Hitler, un producto de los anglosajones para destruir la URSS Por Ilya Belous, historiador, editor. 15 de marzo de 2016

Hitler, un producto de los anglosajones para destruir la URSS Por Ilya Belous, historiador, editor. 15 de marzo de 2016
Compartir vía:

Esta es la cuarta de seis partes de un extenso trabajo publicado en marzo de 2016 por el historiador Ilya Belous. Las otras partes son: Parte 1: Guerra de la Independencia de Estados Unidos. 1775-1783. Parte 2: La Revolución Francesa. 1789-1799. Parte 3: Las víctimas de las libertades de Napoleón, la teoría del fascismo de Pestel y los decembristas como primera quinta columna en Rusia. Parte 5: Los nazis de Hitler al servicio de Washington. Parte 6: El resurgimiento de Bandera.

Historiador de formación académica, Ilya Belous es también un activista comunitario de Ekaterimburgo. Investigó y puso al descubierto las actividades de la oposición no sistémica, sus patrocinadores entre las estructuras de poder y los funcionarios corruptos de la región de Sverdlovsk y Ekaterimburgo. Escribe un blog en la plataforma de periodismo social KONT (The Continentalist) – https://iliabelous.cont.ws/. Ideólogo, creador y autor de la serie de actos StopFaschington celebrados en Ekaterimburgo para poner de relieve el problema de las revoluciones de colores, oponerse a las políticas de invasión de Estados Unidos y conmemorar a las víctimas de la arbitrariedad estadounidense. Belous fue la primera figura pública que se manifestó en contra de las actividades del Centro Presidencial Boris Yeltsin, organizando una exposición cívica alternativa y una acción titulada La era Yeltsin. Dios no lo quiera otra vez”.

Cubre activamente las actividades de la quinta columna en Ekaterimburgo y Rusia en su microblog – https://twitter.com/iliabelous. Aboga por la desoligarquización del poder, la dimisión del bloque económico del gobierno presidido por Dmitri Medvédev y una completa desliberalización del Estado. Al mismo tiempo, apoya en general las políticas de Vladimir Putin, en particular votando por él en las elecciones de 2018.

La educación de Hitler

El 3 de julio de 2009, la Asamblea Parlamentaria de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) aprobó la Declaración de Vilnius, compuesta por 28 resoluciones, en su 18ª sesión anual. La declaración fue apoyada por 213 parlamentarios de los 320 que componen la asamblea. La resolución adoptada equiparaba plenamente los papeles de la Unión Soviética y la Alemania nazi en el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Los crímenes nazis fueron equiparados con “los crímenes del estalinismo”. En particular, la resolución señalaba que el régimen soviético era tan responsable como Alemania del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

El undécimo canciller del Reich (1930-1932), Heinrich Brüning, escribió en sus memorias que a partir de 1923 Hitler recibió grandes sumas de dinero del extranjero. Se desconoce la procedencia del dinero, pero llegó a través de bancos suizos y suecos.

También se sabe que en 1922, en Múnich, Adolf Hitler se reunió con el agregado militar estadounidense en Alemania, el capitán Truman Smith, quien hizo un informe detallado al respecto a la Oficina de Inteligencia Militar. En él hablaba muy bien de Hitler. Fue a través de Smith que Ernst Franz Zedgwick Hanfstengl (Putzi), un graduado de Harvard que desempeñó un papel importante en la formación de Adolf Hitler como político, quien le dio un importante apoyo financiero y se aseguró de que su conocimiento y conexiones con figuras británicas de alto rango se introdujeran en el círculo de conocidos de Hitler.

“El joven y ambicioso gobierno desafiaba ante todo el poderío del Imperio Británico. La verdadera pesadilla para Gran Bretaña sería una “fusión fraternal” entre Alemania y Rusia: una entidad geopolítica de este tipo destruiría inevitablemente su hegemonía mundial. Para evitar que algo así sucediera en el futuro, la élite gobernante británica ideó un plan para introducir regímenes conflictivos en Rusia y Alemania. La guerra y el Telón de Acero, que dividió el centro de Europa, fueron la culminación exitosa de ese plan”. Preparata G. D. Hitler, Inc. Cómo Gran Bretaña y Estados Unidos construyeron el Tercer Reich

“Hitler no actuó por su cuenta. La guerra no fue obra suya”, “Hitler fue un peón en el juego de Occidente contra el pueblo ruso”, escribe el historiador y periodista ruso Nikolay Starikov: “Adolf Hitler fue llevado al poder por Londres, Washington y, en menor medida, París. Era una especie de sabueso, que se nutría de un propósito: atacar a Rusia. No les gusta luchar por sí mismos, alguien tiene que hacerlo por ellos. Llevaron al poder a un hombre de fuerte voluntad, un fanático, le dieron dinero, préstamos, dejaron de cobrar las reparaciones de Alemania, restauraron las industrias. ¿Pero cómo podría Hitler iniciar una guerra con la URSS, si había Estados entre ellos?”

“Hitler pidió un préstamo a Estados Unidos para la Segunda Guerra Mundial, la que fue financiada por la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra”, afirma Yury Rubtsov, Doctor en Historia, Académico de la Academia de Ciencias Militares, miembro de la Asociación Internacional de Historiadores de la Segunda Guerra Mundial.

Yury Rubtsov señala 4 etapas de la implementación de la estrategia estadounidense para establecer el control absoluto del sistema financiero de Alemania con el fin de controlar los procesos políticos en Europa Central:

Fase I. 1919-1924. Preparando el terreno para las masivas inyecciones financieras americanas en la economía alemana.

Las deudas de guerra fueron las principales palancas para asegurar la penetración del capital estadounidense en Europa. Tras la entrada formal de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, concedió préstamos por valor de 8.800 millones de dólares a sus aliados, en primer lugar a Inglaterra y Francia.

En 1921 la deuda militar total de Estados Unidos ascendía a más de 11,000 millones de dólares. Los Estados deudores intentaron resolver sus problemas a costa de Alemania, imponiéndole enormes sumas y condiciones de reparación extremadamente difíciles. El déficit presupuestario sólo pudo cubrirse con la emisión masiva de marcos sin fondos, lo que provocó el colapso de la moneda alemana. La “Gran Inflación” de 1923 fue del 578,512%: 4 billones de marcos por un dólar.

Los industriales alemanes comenzaron a sabotear abiertamente todos los pagos de reparación, lo que acabó provocando la famosa ocupación franco-belga del Ruhr en enero de 1923.

En enero de 1923, las tropas francesas y belgas, con un total de 100,000 hombres, ocuparon la región del Ruhr y tomaron las instalaciones de producción de carbón y coque como “bono de producción” para garantizar las obligaciones de reparación de Alemania. La ocupación supuso la ocupación de cerca del 7% del territorio alemán de posguerra, donde se extraía el 72% del carbón y se producía más del 50% del hierro y el acero. Además, el Primer Ministro francés y el Ministro de Asuntos Exteriores Raymond Poincaré intentaron que el Rin y el Ruhr tuvieran un estatus similar al del Sarre, donde el territorio pertenecía a Alemania sólo formalmente y el poder estaba en manos de los franceses.

Soldados franceses tras la invasión del Ruhr (República de Weimar), 1923.

La invasión de las tropas de ocupación de Francia y Bélgica provoca una ola de ira popular en la República de Weimar: se suspenden los pagos de las reparaciones y estalla una huelga general en la industria, la administración y el transporte. El 31 de marzo de 1923, las tropas francesas disparan contra una manifestación de trabajadores en una fábrica de Krupp en Essen. En mayo de 1923, un escuadrón de saboteadores alemanes dirigido por el teniente Leo Schlageter, voló un puente ferroviario en Düsseldorf. Las autoridades de ocupación francesas capturaron y ejecutaron a Schlageter. El episodio provocó una explosión de indignación en toda Alemania.

Tropas francesas preparan la ejecución del conspirador alemán Albert Leo Schlageter el 26 de mayo de 1923.

Este era el plan de Inglaterra y Estados Unidos: dejar que Francia se empantanara en su aventura y demostrar su incapacidad para resolver el problema tomando la iniciativa. El Secretario de Estado estadounidense Charles Evans Hughes señaló: “Debemos esperar a que Europa sea lo suficientemente madura para aceptar la propuesta estadounidense”.

El nuevo proyecto se desarrolló en las entrañas de la empresa estadounidense J.P. Morgan & Coº a instancias del gobernador del Banco de Inglaterra, Montague Norman.

Norman era amigo íntimo del presidente del Reichsbank, Jalmar Schacht, que era partidario de Adolf Hitler y del partido nazi, y sirvió en el gobierno de Hitler como presidente del Reichsbank y ministro de Economía. Schacht desempeñó un papel clave en la aplicación de las políticas atribuidas a Hitler.

De izquierda a derecha: Hermann Wilhelm Goering, comandante de la Luftwaffe y criminal de guerra nazi, quien en 1946 fue sentenciado a morir en la horca, pero se suicidó la noche anterior con una cápsula de cianuro; Hitler y Franz von Papen.
A la izquierda de Hitler está Ernst Franz Zedgwick Hanfstengl (Putzi), un graduado de Harvard que desempeñó un papel importante en la formación de Adolf Hitler como político. El hombre pequeño del centro con el sombrero en la mano es Randolph Churchill, hijo de Lord Winston, que años después sería el primer ministro de Reino Unido.

El banquero Montague Norman era cercano a la familia de Yalmar Schacht y era el padrino de uno de los nietos de Schacht. Ambos eran miembros de la Asociación Anglo-Alemana y del Banco de Pagos Internacionales.

Después de la Primera Guerra Mundial y del Tratado de Versalles, Morgan Guaranty gestionó los pagos de las reparaciones alemanas. En 1920, Guaranty se había convertido en una de las instituciones más importantes del mundo bancario como principal acreedor de Alemania y Europa. Durante la Primera Guerra Mundial, el magnate bancario estadounidense John Pierpont Morgan, Jr. y Montague Norman colaboraron estrechamente.

 

Morgan contribuyó en gran medida a la aplicación del “Plan del Nuevo Trato” de Roosevelt y a la obtención de préstamos por valor de 100 millones de dólares para el dictador italiano Benito Mussolini antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Secretario de Estado estadounidense Charles Evans Hughes (1921-1925)

Fase II. 1924-1929. Establecimiento del control estadounidense del sistema financiero alemán y apoyo financiero al nacionalsocialismo.

El plan se basaba en las ideas de Jalmar Schacht, representante del grupo bancario alemán Dresdner Bank, que había formulado en marzo de 1922 en la Conferencia de Paz de París, a propuesta de John Foster Dulles.

John Pierpont Morgan recomendó a Yalmar Schacht al banquero inglés Montague Norman, y éste a los gobernantes de Weimar. Como resultado, Schacht se convirtió en presidente del Reichsbank en diciembre de 1923 (1923-1930, 1933-1939), facilitando un acercamiento entre los círculos financieros angloamericanos y alemanes.

En el verano de 1924, el proyecto conocido como “Plan Dawes” (llamado así por Charles Dawes, banquero estadounidense y director de uno de los bancos de Morgan), que presidía el comité de expertos que lo preparaba, fue aprobado en la Conferencia de Londres. El plan pedía que el pago de las reparaciones se redujera a la mitad y abordaba la cuestión de las fuentes de reparación. Su principal objetivo era ofrecer condiciones favorables a la inversión estadounidense, lo que sólo era posible si se estabilizaba el marco alemán.

Para ello, el plan preveía un gran préstamo de 200 millones de dólares a Alemania, la mitad de los cuales procedían de la casa bancaria Morgan. Con ello, los bancos angloamericanos establecieron el control no sólo de la transferencia de los pagos alemanes, sino también del presupuesto, del sistema de circulación del dinero y, en gran medida, del sistema crediticio del país.

En agosto de 1924, el antiguo marco alemán había sido sustituido por uno nuevo y la situación financiera de Alemania se había estabilizado. Como escribió el investigador G. D. Preparata, la República de Weimar estaba preparada para “el rescate económico más pintoresco de la historia, seguido de la cosecha más amarga de la historia mundial”: “la sangre estadounidense se vertió sin control en las venas financieras de Alemania” (Citado por Yu. Rubtsov).

El círculo de oro de Weimar: Alemania – EEUU – Alemania – Inglaterra y Francia – EEUU – Alemania. El oro que Alemania pagó en concepto de reparaciones de guerra se vendió, se hipotecó y desapareció en EEUU, desde donde se repatrió como “ayuda” a Alemania, que lo entregó a Inglaterra y Francia, que a su vez pagaron la deuda de guerra a EE.UU. Este último, después de cobrarle intereses, lo devolvió a Alemania. Al final, todo el mundo en Alemania vivía de prestado y estaba claro que si Wall Street retiraba sus préstamos, el país iría a la quiebra.

Los alemanes pagaron los préstamos con acciones de las empresas, por lo que el capital estadounidense comenzó a integrarse activamente en la economía alemana. El importe total de las inversiones extranjeras en la industria alemana para 1924-1929 fue de casi 63.000 millones de marcos de oro. El setenta por ciento de los ingresos financieros fueron aportados por banqueros estadounidenses, principalmente los bancos de J.P. Morgan.

Como resultado, en 1929 la industria alemana ya ocupaba el segundo lugar en el mundo. Al mismo tiempo, estaba en gran parte en manos de los principales grupos financiero-industriales estadounidenses.

Jalmar Schacht, Presidente del Reichsbank, y Hitler

Fase III. 1929 – 1933. Provocando y desencadenando una profunda crisis financiera y económica y asegurando el ascenso al poder de los nazis.

Jalmar Schacht era el representante alemán de la John Pierpont Morgan Financial Corporation. A partir de 1931 apoyó al NSDAP, facilitando el acercamiento de Adolf Hitler a los principales industriales y políticos, en particular a través del “Frente de Garzburgo” (un grupo de generales y almirantes de la casta militar káiserista que encontraron refugio en la República de Weimar).

Las instituciones financieras centrales de Gran Bretaña y Estados Unidos -el Banco de Inglaterra y el Sistema de la Reserva Federal (Fed), así como las organizaciones financiero-industriales asociadas a ellas- fueron las estructuras clave que dieron forma a la estrategia de Occidente tras la Primera Guerra Mundial. Al mismo tiempo, se preparaba una fuerza política que iba a desempeñar un papel decisivo en la aplicación de los planes angloamericanos.

Se estaba preparando a Hitler para la gran política, pero esto no era posible en el desarrollo estable del país. Había que provocar una crisis.

En 1929, la Fed y la casa bancaria Morgan decidieron dejar de prestar a Alemania, instigando una crisis bancaria y una depresión económica en Europa Central. En septiembre de 1931, Inglaterra abandonó el patrón oro, destruyendo deliberadamente el sistema de pagos internacionales y cortando por completo el oxígeno financiero de la República de Weimar.

En este contexto, se produjo un milagro financiero con el partido nazi de Hitler, el NSDAP (Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores). Gracias a las grandes donaciones del empresario alemán Fritz Thyssen (Thyssen & Co. en Mülheim), de la I.G. Farbenindustrie y del “barón del carbón” Emil Kirdorff, el partido recibe 6,4 millones de votos en septiembre de 1930 y ocupa el segundo lugar en el Reichstag, tras lo cual se intensifican las generosas contribuciones del extranjero. El principal enlace entre los grandes industriales alemanes y los financieros extranjeros era, como ya se ha dicho, Jalmar Schacht.

John Foster Dulles, asesor jurídico del presidente Woodrow Wilson y futuro secretario de Estado de Eisenhower. Hermano de Allen Dulles, el primer director civil de la CIA nombrado por Harry Truman, con poderosos intereses en el sistema bancario británico. Al frente de la CIA, entre 1953 y 1961, Allen lanzó operaciones como golpes de estado en Guatemala e Irán y la muy renombrada Operación Paperclip, pero fracasó en su invasión a Cuba en 1961. Paperclip fue organizada por Dulles para extraer de Alemania científicos nazis especializados en las llamadas Armas Maravillosas del Tercer Reich, como cohetes, armas químicas y experimentación médica después del colapso del régimen nazi.

El 4 de enero de 1932 se organizó una reunión entre el mayor financiero británico, Montague Norman, y Hitler, en la que se llegó a un acuerdo secreto para financiar al NSDAP. A esta reunión asistieron los hermanos Dulles, políticos estadounidenses.

El 14 de enero de 1933, el banquero Kurt von Schröder organizó una reunión entre Hitler y Franz von Papen (Caballero de la Orden de Malta), Canciller de la República de Weimar, en su casa de Colonia, que despejó el camino para que los nazis llegaran al poder.

El programa de Hitler fue aprobado en su totalidad. Aquí se decidió finalmente la cuestión del traspaso de poder a los nazis, y el 30 de enero Hitler se convirtió en canciller del Reich y von Papen en vicecanciller.

“IG Farben”, también “IG Farbenindustrie”, era un conglomerado de empresas alemanas creado en 1925 sobre la base de marcas y producciones preexistentes que habían adquirido importancia y se habían extendido antes y durante la Primera Guerra Mundial. Fue el mayor fabricante de productos químicos de la Alemania nazi, utilizando la mano de obra y las vidas de los prisioneros de los campos de concentración para la producción y los experimentos. Influyó directamente en la política nazi y financió al NSDAP.

“I.G. Farben, apoyada por industriales y banqueros estadounidenses, hizo una importante contribución al movimiento nazi: en 1939 proporcionaba el 90% de las entradas de divisas y el 85% de todos los productos militares e industriales necesarios para preparar a Alemania para la guerra mundial. La cooperación estadounidense con el complejo militar-industrial alemán fue tan intensa y generalizada que, en 1933, sectores clave de la industria alemana y grandes bancos como el Deutsche Bank, el Dresdner Bank, el Donat Bank y otros estaban bajo el control del capital financiero estadounidense”.

Cuando Hitler se convirtió en canciller, nombró al banquero Kurt von Schröder presidente de la Cámara de Industria de Renania. Von Schröder también fue jefe del llamado Sindicato de Propietarios de Bancos Privados (Fachgruppe Privatbankiers). En 1945, von Schröder acabó en un campo de internamiento británico en Öselheide. El 12 de noviembre de 1947 fue llevado ante un tribunal alemán en Bielefeld y condenado a tres meses de prisión por crímenes contra la humanidad.

La actitud de los círculos dirigentes angloamericanos hacia el nuevo gobierno fue más que simpática. Ni Inglaterra ni Francia se quejaron a Hitler por el cese de los pagos de las reparaciones. El Reichsbank fue dirigido de nuevo por Jalmar Schacht, que visitó de nuevo Estados Unidos en mayo de 1933, donde se reunió con el presidente Franklin Roosevelt y los principales banqueros de Wall Street.

Estados Unidos dio a los nazis préstamos por un total de mil millones de dólares. En junio de ese mismo año, Schacht, en un viaje a Londres y reunido con Montague Norman, obtuvo un préstamo inglés de 2.000 millones de dólares y redujo y luego suspendió los pagos de los antiguos préstamos. Obsérvese que los líderes liberales de la República de Weimar no contaron con ese apoyo de Occidente.

Etapa IV. 1933-1939. La cooperación financiera con el poder nazi y el apoyo a su política exterior expansionista destinada a preparar e instigar una nueva guerra mundial.

Los ejemplos más notables de cooperación entre Occidente y los nazis:

1. El conglomerado de empresas alemanas “I.G. Farbenindustrie”, creado en 1925, financia la campaña electoral de Hitler en 1930.

“I.G. Farbenindustrie” estaba controlada por el monopolio americano de Rockefeller para la producción, el transporte, el refinado y la comercialización de productos petrolíferos, Standard Oil. En agosto de 1934, Standard Oil compró 730.000 acres de tierra en Alemania y construyó grandes refinerías que suministraron petróleo a los nazis.

Al mismo tiempo, se introdujeron en Alemania, de contrabando, equipos de última generación para las fábricas de aviones procedentes de Estados Unidos, que comenzarían a producir aviones alemanes. De las empresas estadounidenses Pratt and Whitney, Douglas y Bendix Aviation, Alemania recibió un gran número de patentes militares. El Junkers-87 fue construido con tecnología americana.

En 1941, cuando la Segunda Guerra Mundial hacía estragos, las inversiones norteamericanas en Alemania ascendían a 475 millones de dólares (incluyendo “Standard Oil” – 120 millones, “General Motors” – 35 millones, “ITT Corporation” – 30 millones, “Ford” – 17,5 millones).

2. En 1929, se creó en Estados Unidos una filial de la empresa química estadounidense IG. A través de ella, el banco estadounidense JP Morgan prestó a IG Farben en Alemania, que a su vez patrocinó a los nazis. A través de General Electric, los Morgan controlaban la industria radioeléctrica y eléctrica alemana en forma de AEG y Siemens (en 1933, el 30% de las acciones de AEG eran propiedad de General Electric), a través de la empresa de comunicaciones ITT controlaban el 40% de la red telefónica alemana, además de poseer el 30% de la empresa de fabricación de aviones Fokke-Wolf.

General Motors, propiedad de la familia Dupont, tomó el control de Opel. El grupo automovilístico General Motors cooperaba activamente con Alemania. La American IG Corporation invirtió una gran cantidad de capital en sus empresas. “General Motors invirtió 30 millones de dólares en IG Farben sólo entre 1932 y 1939.

3. El fabricante de automóviles estadounidense Henry Ford controlaba el 100% de las acciones del Grupo Volkswagen, cuya historia comenzó en otoño de 1933 en un salón del hotel Kaiserhof de Berlín, donde se reunieron Adolf Hitler, Jakob Werlin, representante de Daimler-Benz, y Ferdinand Porsche. Hitler planteó una exigencia: crear un coche fuerte y fiable, que no costara más de 100 reichsmarks, y que se montara en una nueva fábrica que encarnara la nueva Alemania.

4. En 1926 se fundó el segundo mayor monopolio industrial de Alemania, después de I.G. Farbenindustrie, el consorcio siderúrgico “Vereinigte Stahlwerke” de Thyssen, Flick, Wolf y Fegler y otros, con la participación del banco de Rockefeller Dillon Reed & Co.

5. En el verano de 1934, Gran Bretaña concluyó un acuerdo de transferencia anglo-alemán por el que Alemania se convirtió en el principal socio comercial de Inglaterra. El banco de Schroeder se convierte en el principal agente de Alemania en Gran Bretaña. En 1936 su sucursal de Nueva York se fusiona con la casa Rockefeller para crear el banco de inversión Schroeder, Rockefeller & Co.

El 30 de septiembre de 1934, Jalmar Schacht presentó a Hitler un informe sobre “El progreso de la movilización económica” en el que señalaba que el Ministerio de Economía estaba encargado de “la preparación económica para la guerra”. Dirigiendo al mismo tiempo el Ministerio de Economía y el Reichsbank, Schacht aprovechó el juego de las tasas de los sellos y los pagarés del MEFO para financiar la industria de guerra.

Yalmar Schacht en una reunión de alto nivel de masones con el presidente de EEUU Franklin Roosevelt (masón en el grado 33). Schacht sirvió en el gobierno de Hitler como presidente del Reichsbank y ministro de Economía. Schacht desempeñó un papel clave en la aplicación de las políticas atribuidas a Hitler.

Los pagarés del MEFO emitidos por el Reichsbank se destinaron exclusivamente al rearme de la economía alemana y no se reflejaron ni en los boletines del Banco Nacional ni en los presupuestos del Estado, lo que permitió mantener en secreto la magnitud del rearme. Los pagarés fueron emitidos formalmente por la MEFO (Metallurgische Forschungsgesellschaft, m.b.H.), una empresa creada por Schacht. En realidad, la empresa no tenía operaciones y era simplemente un vehículo financiero.

Schacht supervisó la liquidación del Banco Nacional de Austria y la incorporación del sistema bancario austriaco al sistema alemán tras el Anschluss de Austria en 1938. Fue uno de los principales organizadores de la economía de guerra de la Alemania nazi (apoyada por Estados Unidos).

Como uno de los principales criminales de guerra, Jalmar Schacht fue llevado ante el Tribunal Militar Internacional de Nuremberg. Sin embargo, el 1 de octubre de 1946, Schacht fue totalmente absuelto. En abril de 1947, un tribunal alemán condenó al banquero del Tercer Reich a ocho años de trabajos forzados. Sin embargo, en la apelación, Schacht fue nuevamente absuelto y el 2 de septiembre de 1948 fue liberado. Posteriormente, trabajó tranquilamente en la banca alemana, fundando y dirigiendo la casa bancaria Schacht GmbH (Düsseldorf).

El Banco de Pagos Internacionales (BPI), creado en 1930 en la ciudad suiza de Basilea de acuerdo con el “Plan Jung” por los bancos centrales de varios países europeos, desempeñó un papel especialmente importante en la regulación de la recepción y distribución de los pagos de reparación alemanes.

Aunque el banco se creó para controlar la transferencia de divisas de Alemania al extranjero, su función fue exactamente la contraria, convirtiéndose en un conducto para la transferencia de dinero estadounidense y británico a los nazis.

El cerebro detrás de esta empresa fue el mismo Jallmar Schacht, que incubó la idea de crear una estructura que permitiera a los mayores financieros del mundo mantener los vínculos incluso en caso de conflicto militar global. La estrecha cooperación financiera y económica entre las comunidades empresariales angloamericana y nazi fue el telón de fondo de la política de apaciguamiento del agresor y de Múnich en la década de 1930.

Hoy en día, en Occidente, intentan revisar la historia de la Segunda Guerra Mundial, para impedir un examen veraz del papel de la democracia “angloamericana” en el desencadenamiento de los crímenes de guerra que quedaron impunes por ello.

No es sólo la estrecha cooperación financiera y económica entre los círculos empresariales angloamericanos y nazis, no es sólo la política de apaciguamiento del agresor lo que condujo a la Segunda Guerra Mundial.

Se acerca el 71º aniversario de la victoria sobre el fascismo. Los Estados Unidos, mientras tanto, preparan un nuevo escenario para la “Gran Depresión de 1924”, seleccionando a nuevos políticos para que desempeñen el papel de “Hitler”, fanático, aventurero, capaz de desencadenar guerras, causando los estragos que los estadounidenses tan bien han “aprendido a gestionar”.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.