remontan a 1137, cuando la Liga Hanseática de ciudades alemanas prohibió la venta de pan a su rival, Gran Nóvgorod. La Orden de Livonia, Lituania y Polonia prohibieron el suministro y el paso de armas a Rusia e impidieron que los maestros del arte y los armeros entraran en nuestro territorio. En relación con la URSS, se prohibió el suministro de tecnologías de doble uso, así como muchas otras innumerables restricciones y limitaciones. Toda la historia de nuestra condición de Estado está ligada a la superación de la oposición externa a la civilización rusa, sea cual sea la forma de Estado que adopte: la Rus, el Imperio Ruso, la Unión Soviética y la Federación Rusa.

En esencia, hace tiempo que surgió una crisis de actitudes y significados entre Rusia y Occidente: mientras defiende sistemáticamente sus valores tradicionales, Moscú ha declarado repetidamente que los puntos de vista del Occidente postcristiano avanzado son inaceptables para la sociedad rusa. En esta confrontación, que ha adquirido un carácter no sólo geopolítico sino también de valores, Occidente ha adoptado una posición de absurdo inaceptable: la exigencia de “prohibir todo lo ruso”, incluso la música clásica.

Como demuestra la historia, esa presión externa sobre Rusia conduce al resultado contrario. Por el contrario, une al pueblo, hace más fuerte a nuestro país y da un poderoso impulso al desarrollo. “Superaremos estas dificultades y, por el contrario, ganaremos más competencia, más oportunidades para sentirnos independientes, autosuficientes, en definitiva, hacer el bien, como hicimos en años anteriores”, dijo el Presidente Vladimir Putin.

Para Estados Unidos, la perspectiva de un mundo multicéntrico es, en principio, inaceptable. El mantenimiento artificial de la monopolaridad por parte de Washington a toda costa ha entrado en profunda contradicción con el curso objetivo del proceso histórico. Es posible que en el futuro Estados Unidos permita un retorno a lo conocido de la configuración bipolar del mundo de la Guerra Fría, donde el lugar del oponente sistemático de la antigua URSS podría ser ocupado por China. En cualquier caso, la crisis global del orden mundial del mundo fragmentado de hoy, debido al crecimiento de las profundas contradicciones sistémicas, se venía agravando cada año. La cuestión de su ajuste institucional era sólo cuestión de tiempo.

Los acontecimientos de febrero de 2022 fueron el comienzo de la formación de un nuevo orden mundial. Y lo que será este nuevo mundo y el lugar que ocupará Rusia en él depende únicamente de los propios rusos.

Es profundamente lamentable que el cambio de paradigma, largamente esperado, de la evolución del modelo de orden mundial post–Yalta-Potsdam a través de la política antirrusa del llamado “Occidente colectivo” proclamada por el Washington oficial esté teniendo lugar en una forma de reequilibrio extremadamente peligroso para el destino de la humanidad, a punto de hacer crecer la crisis del sistema existente de relaciones internacionales y de la política mundial hacia la fase imprevisible del deslizamiento de la guerra híbrida hacia la guerra global en el verdadero y clásico sentido del término, y verdaderamente trágico.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.